Archivo | 11:21 PM

Sexualidad y Erotismo en La Pareja. Bernardo Stamateas

25 Jul
Anuncios

Charles Stanley – La Paz del Perdón

25 Jul

La Amargura- el pecado más contagioso- Jaime Mirón

25 Jul

Batallando la Incredulidad de la Envidia (John Piper)

25 Jul

Batallando la Incredulidad de la Envidia
Por John Piper

  • Salmo 37:1-7 ” No te irrites a causa de los malhechores; no tengas envidia de los que practican la iniquidad. Porque como la hierba pronto se secarán,y se marchitarán como la hierba verde. Confía en el SEÑOR, y haz el bien; habita en la tierra, y cultiva la fidelidad. Pon tu delicia en el SEÑOR, y El te dará las peticiones de tu corazón. Encomienda al SEÑOR tu camino, confía en El, que El actuará; hará resplandecer tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía. Confía callado en el SEÑOR y espérale con paciencia; no te irrites a causa del que prospera en su camino, por el hombre que lleva a cabo sus intrigas.”

Una Definición de Envidia

Una de las barreras de cuidar para otras personas es que les envidiamos. Esta noche vamos a hablar de cómo librar la batalla contra la incredulidad de la envidia. Aquí está la definición.

Hoy por la tarde, mientras analizaba lo que es la envidia—y al revisar mi pensamiento contra la definición del diccionario Webster—dos cosas resultaron evidentes.

1) La envidia conlleva un elemento de deseo. Alguien ha experimentado una ventaja o beneficio en la vida y tú lo quieres para ti. Eso no necesariamente te convierte en envidioso, porque esa clase de deseo está bien cuando su deseo es imitar a quienes viven en santidad.

2) El otro elemento—y éste es el que hace que la envidia sea mala—es cuando el deseo está marcado por el resentimiento de que las cosas salgan bien para otros pero no para ti. Eso lo convierte en envidia.

Asi, en breve, la envidia es una mezcla de deseo de algo con resentimiento hacia otra persona que lo disfruta pero que tú no lo tienes. Las cosas no van muy bien contigo pero las cosas van bien para otros y eso es lo que te corroe algunas veces. ¿Por qué le va tan bien a aquella persona cuando mí no me va igual de bien?

Las Oportunidades para la Envidia Abundan

Lo siguiente que hice esta tarde fue tratar de encontrar ejemplos reales. Traté de encontrar ejemplos de envidia dentro de mi propia vida, en mi imaginación y en las vidas de otras personas.

¿Cuáles son algunas ilustraciones de la envidia? Veamos si tú podrías encontrarte en estos escenarios:

Pensé en el Sr. Dukakis y en el Sr. Bush, y pensé que ésta podría ser una oportunidad de envidia. Si un hombre dedica un año de su vida, muchísimo dinero y muchísimo esfuerzo para convertirse en el siguiente presidente pero pierde la carrera—aún cuando piensa que es el candidato idóneo, tiene mejores políticas y tiene un mejor compañero de fórmula—pienso que fácilmente podría quitarle el sueño y corroerle por dentro que las cosas no hayan salido como esperaba. Podría sentir que dedicó muchísimo tiempo y energías que no le llevaron a ninguna parte.

¿Y si su amigo o amiga se casa y tú no? Quizás tú has conocido a este amigo o amiga desde hace mucho tiempo y esta persona se está casando y tú no. Tú podrías resentirte un poco de que esto le esté sucediendo a él o a ella y a ti todavía no.

O digamos que uno de tus hijos sufre de una enfermedad crónica mientras que las demás familias a tu alrededor siempre se ven saludables. Podrías tú pensar, mi hijo siempre está enfermo. Mi hijo se encuentra enfermo semana tras semana y sufre de problemas extraordinarios, pero esas otras familias, que no son mejores que nosotros, siempre se encuentran bien.

Y si tú sólo eres suplente en el equipo de la escuela secundaria. Todo lo que haces es calentar la banca mientras que el muchacho titular, aunque sea un sabelotodo, está siempre en los juegos.

O supongamos que tienes un amigo que juega a la lotería. Es un sinvergüenza pero gana un millón de dólares. Tú podrías pensar que mereces ese dinero más que tu amigo.

O eres un pastor y observas el crecimiento de otras iglesias mientras que la tuya fluctúa entre permanecer igual o crecer un mínimo. Tú piensas que esto no debería ser así.

O quizás tú piensas que otros son más atractivos o atractivas, o que están más a la moda que tú. Dios te dio tus características personales, pero qué fácil es caminar por la vida, ver a otros que son más atractivos o atractivas y sentir envidia de ellos.

Una Prohibición y una Advertencia en Contra de la Envidia

Hay tantas oportunidades para la envidia. Es una amenaza universal para nuestro gozo y nuestro cuidado por los demás. Entonces, ahora quiero analizar un texto donde la envidia está prohibida en las Escrituras, ver las consecuencias de caer en ella, y luego hablaremos de cómo combatirla. Y considerando nuestro tiempo, solamente vamos a asumir casi solo esas dos primeras.

En principio, yo asumo que ustedes estan de acuerdo conmigo en lo que dice la Biblia, No seas envidioso. ¿Podríamos comenzar sólo con eso? Aquí tengo cuatro textos. El Salmo 37:1, Proverbios 23:17, Gálatas 5:26, I Pedro 2:1. Todos dicen, No seas envidioso. Entonces ser envidioso no es bíblico. Ceder a la envidia va contra la voluntad de Dios.

Y luego podríamos hablar acerca de las advertencias. Examinemos aquí un pasaje. Gálatas 5:21 es el pasaje que habla de los deseos de la carne y de los frutos del Espíritu, y uno de los deseos de la carne es la envidia.

Gálatas 5:19,- “Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos”—lo cual, a propósito, creo que es una subespecie de la envidia.

Traté de pensar, ¿Debería predicar sobre los celos? Esto lo pensaba en agosto pasado. Y mientras lo pensaba y pensaba, llegué a la conclusión de que los celos son una especie de envidia. Lo que quiero decir es que los celos son una especie de envidia dirigida hacia otra persona, quien recibe afecto que tú crees que deberías tener. Tú sientes celos de otra persona cuando ésta recibe afecto de alguien que según tú, debería de dar su afecto a ti.

Ahora bien, los celos podrían ser saludables. Dios siente celos del amor que debería brindársele a Él. Y un esposo o esposa debería tener derecho a sentir celos en una mala relación que ve desarrollarse entre su cónyuge y otra persona. Pero también están los celos enfermizos. La razón por la cual no nos enfocamos en los celos es porque yo creo que lo que diré acerca de la envidia también aplica a los celos, porque éstos son una sub-categoría de la envidia.

“Enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos, envidias”— ése es el inicio del versículo 21—”borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”

Entonces, aquí está la advertencia. Esto es un asunto muy serio. Todo lo que estoy predicando en estos sermones del otoño son cosas muy serias. En otras palabras, si tú das rienda a este estado de incredulidad de la envidia, ésta podría tomar tu vida y causar un naufragio en tu fe y como resultado, te verá perdido.

Luche Contra la Envidia Como lo Hizo el Rey David

Muy bien. Hemos visto lo que es; hemos visto que la Biblia la condena y hemos visto que hay consecuencias negativas si tú te deja llevar por ella indefinidamente. Ahora hablemos sobre cómo luchar contra ella. Esa es la parte más seria y el Salmo 37 es donde comenzaremos.

Este es un gran Salmo para hablar de cómo luchar contra la envidia porque comienza con el punto principal de “No tengas envidia.” Luego, en los primeros 11 primeros versículos, puedo contar que hay seis razones sólidas de por qué no ser envidioso. Lo que estoy tratando de hacer esta noche es darte un ejemplo de cómo librar una batalla de fe dentro de tu devoción.

Cuando te despiertas por la mañana y sientes por dentro envidia hacia alguien en el trabajo, un miembro de la familia o alguien más y tú dice, “Esto no debe suceder. ¿Qué puedo hacer al respecto?” Aquí está lo que puedes hacer. Saca su Biblia, arrodíllate en oración y comienza a leer. Busca las promesas bíblicas que matan la envidia. Pero para hacerlo, deberás reflexionar, antes que nada, que la envidia es una forma de incredulidad.

Veamos entonces el Salmo 37:

“No te irrites a causa de los malhechores; no tengas envidia de los que practican la iniquidad.”

Allí está. La afirmación básica: no tengas envidia de los que practican la iniquidad, no te irrites a causa de ellos.

“Porque como la hierba pronto se secarán, y se marchitarán como la hierba verde.”

Y luego, yo creo que el versículo 3 nos dice lo que debemos hacer en su lugar. Esto es lo opuesto a la envidia:

“Confía en el Señor, y haz el bien.”

Y luego en la frase siguiente hay un mandato o una promesa. Yo pienso que se trata de ambos. La Versión Revisada dice,

“Habita en la tierra, y cultiva la fidelidad.”

Podría ser “disfruta la seguridad,” pero, literalmente dice “cultiva la fidelidad.” De cualquier manera, yo creo que se trata de la fidelidad de Dios y por lo tanto la idea de la seguridad es correcta y buena.

“Pon tu delicia en el Señor y Él te dará las peticiones de tu corazón.” “Encomienda al Señor tu camino, confía en Él, que Él actuará.”

Observa que esas cosas positivas son lo que tú deberías poner en tus emociones en lugar de la envidia. “Confianza” (versículo 3), “Deleite” (versículo 4), “Encomendarse” (versículo 5) y “Confianza” de nuevo en la segunda mitad del versículo 5. Entonces, la razón por la que escogí el Salmo 37 esta noche es porque nos enseña que la envidia es una incredulidad, o tiene sus raíces en la incredulidad. Y el opuesto de la envida que vemos es la fe, o la confianza, o el deleite en Dios, o pasar tus cargas al Señor.

Entonces espero que quede claro que cuando se esté empezando a envidiar—cuando estemos empezando a ver a alguien y a resentir que alguien más tenga algo que nosotros no tenemos—y estemos empezando a perder nuestra paz y la tranquilidad en Dios debido a ello, el tema es la fe. ¿Bien? Hasta aquí eso es el punto.

Seis Razones del Salmo 37 de Por qué es Mejor Creer

Ahora bien, la otra razón por la cual este salmo es tan maravilloso es porque nos da muchas razonas por las cuales no deberíamos ser faltos de fe. Nos dice por qué deberíamos encomendarnos y tener confianza en que Dios está con nosotros. Nos dice que Él obró de una forma que, aún cuando algo se vea muy bien para los demás, las cosas serán mejores para nosotros. Ahora analicemos esto. Escribí seis razones que veo en este capítulo para no dejarnos atrapar por la incredulidad de la envidia.

1) Versículo 2: “Porque como la hierba pronto se secarán, y se marchitarán como la hierba verde.” Entonces, si usted empieza a sentir envidia de un malhechor, como el sinvergüenza que recién ganó un millón de dólares, Dios dice, “Un momento, tú no querrías estar en su lugar. Él se secará como la hierba pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17). Por lo tanto ese es el argumento número uno.

Se repite en el versículo 9: “Porque los malhechores serán exterminados, mas los que esperan en el Señor poseerán la tierra.” Y en el versículo 10: “Un poco más y no existirá el impío.” Por lo tanto, la primera razón por la cual tú no debes permitir que la envidia te domine cuando te sientas inclinado o inclinada hacia un incrédulo o a alguien que no hace el bien, es el pensamiento, “Un momento. Dios ha dicho en su palabra que esta persona se marchitará como las flores, muy rápidamente. Desaparecerá y entonces, ¿quién disfrutará de su prosperidad?

2) Versículo 3: “Confía en el SEÑOR y haz el bien; habita en la tierra, y cultiva la fidelidad.” En otras palabras, esa es la recompensa que viene de confiar en Dios. Confía en Dios y haz el bien y pastarás en pastos verdes. Tus deseos serán cumplidos, lo cual nos lleva a lo siguiente.

3) Versículo 4: “Pon tu delicia en el SEÑOR” (eso significa “confía en el Señor,”), “y Él te dará las peticiones de tu corazón.” Ahora, esa sí que es una promesa asombrosa, porque la envidia usualmente surge cuando no tiene lo que el corazón desea. Ustedes verán a alguien que le pertenece algo que ustedes desearían para sí, y ese será el deseo que falta en su vida. Entonces, la mejor forma de luchar es ir a esta promesa y decir: “Ahora Señor, tú has hecho un pacto conmigo en el versículo 4. Tú dices que si yo pongo mi delicia en ti, me darás las peticiones de mi corazón. Entonces voy a poner mi delicia en ti.”

Ahora bien, eso es un paso principal: confiar en Dios suficientemente de manera en que tú descanses en lo que Él es para ti. También puede tener un efecto profundo en la clase de deseos que tú deberías obtener para quedar satisfecho. Pero todos los deseos que tú tengas serán eventualmente satisfechos. Esa es la esencia de esas asombrosas promesas en Romanos 8:32 (“Él que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con Él todas las cosas?”) O bien, en I Corintios 3:21-23 (“Todo es vuestro: ya sea Pablo, o Apolos, o Cefas, o el mundo, o la vida, o la muerte, o lo presente, o lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.”). La Biblia hace promesas asombrosas a las personas cuyo deleite se encuentra en Dios y no en las cosas.

4) Versículos 5 y 6. “Encomienda al Señor tu camino, confía en Él, que Él actuará; hará resplandecer tu justicia como la luz y tu derecho como el mediodía.” Puedo recordar hace varios años cuando Steve y Susan Roy vivían frente a nuestra casa en la Avenida Elliot. Steve recién había renunciado de InterVarsity. Estaba desempleado. No sabíamos si sería contratado por Bethlehem, y se dedicaba a pintar durante los fines de semana. Y para Steve Roy, un teólogo ciento por ciento, dedicarse a pintar no era lo que quería en la vida.

Un día cuando cruzábamos la calle dijo: “Realmente necesitamos un poco de ánimo.” Puedo recordar estar de pie allí en la banqueta. Dije, “Aquí tienes tu promesa para este día: Isaías 64:4: ‘Desde la antigüedad no habían escuchado ni dado oídos, ni el ojo había visto a un Dios fuera de ti que obrara a favor del que esperaba en Él.’” Y ellos comentaron muchas veces en los años siguientes que podían recordar también ese encuentro aquella tarde. “Dios trabaja para aquellos que esperan en Él.” Eso dice la palabra. Y esa palabra “trabaja” (en hebreo) se encuentra allí en el versículo 5: “Él actuará para ti. Él te reivindicará.” Y esa palabra “reivindicación” también es preciosa, porque una de las cosas que se encuentra detrás de la envidia es el sentimiento de que las cosas no están yendo tan bien para usted como debería ser. Estamos recibiendo un trato sin refinar mientras que, para alguien más, alguien que no lo merece, las cosas van mucho mejor. Lo que queremos es una reivindicación, y eso es exactamente lo que nos ha sido prometido aquí. La reivindicación vendrá.

5) Versículos 9 y 11: “Porque los malhechores serán exterminados, mas los que esperan en el SEÑOR poseerán la tierra.” Y “mas los humildes poseerán la tierra.” Ahora si tú dices, “Muy bien, pero un momento. Yo no soy judío y no espero ser heredero de Palestina,” ten cuidado. Todas las promesas hechas en el Antiguo Testamento a los judíos le serán cumplidas a ti totalmente así como a los judíos y quizás mejor.

¿En qué parte del Nuevo Testamento existe una mejor promesa con casi exactamente las mismas palabras del versículo 11? En Las Bienaventuranzas, “Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.” Muy bien, entonces no heredaré Palestina, solamente la tierra. En realidad, en Romanos 4:13, aquellos como Abraham que son creyentes son los llamados herederos del mundo. I Corintios 6 dice que vas a juzgar a los ángeles. A los discípulos Él les dijo que se sentarían en tronos a juzgar a las doce tribus de Israel. Nosotros, los que no somos discípulos ni apóstoles, juzgaremos a los ángeles. La Biblia está llena de las más estupendas promesas que pueden eliminar cualquier resentimiento que hay detrás de la envidia.

6) Versículo 11: “Mas los humildes poseerán la tierra, y se deleitarán en abundante shalom.” Esta palabra se traduce como “prosperidad”, lo cual en nuestros días no parece actual. En hebreo esto refiere al bienestar total que reciben aquellos que confían.

Entonces, aquí hay un pequeño ejemplo de cómo librar la batalla por la mañana si la envidia comienza a surgir en tu corazón. Tú recibes un texto como este donde dice, “No seas envidioso,” y luego tú dices, “Señor, si voy a superar esta envidia, necesito argumentos poderosos para saber por qué voy a descansar en tí. ¿Podrías darme algunos?” Y luego sólo leas paso por paso. Y cuando llegues a uno, detente y ora, “Señor, por favor abre mis ojos para que vea la maravilla de esta promesa. Y concédeme a través de tu espíritu la capacidad para saborearla, descansar en ella, creer en ella, guiarme por ella, vivir en ella y actuar de acuerdo con tu promesa el día de hoy.” Y pasa al siguiente versículo y repite estos pasos hasta que sientas que el Señor está contigo y le retira este feo sentimiento de envidia.

Municiones Adicionales Contra la Incredulidad

Muy bien, tomemos algunos textos adicionales que puedes utilizar contra la envidia.

Proverbios 23:17: “No envidie tu corazón a los pecadores, antes vive siempre en el temor del Señor.” Y aquí viene esta inmensa promesa: “Porque ciertamente hay un futuro, y tu esperanza no será cortada.” Entonces tenemos una persona que ve a un pecador y observa cómo ésta prospera. Entonces esa persona empieza a sentir que su esperanza no prosperará. Trata de vivir para Cristo pero las cosas no parecen estar saliendo tan bien como le salen al pecador. La Biblia está al tanto de ese problema. El Salmo 37 fue escrito para tratar este asunto y también el Salmo 73.

Algunas veces las historias ayudan más que los textos, especialmente las historias bíblicas. Éstas llegan a donde no llega la literatura expositora. Bien, tenemos aquí una historia que he usado con frecuencia para superar mis tentaciones de envidia. Esta es la historia de un muchacho con cinco hogazas de pan y dos peces, así como está escrito en Juan 6.

En Juan 6, Jesús tiene compasión de la multitud y dice a sus discípulos, “Aliméntenlos.” A lo que ellos responden, “Envíalos a casa. Doscientos denarios de pan no les bastarán para que cada uno reciba un pedazo y ya es muy tarde.” Él responde, “¿Cuántos panes tenéis?” Y ellos responden “Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados; pero ¿qué es esto para tantos?” Ahora, deténgase allí y podría imaginar al muchacho viendo hacia arriba y diciendo, “Así, Eso es todo lo que tengo. No me hagan sentir mal.” Y aún así, eso es todo lo que nosotros somos. Somos niñitos con escasas cinco hogazas de pan y dos peces como regalos, personalidad, dinero—cualquier cosa por la que tú puedas sentirte inferior. Tú miras a su alrededor aquellas personas, fuertes, hermosas, ricas, que tienen todo y tú lo único que tienes son cinco hogazas de pan y dos peces para una labor que necesitas doscientos denarios de pan. Y Jesús dice, “Dámelos.” Los toma y—esto lo aprendimos en la escuela dominical, ¿verdad? Es una gran historia—y Él ora y alimenta 5000 hombres, más mujeres y niños. Yo lo veo y digo. “Bien, quizás entonces hay esperanza para mis cinco hogazas de pan y dos peces.”

¿Y cuántas canastas sobraron? Doce. ¿Por qué? Una para cada apóstol que no creyó que había suficiente. Por eso exactamente: para demostrar que cuando tú das de lo que tú crees que no tener suficiente, recibes mucho más de lo que nunca soñó que tenías en primer lugar. Esta es una historia que siempre dará un golpe a la cara de la envidia.

Si tú piensas que tus dones son muy pequeños, que no te alcanzas ni para vivir la hora presente, Jesús sí te sustentará la necesidad de la hora presente. Él puede tomar lo más pequeño que hay en ti y multiplicarlo. Tengo sobre la puerta de mi hogar una pequeña placa que me dio Virginia Maderis en Maryland hace como 15 años. Dice así, “El mundo está aún por ver lo que puede lograr un hombre totalmente consagrado al Señor. Por el poder de Dios, yo aspirar ser ese hombre” – D. L. Moody.

“Amar es Dejar de Compararse”

Una última ilustración: veamos Juan 21. Tú conoces esta historia, pero yo dudo que alguna vez hayas pensado en ella en términos de la envidia. Yo no lo hice hasta que lo leí en un libro hace algún tiempo. Entonces, esto no es original pero me encanta, así que lo compartiré contigo. La situación es que Pedro ha sido restaurado por Jesús a causa de su negación, habiendo afirmado tres veces que él ama al Señor. En el versículo 18 dice: “En verdad, en verdad te digo: cuando eras más joven te vestías y andabas por donde querías; pero cuando seas viejo extenderás las manos y otro te vestirá y te llevará adonde no quieras.” Este es Jesús hablando a Pedro. “Esto dijo, dando a entender la clase de muerte con que Pedro glorificaría a Dios.” En otras palabras, él va a ser mártir. Y habiendo dicho esto, le dijo: “Sígueme.”

“Pedro, volviéndose, vio que les seguía el discípulo a quien Jesús amaba—que era Juan, el que en la cena se había recostado sobre el pecho de Jesús y había dicho: “Señor, ¿quién es el que te va a entregar?” Entonces Pedro, al verlo, dijo a Jesús: “Señor, ¿y éste, qué?” ¿Qué está sucediendo aquí? ¿Por qué está diciendo eso? El dijo, “tú me dijiste que voy a ser matado. ¿Qué sucederá con Juan?” Y tú puedes ver, bajo la superficie, que hay envidia en el corazón de Pedro. “¡Si no es así, entonces no es justo!” Bien, y ¿Cómo lo resuelve Jesús?

“Jesús le dijo: Si yo quiero que él se quede hasta que yo venga, ¿a tí, qué? Tú, sígueme ” ¿Qué dice Jesús con esto? Yo creo que Él dice que es muy peligroso comparar las circunstancias. Es muy peligroso comparar los dones. Recuerdo en Wheaton College, en el dormitorio, Martin Noel, mi compañero en la época, tenía un pequeño papel en la puerta que decía “Amar es dejar de comparar.” Esas son buenas noticias. Correcto. Jesús dice aquí, “Mira, no te involucres en comparaciones con este otro discípulo. Lo que yo tengo para él, es para él. Aquí está lo que tengo para tí: Yo. ¿Es suficiente?”

Y esa es la solución para la envidia. Así como fue la solución a la lujuria, de la cual hablamos anteriormente. Es Jesús. “Sígueme. Si vas en pos de mí, si me tienes, ¿por qué te preocupas por aquel?” Y por lo tanto esa es la respuesta: necesitamos más a Jesús. Tenemos que darnos cuenta de que es privilegio increíble de conocer a Jesús. Jesús dijo en otro lugar, “Sin embargo, no os regocijéis en esto, de que los espíritus se os sometan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.” Es tan enorme el privilegio de ser discípulo de Jesucristo, que lo que suceda a otros discípulos no es aquí ni ahora. Es por esa razón que la envidia desaparece.

By John Piper. © Desiring God. Website: desiringGod.org

¿qué conoces sobre el islam?

25 Jul

¿Cuántas veces menciona el Corán la palabra “amor”?
En el sentido del amor por todas las cosas, de amor impersonal, compasivo, del estado de amor infinito, NINGUNA.
Hay referencias al amor de los fieles hacia la divinidad y al amor del mismo Alá, pero tampoco éstos son el infinito amor-compasión (karuna) de la tradición budista o yoga, ya que ciertamente Alá y sus representates en la tierra son muy capaces de enviar a sus fieles a la guerra santa contra los no creyentes, y encima, Alá puede luego condenar a estos infieles a un infierno eterno, probablemente la cosa más incompatible con el amor que se pueda concebir.

¿Cuántas veces el Corán menciona la palabra “castigo” en tono amenazante?

332 veces.

¿Cuántas veces Mahoma se casó por amor?

Algunos biógrafos musulmanes de Mahoma afirman que solo una vez se casó por amor; fue cuando él tenía ya más de 50 años, y lo hizo con una hija de su amigo que entonces tenía 6 años (este matrimonio se realizó por un sueño de Mahoma). Según los Hádices, se consumó el matrimonio cuando la niña tenía 9 años. Los biógrafos también afirman que los demás matrimonios fueron por cuestiones económicas o políticas, a fin de expandir el Islam.
Estas conductas están totalmente justificadas y hasta elogiadas por los modernos biógrafos de Mahoma, y sus comentarios aparecen en varias traducciones del Corán.
Aparte de estas esposas, Mahoma también tuvo concubinas, algo que el Corán prohibe expresamente.
Mahoma fue muy coherente en su vida privada con la falta de amor por el otro (tal como nosotros lo concebimos) que respira el Corán… y ni hablar del amor por la Naturaleza.
¿Cuántos muertos causó la Jihad, expansión del Islam por la espada, a través de toda la historia?
En un reportaje en Frontpage Magazine, Bill Warner, el director del Center for the Study of Political Islam (CSPI) respondió a esta pregunta. Bill Warner está relacionado con un grupo de académicos que estudian el Islamismo político.
La gran sorpresa de esta estadística es que las principales víctimas del islamismo no son cristianos, hindúes ni judíos, como podría pensarse, sino los…

Africanos
Thomas Sowell estima que once millones de esclavos fueron embarcados a través del Atlántico, y que catorce millones fueron enviados a las naciones islámicas de Africa del Norte y el Cercano Oriente. David Livingston estimó que por cada esclavo que alcanzó la plantación murieron otros cinco, siendo muertos en el raid o por la marcha forzada debido a enfermedad o privación.
Así que, de 25 millones de muertos enviados al mercado, tenemos una mortandad colateral de cerca de 120.000.000 de personas. Los musulmanes llevaron adelante el comercio mayorista de esclavos en Africa.
Cuenta final: 120.000.000 de africanos

Hindúes
Koenard Elst, en “Negationism in India” (Negacionismo en India) da un estimado de ochenta millones de hindúes muertos en la Jihad total contra la India. Esta gran masacre es uno de los crímenes olvidados de la humanidad.
Muertos totales: 80.000.000 de hindúes

Cristianos
El número de cristianos martirizados por el Islam es de nueve millones. Una estimación gruesa de Raphael Moore en Historia de Asia Menor es que otros cincuenta millones murieron en guerras por la Jihad. Esta lista también considera al genocidio armenio en manos de Turquía. Así que con la cuenta de un millón de cristianos africanos muertos en el siglo XX tenemos:
60.000.000 de cristianos

Budistas
La Jihad mató a budistas desde Turquia hasta Afganistán, a través de la Ruta de la Seda, y en la India. El total, gruesamente, es cerca de diez millones.
Muertos totales: 10.000.000 de budistas

Judíos
La Jihad en Arabia fue 100% efectivo, pero los números están en los miles, no en los millones. Después de los judiós se subyugaron y devinieron en dhimmis (sirvientes y ciudadanos de segunda clase) del Islam, y no tuvieron poder geográfico ni político.

Esto da una cantidad aproximada total de 270.000.000 de muertos por la Jihad

¿Mahoma tuvo esclavos?

Según los Hádices, sí. A pesar de la prohibición coránica de diferenciar a los hombres por el color de su piel o su raza, Mahoma tuvo a una esclava judía como parte de su harén, y en los Hádices se menciona la toma de esclavas en las guerras: luego de una campaña, Mahoma ordenó a sus guerreros matar a todas las mujeres “que habían tenido trato con los hombres”, mientras que respecto a las otras (las vírgenes) les dijo “guárdenlas para ustedes”. Esta barbaridad tiene su origen en un mandato de Dios hecho a Moisés, nada menos:

“Maten a todos los varones entre los pequeños, y maten a cada mujer que ha conocido a un hombre acostándose con él. Pero todas las jóvenes muchachas que no han conocido hombres…, guárdenlas vivas para ustedes.” Moisés, retransmitiendo las órdenes de Dios a su pueblo, Números 31:17-18

De hecho, en ciertas áreas musulmanas el tráfico de esclavos aún persiste hasta nuestros días. Pero hay más: un guerrero preguntó a Mahoma sobre si debían cuidarse para no dejar a las prisioneras embarazadas durante las violaciones que seguían a las batallas, a lo que él replicó que no, que la llegada de un nuevo ser al mundo estaba predeterminado por Allah y nada podía hacerse al respecto.

¿El Corán fue revelado por Dios directamente a Mahoma?

No. Según la tradición, quien reveló el Corán a Mahoma fué el arcángel Gabriel. Al principio esas revelaciones le ocurrieron en soledad y Mahoma pensó que se estaba volviendo loco, mientras que posteriormente fueron en público y se revolvía y gritaba tanto que pedía que le cubrieran con una manta mientras durara el episodio.
Esto es algo muy diferente de lo que entendemos como revelaciones lúcidas, sobre todo desde el punto de vista esotérico. Para el Yoga, Budismo, Teosofía y Taoísmo, las revelaciones surgidas de la percepción sólo pueden ocurrir en un contexto de profunda quietud mental, de paz y afecto.

¿Tiene el Corán algún orden lógico o temporal?
Ninguno. En algún momento, los recopiladores del Corán ordenaron los capítulos según su extensión, colocando las más largas al principio.

¿El Corán es considerado como un libro perfecto por los musulmanes?
Absolutamente. En uno de los capítulos dice que la prueba de que el Corán es divino consiste en su carencia de errores, y que los errores son la marca de las cosas hechas por el hombre.
Por lo tanto, si el Corán tuviera errores, sería obra de un ser humano, según el mismo Corán.

¿Tiene errores o contradicciones el Corán?

Varios, y muy importantes. Este es un tema aparte, que merece su propio espacio, hay muchos lugares en Internet donde se discute sobre ellos, y cada vez más autores de países islámicos están denunciando sus inconsistencias.
Ver Annotated Skeptic Qu’ran y http://www.answering-islam.org.uk

¿Es la Piedra Negra de la Kaaba en La Mecca un elemento genuinamente islámico?

No; la Piedra Negra era venerada por las tribus árabes en la Meca desde mucho antes del advenimiento de Mahoma.
Se cree que es un meteorito, y formaba parte de un conglomerado de ídolos que eran adorados en la Meca. Mahoma prohibió todo culto a los ídolos, pero conservó esta tradición, lo que paradojalmente coloca algo que puede ser considerado un ídolo en el centro mismo de veneración de la religión iconoclasta por excelencia.
De todas maneras, en los principios del islamismo la Kaaba no fué el lugar hacia donde los musulmanes debían dirigirse a orar, sino Jerusalén. Luego, a raíz de conflictos con los judíos, Mahoma cambió esto.

¿Es el mensaje del Corán acerca de matar a los infieles válido para todas las
generaciones o fue específica para el tiempo de Mahoma?

El Corán ordena matar a los infieles sin demasiadas especificaciones sobre las circunstancias o motivos. Algunos intérpretes modernos del Corán, quizás tratando de dar forma a un islamismo más humano, tratan de justificar este versículo diciendo que fue una orden dada a los seguidores de Mahoma que en ese momento se hallaban rodeados de enemigos. Y así proceden con otros versículos que hoy día son mirados como erróneos o muy conflictivos.
Pero la verdad es que los musulmanes se enfrentan aquí a una contradicción insalvable:

Si el Corán tiene versos que fueron dirigidos solamente a los primeros musulmanes, entonces ni es de vigencia absoluta ni puede ser considerado una guía para cuestiones del presente.
Por otra parte, si el Corán está dirigido a los musulmanes de todos los tiempos, entonces el matar infieles y otras bellezas – como los castigos coránicos – son mandatos divinos y eternos, con plena vigencia actual.
Este dilema no puede ser resuelto por ningún musulmán en forma satisfactoria, y es una de las más importantes causas de conflictos entre ellos mismos.

¿Cuáles son las razones que pueden causar la aplicación de la pena de muerte en el Islam?
Son muchas las cosas que pueden causar una condena a muerte en el Islam, y es bueno recordar que la mayoría de ellas proviene directamente de la Biblia, como el adulterio (muerte por apedreamieno para la mujer, solamente), la herejía y la homosexualidad. Otros son específicos del islamismo, como posesión de alcohol o drogas y blasfemar contra el Islam.
Pero la más llamativa de todas las causas de pena de muerte en el islamismo es, ni más ni menos, que la apostasía.
¿Conocen alguna otra religión que condene a muerte a quienes la abandonan? ¿No sería esto propio de la más fanática de las sectas y algo a ser prohibido por las leyes de cualquier país civilizado?
El hecho de que la mayoría de los países islámicos de hoy no cumplan al pie de la letra tales leyes sólo habla de que ellos están ignorando a sabiendas las palabras de sus libros sagrados. Exactamente lo mismo le cabe a los judíos, que mantienen una lista de antiguas causas de condenas a muerte (por ejemplo, para los homosexuales). En cuanto a los cristianos, ellos están más liberados del deber de matar a estas personas, ya que Cristo anuló la vigencia de las antiguas leyes bíblicas con una sola frase al perdonar a la mujer adúltera diciendo: “el que esté libre de culpas que tire la primera piedra.” Además, hizo algo muy similar cuando mandó a guardar la espada a Pedro, quien lo quería defender de los romanos.
Según Cristo, esto deja la aplicación de la justicia, sin más ni menos, en manos de seres imperfectos. Esto es algo que los católicos no han terminado de aprender aún, pero al menos el Vaticano ha ofrecido menos resistencia a ser civilizado por el avance del humanismo y las ciencias, cosas que los gobiernos absolutistas islámicos aborrecen por sobre todas las cosas.

¿Cuáles son las principales razones de las conversiones al Islam que se registran en Occidente?
Básicamente, hay dos razones principales: la sincera conversión por la fe, y la conversión – no tan sincera – al sistema social musulmán, más que a la doctrina.
Siendo la conversión por fe algo muy personal, analicemos la segunda razón.

La mayoría de la gente en Occidente, particularmente en Europa, se lleva una sorpresa mayúscula al enterarse de la razón por la que un amigo o un pariente se han vuelto musulmanes: los conversos citan como causa fundamental el orden social y familiar que el Islam le proporciona.
¿Cómo puede explicarse esto cuando estamos hablando de hombres y mujeres de todos los niveles culturales y sociales, viviendo en países con tantos beneficios sociales y culturales como Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Francia o los países escandinavos?
La respuesta que esconde esta pregunta es de lo más asombroso, toca la médula misma del ser humano y explica en parte el gran éxito que ha tenido el islamismo desde su fundación.
Para hacerlo simple: el islamismo es la religión mayoritaria más sincera con los mecanismos biológicos esenciales del hombre y la mujer.
Dicho de otra manera: el islamismo es totalmente sincero con los deseos más profundos del macho y la hembra, con sus instintos básicos.
Según estudios recientes, el macho humano es proclive naturalmente a la poligamia, tal como se ve en el resto de las especies de mamíferos. De igual manera, la mujer puede soportar mucho más fácilmente la situación de ser parte de un harén a cambio de la seguridad para ella y sus hijos proporcionada por un hombre fuerte (de nuevo, tal como la mayoría de las hembras de los mamíferos).
Desde lo estrictamente biológico, los matrimonios poligámicos tienen un montón de beneficios que los monógamos no pueden cumplir acabadamente.
Veamos algunos ejemplos, comenzando por los hombres.

El macho necesita tener la seguridad total de que está cuidando de sus propios hijos y no el de algún otro; el sistema musulmán proporciona esta seguridad a través de la reclusión y sumisión de las mujeres a sus maridos en casi todos los aspectos de la vida cotidiana ( en muchos países incluso deben pedir permiso para salir a la calle).
El macho también tiene un instinto natural de desperdigar sus genes en la mayor cantidad de hembras jóvenes y exclusivas que pueda, sin demasiados conflictos con otros machos. El islamismo le brinda esta posibilidad a través del matrimonio temprano (hasta infantil) con varias mujeres. Y gracias a la reclusión de éstas, evita la confrontación con otros machos.
Mientras un matrimonio monógamo depende de la menopausia de la mujer para seguir teniendo hijos, los musulmanes varones no tienen este problema: el hombre puede casarse a los 14 con una chica de su misma edad (o menor), y cuando tenga 30 años puede tomar otra adolescente. Y lo mismo a los 40 y de nuevo a los 50. O también puede comenzar casado con 2 chicas jóvenes y en la madurez tomar otras 2, etc. Aunque actualmente no sea tan practicado, el que islamismo sea la única gran religión que no tenga problemas con esto la torna terriblemente atractiva para muchos conversos.
Y aún hay más satisfacciones para el macho en la cultura islámica.
Instintivamente, un hombre necesita ser valorado. Un hombre derrotado, despreciado, pierde naturalmente su vigor sexual, su autoestima.
En las sociedades musulmanas, y debido a la enseñanza coránica de la cortesía, no sólo no existe el constante agravio con que suelen ser tratados los machos “perdedores” en Occidente, sino que además tienen en sus casas un pequeño mundo donde él es el centro, un ámbito donde él es la autoridad respetada. Imaginen este argumento como arma de conversión entre las clases bajas. Además, al no existir la exposición de hembras deseables que incitan a la brutal competencia de los machos entre sí – como sucede en Occidente – la amistad entre hombres en el mundo musulmán es más fácil. De hecho, es la única opción… prácticamente no existe la amistad entre hombres y mujeres que no sean parientes.
En resumen, más que ninguna otra religión, el islamismo le da al hombre la satisfacción de sus más profundos instintos de reproducción variada y segura, si bien con un algún sacrificio respecto a la cantidad de mujeres con las que puede acostarse. Según algunas estadísticas, en los países occidentales un hombre tendrá sexo en toda su vida con unas 50 mujeres en promedio. Un musulmán típico difícilmente se acostará con más mujeres que sus esposas (1 a 4) ya que la infidelidad en sus países es mínima. Pero a cambio, él tendrá la garantía de que esas pocas mujeres serán solamente suyas.

Hasta ahora hemos visto cómo el islamismo sacía los instintos naturales del macho, pero… ¿que hay de las mujeres? ¿Porqué hay tanta cantidad de mujeres que se convierten al islamismo en Estados Unidos y Europa?
La respuesta, de nuevo, es la misma: satisfacción de los deseos más esenciales de la hembra, siendo éstos la seguridad para sí misma y para sus hijos.
El islamismo, contrariamente a lo que se cree, proporciona un marco social sumamente atractivo para muchas mujeres occidentales, particularmente de las clases trabajadoras: como esposas ellas tienen la seguridad absoluta de que nunca quedarán desprotegidas, ya que en ausencia del marido se harán cargo de ella los familiares de éste o la comunidad musulmana. Prácticamente su vida se reducirá a complacer al marido y criar sus hijos, sin obligación de salir a luchar en el mundo. Esto que puede parecer una pesadilla para muchas occidentales, es sin embargo un irresistible atractivo para millones de otras que sólo anhelan vivir una vida tranquila, protegida y sin mayores contactos sociales fuera de la familia.
¿Algo más increíble aún?
Pues sí: muchas mujeres occidentales desean una familia poligámica. Contrario a la suposición general de que las mujeres de un harén se soportan unas a otras sólo por la autoridad del marido, las mujeres de una familia poligámica son relativamente felices, y carecen de celos entre sí.
La poligamia ha sido una forma natural de vida a lo largo de toda la historia humana, y su éxito se debe sobre todo a que el instinto de exclusividad sexual del hombre no está presente en las mujeres, que ven en las otras esposas una ayuda para la casa y una compañera de vida (recordemos que las musulmanas llevan una vida relativamente recluída).
Para los hombres es difícil imaginar con cuánta fuerza late en el corazón de una mujer el instinto maternal. Una madre que tiene asegurada la buena crianza de sus hijos tiene resuelta la cosa más importante de su vida… y con largueza. Si bien lo anterior ocupa un lugar central entre las razones de conversión al Islam por parte de las mujeres, debemos mencionar que hay más aspectos de la cultura musulmana que también son un atractivo para muchos. Por ejemplo, al estar prohibido el alcohol los países musulmanes, éstos se ahorran una cantidad enorme de problemas propios de los países culturalmente alcohólicos, como la delincuencia.
Para ciertos individuos la vida cotidiana amable y resignada de los pueblos musulmanes les produce paz, mientras otros se sienten a gusto con ellos debido a que la islámica es una sociedad muy poco racista (esto último impacta fuertemente en los negros de Estados Unidos, que muestran un alto índice de conversiones).
Estos “logros”, si bien se hacen a costa de muchas libertades y derechos humanos básicos, dan una sensación de solución a problemas que los occidentales hasta temen mirar, y son, finalmente, causa importante del crecimiento de aquella religión.

Por último, un dato importante: el crecimiento del islamismo a nivel mundial no se debe a las conversiones sino a su explosión demográfica; de hecho, el porcentaje de musulmanes que abandonan su religión también crece en forma sostenida, sobre todo en los niveles de mayor educación.
De ahí la frase de Bin Laden: “Conquistaremos Europa con el vientre de nuestras mujeres”
¿El islamismo provee realmente de mayor seguridad a las mujeres?
Existen libros que explican cómo debe el marido castigar físicamente a su mujer sin dejar huellas corporales, a fin de evitar transgredir las leyes de los países europeos. Todos recordamos la prohibición y quema de la edición de uno de esos libros en Cataluña, escritos por un Imam español. Pero ese Imam tenía razón: castigar a la mujer es un mandato coránico, ni más ni menos. Es parte válida de su religión. Los casos de agresión a las mujeres apenas castigados en los países musulmanes es muy larga, dolorosa y conocida, e incluye la mutilación del clítoris, arrojar ácido en la cara de las mujeres que rechazan a un pretendiente, etc. Y esta lista tiene un colofón inesperado: todos pensamos que las mujeres, al vivir mayormente en estado de reclusión en sus hogares, están bastante seguras y protegidas, pero los datos estadísticos de las Naciones Unidas muestran que en los países musulmanes el índice promedio de violaciones es superior al de los “decadentes e inmorales” países occidentales.
Para los muchachos idealistas, comeflores pacifistas, amantes de los animalitos:
¿Cuáles son los puntos comunes entre el islamismo y las filosofías del autoconocimiento?
Ninguno en absoluto. Nada hay más diferente del budismo original o las enseñanzas de Krishnamurti que las religiones teístas organizadas como la islámica, católica, judía, y otras corrientes devocionales o ritualistas, entre los que se encuentran las diferentes sectas hindúes y budistas .
Los resultados están a la vista; actualmente no existe ninguna sociedad perfecta donde existan, a la vez, completa libertad, sabiduría, relación con la Naturaleza y creatividad.
La mejor demostración de la inutilidad de rezos y rituales es el estado actual del mundo luego de miles de años de continuos pedidos de paz y amor a los diferentes dioses y santos. Para convencerse de esto, ¿hay algo mejor que mirar los noticieros y ver como se matan árabes y judíos? Lo que sucede en Jerusalén, ciudad sagrada para cristianos mundnos, judíos y musulmanes, es la mejor prueba de la inefectividad de estas religiones para crear un paraíso en la tierra.
Luego de cientos y cientos de años de prevalencia absoluta de la religión monoteísta en Occidente, ¿cuánto tiempo más hay que darles para que establezcan la paz en la tierra? El estado de continua violencia de esa ciudad tan sagrada para todos ellos, a través de los siglos, habla por sí solo al respecto.
Por otra parte, el mundo no conoció mejores edades de oro en arte y sabiduría que aquellas épocas en que predominó la mente inquisitiva, la que busca ver por sí misma, lo que invariablemente conduce a una explosión de creatividad.

Todas y cada una de las civilizaciones doradas de la humanidad (la India de los Vedas y del apogeo budista, el Oriente taoísta – budista, y en su medida, la Grecia antigua) fueron destruidas por el retorno de las religiones ritualistas o devocionales. El Islam se ha destacado entre las religiones que aplastaron culturas florecientes, mostrándose particularmente eficaz en borrar hasta los últimos restos en Afghanistán e Indonesia. También, luego de su paso, nada quedó del fulgor de la refinada Bizancio, ni del milenario Egipto, ni de la Persia zoroastriana y causó un gran retroceso filosófico en la India durante su dominio.

¿Es posible que las leyes y costumbres inhumanas de los musulmanes tengan su origen en malinterpretaciones del Corán, siendo este un libro básicamente no violento?
Juzguen por ustedes mismos; el Corán está online en varios sitios web, incluso con buscadores de palabras.
Nuevamente pedimos corrección si existe algún error; este pedido está dirigido especialmente a los lectores musulmanes. Pretendemos decir la verdad, no atacar injustamente.

¿Hay relación entre las prácticas islámicas comunes y el lavado de cerebro de los omunistas y los sectarios?

La relación es total: los múltiples rezos diarios que involucran actitudes físicas, repetición de palabras, largos ayunos, prohibición o limitación de acceso a información contraria, el temprano condicionamiento infantil, aislamiento de otros grupos religiosos y sociales, limitación educativa, reglamentación de la vida afectiva y sexual, promoción de conductas grupales con obediencia ciega y reverencia al líder, etc.
Aunque estas cosas también se ven en muchas ramas del cristianismo en Occidente, la mayoría de las corrientes islámicas se caracterizan por promover lo que nosotros denominaríamos “fanatismo”. De hecho, esa palabra deviene del árabe, donde tiene sentido positivo.
Las pruebas del efecto que estas prácticas causan en las personas son evidentes: en proporción a su población mundial, es demasiado pequeño el número de musulmanes que se han destacado globalmente en las ciencias, humanidades, artes e incluso deportes. Suponemos que esto es debido a que el pensamiento inquisitivo y creativo ha sido aplastado en la mayoría de los países islámicos. No creemos que sea por motivos económicos, ya que algunos países musulmanes relativamente ricos ofrecen espectaculares universidades gratuitas a sus jóvenes.
El hecho crudo es que un musulmán integrista no puede ser diferenciado psicológicamente de las víctimas de cualquier secta con técnicas de lavado cerebral, y tampoco pueden serlo la mayoría de la población de muchos países con estricta política islámica.

¿Cuál es la diferencia clave entre el islamismo y las demás grandes religiones?
Todas las religiones dicen de una u otra manera que son el mejor camino hacia Dios o la Iluminación. Pero sólo una dice que todas las demás son satánicas o que deben ser sojuzgadas: el islamismo.
Es por esto que es la única religión que ha demostrado sobradamente a lo largo de los siglos que es absolutamente incapaz de integrarse pacíficamente con otras religiones en condiciones de igualdad. Es también la única religión que ha logrado fragmentar a la India. A través de toda su historia, el islam ha causado problemas no sólo cuando ha sido absoluta minoría y no ha tenido ninguna posibilidad de ocupar una región e independizarse o de tomar el poder.
El Corán pide expresamente a los musulmanes que no se hagan amigos de los infieles, y esto es el fin de toda esperanza de integración entre los musulmanes y los kafires (los que no lo son).
Esta es la marca más característica del islamismo; ninguna otra religión se ocupa de separar tanto a sus fieles de los demás y a la vez condena a muerte a sus propios seguidores en caso de apostasía – abandono de la religión.

¿Porqué los países islámicos no petroleros son tan pobres?

¿Porqué los países musulmanes no petroleros son tan pobres?
Hay varios motivos, que inciden no sólo en su pobreza sino también en su atraso a nivel educativo, político y social.
En general, hay consenso en que la cultura islámica tradicional no es compatible con un estado moderno y progresista, porque hay costumbres musulmanas que son causa directa del retraso económico-social:

La relegación de las mujeres. Al negárseles educación superior o la libertad de trabajo a las que estamos acostumbrados en occidente, el mundo musulmán renuncia a un porcentaje importante de su potencial humano.
Las costumbres religiosas. Los musulmanes devotos deben rezar varias veces al día. Esto ocasiona la pérdida de millones de horas de trabajo y educación por año. Además, existe un mes entero (el Ramadán) durante el cual no comen durante el día, causando debilidad y el lógico descenso en las capacidades laborales y de estudio.
La educación. En la mayoría de los países musulmanes se da más énfasis al estudio del Corán que de los libros científicos. En la cultura islámica el pensamiento lógico no es valorado como en Occidente, y la ínfima contribución actual del mundo islámico en casi todas las áreas del progreso humano son una muestra definitiva de ello.
La sobrepoblación. Tradicionalmente, los musulmanes son familias supernumerosas. Esto conlleva un sinnúmero de problemas a los que estamos acostumbrados en la católica latinoamérica, por ejemplo.

La religiosidad puede anular la predisposición al alcoholismo en adolescentes

25 Jul

La religiosidad puede anular la predisposición al alcoholismo en adolescentes
En jóvenes adultos no tiene el mismo efecto, señala un estudio realizado con más de 1.432 parejas de gemelos

La religiosidad puede hacer que adolescentes genéticamente predispuestos al alcoholismo no adquieran malos hábitos con la bebida. Sin embargo, este mismo efecto beneficioso no se mantiene en el caso de los jóvenes adultos. Esto es lo que señalan los resultados de un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder, con más de 1.400 parejas de gemelos y mellizos. Según los investigadores, la religiosidad supondría un factor social clave para la expresión de fenotipos vinculados al alcoholismo, al igual que lo son otros factores sociales, como el matrimonio. Por Yaiza Martínez.

Foto: genvessel. Fuente: Everystockphoto.
l fenotipo es considerado, en biología y ciencias de la salud, la expresión del genotipo o contenido del genoma específico de un individuo. Esta expresión puede ser observada y analizada a través de las conductas o características de cada sujeto.

Uno de los fenotipos hereditarios es el relacionado con el consumo excesivo de alcohol. Estudios realizados en el pasado, han demostrado que la expresión de este fenotipo en concreto depende no sólo de la genética, sino también de ciertas condiciones del entorno social, como el matrimonio, el urbanismo, o la religiosidad.

Ahora, una nueva investigación, realizada por científicos de la Universidad de Colorado en Boulder (Estados Unidos) ha constatado que la religiosidad, en concreto, puede moderar los efectos de la herencia genética relacionada con el consumo excesivo de alcohol en el caso de los adolescentes de ambos sexos, pero no en el caso de los jóvenes adultos.

Influencia del entorno social

Tal y como explica una de las autores del estudio, la estudiante de post doctorado Tanya M.M. Button, en la revista Eurekalert , ya se sabía que “los fenotipos relacionados con el consumo de alcohol, tales como la frecuencia de consumo y la intoxicación, pueden depender del trasfondo social”.

Así, por ejemplo, se había demostrado anteriormente que las personas que viven en un entorno religioso son menos propicias a expresar fenotipos relacionados con el consumo de alcohol que los individuos que viven en entornos no religiosos.

Además, la influencia de los genes en estos fenotipos también varía en función de otros factores sociales. Un importante papel en su expresión lo jugarían los entornos urbanos; en el caso de las mujeres, la soltería, y en todos los casos la ausencia de religiosidad.

Se sabe, asimismo, que los fenotipos vinculados con el consumo excesivo del alcohol se ven condicionados negativamente por los entornos rurales, el matrimonio en el caso de las mujeres y el hecho de haber recibido una educación religiosa.

Análisis de jóvenes y adolescentes

Para comprobar cómo se desarrollaban estos fenotipos en el caso de los adolescentes y de los jóvenes adultos, Button y sus colaboradores examinaron a un total de 1.432 parejas de gemelos, que fueron clasificados en dos grupos: idénticos o monocigóticos (desarrollados partir de un único óvulo y un único espermatozoide); y gemelos dicigóticos o mellizos (procedentes de una única gestación, pero de dos óvulos y dos espermatozoides distintos).

El estudio incluyó, en total, a 312 parejas de gemelos varones idénticos, a 379 parejas de gemelas idénticas, a 231 parejas de mellizos varones, a 235 parejas de mellizas, y a 275 parejas de mellizos de ambos sexos.

Los niveles de religiosidad de todos estos individuos fueron medidos siguiendo una escala de valores religiosos, la llamada “Value on Religion Scale”..

Por otra parte, los problemas con el consumo de alcohol de los participantes se analizaron con una herramienta de uso común en Estados Unidos, el “Composite International Diagnostic Interview-Substance Abuse Module”, que contiene diversas secciones sobre características sociodemográficas, cantidad y frecuencia del consumo, problemas físicos, psicológicos y sociales; y síntomas de dependencia al alcohol, entre otras.

Artículos relacionados

Anular la predisposición genética

Los resultados obtenidos demostraron que los factores genéticos podían influir más en el consumo problemático del alcohol en adolescentes no religiosos que en aquéllos con una visión religiosa mayor.

Según Button, “esta atenuación (del abuso del alcohol) en el caso de los participantes religiosos indicaría que la religiosidad ejerce una influencia lo suficientemente fuerte sobre el comportamiento de los individuos religiosos como para anular cualquier predisposición genética de éstos”.

Sin embargo, esta influencia no existe entre los jóvenes adultos religiosos, para los que la influencia genética fue un condicionante igualmente fuerte en todos los niveles de religiosidad presentados por los participantes en el estudio.

Los investigadores explican en un artículo publicado en la revista especializada Alcoholism: Clinical & Experimental Research, que esta diferencia podría tener su origen en que, en la adolescencia, se ejerce un control social mayor sobre los jóvenes que en la edad adulta. Todos los efectos constatados fueron similares para ambos sexos, afirman los científicos.

Otras sustancias adictivas

En 2003, un estudio realizado por investigadores del Albert Einstein College de la Universidad de Yeshiva, en Nueva York, arrojó resultados parecidos.

En esta investigación, fueron analizados un total de 1.182 individuos de entre 12 y 15 años aproximadamente. Su religiosidad fue medida, en este caso, siguiendo la llamada Jessor’s Value on Religion Scale.

Los resultados de los análisis demostraron una relación inversa entre la religiosidad de los jóvenes y el consumo de alcohol, pero también de otras sustancias adictivas, como el tabaco o la marihuana.

Chávez enfrenta a Iglesia católica por criticar su gobierno

25 Jul

Chávez enfrenta a Iglesia católica por criticar su gobierno

By Mundo Cristiano
Friday, July 16, 2010

CARACAS. El presidente Hugo Chávez atacó a la iglesia católica luego de que un cardenal criticara su gestión de gobierno. El mandatario trató de “cavernícola” a la institución católica.

Chávez pidió al ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, que revise los privilegios de la iglesia católica en Venezuela, para asegurarse de que son los mismos que gozan otras iglesias.

La contienda entre la entidad católica y el presidente se calentó por las declaraciones del cardenal venezolano Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, quien consideró que Chávez quiere llevar al país “por el camino del socialismo marxista, que es totalitario, y conduce a una dictadura”.

Por su parte el mandatario tildó al católico de “troglodita” y lo retó a demostrar ante un tribunal que su gobierno viola la Constitución Política.

“Troglodita te dije, troglodita te vuelvo a decir”, repitió Chávez. “Por si no lo entendieron, son unos cavernícolas (…) Habría que exhortarlos a que se quiten la sotana detrás de la cual se esconden cobardemente”, agregó el presidente refiriéndose a un sector de la iglesia.

En un comunicado, la Conferencia Episcopal venezolana mostró su interés en “pasar la página” y “deponer la actitud de confrontación” al mismo tiempo que pidió al gobierno “un entendimiento a pesar de las diferencias de ideas”.

Este enfrentamiento se produce a dos meses y medio de unas importantes elecciones legislativas, en las que el gobierno pretende mantener la mayoría en la Asamblea Nacional.

Chávez, quien se dice católico convencido y considera a Jesucristo el “primer socialista” de la Historia, defiende una Iglesia encarnada en el pueblo y aseguró que no considera al Papa “ningún embajador de Cristo en la Tierra”. “Si en todo caso tuviese Cristo un embajador no es otro que el pueblo”, dijo.

Para la presidenta de la Asamblea Nacional, Cilia Flores, los líderes de la iglesia católica venezolana “han tratado de utilizar la fe de tantos millones de feligreses manipulándolos con la mentira”.