Judíos mesiánicos pierden caso en la corte

17 Ago

Judíos mesiánicos pierden caso en la corte

By Julie Stahl
Corresponsal en Jerusalén
Wednesday, June 09, 2010

BEERSHEVA, Israel – Cuatro años y medio después que cientos de judíos ultraortodoxos irrumpieran en un servicio judío mesiánico, lanzando sillas y agrediendo a algunos miembros, una corte israelí desestimó los cargos civiles presentados por los mesiánicos.

“Fue un completo error judicial”, dijo Howard Bass, pastor de Kehilat Nachalat Yeshua (Congregación Herencia de Yeshua) en Beersheva.

Bass y su congregación (con el respaldo de muchos líderes judíos mesiánicos de Israel) demandaron al rabino en jefe de Beersheva, Yehuda Deri, y a la organización antimisionera, Yad L’Achim, por lo que consideraban era su participación en el altercado ocurrido el 24 de diciembre de 2005.

Los judíos mesiánicos concideran a Jesús como el Mesías prometido en las escrituras hebreas y el Nuevo Testamento.

El juez Iddo Ruzin dictaminó que “los dos acusados son inocentes de todo cargo concerniente a los eventos antes, durante y después del 24 de diciembre de 2005”. Ruzin también determinó que los judíos mesiánicos “no aportaron suficiente evidencia para probar cualquier responsabilidad personal de los acusados”.

“Creo que el juez fue influenciado de algún modo a no escuchar nuestra parte del caso”, agregó Bass.

El problema se dio durante la Nochebuena de 2005 cuando la congregación planeaba celebrar la Navidad y el Januká con un servicio especial de bautismo. Sin embargo, cientos de manifestantes ultra-ortodoxos irrumpieron en la celebrción antes que comenzara.

No fue la primera vez que la congregación era molestada. Siete años antes, más de 1.000 judíos ultra-ortodoxos hicieron algo similar.

“El mensaje es bastante claro”, dijo Bass. “En parte es ‘una llamada de atención’ al Cuerpo del Mesías local para que vea la realidad con que lidian los creyentes aquí. Los judíos mesiánicos no pueden esperar que el sistema los apoye”.

Hay un estimado de 20.000 judíos mesiánicos en Israel. Teóricamente tienen libertad para practicar su fe y la mayor parte del tiempo no son molestados. Pero si son acosados, es difícil para ellos que el sistema judicial tome acciones contra los perpetradores.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: