Dios procesa…

23 Jul

Dios procesa…

Leer Salmo 54

En referencia al trasfondo histórico del Salmo 54, Mathew Henry comentó: “La llave de este salmo pende de la puerta misma, pues el título nos dice la ocasión en que fue redactado cuando los habitantes de Zif, de la tribu de Judá traicionaron a David ante Saúl; le informaron a este del paradero de David, y le dieron la oportunidad de echarle mano. Lo hicieron dos veces (1 Samuel 23:19; 26:1) y queda registrado para perpetua infamia de ellos”.

La traición de los zifeos genera gran angustia en David, pero esta circunstancia se transforma simplemente en el medio y la razón para que él busque en El Señor su ayuda y consuelo…

Comienza expresando un Pedido específico a Dios…

“Oh Dios, sálvame por tu nombre, y con tu poder defiéndeme. Oh Dios, oye mi oración; escucha las razones de mi boca… hombres violentos buscan mi vida; no han puesto a Dios delante de sí” (Salmos 54:1-3)
David invoca el Nombre y el Poder del Señor como elementos de liberación y defensa. La razón que motivaba su clamor era que “extraños” u “orgullosos” estaban oponiéndosele y “no han puesto a Dios delante de sí”. Esto implica que no tenían en cuenta que Dios castiga la maldad y la violencia, y que voluntariamente evitaban considerar la Justicia de Dios.

J. Dolben comentó en referencia a este pasaje: “David, cuyo atrevimiento es bien conocido en otras cosas, no se atreve a levantar sus manos, ni aun contra los enemigos de Dios, hasta que primero las haya elevado en humilde súplica al Señor pidiendo ayuda”

Luego manifiesta su Perspectiva ante las circunstancias adversas…

“He aquí, Dios es el que me ayuda; El Señor está con los que sostienen mi vida. El devolverá el mal a mis enemigos…” (Salmos 54:4-5)
El Apóstol Pablo, citando Deuteronomio 32:35, instruía a los Romanos con estas palabras: “No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está; Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor” (Romanos 12:19)

David sabía que a pesar de estar rodeado de enemigos había Uno a su lado cuya ayuda era mejor y superior que cualquier ayuda que pudieran brindarle los hombres. Como dijera Charles Spurgeon: “Poco nos importan los desafíos del enemigo mientras tenemos la defensa de Dios”. Por este motivo, sabía que podía descansar en Dios y dejar en Sus Manos la venganza por la injuria, pues esta será verdaderamente justa y adecuada…

Termina manifestando su Perseverancia personal…

“Voluntariamente sacrificaré a ti; alabaré tu nombre, oh Jehová, porque es bueno. Porque Él me ha librado de toda angustia, y mis ojos han visto la ruina de mis enemigos” (Salmos 54:6-7)
David estaba tan seguro de su liberación que anticipada y espontáneamente ofrece sacrificios de alabanza al Señor. “Un corazón lleno de gratitud, y unos labios por los que rebosa al exterior dicha gratitud, son los sacrificios que Dios acepta” (Mathew Henry)

Es interesante también notar que el salmista habla de su liberación como de una cosa hecha. Fue cuestión de tiempo pero David pudo finalmente disfrutar de los beneficios de una vida libre de la persecución a la que le había sometido Saúl. Como hijos de Dios solemos sufrir muchas adversidades pero la fe genera las expectativas correctas y nos brinda la esperanza necesaria para enfrentar con firmeza los grandes desafíos de la vida…

Recordemos: La adversidad nos acecha pero la Presencia de Dios nos rodea y nos guarda de todo mal…

DECH
boletines@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: