Divididos…

2 Ago

Divididos…

“La unidad hace a la fuerza”. Es un dicho conocido, ¡y no por ello siempre aplicado!

Dividimos las cosas por diferentes motivos… la comida para repartirla entre todos, el peso de una valija para que sea más cómodo llevarla, las tareas para que varios puedan realizarlas. Dividimos aquellas cosas en las cuales no afectaríamos su esencia o su resultado, pero… ¿podríamos dividir un cuerpo, una casa, un auto sin dañarlos irreparablemente?

En determinado momento, al Señor Jesucristo lo acusaron de representar a Beelzebú:

“Y se agolpó la gente, de modo que ellos ni aun podían comer pan. Cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle; porque decían: Está fuera de sí. Pero los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenia a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios. Y habiéndolos llamado, les decía en parábolas: ¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin. Ninguno puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si antes no le ata, y entonces podrá saquear su casa” (Marcos 3:20-27)
Como hijos de Dios pertenecemos a Su Reino…

“Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia” (Hebreos 12:28)
Teniendo el Espíritu Santo somos Casa de Dios…

“Vosotros también como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo” (1 Pedro 2:5)
Con Cristo somos fuertes y más que poderosos…

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Timoteo 1:7)
Entonces, ¿cómo podríamos dividirnos a nosotros mismos para ser derrotados o derribados? Nuestro “destino” es permanecer, pues somos de Cristo y Cristo no puede ser dividido…

“¿Acaso está dividido Cristo? …” (1 Corintios 1:13)
Sin embargo, como seres humanos podemos causar divisiones, pero no es lo que el Señor nos enseña a hacer…

“Mas os ruego hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven al Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos” ( Romanos 16:17-18)
“Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer” (1 Corintios 1:10)
“Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo” (Tito 3:10)
Recordemos: La Palabra de Dios nos enseña a mantener la unidad…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: