Dios prevalece…

27 Jul

Dios prevalece…

Leer Salmo 58

El Salmo 58 puede parecer curioso porque es uno de los llamados “salmos imprecatorios”. David enfrenta con dureza a los pecadores y al lector desprevenido puede llevarle a la confusión.

Para entender un poco más la motivación del salmista es bueno leer el siguiente comentario de Mathew Henry:

“Hay quienes opinan que Saúl, antes de comenzar a perseguir a David por la fuerza de las armas, le formó un proceso por curso legal, en el que David fue condenado como traidor sin ser oído, y declarado por el gran consejo como “lobo fuera de la ley”, a quien cualquiera podía matar y nadie debía proteger. En este caso, se comprende bien la vehemencia invectiva de David contra los jueces inicuos”

El Salmo comienza esbozando un Retrato de los corruptos…

“Oh congregación, ¿pronunciáis en verdad justicia? ¿Juzgáis rectamente hijos de los hombres?…” (Salmos 58:1-5)
Al referirse a quienes considera corruptos David los muestra tal cual son y presenta tres ejemplos del alcance de su maldad:

Su Mentira: La falsedad de los jueces corruptos se hace patente en el hecho de que desde su nacimiento practican la mentira. “Se descarriaron hablando mentira desde que nacieron” (v3b)
Su Motivación: La mala intención o mala voluntad se describe como “veneno” (v4a). Como la capacidad para generar un veneno es innato en la serpiente y no puede menos que hacer daño porque es parte de su naturaleza, así los mentirosos dañan como expresión natural de su corrupción.
Su Mente: “Son como el áspid que cierra su oído, que no oye la voz de los que encantan” (v4b-5a). Los corruptos acallan la voz de su conciencia y no hacen caso a las sanas advertencias (1 Timoteo 4:2)
Luego David eleva un Reclamo de justicia al Señor…

  • “Oh Dios, quiebra sus dientes en sus bocas… Sean disipados como aguas que corren…. Como el que nace muerto, no vean el sol… Así vivos, así airados, los arrebatará Él con tempestad” (Salmos 58:6-9)

David eleva su oración para que los corruptos…

Sean incapacitados para hacer el mal: Dice “quiebra sus dientes”, con la intención de que no puedan devorar a otros como lo hicieron con él.
Sean interrumpidos sus planes: “Sean disipados como aguas que corren: cuando disparen sus saetas, sean hechas pedazos” (v7). No pide que sus flechas vuelvan contra ellos sino que no alcancen su objetivo.
Sean inútiles sus afanes y negocios: “Pasen ellos como el caracol que se deslíe” (v8). Menciona este ejemplo por causa de la creencia popular de que el rastro que deja el caracol es la disolución de su propia sustancia.
Finalmente expresa el Regocijo del justo…

“Se alegrará el justo cuando viere la venganza… Entonces dirá el hombre: Ciertamente hay galardón para el justo; ciertamente hay Dios que juzga en la tierra” (Salmos 58:10-11)
Dice Mathew Henry:

“La prosperidad y el éxito de los impíos son desaliento para los justos, les entristecen el corazón, y a veces, son una fuerte tentación pues les hace dudar del fundamento en que se apoyan (ver Salmos 73:2, 13). Pero cuando ven el castigo de Dios, se alegran al ver confirmada su fe en la providencia de Dios y en la justicia con que gobierna el mundo”

Dios mantiene el Control Soberano aún cuando la corrupción parezca ser la moneda corriente y la impunidad su consecuencia. Quien está “sentado en el Trono” juzga con justicia y rectitud.

Recordemos: Si la maldad nos aflige necesitamos recordar que Dios tiene la Palabra final sobre los asuntos de los hombres…

DECH
boletines@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: