El costo de no seguir a Jesús

17 Ago

El costo de no seguir a Jesús

Una de las cosas que aprendes en la escuela de negocios es que cada decisión potencial tiene que ser sometida a un análisis de costo-beneficio. Los riesgos, los alcances y las limitaciones son indispensables para tener una perspectiva clara y concisa de lo que está delante.

El doctor Lucas nos narra en su evangelio, en el capítulo 14, el discurso del Señor Jesús con respecto al costo de ser su discípulo. Así que, siguiendo la lógica inversa, ¿Cuál sería el costo de no seguir a Jesús?

a. El costo para Jesús.

La verdad es que Jesús no pierde absolutamente nada si no le seguimos. Sus planes de establecer un reino no serán impedidos. Jesús no está en necesidad de nosotros. Nosotros lo necesistamos a él desesperadamente. Nosotros somos los pecadores, no Él. Nosotros somos los seres creados, no él. Así que no pienses por ningún motivo que la Gloria de Cristo es afectada por aquellos que no le siguen. Tú y yo no somos tan impresionantes; Jesús si.

b. El costo para ti.

Si decidimos no seguir a Jesús, nosotros somos los más afectados. Romanos 6:23 dice “La paga del pecado es muerte“. Si conocemos el mensaje de Jesús y consideramos el costo de servirle y preferimos vivir nuestro sueño hedonista creyendo que Jesús tomará en balde sus propias palabras, en aquel día de Juicio se va a dirigir hacia ti diciendo “Nunca os conocí“ (Mt. 7:21). El costo de no seguir a Cristo es la muerte. Somos los más grandes afectados, y es una advertencia para ti como lo es para mi.

c. El costo para el mundo.

El pecado es viralmente contagioso. No pienses por ningún motivo que eres el único afectado de tus propias decisiones. Si, eres el más grande afectado pero no el único. Especialmente si eres creyente y por tu testimonio muchas vidas siguen su rumbo en dirección hacia el Infierno. Lo último que quieres tener en tus manos son vidas que Dios ha puesto en tu camino para que les compartas el Evangelio y en aquel día, Cristo te pregunte “¿Qué fueron de ellas?“. Dice Mateo 18:7 “¡Ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo!“.

Así que verás, desde una perspectiva eterna, el costo de no seguir a Jesús es mucho, mucho mayor que el de seguirle, pues este momentáneo costo de seguir a Jesús será para un mayor peso de gloria cuando estemos con él.

“Nunca hice un sacrificio“. -David Livingstone

  • copiado de aca
Anuncios

2 comentarios to “El costo de no seguir a Jesús”

  1. Benjamín Chávez Maldonado 17 agosto 2010 a 11:00 PM #

    El costo de no seguir a Jesús, me parece sencillo y profundo para su reflexión.
    Me gustaría saber quién es el autor. ¿Creen poder enviarme su autoría?
    Bendiciones.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: