Dios prueba…

29 Jul

Dios prueba…

Leer Salmo 60

El Salmo 60 es un “mictam”, término musical que manifiesta que el cántico tiene como objetivo dejar una enseñanza. Está preparado para ser interpretado con la tonada “lirio de testimonio”. Los levitas debían enseñar este salmo al pueblo y de esa manera estimularles a confiar en Dios y cantar de Sus Victorias.

Según John Mac Arthur: “Este salmo es un lamento nacional después del inesperado revés militar mencionado en 2 Samuel 8:13 y 1 Crónicas 18:12. En tanto que David y la parte principal de su ejército estaban luchando en la parte septentrional del país, otro de los enemigos vecinos de Israel, Edom, atacó con éxito la región meridional de Judá. David prevaleció al final y venció. Este salmo expresa los sentimientos de un pueblo sacudido y confundido por una tragedia que sugería que Dios los había abandonado”

Comienza el salmo hablando de la Contemplación del dolor…

“Oh Dios, tú nos has desechado, nos quebrantaste… ¡vuélvete a nosotros!… Has hecho ver a tu pueblo cosas duras… Has dado a los que te temen bandera que alcen por causa de la verdad… Salva con tu diestra, y óyeme” (Salmos 60:1-5)
David en su oración mezcla diferentes emociones las cuales se expresan a través de las quejas, la gratitud y la esperanza…

Sus Quejas: “nos has desechado… nos hiciste beber vino de aturdimiento” (v1a y 3b). Entiende que Dios, en Su Soberanía y en conformidad a Sus Propósitos, estaba detrás de los ataques traicioneros de los edomitas que tanto les habían dañado…
Su Gratitud: A pesar de todo entendía que Dios había “dado a los que te temen bandera que alcen por causa de la verdad” (v4). Esta “bandera” era el gobierno y liderazgo de David porque unía a todos los israelitas con un objetivo en común. Para la Iglesia nuestra “bandera” es Cristo y por lo tanto en Él tenemos razón suficiente para seguir adelante…
Su Esperanza: Diferentes expresiones manifiestan que la situación confusa y dolorosa no había borrado a Dios de su mente. “¡vuélvete a nosotros!… repara las grietas… Para que se libren tus amados” (v1b, 2b y 5a)
Continúa mencionando el Control de Dios sobre las circunstancias…

“Dios ha dicho en su santuario: Yo me alegraré; repartiré a Siquem… Mío es Galaad… Y Efraín es la fortaleza de mi cabeza… Me regocijaré sobre Filistea” (Salmos 60:6-8)
La expresión “Dios ha dicho en su santuario” también puede traducirse “Dios ha hablado por Su Santidad”, lo cual daba la seguridad de que él junto con El Señor podría:

Unir todo el Reino de Israel bajo un solo trono (v6b-7)
Conquistar las naciones vecinas que habían humillado a Israel (v8)
Concluye expresando su Confianza en el Señor…

“¿Quién me llevará a la ciudad fortificada? ¿Quién me llevará hasta Edom? ¿No serás tú, oh Dios, que nos habías desechado?… Porque vana es la ayuda de los hombres. En Dios haremos proezas, y Él hollará a nuestros enemigos” (Salmos 60:9-12)
La “ciudad fortificada” se refiere a Petra, la capital de Edom, la cual por su magnífica y estratégica posición parecía imposible de conquistar. ¿Quién podría llevarlo hasta ese lugar inaccesible?… El Dios de la Misericordia y las nuevas oportunidades…

“Tengamos en cuenta que, aún cuando Dios haga todas las cosas por nosotros, hay algo que hemos de hacer nosotros. La esperanza en Dios debe ser acicate, no freno, de bravura. Quienes cumplen con su obligación bajo el mando de Dios, pueden hacerlo con valentía, puesto que ¿qué necesidad tienen de temer los que tienen a Dios de su parte” (Mathew Henry)

Recordemos: “En Dios haremos proezas” (Salmos 60:12a)

DECH
boletines@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: