La mujer Samaritana y Nicodemo

22 Jul

La mujer Samaritana y Nicodemo

Introducción

Lo que estaremos observando en esta pequeña exposición es, como se fue desarrollando la fe de una mujer, a medida que ella escuchaba a nuestro Señor Jesucristo, y no solamente podremos apreciar como fue creciendo ella en fe, sino que también podremos comparar la calidad de fe de ella y su actitud, con la de otro personaje que también conversó con nuestro Señor.

Me estoy refiriendo tanto a la mujer Samaritana como a Nicodemo.

1- La mujer samaritana

a) ¿Quién era ella?

* No era una mujer importante.

* No era por lo tanto de influencia.

* Era una mujer pecadora “Porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido”. Le dijo Jesús (Juan 4:18).

b) ¿Qué creyó ella de quién era Jesús?

* Creyó que era simplemente un judío (Juan 4:9).

* Luego que era Señor (v. 11)

* Luego que posiblemente era profeta (v. 19)

* Luego dijo ¿No será este el Cristo? (v. 29). Creyó en la omnisciencia de Cristo (Juan 4:16-19), y quería que otros Juzgaran y creyeran por si mismos.

C) ¿Cuál fue la actitud de la samaritana?

* dejó su cántaro y fue a la ciudad a proclamar su fe en Jesús (V.v 28, 39), su proclamación llevó a muchos convertirse en seguidores de Jesús el Cristo, Nuestro Señor.

* Creyó junto a todos estos Samaritanos, que Jesús era el Cristo el Salvador del mundo (v. 42).

2) Nicodemo, el que vino a Jesús de Noche (Juan 3).

a) ¿Quién era Nicodemo?

* Era fariseo. (v. 1), un separatista, los fariseos eran una secta muy estricta, tenían en alta estima a la moral eran celosos y sacrificados, y generalmente se creían justos y libres de pecados

* Un principal entre los judíos, es decir era miembro del Sanedrín, la corte suprema del judaísmo (v. 1), por lo tanto un hombre influyente.

* Maestro de Israel (v. 10).

b) ¿Qué creyó el de quién era Jesús?

* un Rabí, es decir un maestro enviado de Dios, no uno de la escuela de los rabinos.

* Alguien que podía hacer señales (milagros) departe de Dios. así que quizás Nicodemo creía que Jesús podía ser un profeta. (v.2).

* Sin embargo no se dice en las escrituras que Nicodemo haya llegado a tener la fe y actitudes de la Samaritana.

c) ¿Cuál fue la actitud de Nicodemo después de su conversación con Jesús?

* ¿Salió con el mismo entusiasmo a invitar a otros a venir y escuchar a Cristo?

* ¿Cuántos creyeron por la palabra de Nicodemo?

* Cierto que en una ocasión defendió a Jesús (Juan 7:50,51).

* Y contribuyó para la sepultura de él, (Juan 19:39).

* Pero su actitud nunca fue, como la de la mujer Samaritana.

Conclusión.

El apóstol Pablo escribiendo a los hermanos que estaban en Corinto, les dijo “Pues mirad, hermanos, vuestra vocación que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia” (1 Cor. 1: 26-29). Estimados hermanos, La mujer Samaritana fue lo vil del mundo y lo menospreciado, no era nadie en comparación con Nicodemo, sin embargo demostró una fe genuina y verdadera y una buena actitud hacia Jesús, al grado que por la palabra de ella muchos creyeron en Jesús que él era el Cristo el Salvador del mundo.

¿Con cuál de estas dos personas compara usted su fe delante de Dios? Si nuestra fe es grande como la de la Samaritana no podremos jamás callar ni dejaremos de proclamar a otros acerca de Cristo, pues, “teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos (2 Cor. 4:13). Dejemos que la Palabra de Cristo desarrolle nuestra fe (Rom. 10:17)

.Autor: Alfredo Chee Amador

Fuente:

http://www.vrg.us/chee/pagina_nueva_20.htm

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: