El que debe destacarse

1 Ago

El que debe destacarse

La Biblia nos enseña de manera reiterada que debemos hablar del Señor, predicar su Palabra, testificar de lo que hizo en nuestras vidas:

  • “Por tanto, id y haced discípulos… bautizándolos… y enseñándoles…” (Mateo 28:19-20)
  • “…¿y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10:14)
  • “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar” (1 Timoteo 5:17)
  • “Que prediques la palabra, que instes a tiempo y fuera de tiempo…” (2 Timoteo 4:2)

Esto nos coloca en una posición que puede llegar a confundirnos. Podemos creer que somos algo más que mensajeros…

Veamos qué dice Marcos 1:2-4 y 7-8

  • “Como está escrito en Isaías el profeta: He aquí yo envío mi mensajero delante de tu faz, el cual preparará tu camino delante de ti. Voz del que clama en el desierto: preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas. Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados”
  • “Y predicaba diciendo: Viene tras mí el que es más poderoso que yo, a quien no  soy digno de desatar encorvado la correa de su calzado. Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo”

El mismo Juan el Bautista dijo de sí mismo que no era nada ante la Persona del Señor… ¿Qué podríamos decir de nosotros mismos? ¿Osaríamos compararnos con Juan el Bautista?

  • Alguien dijo: “¿Está enseñando la Biblia a la gente, o está enseñando a la gente la Biblia?”

Reconozco que me costó entender exactamente la diferencia. Podríamos hacer la pregunta de esta manera“¿Estamos predicando (testificando) a la gente o estamos predicando (testificando) a la gente sobre la Biblia?”

Si tomamos lo que decimos como “lo importante”, perderemos de vista la necesidad que la gente tiene de escuchar lo que la Biblia les dice…

¿Y qué dice la Biblia?

  • “Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado. También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis visto su aspecto, ni tenéis su palabra morando en vosotros, porque a quien él envió, vosotros no creéis. Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí.” (Juan 5:36-39)

Las Escrituras se enfocan en el Señor… Nosotros solamente transmitimos ese mensaje a la gente… ¿Quién debería adquirir  importancia entonces a los ojos de quien recibe el mensaje?

Recordemos: Somos solamente mensajeros… Dios es el que merece todo el crédito…
TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: