Dios propone…

31 Jul

Dios propone…

Leer Salmo 61

El Salmo 61 aparentemente fue escrito por David cuando su hijo Absalón lo expulsó temporalmente del trono de Israel (ver 2 Samuel Capítulos 15 al 18). Como era común en David, él manifiesta respuestas sanas y piadosas ante las abrumadoras circunstancias negativas de la vida.

“La experiencia nutre la fe. Es inefablemente dulce recordar la bondad del Señor en nuestros días antiguos, porque Él es inmutable y, por tanto, sigue guardándonos de todo mal” (Charles Spurgeon)

David comienza el salmo expresando su Clamor…

“Oye, oh Dios, mi clamor; a mi oración atiende… Llévame a la roca que es más alta que yo” (Salmos 61:1-2)
Encontramos que David clama para ser oído (“oye mi clamor”) y ora para tener respuesta (“mi oración atiende”). ¿En qué circunstancias se debe buscar a Dios con tanta insistencia?… “cuando mi corazón desmayare” (v2a). Philip Benett dice al respecto: “Cuando la actividad del corazón se paraliza, aunque sea temporalmente, todos los miembros lo sienten, hay un escalofrío que hace vibrar cada miembro. Satanás lo sabe bien, y así todos sus ataques son ataques al corazón, esfuerzo para paralizar la misma fuente de la vida”

¿Cuál era la oración de David en estos días de confusión?… “Llévame a la roca que es más alta que yo” (v2b). En un sentido, el salmista expresa su falta de apego a sus capacidades personales y decide afirmar su esperanza solamente en Dios. Barton Couchier lo explicaba de esta manera: “La imagen que presenta es la de uno que ha sido sorprendido por la marea, y que se apresura por llegar a un punto más alto… la desesperación se apodera de su corazón; cuando en la misma profundidad de su agonía ve una roca por encima de las olas “¡Oh, si pudiera alcanzar esta roca estaría a salvo!” Y entonces viene el clamor agonizante, a Aquel que puede salvarle: Llévame a la roca que es inaccesible para mi”

Luego afirma su Confianza en el Señor…

“Porque tú has sido mi refugio… Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas… Me has dado la heredad de los que temen tu nombre… Estará para siempre delante de Dios; prepara misericordia y verdad para que lo conserven” (Salmo 61:3-7)
Para afirmar su corazón ante la lucha que estaba enfrentando David hace un breve repaso de algunos hechos destacables…

Se enfoca en su Pasado y recuerda Su Protección: “Porque tú has sido mi refugio, y torre fuerte…” (v3) Habla de cosas concretas basadas en sus experiencias. Dios no “debió” ser, sino “fue” su “refugio” en otros momentos difíciles, por eso puede estar seguro que no habría de desampararlo.
Se enfoca en el Porvenir y contempla Su Presencia: “Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre; estaré seguro bajo la cubierta de tus alas” (v4) Estar donde Dios está y quiere que estemos, implica estar en el mejor lugar…
Se enfoca en su Presente y reconoce Sus Promesas: “Me has dado la heredad de los que temen tu nombre” (v5b). David expresa la certeza de que ya disfruta las promesas de Dios y no hay nada más satisfactorio para el alma humana que vivir con esta seguridad.
También pide que la “misericordia y la verdad” (v7b) sean “designados” como los medios para darle Preservación. Cuando ataca la mentira, es bueno ser guardado por la Verdad…

Termina manifestando su Compromiso para siempre…

“Así cantaré tu nombre para siempre; pagando mis votos cada día” (Salmos 61:8)
“Debería haber un paralelismo entre nuestras súplicas y nuestras acciones de gracias. No deberíamos saltar en la oración y cojear en la alabanza” (Charles Spurgeon)

Recordemos: Hay un lugar más seguro… se encuentra en la Presencia de Dios…

DECH
boletines@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: