UN SIGNIFICADO MÁS ALTO DE ANDAR EN EL ESPÍRITU

11 Ago

David Wilkerson Today

TUESDAY, AUGUST 10, 2010

UN SIGNIFICADO MÁS ALTO DE ANDAR EN EL ESPÍRITU

En 1 de Samuel 9, vemos que Saúl fue enviado por su padre para encontrar unas

asnas que se habían perdido. Tomando a un sirviente con él, Saúl buscó por

todos lados. Finalmente, él se desanimó y estaba listo para dejar de buscar.

Entonces su sirviente le contó sobre Samuel, un vidente; tal vez él podría

decirle dónde encontrar las asnas.

Samuel aquí, es un tipo del Espíritu Santo, que conoce la mente de Dios; él

tiene en mente mucho más que tan sólo dar dirección. ¡El sabe que Saúl ha

sido elegido por Dios para jugar un rol importante en los propósitos eternos

del cielo!

Lo primero que Samuel hizo cuando llegó Saúl fue proclamar una fiesta (ver 1

Samuel 9:19). Eso es exactamente lo que el Espíritu Santo desea para nosotros:

sentarnos a la mesa del Señor y ministrarle a él – teniendo tiempo de

calidad solos, escuchando su corazón.

Samuel le pidió a Saúl que aclare su mente para que puedan tener comunión

juntos (1 Samuel 9:20-25). Samuel estaba diciendo, “No te enfoques en recibir

dirección ahora – eso ya está resuelto. Hay algo más importante que eso

ahora. ¡Tienes que conocer el corazón de Dios – sus propósitos eternos!”

Después de esa noche de comunión, Samuel le pidió a Saúl que despachara a

su sirviente fuera de la habitación, para que pudiesen tener una sesión

íntima, cara a cara (ver 1 Samuel 9:27; 10:1).

¿Ve usted lo que Dios está diciendo aquí? “Si tú realmente quieres

caminar en el Espíritu – si realmente quieres mi unción – necesitas

buscar más que direcciones de mí. ¡Necesitas venir a mi presencia y llegar a

conocer mi corazón, mis deseos! Mira, ¡yo quiero ungirte – para usarte en mi

reino!”

Amado, olvídese de dirección – ¡olvídese de todo ahora! Permita al

Espíritu Santo que le enseñe las cosas profundas y escondidas de Dios.

Quédese quieto en su presencia, y deje que él le muestre el corazón mismo de

Dios. ¡Ese es el andar en el Espíritu en su forma más alta!

Pasando tiempo en la presencia del Señor produce una manifestación de Cristo

para un mundo perdido.

“No desmayamos…Por el contrario, manifestando la verdad, nos recomendamos,

delante de Dios, a toda conciencia humana” (2 Corintios 4:1-2). El apóstol

Pablo está diciendo que somos llamados a hacer que todas las personas conozcan

y entiendan a Jesús. En cada una de nuestras vidas, debe de haber un brillo de

la naturaleza misma de Cristo y de su semejanza.

Y Pablo lleva aún más allá este concepto de manifestar a Cristo. El dice,

nosotros actualmente somos las cartas de Dios para el mundo: “Nuestras cartas

sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los

hombres…carta de Cristo…escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios

vivo; no en tablas de piedras, sino en tablas de carne del corazón” (2

Corintios 3:2-3). Nuestras vidas son cartas escritas por el Espíritu Santo y

enviadas a un mundo perdido. Y somos leídos continuamente por aquellos que

están alrededor de nosotros.

Exactamente, ¿cómo llegamos a ser cartas de Dios para el mundo? Sucede sólo

por el trabajo del Espíritu Santo. El momento en que somos salvos, el

Espíritu Santo sella en nosotros la imagen misma de Jesús. Y él continúa

moldeando esa imagen en nosotros en cada momento. La misión del Espíritu es

formar una imagen de Cristo en nosotros que sea verdadera y precisa. Esta

imagen realmente penetrará la conciencia de las personas.

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/9543

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: