Europa se está suicidando

29 Jul

Europa se está suicidando
Mi Enfoque #325, Julio 29, 2010, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

Europa está perdida (Bernard Lewis, historiador del Islam)

Lo que se podría llamar “la población nativa” de Europa, (franceses, alemanes, españoles, ingleses, etcétera) se está suicidando, no con armas ni veneno, sino por falta de hijos, decisión deliberada tomada por muchas parejas.

Los demógrafos dicen que para que una población continúe estable el promedio de las parejas debe tener 2.11 hijos. Si la tasa de fertilidad baja a 1.3 hijos, se necesitarían 100 años de tasas altas para revertir la población a su número original.

La tasa de fertilidad de los españoles es de 1.1, la de los italianos 1.2, la de los alemanes 1.3, la de los griegos 1.3, la de los británicos 1.6. Incluso los franceses, (cuya reputación de aficionados al sexo supera en mucho al de otras poblaciones europeas) tienen una tasa de sólo 1.8.

Paradójicamente, la población total de Europa está aumentando, lo cual se debe a dos factores: la inmigración (musulmana en su casi totalidad) y la tasa de fertilidad de los musulmanes. En Francia, por ejemplo, cada pareja musulmana tiene un promedio de 8 hijos, lo cual significa que, dentro de 40 años, los musulmanes serán mayoría en un país ―al cual la Iglesia Católica llamaba Hija predilecta de la Iglesia, cuyos reyes ostentaban el título Su Majestad Cristianísima (Rex christianissimus, o Roi Très-chrétien)― y podrán, si así lo desean, convertirlo en república islámica.

Hasta el 29 de mayo del año 1453 Constantinopla era una ciudad cristiana donde se hablaba el griego. Ese día fue conquistada por los turcos, que, en poco tiempo, la convirtieron en una ciudad musulmana cuyo idioma era el turco. Eventualmente, el nombre de la ciudad fue cambiado a Estambul. Hoy los cristianos son una ínfima minoría y nadie habla griego.

Paris, Londres, Ámsterdam, Berlín, al igual que muchas otras ciudades europeas, tienen hoy mayoría cristiana. En París se habla francés, en Londres inglés, en Ámsterdam holandés y en Berlín alemán, pero, es probable que, a mediados de este siglo, estas ciudades tengan mayoría musulmana y en ellas predomine el idioma árabe. También es concebible, como pasó con Constantinopla, que eventualmente le cambien el nombre a Paris, Londres, Ámsterdam, Berlín.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: