¿Matamos al mensajero?

8 Ago

¿Matamos al mensajero?

“No mates al mensajero”, frase popular que suele decirse cuando el que recibe una orden, consejo o advertencia no reacciona de manera saludable hacia quien le trae el mensaje.

No conozco su origen, pero encuentro algunas situaciones similares en la Palabra de Dios:

  • “Entonces comenzó Jesús a decirles por parábolas: Un hombre plantó una viña, la cercó de vallado, cavó un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos. Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que recibiese de éstos del fruto de la viña. Mas ellos, tomándole, le golpearon, y le enviaron con las manos vacías. Volvió a enviarles otro siervo; pero apedreándole, le hirieron en la cabeza y también le enviaron afrentado. Volvió a enviar otro, y a éste mataron; y a otros muchos, golpeando a unos y matando a otros. Por último, teniendo aún un hijo suyo, amado, lo envió también a ellos, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo… y tomándole, le mataron, y le echaron fuera de la viña. ¿Qué pues, hará el señor de la viña? Vendrá, y destruirá a los labradores, y dará su viña a otros…” (Marcos 12:1-9)

Estas palabras fueron dichas a los “grandes religiosos” de la época, como leemos en Marcos 11:27 y 12:1…

  • “Volvieron entonces a Jerusalén, y andando él por el templo, vinieron a él los principales sacerdotes, los escribas y los ancianos… entonces comenzó Jesús a decirles por parábolas…”
  • Estos hombres comenzaron una especie de discusión con el Señor, y cuando El les enseñó, ellos intentaron arrestarlo…
  • “Y procuraban prenderle, porque entendían que decía contra ellos aquella parábola, pero temían a la multitud, y dejándole, se fueron Y le enviaron algunos de los fariseos y de los herodianos, para que le sorprendiesen en alguna palabra…” (Marcos 12:12-13)

Su hipocresía no les permitía reconocer la Palabra de Dios, arrepentirse de sus malos actos y modificar su conducta…

  • “… y se maravillaban de él” (Marcos 12:17)... pero no cambiaban…

¡Cuantas veces actuamos así! No nos gusta recibir mensajes que nos obliguen a reconocer la necesidad de un cambio radical en la marcha que llevamos, y rechazamos no sólo el mensaje, sino también al que nos lo trae.

Lo importante es lo que Dios tiene para decirnos; el mensajero es un simple instrumento en Sus Manos, sea que practique lo que nos dice o que simplemente nos lo transmita…

  • “Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones… Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, ente tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado” (Hebreos 3:8, 12-13)

Recordemos: La Palabra es de Dios, nosotros solamente la transmitimos…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: