Autenticidad de las Obras de Platón

29 Jul

Publicado por Malena el 3 de Marzo de 2010

Autenticidad de las obras de Platón

Se supone que han sobrevivido todos los diálogos que se publicaron de Platón, aunque no se tiene certeza sobre su autenticidad..

En cuanto a las lecciones que daba en La Academia, sólo se conocen por las referencias que hizo Aristóteles.

Los diálogos eran más bien obras de divulgación, destinadas a gente de buen nivel cultural y no tanto para especialistas en filosofía.

Los manuscritos más antiguos son una colección de obras que se supone hizo Trasilo a principios de la era cristiana.

Esta obra, en “tetralogías”, estaba basada en otro trabajo que hizo Aristófanes de Bizancio en el siglo III a. de C. en “trilogías”.

Los 36 diálogos, que incluyen las Cartas, fueron considerados, por los conocedores de esa época como genuinas obras de Platón.

Sin embargo, ya en ese entonces, había dudas con respecto a la autenticidad de algunos diálogos.

Por ejemplo, se sabe por Ateneo (228 a. de C.), que algunos atribuían a Jenofone el “Alcibíades II”.

Proclo afirmaba que el “Epinomis” y las “Cartas” no eran auténticas e inclusive negaba que “Las Leyes” y la “República” hubieran sido escritas por Platón.

Estas objeciones fueron las que dieron lugar en el siglo XIX, a una investigación que se realizó en Alemania, la que llegó a la conclusión, que si se les presta atención a todas los reparos existentes, solamente cinco obras quedarían libres de sospechas.

Actualmente, los críticos han acordado que por lo menos, todos los diálogos más importantes son auténticos y que los de menor jerarquía pueden tener un origen dudoso, pero aún continúa la controversia sobre algunos pocos diálogos.

Los diálogos que en general se rechazan como apócrifos son: “Alcibíades II”, “Hiparlo”, “amantes o Rivales”, “Teages”, “Clitofon” y “Minos”.

Todos ellos, menos “Alcibíades II”, que fue posterior, lo escribieron autores del siglo IV a. de C., y no se consideran falsificaciones deliberadas, sino obras del mismo estilo y contenido que las de Platón.

Taylor supone que el diálogo “Alcibíades I” lo escribió un discípulo directo de Platón.

Aristóteles afirmaba que “Menexeno” era de origen platónico y los críticos modernos coinciden con esta afirmación.

“Hipias Mayor” se cree que fue aceptada como genuina; y con respecto a “Epinomis”, Praechter y Taylor estiman que son de Platón.

En cuanto a las Cartas VI, VII y VIII, según Taylor, se acepta que son auténticas y por lógica también las restantes.

Si las Cartas no fueran genuinas aportarían dudas sobre la información que contienen sobre la biografía de Platón.

Por lo tanto, de los 36 diálogos, hay un acuerdo general en rechazar solo seis por considerarlos inauténticos , otros seis son aceptados con reservas y los 24 restantes son aceptados como verdaderamente genuinos.

Estos estudios dejan sin discusión alguna, una segura base para fundamentar sólidamente el conocimiento del pensamiento de Platón.

Es importante, cualquiera sea el pensador, observar cómo fue evolucionando en su forma de pensar durante el transcurso de su vida y detectar los cambios si los hubiera y cuáles fueron.

Los filósofos por lo general, en su juventud adoptan una postura crítica, opuesta o parcialmente coincidente con sus antecesores, pero cuando ya son mayores se tornan más dogmáticos.

Fuente: Grandes Pensadores “Sócrates y Platón-Vida, pensamiento y obra”, Ed. Planeta DeAgostini, 2007

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: