Archivo | 11:59 PM

Dante Gebel: Las Arenas Del Alma

27 Jul
Anuncios

Colombia: Iglesia ora ante ruptura con Venezuela

27 Jul

Colombia: Iglesia ora ante ruptura con Venezuela

By Mundo Cristiano
Tuesday, July 27, 2010

La reciente ruptura de relaciones diplomáticas entre Venezuela y Colombia, ante acusaciones de que el gobierno de Hugo Chávez protege en su país a líderes de las FARC, mantiene en oración a la Iglesia colombiana.

El pastor Héctor Pardo, de la Iglesia Tabernáculo de Fe, dijo a Mundo Cristiano que la oración es constante, pero que tras el anuncio varias congregaciones organizaron momentos de intercesión.

“Varias iglesias, particularmente muchos grupos pastorales, están convocando a la Iglesia a la oración”. Pardo agregó, sin embargo, que no existe una convocatoria oficial a la oración a nivel nacional, “parece que nos estuviéramos acostumbrando a esta situación permanente. Es una preocupación permanente en la Iglesia que haya relaciones sanas entre los dos gobiernos y permanentemente estamos en oración”

El pastor añadió que esperan que las relaciones entre ambos países se restablezcan y que el próximo mandatario colombiano incluya en su equipo de trabajo a cristianos claves para los intereses de la Iglesia.

el matrimonio

27 Jul

Diferencia entre liberación y sanidad interior

27 Jul

Diferencia entre liberación y sanidad interior

Para que se dé la restauración es necesario que la persona sea ministrada en liberación y sanidad interior. Por lo tanto es necesario aclarar las diferencias de estos ministerios y la necesidad dentro de la restauración.

Dentro de la Iglesia Cristiana se desarrollan estos ministerios, pero muchas veces por desconocimiento, se cometen errores en la forma de ministración, y en lugar de traer paz y libertad a la persona que busca a Dios, confunden y empeoran su situación espiritual y emocional.

Por eso, es importante conocer cuáles son las diferencias y las necesidades que hacen que estos ministerios estén estrechamente relacionados y sean parte de la restauración.

Es necesario recordar y tener claro que el ser humano está formado de cuerpo, alma y espíritu y las tres áreas trabajan en forma integral: Si un área está dañada, afectará negativamente las otras áreas.

Desde el punto de vista espiritual una persona poseída bajo el dominio de un espíritu maligno; manifestará también un comportamiento emocional trastornado y sufrirá en su cuerpo. Esta persona debe ser ministrada en oración de liberación de acuerdo al poder que Jesucristo dio a su Iglesia (Lucas 10:19).

En esta acción las fuerzas del mal dejan de operar ante el Poder del Espíritu Santo en la oración y la palabra de Dios .El tiempo requerido para esto puede ser corto o instantáneo según la necesidad que se establece en la lucha espiritual.

Como la persona está bajo el dominio total de la opresión demoniaca, está imposibilitada a liberarse por sí solo; necesita de los siervos de Dios. Sin embargo es consciente de su situación y en su área emocional (alma) siente temor, angustia, vergüenza, ira. Los siervos deben ser discretos, sabios y operar en amor; no hacer de la ministración un espectáculo público porque esto afectará la imagen y concepto de la persona dentro de la congregación. Además, debe tenerse en cuenta que toda persona liberada debe continuar en el ministerio de sanidad interior para llevarlo a su restauración, pero… ¿qué es sanidad interior?.

Sanidad interior es el resultado, en el alma de la persona, de un proceso de renovación de su mente y corazón, que le trae paz interior, lo libera de los recuerdos dolorosos y le permite restaurar su vida presente de acuerdo a la voluntad y planes de Dios para su vida.

La sanidad interior abarca la curación de las emociones y sentimientos dañinos que traen depresión, ansiedad, angustia y falta de paz, debido a recuerdos dolorosos no sanados que distorsionan también los pensamientos y crea mentiras propias para justificar la experiencia o reprimirla.

A diferencia de la liberación demoniaca, en la sanidad interior la participación activa, decisión y perseverancia de la persona son indispensables y se requiere de un tiempo indefinido donde trabaja el Espíritu Santo, guiando, redarguyendo y revelando la verdad que hace libre (Juan 8:32).

Este es un proceso paulatino de “quitar el espino” y sembrar, en los pensamientos la palabra de Dios y en el corazón el amor perfecto de Dios.

La palabra para la mente enferma y el amor para el corazón herido lleno de odio y rencor a causa del dolor del pasado.

Todas las personas necesitamos sanidad interior porque todos estamos heridos, mas no todos necesitamos liberación demoníaca. Sin embargo, en ambos casos se pueden dar manifestaciones como ira, ansiedad, depresión, angustia pero no siempre son por causas espirituales. La mayoría de veces se debe a los frutos de los recuerdos dolorosos del pasado no resuelto, por tanto los siervos de Dios deben tener cuidado en la forma de ministrar.

En este aspecto se cometen muchos errores que empeoran la situación de la persona. Veamos los siguientes ejemplos:

Una persona que ha sufrido depresión por mucho tiempo, busca de Dios y es liberada de un espíritu de depresión. La persona regresa a casa y la depresión empeora. Entonces, siente que Dios la ha abandonado, que su última esperanza no existe, o que es indigna y hay pecado en su vida. Esta situación la hace caer en una depresión más profunda y pierde confianza en el poder de Dios. El problema es que esta persona necesita ser ministrada en sanidad interior y no liberación y guiarla hacia su restauración. Errores similares se producen cuando sé ministra liberación demoníaca a una persona que sufre de la enfermedad epilepsia.

Esta enfermedad presenta manifestaciones similares a las del muchacho del espíritu mudo

(Marcos 9:17-22): Se apodera de él, lo derriba, echa espumarajos, cruje los dientes y se va consumiendo. Se puede mencionar también el caso de personas con trastornos hormonales que manifiestan ansiedad severa o depresión por causas físicas.¿ Cuantos niños también no habrán sufrido traumas que en su edad adulta les impedirá confiar en el “Padre”, o temerán se ministrados con la “sangre” de Cristo? …Porque en los recuerdos dolorosos la persona también crea imágenes que le causan temor y están distorsionadas de la realidad. Es lógico que todas estas personas necesitan ministración; pero no siempre se debe a que están poseídos por un espíritu inmundo. Por supuesto Satanás usa estas situaciones para oprimir a la persona, pero no es lo mismo opresión que posesión.

En conclusión toda persona que necesita liberación deberá tener un seguimiento de sanidad interior y restauración, pero no toda persona que necesita sanidad interior necesita ser ministrada como una persona endemoniada. Cualquiera que sea la situación, se debe recalcar en forma auténtica el amor de Dios, a través de los actos de los siervos de Dios que necesitan comprensión, sabiduría y sobre todo haber sido llamados por Dios a cada ministerio. Porque Dios al que llama, prepara, a través de su propia experiencia (2 Corintios 1:4).

¿POR QUÉ ALGUNAS PERSONAS NO SON RESTAURADAS AUNQUE ESTAN EN CRISTO JESUS?

Porque no se atreven a reconocer su propia responsabilidad por el temor y sentimientos de culpa. Prefieren achacar todo problema culpando a otros y cierran la puerta del corazón. Dios demanda una condición: que le abramos la puerta (que es la voluntad), creamos en El y le obedezcamos porque, El no obliga. El invita, El llama… El pide que le entreguemos las cargas y le sigamos…

“He aquí estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta yo entraré, cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).

Jesús quiere entrar con su ministerio de salvación, liberación, sanidad interior, restauración.

Pero en cada área la persona debe abrirle la puerta por medio de la honestidad, humildad y fe.

http://www.ungidos.com/guia/5.html

¿Cuál es la diferencia entre católicos y protestantes?

27 Jul

¿Cuál es la diferencia entre católicos y protestantes?


Pregunta: “¿Cuál es la diferencia entre católicos y protestantes?”

Respuesta: Hay muchas y muy importantes diferencias entre católicos y protestantes. Mientras que ha habido algunos intentos a lo largo de muchos años recientes, de encontrar un terreno común entre los dos grupos, el hecho es que las diferencias prevalecen, y ellas son tan importantes en la actualidad como lo fueron al principio de la Reforma Protestante. A continuación veremos un breve resumen de algunas de las diferencias más importantes.

Una de las primeras y mayores diferencias entre el Catolicismo y el Protestantismo es el hecho de la suficiencia y autoridad de la Escritura. Los protestantes creen que solo la Biblia es la única fuente de la revelación especial de Dios a la humanidad, y como tal, nos enseña lo que es necesario para nuestra salvación del pecado. Los protestantes ven la Biblia como la norma por la cual todo el comportamiento cristiano debe ser medido. Esta creencia es comúnmente conocida como “Sola Scriptura” y es uno de los “Cinco Solas” (sola viene del latín “solamente”) que surgió de la Reforma Protestante como resumen de algunas de las diferencias importantes entre católicos y protestantes.

Mientras que hay muchos versos en la Biblia que establecen su autoridad y su suficiencia para todos los asuntos de la fe y la práctica, uno de los más claros es 2 Timoteo 3:16 , donde vemos que “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia; a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” Los católicos por otro lado, rechazan la doctrina de “Sola Scriptura” y no creen que solo la Biblia sea suficiente. Ellos creen que ambas; la Biblia y la tradición del sagrado catolicismo romano, son igualmente importantes para el cristiano. Muchas doctrinas romanas católicas; tales como el purgatorio, rezar a los santos, adorar o venerar a María, etc., tienen poca o ninguna base en la Escritura, y están basadas únicamente en las tradiciones católicas romanas. Esencialmente la Iglesia Católica Romana, niega la “Sola Scriptura” y su insistencia en que tanto la Biblia como su “Sagrada Tradición” son iguales en autoridad, subestiman la suficiencia, autoridad y unidad de la Biblia. La visión de la Escritura está en la raíz de muchas, si no todas, las diferencias entre católicos y protestantes.

Otra grande, pero cercanamente relacionada diferencia entre el Catolicismo y el Protestantismo, es sobre el oficio y la autoridad del Papa. De acuerdo con el Catolicismo, el Papa es el “Vicario de Cristo” (un vicario es un sustituto), y toma el lugar de Jesucristo, como la cabeza visible de la Iglesia. * Como tal, él tiene la habilidad de hablar “ex cátedra” (con autoridad sobre asuntos de la fe y la práctica), y cuando él lo hace, sus enseñanzas son consideradas infalibles y obligatorias sobre todos los cristianos. Por otra parte, los protestantes creen que ningún ser humano es infalible, y que solo Cristo es la cabeza de la iglesia. Los católicos se apoyan en la sucesión apostólica como una manera de tratar de establecer la autoridad del Papa. Pero los protestantes creen que la autoridad de la iglesia no viene de la sucesión apostólica, sino que se deriva de la Palabra de Dios. El poder espiritual y la autoridad no descansan en las manos de hombres comunes, sino en la misma Palabra de Dios registrada en la Escritura. Mientras el Catolicismo enseña que solo la Iglesia Católica puede correcta y propiamente interpretar la Biblia; los protestantes creen que la Biblia enseña que Dios envió al Espíritu Santo para morar dentro de todos los creyentes nacidos de nuevo, capacitando a todos los creyentes para comprender el mensaje de la Biblia.

Esto es claramente visto en pasajes tales como Juan 14:16-17: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: El Espíritu de verdad, el cual el mundo no puede recibir, porque no le ve , ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros.” (Ver también Juan 14:26 y 1 Juan 2:27). Mientras que el Catolicismo enseña que solo la Iglesia Católica Romana tiene la autoridad y el poder para interpretar la Biblia, el Protestantismo reconoce la doctrina bíblica del sacerdocio de todos los creyentes, y que los cristianos individualmente pueden confiar en el Espíritu Santo para la guía en la lectura e interpretación de la Biblia por ellos mismos.

Una tercera diferencia mayor entre el Catolicismo y el Protestantismo es el cómo uno es salvado. Otra de las “Cinco Solas” de la reforma fue la “Sola Fide” (solo la fe), con la que afirman que la doctrina bíblica de la justificación es solamente por gracia, a través solamente de la fe en Jesucristo solamente (Efesios 2:8-10). Sin embargo, de acuerdo con el Catolicismo Romano, el hombre no puede ser salvado solamente por la fe en Jesucristo solamente. Ellos enseñan que la doctrina católica romana de la salvación son los Siete Sacramentos, los cuales son; Bautismo, Confirmación, Penitencia, Comunión (la Eucaristía), Extremaunción, Orden Sacerdotal, y Matrimonio. Los protestantes creen que con la base de la fe en Cristo solamente, los creyentes son justificados por Dios, porque todos sus pecados fueron pagados por Cristo en la cruz y Su justicia es imputada a ellos. Los católicos por otro lado, creen que la justicia e Cristo es impartida al creyente por la “gracia a través de la fe”, pero en sí misma no es suficiente para justificar al creyente. El creyente debe “complementar” la justicia que Cristo le impartió, con obras meritorias.

Los católicos y protestantes también difieren en lo que significa ser justificado ante Dios. Para el católico, la justificación involucra el ser hecho justo y santo. Ellos creen que la fe en Cristo es solo el principio de la salvación, y que el individuo debe construir sobre ello las buenas obras, porque “el hombre tiene que merecer la gracia de la justificación de Dios y la salvación eterna.” Desde luego, esta opinión de la justificación contradice la clara enseñanza de la Escritura en pasajes tales como Romanos 4:1-12; Tito 3:3-7, así como muchos otros. Por otra parte, los protestantes distinguen entre el hecho único de la justificación (cuando somos declarados justos y santos por Dios, basados en nuestra fe en la expiación de Cristo en la cruz), y la santificación (el proceso evolutivo de ser hechos justos que continúa a través de nuestras vidas en la tierra.) Mientras que los protestantes reconocen que las obras son importantes, ellos creen que son el resultado o el fruto de la salvación, pero nunca la razón de ella. Los católicos mezclan la justificación y la santificación juntas dentro del proceso evolutivo, el cual conduce a la confusión acerca de cómo es uno salvado.

Una cuarta y mayor diferencia entre católicos y protestantes tiene que ver con lo que sucede después de que el hombre muere. Mientras ambos creen que los incrédulos pasarán una eternidad en el infierno, hay unas significativas e importantes diferencias sobre lo que sucede a los creyentes. De sus tradiciones eclesiásticas y su dependencia de libros no-canónigos, los católicos han desarrollado la doctrina del Purgatorio. El Purgatorio, de acuerdo con la Enciclopedia Católica, es un “lugar o condición de castigo temporal para aquellos que, dejando esta vida en gracia de Dios, están, no enteramente libres de faltas veniales, o no han pagado totalmente la satisfacción debida a sus transgresiones.” Por otra parte, los protestantes creen que a causa de que somos justificados por la fe en Cristo solamente, y que la justicia de Cristo es imputada a nosotros – cuando morimos, iremos directamente al Cielo para estar en la presencia del Señor (2 Corintios 5:6-10 y Filipenses 1:23).

Aún más desconcertante acerca de la doctrina católica del Purgatorio; es el hecho de que ellos creen que el hombre debe o aún puede pagar o hacer la satisfacción por sus propios pecados. Esto aunado a su malentendido sobre lo que la Biblia enseña acerca de cómo el hombre es justificado delante de Dios; da como resultado que tengan una pobre apreciación de la suficiencia y eficacia de la expiación de Cristo en la cruz. Simple, pero, el punto de vista Católico Romano de la salvación, implica que la expiación de Cristo en la cruz, no fue pago suficiente por los pecado de aquellos que creen en Él, y que aún un creyente debe expiar o pagar por sus propios pecados, ya sea a través de actos de penitencia, o de tiempo en el Purgatorio. Sin embargo la Biblia enseña una y otra vez que es solo la muerte de Cristo la que puede satisfacer o aplacar la ira de Dios contra los pecadores. (Romanos 3:25; Hebreos 2:17; 1 Juan 2:2; 1 Juan 4:10). Nuestras obras de justicia no pueden añadir nada a lo que Cristo ya ha realizado.

Mientras que hay otras numerosas diferencias entre lo que los católicos y los protestantes creen, estas cuatro son adecuadas para establecer que existen serias diferencias entre los dos. En mucho, se parece a la manera de pensar de los judaizantes (judíos quienes decían que los cristianos gentiles tenían que obedecer la ley del Antiguo Testamento para ser salvos) acerca de quienes Pablo escribió en Gálatas; los católicos, al hacer obras necesarias para que uno sea justificado por Dios, terminaron con un evangelio completamente diferente. Las diferencias entre el Catolicismo y el Protestantismo Evangélico son importantes y significativas.

Es nuestra oración que Dios abra los ojos de cualquiera que lea este artículo, quien esté poniendo su fe o confianza en las enseñanzas de la Iglesia Católica. Es nuestra esperanza que cada uno entienda y crea que sus “obras de justicia” no pueden justificarlos, o santificarlos (Isaías 64:6). Es nuestra oración que todos, en vez de eso, pongan su fe solamente en el hecho de que somos “.. justificados gratuitamente por Su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en Su sangre…” (Romanos 3:24-25). Dios nos salva, “no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por Su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por Su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.”

http://www.gotquestions.org/espanol/diferencias-catolicos-protestantes.html


¿Quiénes tienen mejor memoria, los hombres o las mujeres?

27 Jul

memoria-hombres-mujeresTras evaluar la retentiva de 4.500 británicos de 49 a 90 años de edad, un equipo de científicos británicos de la Universidad de Cambridge ha demostrado quelas mujeres superan a los hombres en cuanto a capacidad de memorizar la información. La educación también influye: los participantes que dejaron los estudios después de los 18 años cometían un 20% menos de errores totales que aquellos que dejaron de estudiar antes de los 16.

Además de explicar por qué ellas recuerdan mejor lasefemérides y aniversarios que ellos, los científicos esperan que el estudio ayude a entender las causas de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, así como a detectar su aparición de manera precoz.

http://www.muyinteresante.es/iquienes-tienen-mejor-memoria-los-hombres-o-las-mujeres

El “Juicio de los Monos”

27 Jul

La nota

“Eso de la teoría de la evolución no tiene ningún sentido. ¿Cómo puede ser que una persona afroamericana y una blanca salgan del mismo sitio? Nuestra piel es completamente diferente”. La declaración forma parte de un reportaje que la BBC realizó en 1996, el ‘ilustre’ ciudadano que emitió dichos comentarios era un joven de 16 o 17 años, durante una clase de ciencias en un instituto estadounidense localizado en Dayton, Tennessee. Este sitio no fue escogido al azar, dado que, hace 85 años, el profesor de biología John Scopes fue llevado a juicio por enseñar la Teoría de la Evolución a sus alumnos. En el mismo documental, otro estudiante coincide que las teorías de Darwin son absurdas. “Dios nos puso aquí, y luego colocó a todos los animales y las plantas para ayudarnos a sobrevivir”. Por lo que se ve, en esta pequeña ciudad, las cosas no han cambiado mucho desde 1925, y a juzgar por las recientes encuestas en el vecino país del norte, tampoco, pues según el USA Today, dos terceras partes de los ciudadanos estadounidenses creen que la teoría creacionista “es definitiva o probablemente correcta”.

El juicio

El juicio (comenzó el 10 de julio de 1925) al profesor John Scopes es uno de los grandes acontecimientos (y hay que decirlo también, como están acostumbrados, fue un gran espectáculo en esa época) de la historia judicial estadounidense. Miles de curiosos, alrededor de doscientos periodistas, banners adornando las calles, puestos de limonada y hasta chimpancés disfrazados con trajes de etiqueta, convirtieron este juicio (que dicho sea de paso, fue el primero en transmitirse por radio en vivo en la historia americana), en un gran carnaval. En realidad, John Scopes fue un arma publicitaria en las manos de dos grandes asociaciones, la ACLU (Unión Americana de Libertades Civiles, por sus siglas en inglés) y los Fundamentalistas Cristianos, quienes terminaron siendo los protagonistas de este magno evento. La defensa corrió a cargo de Clarence Darrow, un abogado de ‘izquierda’ que había tenido un notable éxito defendiendo a huelguistas, líderes sindicales y anarquistas. Entre sus características, también se encuentra que era ateo, demócrata y partidario de la candidatura a la presidencia de ese país de William Jennings Bryan, a quien irónicamente enfrentó en el juicio (como lo muestra la imagen).

El 10 de julio de 1925, en el palacio de justicia del Condado Rhea, quedó atestado de personas, casi un millar acudieron a presenciarlo, alrededor de 300 quedaron de pie.  El juez John T. Raulston que presidió el juicio, propuso mover el juicio a una tienda de campaña, donde sentar a 20,000 personas. El juez, un conservador cristiano que ansiaba publicidad, se mantuvo flanqueado por dos policías, quienes estuvieron manipulando dos enormes ventiladores, con el fin de mantener al aire circulando. El jurado compuesto de doce ciudadanos (que contaba entre sus filas a 10 granjeros, y once de los miembros eran asistentes regulares al templo), fue designado de inmediato. El procedimiento de apertura del juicio, contra las objeciones de Darrow, fue una oración. El juicio se aplazó durante el fin de semana y el domingo, William Jennings Bryan pronunció el sermón en el templo Metodista de Dayton. Aprovechó la ocasión para atacar la estrategia de la defensa en el caso Scopes. Mientras Bryan hablaba, el Juez Raulston y toda su familia escuchaba con atención… y en primera fila.

En el primer día del juicio, la defensa trató de anular el procedimiento por motivos constitucionales, tanto estatales como federales. El objetivo de la defensa no era la absolución de John Scopes, sino obtener una declaración emitida por un tribunal superior (US Supreme Court), aboliendo leyes que prohibieran la enseñanza de la evolución (Este objetivos no se llevaría a cabo hasta 43 años después, en el caso de Epperson Vs. Arkansas). Como era de esperarse, el Juez Raulston denegó la petición de la defensa.

Las declaraciones de apertura fueron retratadas como una batalla titánica entre “El Bien  y el Mal” o “La Verdad contra la Ignorancia”. Bryan afirmaba que “Si la evolución gana, el cristianismo desaparece”, contra esto, Darrow respondía que “No es Scope el que está en juicio, sino la civilización, además de abrir las puertas a un reino de intolerancia sin precedentes desde la Edad Media”.

Después de una serie de interrogatorios, el Juez comenzaba a impacientarse, así como Darrow, pues era notorio de que parte era partidario el Juez.  Incluso, cuando el juicio se transfirió al exterior, Darrow solicitó la remoción de un señalamiento que decía “Lean la Biblia” o que colocaran uno que dijera “Lean acerca de su Evolución”. El Juez ordenó su remoción.

En el séptimo día del juicio, el Juez Raulston cuestionó si tenía más evidencias que presentar. Lo que siguió a esa pregunta, el New York Times lo describió como “La más sorprendente escena en una corte en la historia anglosajona”. Como respuesta, solicitaron la presencia de William James Bryan, dado su perfil como experto en la Biblia. Bryan asintió, estipulando que entonces el tendría la oportunidad de interrogar a los abogados de la defensa. Bryan, ignorando las preocupaciones de sus colegas, tomó asiento en el banquillo de los testigos y comenzó a abanicarse.

Darrow comenzó el interrogatorio con una pregunta discreta: “Usted ha estudiado considerablemente la Biblia ¿no es así Sr. Bryan?” a lo cual contestó: “Si, lo he hecho. He estudiado la Biblia por casi cincuenta años”.  Entonces inició una serie de preguntas diseñadas para minar una interpretación literal de la Biblia. Bryan fue interrogado acerca de una ballena que se tragó a Jonás, Josúe haciendo que el Sol se detuviera, Noé y el diluvio, la tentación de Adán en el Jardín del Edén, y la creación, de acuerdo al Génesis. Después de que, inicialmente Bryan había expresado que “Todo en la Biblia debe ser aceptado como se menciona en ella”, finalmente, concedió que algunas palabras no debían de tomarse siempre en forma literal, y a las incesantes preguntas de Darrow, como aquella de si los seis días de la creación descritos en el Génesis, eran de 24 horas, Bryan respondió: “Mi impresión es de que se trata de periodos”.

Bryan, quien inició su testimonio en forma calmada, poco a poco la fue perdiendo, debido al persistente ‘bombardeo’ que le sometió Darrow. Hubo un momento, en que un ya exasperado Bryan dijo: “Yo no pienso en cosas que no quiero pensar”, a lo cual Darrow preguntó: “¿Usted piensa acerca de las cosas que usted piensa?” Bryan respondió, con la desdeñosa risa de los espectadores “Bueno, en ocasiones”. La batalla entre ambos continuo, Bryan acusó a Darrow de “Calumniar contra la Biblia”. Después indicó que no contestaría más preguntas impertinentes porque “Quería que el mundo supiera que este hombre, que no cree en Dios, estaba tratando de utilizar una corte en Tennessee…” Darrow lo interrumpió para decir “Objeto su declaración y sus tontas ideas que ningún cristiano inteligente en la Tierra cree”. Después de este arrebato, el Juez Raulston levantó la sesión. Al día siguiente, el Juez le indicó a Bryan que no retornara al estrado y que su declaración se eliminaría de los registros.

La confrontación fue reportada por la prensa como una derrota para Bryan. “Como una leyenda, Bryan fue destruido por su testimonio ese día”. Su desempeño fue descrito como un “un golpe digno deun guerrero borracho”. Darrow sin embargo, tampoco escapó del critica y fue tachado como un “cínico anti-religioso”.

Después de ocho días de juicio, y nueve minutos de deliberación, Scopes fue declarado culpable y se le impuso una multa de 100 dólares, que dicho sea de paso, este veredicto fue revocado, por un tecnicismo.

A manera de conclusión

Es increíble que en pleno 2010, la enseñanza del Darwinismo sea tema de debate.  Una película británica sobre Darwin no encontró distribuidor en EEUU después de que fuera ‘destrozada’ por críticas en páginas de Internet cristianas. Los expertos no parecen sorprendidos por esto, dado que creen que la mayor parte de la gente piensa que hay más en la vida de lo que podemos ver, sentir o medir. La situación es muy parecida a la Edad Media, la religión es simplemente lo más importante, y la ciencia (y sus seguidores) formamos parte de una minoría, la cual, dicho sea de paso, y aprovechando este espacio de expresión, ya debería tener una ley que garantice el respeto a nuestro derecho de no creer en un Dios, y me refiero al sinnúmero de discriminaciones que recibimos frente a los grupos religiosos, sobre todo, para aquellos involucrados en las decisiones políticas de los pueblos (Saludos ‘Santa Sede’).

http://elcerebrodebroca.wordpress.com/2010/07/18/el-juicio-de-los-monos/