¿qué conoces sobre el islam?

25 Jul

¿Cuántas veces menciona el Corán la palabra “amor”?
En el sentido del amor por todas las cosas, de amor impersonal, compasivo, del estado de amor infinito, NINGUNA.
Hay referencias al amor de los fieles hacia la divinidad y al amor del mismo Alá, pero tampoco éstos son el infinito amor-compasión (karuna) de la tradición budista o yoga, ya que ciertamente Alá y sus representates en la tierra son muy capaces de enviar a sus fieles a la guerra santa contra los no creyentes, y encima, Alá puede luego condenar a estos infieles a un infierno eterno, probablemente la cosa más incompatible con el amor que se pueda concebir.

¿Cuántas veces el Corán menciona la palabra “castigo” en tono amenazante?

332 veces.

¿Cuántas veces Mahoma se casó por amor?

Algunos biógrafos musulmanes de Mahoma afirman que solo una vez se casó por amor; fue cuando él tenía ya más de 50 años, y lo hizo con una hija de su amigo que entonces tenía 6 años (este matrimonio se realizó por un sueño de Mahoma). Según los Hádices, se consumó el matrimonio cuando la niña tenía 9 años. Los biógrafos también afirman que los demás matrimonios fueron por cuestiones económicas o políticas, a fin de expandir el Islam.
Estas conductas están totalmente justificadas y hasta elogiadas por los modernos biógrafos de Mahoma, y sus comentarios aparecen en varias traducciones del Corán.
Aparte de estas esposas, Mahoma también tuvo concubinas, algo que el Corán prohibe expresamente.
Mahoma fue muy coherente en su vida privada con la falta de amor por el otro (tal como nosotros lo concebimos) que respira el Corán… y ni hablar del amor por la Naturaleza.
¿Cuántos muertos causó la Jihad, expansión del Islam por la espada, a través de toda la historia?
En un reportaje en Frontpage Magazine, Bill Warner, el director del Center for the Study of Political Islam (CSPI) respondió a esta pregunta. Bill Warner está relacionado con un grupo de académicos que estudian el Islamismo político.
La gran sorpresa de esta estadística es que las principales víctimas del islamismo no son cristianos, hindúes ni judíos, como podría pensarse, sino los…

Africanos
Thomas Sowell estima que once millones de esclavos fueron embarcados a través del Atlántico, y que catorce millones fueron enviados a las naciones islámicas de Africa del Norte y el Cercano Oriente. David Livingston estimó que por cada esclavo que alcanzó la plantación murieron otros cinco, siendo muertos en el raid o por la marcha forzada debido a enfermedad o privación.
Así que, de 25 millones de muertos enviados al mercado, tenemos una mortandad colateral de cerca de 120.000.000 de personas. Los musulmanes llevaron adelante el comercio mayorista de esclavos en Africa.
Cuenta final: 120.000.000 de africanos

Hindúes
Koenard Elst, en “Negationism in India” (Negacionismo en India) da un estimado de ochenta millones de hindúes muertos en la Jihad total contra la India. Esta gran masacre es uno de los crímenes olvidados de la humanidad.
Muertos totales: 80.000.000 de hindúes

Cristianos
El número de cristianos martirizados por el Islam es de nueve millones. Una estimación gruesa de Raphael Moore en Historia de Asia Menor es que otros cincuenta millones murieron en guerras por la Jihad. Esta lista también considera al genocidio armenio en manos de Turquía. Así que con la cuenta de un millón de cristianos africanos muertos en el siglo XX tenemos:
60.000.000 de cristianos

Budistas
La Jihad mató a budistas desde Turquia hasta Afganistán, a través de la Ruta de la Seda, y en la India. El total, gruesamente, es cerca de diez millones.
Muertos totales: 10.000.000 de budistas

Judíos
La Jihad en Arabia fue 100% efectivo, pero los números están en los miles, no en los millones. Después de los judiós se subyugaron y devinieron en dhimmis (sirvientes y ciudadanos de segunda clase) del Islam, y no tuvieron poder geográfico ni político.

Esto da una cantidad aproximada total de 270.000.000 de muertos por la Jihad

¿Mahoma tuvo esclavos?

Según los Hádices, sí. A pesar de la prohibición coránica de diferenciar a los hombres por el color de su piel o su raza, Mahoma tuvo a una esclava judía como parte de su harén, y en los Hádices se menciona la toma de esclavas en las guerras: luego de una campaña, Mahoma ordenó a sus guerreros matar a todas las mujeres “que habían tenido trato con los hombres”, mientras que respecto a las otras (las vírgenes) les dijo “guárdenlas para ustedes”. Esta barbaridad tiene su origen en un mandato de Dios hecho a Moisés, nada menos:

“Maten a todos los varones entre los pequeños, y maten a cada mujer que ha conocido a un hombre acostándose con él. Pero todas las jóvenes muchachas que no han conocido hombres…, guárdenlas vivas para ustedes.” Moisés, retransmitiendo las órdenes de Dios a su pueblo, Números 31:17-18

De hecho, en ciertas áreas musulmanas el tráfico de esclavos aún persiste hasta nuestros días. Pero hay más: un guerrero preguntó a Mahoma sobre si debían cuidarse para no dejar a las prisioneras embarazadas durante las violaciones que seguían a las batallas, a lo que él replicó que no, que la llegada de un nuevo ser al mundo estaba predeterminado por Allah y nada podía hacerse al respecto.

¿El Corán fue revelado por Dios directamente a Mahoma?

No. Según la tradición, quien reveló el Corán a Mahoma fué el arcángel Gabriel. Al principio esas revelaciones le ocurrieron en soledad y Mahoma pensó que se estaba volviendo loco, mientras que posteriormente fueron en público y se revolvía y gritaba tanto que pedía que le cubrieran con una manta mientras durara el episodio.
Esto es algo muy diferente de lo que entendemos como revelaciones lúcidas, sobre todo desde el punto de vista esotérico. Para el Yoga, Budismo, Teosofía y Taoísmo, las revelaciones surgidas de la percepción sólo pueden ocurrir en un contexto de profunda quietud mental, de paz y afecto.

¿Tiene el Corán algún orden lógico o temporal?
Ninguno. En algún momento, los recopiladores del Corán ordenaron los capítulos según su extensión, colocando las más largas al principio.

¿El Corán es considerado como un libro perfecto por los musulmanes?
Absolutamente. En uno de los capítulos dice que la prueba de que el Corán es divino consiste en su carencia de errores, y que los errores son la marca de las cosas hechas por el hombre.
Por lo tanto, si el Corán tuviera errores, sería obra de un ser humano, según el mismo Corán.

¿Tiene errores o contradicciones el Corán?

Varios, y muy importantes. Este es un tema aparte, que merece su propio espacio, hay muchos lugares en Internet donde se discute sobre ellos, y cada vez más autores de países islámicos están denunciando sus inconsistencias.
Ver Annotated Skeptic Qu’ran y http://www.answering-islam.org.uk

¿Es la Piedra Negra de la Kaaba en La Mecca un elemento genuinamente islámico?

No; la Piedra Negra era venerada por las tribus árabes en la Meca desde mucho antes del advenimiento de Mahoma.
Se cree que es un meteorito, y formaba parte de un conglomerado de ídolos que eran adorados en la Meca. Mahoma prohibió todo culto a los ídolos, pero conservó esta tradición, lo que paradojalmente coloca algo que puede ser considerado un ídolo en el centro mismo de veneración de la religión iconoclasta por excelencia.
De todas maneras, en los principios del islamismo la Kaaba no fué el lugar hacia donde los musulmanes debían dirigirse a orar, sino Jerusalén. Luego, a raíz de conflictos con los judíos, Mahoma cambió esto.

¿Es el mensaje del Corán acerca de matar a los infieles válido para todas las
generaciones o fue específica para el tiempo de Mahoma?

El Corán ordena matar a los infieles sin demasiadas especificaciones sobre las circunstancias o motivos. Algunos intérpretes modernos del Corán, quizás tratando de dar forma a un islamismo más humano, tratan de justificar este versículo diciendo que fue una orden dada a los seguidores de Mahoma que en ese momento se hallaban rodeados de enemigos. Y así proceden con otros versículos que hoy día son mirados como erróneos o muy conflictivos.
Pero la verdad es que los musulmanes se enfrentan aquí a una contradicción insalvable:

Si el Corán tiene versos que fueron dirigidos solamente a los primeros musulmanes, entonces ni es de vigencia absoluta ni puede ser considerado una guía para cuestiones del presente.
Por otra parte, si el Corán está dirigido a los musulmanes de todos los tiempos, entonces el matar infieles y otras bellezas – como los castigos coránicos – son mandatos divinos y eternos, con plena vigencia actual.
Este dilema no puede ser resuelto por ningún musulmán en forma satisfactoria, y es una de las más importantes causas de conflictos entre ellos mismos.

¿Cuáles son las razones que pueden causar la aplicación de la pena de muerte en el Islam?
Son muchas las cosas que pueden causar una condena a muerte en el Islam, y es bueno recordar que la mayoría de ellas proviene directamente de la Biblia, como el adulterio (muerte por apedreamieno para la mujer, solamente), la herejía y la homosexualidad. Otros son específicos del islamismo, como posesión de alcohol o drogas y blasfemar contra el Islam.
Pero la más llamativa de todas las causas de pena de muerte en el islamismo es, ni más ni menos, que la apostasía.
¿Conocen alguna otra religión que condene a muerte a quienes la abandonan? ¿No sería esto propio de la más fanática de las sectas y algo a ser prohibido por las leyes de cualquier país civilizado?
El hecho de que la mayoría de los países islámicos de hoy no cumplan al pie de la letra tales leyes sólo habla de que ellos están ignorando a sabiendas las palabras de sus libros sagrados. Exactamente lo mismo le cabe a los judíos, que mantienen una lista de antiguas causas de condenas a muerte (por ejemplo, para los homosexuales). En cuanto a los cristianos, ellos están más liberados del deber de matar a estas personas, ya que Cristo anuló la vigencia de las antiguas leyes bíblicas con una sola frase al perdonar a la mujer adúltera diciendo: “el que esté libre de culpas que tire la primera piedra.” Además, hizo algo muy similar cuando mandó a guardar la espada a Pedro, quien lo quería defender de los romanos.
Según Cristo, esto deja la aplicación de la justicia, sin más ni menos, en manos de seres imperfectos. Esto es algo que los católicos no han terminado de aprender aún, pero al menos el Vaticano ha ofrecido menos resistencia a ser civilizado por el avance del humanismo y las ciencias, cosas que los gobiernos absolutistas islámicos aborrecen por sobre todas las cosas.

¿Cuáles son las principales razones de las conversiones al Islam que se registran en Occidente?
Básicamente, hay dos razones principales: la sincera conversión por la fe, y la conversión – no tan sincera – al sistema social musulmán, más que a la doctrina.
Siendo la conversión por fe algo muy personal, analicemos la segunda razón.

La mayoría de la gente en Occidente, particularmente en Europa, se lleva una sorpresa mayúscula al enterarse de la razón por la que un amigo o un pariente se han vuelto musulmanes: los conversos citan como causa fundamental el orden social y familiar que el Islam le proporciona.
¿Cómo puede explicarse esto cuando estamos hablando de hombres y mujeres de todos los niveles culturales y sociales, viviendo en países con tantos beneficios sociales y culturales como Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Francia o los países escandinavos?
La respuesta que esconde esta pregunta es de lo más asombroso, toca la médula misma del ser humano y explica en parte el gran éxito que ha tenido el islamismo desde su fundación.
Para hacerlo simple: el islamismo es la religión mayoritaria más sincera con los mecanismos biológicos esenciales del hombre y la mujer.
Dicho de otra manera: el islamismo es totalmente sincero con los deseos más profundos del macho y la hembra, con sus instintos básicos.
Según estudios recientes, el macho humano es proclive naturalmente a la poligamia, tal como se ve en el resto de las especies de mamíferos. De igual manera, la mujer puede soportar mucho más fácilmente la situación de ser parte de un harén a cambio de la seguridad para ella y sus hijos proporcionada por un hombre fuerte (de nuevo, tal como la mayoría de las hembras de los mamíferos).
Desde lo estrictamente biológico, los matrimonios poligámicos tienen un montón de beneficios que los monógamos no pueden cumplir acabadamente.
Veamos algunos ejemplos, comenzando por los hombres.

El macho necesita tener la seguridad total de que está cuidando de sus propios hijos y no el de algún otro; el sistema musulmán proporciona esta seguridad a través de la reclusión y sumisión de las mujeres a sus maridos en casi todos los aspectos de la vida cotidiana ( en muchos países incluso deben pedir permiso para salir a la calle).
El macho también tiene un instinto natural de desperdigar sus genes en la mayor cantidad de hembras jóvenes y exclusivas que pueda, sin demasiados conflictos con otros machos. El islamismo le brinda esta posibilidad a través del matrimonio temprano (hasta infantil) con varias mujeres. Y gracias a la reclusión de éstas, evita la confrontación con otros machos.
Mientras un matrimonio monógamo depende de la menopausia de la mujer para seguir teniendo hijos, los musulmanes varones no tienen este problema: el hombre puede casarse a los 14 con una chica de su misma edad (o menor), y cuando tenga 30 años puede tomar otra adolescente. Y lo mismo a los 40 y de nuevo a los 50. O también puede comenzar casado con 2 chicas jóvenes y en la madurez tomar otras 2, etc. Aunque actualmente no sea tan practicado, el que islamismo sea la única gran religión que no tenga problemas con esto la torna terriblemente atractiva para muchos conversos.
Y aún hay más satisfacciones para el macho en la cultura islámica.
Instintivamente, un hombre necesita ser valorado. Un hombre derrotado, despreciado, pierde naturalmente su vigor sexual, su autoestima.
En las sociedades musulmanas, y debido a la enseñanza coránica de la cortesía, no sólo no existe el constante agravio con que suelen ser tratados los machos “perdedores” en Occidente, sino que además tienen en sus casas un pequeño mundo donde él es el centro, un ámbito donde él es la autoridad respetada. Imaginen este argumento como arma de conversión entre las clases bajas. Además, al no existir la exposición de hembras deseables que incitan a la brutal competencia de los machos entre sí – como sucede en Occidente – la amistad entre hombres en el mundo musulmán es más fácil. De hecho, es la única opción… prácticamente no existe la amistad entre hombres y mujeres que no sean parientes.
En resumen, más que ninguna otra religión, el islamismo le da al hombre la satisfacción de sus más profundos instintos de reproducción variada y segura, si bien con un algún sacrificio respecto a la cantidad de mujeres con las que puede acostarse. Según algunas estadísticas, en los países occidentales un hombre tendrá sexo en toda su vida con unas 50 mujeres en promedio. Un musulmán típico difícilmente se acostará con más mujeres que sus esposas (1 a 4) ya que la infidelidad en sus países es mínima. Pero a cambio, él tendrá la garantía de que esas pocas mujeres serán solamente suyas.

Hasta ahora hemos visto cómo el islamismo sacía los instintos naturales del macho, pero… ¿que hay de las mujeres? ¿Porqué hay tanta cantidad de mujeres que se convierten al islamismo en Estados Unidos y Europa?
La respuesta, de nuevo, es la misma: satisfacción de los deseos más esenciales de la hembra, siendo éstos la seguridad para sí misma y para sus hijos.
El islamismo, contrariamente a lo que se cree, proporciona un marco social sumamente atractivo para muchas mujeres occidentales, particularmente de las clases trabajadoras: como esposas ellas tienen la seguridad absoluta de que nunca quedarán desprotegidas, ya que en ausencia del marido se harán cargo de ella los familiares de éste o la comunidad musulmana. Prácticamente su vida se reducirá a complacer al marido y criar sus hijos, sin obligación de salir a luchar en el mundo. Esto que puede parecer una pesadilla para muchas occidentales, es sin embargo un irresistible atractivo para millones de otras que sólo anhelan vivir una vida tranquila, protegida y sin mayores contactos sociales fuera de la familia.
¿Algo más increíble aún?
Pues sí: muchas mujeres occidentales desean una familia poligámica. Contrario a la suposición general de que las mujeres de un harén se soportan unas a otras sólo por la autoridad del marido, las mujeres de una familia poligámica son relativamente felices, y carecen de celos entre sí.
La poligamia ha sido una forma natural de vida a lo largo de toda la historia humana, y su éxito se debe sobre todo a que el instinto de exclusividad sexual del hombre no está presente en las mujeres, que ven en las otras esposas una ayuda para la casa y una compañera de vida (recordemos que las musulmanas llevan una vida relativamente recluída).
Para los hombres es difícil imaginar con cuánta fuerza late en el corazón de una mujer el instinto maternal. Una madre que tiene asegurada la buena crianza de sus hijos tiene resuelta la cosa más importante de su vida… y con largueza. Si bien lo anterior ocupa un lugar central entre las razones de conversión al Islam por parte de las mujeres, debemos mencionar que hay más aspectos de la cultura musulmana que también son un atractivo para muchos. Por ejemplo, al estar prohibido el alcohol los países musulmanes, éstos se ahorran una cantidad enorme de problemas propios de los países culturalmente alcohólicos, como la delincuencia.
Para ciertos individuos la vida cotidiana amable y resignada de los pueblos musulmanes les produce paz, mientras otros se sienten a gusto con ellos debido a que la islámica es una sociedad muy poco racista (esto último impacta fuertemente en los negros de Estados Unidos, que muestran un alto índice de conversiones).
Estos “logros”, si bien se hacen a costa de muchas libertades y derechos humanos básicos, dan una sensación de solución a problemas que los occidentales hasta temen mirar, y son, finalmente, causa importante del crecimiento de aquella religión.

Por último, un dato importante: el crecimiento del islamismo a nivel mundial no se debe a las conversiones sino a su explosión demográfica; de hecho, el porcentaje de musulmanes que abandonan su religión también crece en forma sostenida, sobre todo en los niveles de mayor educación.
De ahí la frase de Bin Laden: “Conquistaremos Europa con el vientre de nuestras mujeres”
¿El islamismo provee realmente de mayor seguridad a las mujeres?
Existen libros que explican cómo debe el marido castigar físicamente a su mujer sin dejar huellas corporales, a fin de evitar transgredir las leyes de los países europeos. Todos recordamos la prohibición y quema de la edición de uno de esos libros en Cataluña, escritos por un Imam español. Pero ese Imam tenía razón: castigar a la mujer es un mandato coránico, ni más ni menos. Es parte válida de su religión. Los casos de agresión a las mujeres apenas castigados en los países musulmanes es muy larga, dolorosa y conocida, e incluye la mutilación del clítoris, arrojar ácido en la cara de las mujeres que rechazan a un pretendiente, etc. Y esta lista tiene un colofón inesperado: todos pensamos que las mujeres, al vivir mayormente en estado de reclusión en sus hogares, están bastante seguras y protegidas, pero los datos estadísticos de las Naciones Unidas muestran que en los países musulmanes el índice promedio de violaciones es superior al de los “decadentes e inmorales” países occidentales.
Para los muchachos idealistas, comeflores pacifistas, amantes de los animalitos:
¿Cuáles son los puntos comunes entre el islamismo y las filosofías del autoconocimiento?
Ninguno en absoluto. Nada hay más diferente del budismo original o las enseñanzas de Krishnamurti que las religiones teístas organizadas como la islámica, católica, judía, y otras corrientes devocionales o ritualistas, entre los que se encuentran las diferentes sectas hindúes y budistas .
Los resultados están a la vista; actualmente no existe ninguna sociedad perfecta donde existan, a la vez, completa libertad, sabiduría, relación con la Naturaleza y creatividad.
La mejor demostración de la inutilidad de rezos y rituales es el estado actual del mundo luego de miles de años de continuos pedidos de paz y amor a los diferentes dioses y santos. Para convencerse de esto, ¿hay algo mejor que mirar los noticieros y ver como se matan árabes y judíos? Lo que sucede en Jerusalén, ciudad sagrada para cristianos mundnos, judíos y musulmanes, es la mejor prueba de la inefectividad de estas religiones para crear un paraíso en la tierra.
Luego de cientos y cientos de años de prevalencia absoluta de la religión monoteísta en Occidente, ¿cuánto tiempo más hay que darles para que establezcan la paz en la tierra? El estado de continua violencia de esa ciudad tan sagrada para todos ellos, a través de los siglos, habla por sí solo al respecto.
Por otra parte, el mundo no conoció mejores edades de oro en arte y sabiduría que aquellas épocas en que predominó la mente inquisitiva, la que busca ver por sí misma, lo que invariablemente conduce a una explosión de creatividad.

Todas y cada una de las civilizaciones doradas de la humanidad (la India de los Vedas y del apogeo budista, el Oriente taoísta – budista, y en su medida, la Grecia antigua) fueron destruidas por el retorno de las religiones ritualistas o devocionales. El Islam se ha destacado entre las religiones que aplastaron culturas florecientes, mostrándose particularmente eficaz en borrar hasta los últimos restos en Afghanistán e Indonesia. También, luego de su paso, nada quedó del fulgor de la refinada Bizancio, ni del milenario Egipto, ni de la Persia zoroastriana y causó un gran retroceso filosófico en la India durante su dominio.

¿Es posible que las leyes y costumbres inhumanas de los musulmanes tengan su origen en malinterpretaciones del Corán, siendo este un libro básicamente no violento?
Juzguen por ustedes mismos; el Corán está online en varios sitios web, incluso con buscadores de palabras.
Nuevamente pedimos corrección si existe algún error; este pedido está dirigido especialmente a los lectores musulmanes. Pretendemos decir la verdad, no atacar injustamente.

¿Hay relación entre las prácticas islámicas comunes y el lavado de cerebro de los omunistas y los sectarios?

La relación es total: los múltiples rezos diarios que involucran actitudes físicas, repetición de palabras, largos ayunos, prohibición o limitación de acceso a información contraria, el temprano condicionamiento infantil, aislamiento de otros grupos religiosos y sociales, limitación educativa, reglamentación de la vida afectiva y sexual, promoción de conductas grupales con obediencia ciega y reverencia al líder, etc.
Aunque estas cosas también se ven en muchas ramas del cristianismo en Occidente, la mayoría de las corrientes islámicas se caracterizan por promover lo que nosotros denominaríamos “fanatismo”. De hecho, esa palabra deviene del árabe, donde tiene sentido positivo.
Las pruebas del efecto que estas prácticas causan en las personas son evidentes: en proporción a su población mundial, es demasiado pequeño el número de musulmanes que se han destacado globalmente en las ciencias, humanidades, artes e incluso deportes. Suponemos que esto es debido a que el pensamiento inquisitivo y creativo ha sido aplastado en la mayoría de los países islámicos. No creemos que sea por motivos económicos, ya que algunos países musulmanes relativamente ricos ofrecen espectaculares universidades gratuitas a sus jóvenes.
El hecho crudo es que un musulmán integrista no puede ser diferenciado psicológicamente de las víctimas de cualquier secta con técnicas de lavado cerebral, y tampoco pueden serlo la mayoría de la población de muchos países con estricta política islámica.

¿Cuál es la diferencia clave entre el islamismo y las demás grandes religiones?
Todas las religiones dicen de una u otra manera que son el mejor camino hacia Dios o la Iluminación. Pero sólo una dice que todas las demás son satánicas o que deben ser sojuzgadas: el islamismo.
Es por esto que es la única religión que ha demostrado sobradamente a lo largo de los siglos que es absolutamente incapaz de integrarse pacíficamente con otras religiones en condiciones de igualdad. Es también la única religión que ha logrado fragmentar a la India. A través de toda su historia, el islam ha causado problemas no sólo cuando ha sido absoluta minoría y no ha tenido ninguna posibilidad de ocupar una región e independizarse o de tomar el poder.
El Corán pide expresamente a los musulmanes que no se hagan amigos de los infieles, y esto es el fin de toda esperanza de integración entre los musulmanes y los kafires (los que no lo son).
Esta es la marca más característica del islamismo; ninguna otra religión se ocupa de separar tanto a sus fieles de los demás y a la vez condena a muerte a sus propios seguidores en caso de apostasía – abandono de la religión.

¿Porqué los países islámicos no petroleros son tan pobres?

¿Porqué los países musulmanes no petroleros son tan pobres?
Hay varios motivos, que inciden no sólo en su pobreza sino también en su atraso a nivel educativo, político y social.
En general, hay consenso en que la cultura islámica tradicional no es compatible con un estado moderno y progresista, porque hay costumbres musulmanas que son causa directa del retraso económico-social:

La relegación de las mujeres. Al negárseles educación superior o la libertad de trabajo a las que estamos acostumbrados en occidente, el mundo musulmán renuncia a un porcentaje importante de su potencial humano.
Las costumbres religiosas. Los musulmanes devotos deben rezar varias veces al día. Esto ocasiona la pérdida de millones de horas de trabajo y educación por año. Además, existe un mes entero (el Ramadán) durante el cual no comen durante el día, causando debilidad y el lógico descenso en las capacidades laborales y de estudio.
La educación. En la mayoría de los países musulmanes se da más énfasis al estudio del Corán que de los libros científicos. En la cultura islámica el pensamiento lógico no es valorado como en Occidente, y la ínfima contribución actual del mundo islámico en casi todas las áreas del progreso humano son una muestra definitiva de ello.
La sobrepoblación. Tradicionalmente, los musulmanes son familias supernumerosas. Esto conlleva un sinnúmero de problemas a los que estamos acostumbrados en la católica latinoamérica, por ejemplo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: