Recuerda…

5 Ago

Recuerda…

Aristóteles dijo: “Saber es recordar”

Existen títulos literarios y cinematográficos referidos a recordar a alguien o algo y por ende, a no olvidar lo sucedido.

La psicología trabaja mayoritariamente con recuerdos olvidados; los más profundos dolores del alma humana pueden ocasionarlos el remordimiento y los recuerdos; también los momentos más gratos puede vivirse junto a otras personas recordando nostálgicamente el pasado compartido.

En Marcos 8:18 Jesús hizo esta pregunta:

“¿Teniendo ojos, no veis, y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis?”
Traer a la mente lo que Dios hizo en el pasado nos da seguridad de lo que El hará en el presente y futuro, porque Dios no cambia…

“Venid, oíd todos los que teméis a Dios, y contaré lo que ha hecho a mi alma” (Salmo 66:18)
“Vendré a los hechos poderosos de Jehová el Señor; haré memoria de tu justicia, de la tuya sola” (Salmos 71:16)
Hay infinitas cosas para recordar: Grandes milagros como rescatarnos de nuestra condición de pecadores condenados… “pequeños milagros” como la fortaleza diaria del Espíritu Santo, su Guía para que no erremos, para no librarnos de tentaciones:

“Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete…” (Apocalipsis 3:3)
“Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir…” (1 Pedro 1:18)
“…fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Corintios 10:13)
Grandes milagros como vieron los discípulos… “pequeños milagros” que suceden todos los días de nuestras vidas, protección de algún peligro real e inmediato, una mejoría asombrosa en medio de una enfermedad, una respuesta a oraciones específicas:

“… y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:20)
Los Salmos 78:7 y 103:2 dicen:

“A fin de que pongan en Dios su confianza, y no se olviden de las obras de Dios; que guarden sus mandamientos”
“Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios”
Y, para que no caigamos en el olvido de la Obra de Dios en nuestras vidas, podemos ser y tener entre los hermanos en la fe un continuo recordatorio de ello:

“Mas os he escrito hermanos, en parte con atrevimiento, como para haceros recordar, por la gracia que de Dios me es dada” (Romanos 15:15)
“Recuérdales esto, que no…” (2 Timoteo 2:14)
“Recuérdales que…” (Tito 3:1)
“Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido… Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo…” (Judas 5,17)
“Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas, aunque vosotros las sepáis, y estéis confirmados en la verdad presente… también yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas” (2 Pedro 1:12, 15)
Olvido es “Acción que consiste en dejar de recordar, o de guardar en la memoria, algo que se tenía presente”

Recordemos: ¡No olvidemos ninguno de sus beneficios!

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: