– Dios paga…

22 Jul

– Dios paga…

Leer Salmo 53

El Salmo 53 es prácticamente una repetición del Salmo 14. Como dijera Charles Spurgeon:

“La naturaleza malvada del hombre se presenta aquí ante nuestra vista por segunda vez y, casi, en las mismas palabras inspiradas. Las repeticiones no son innecesarias. Somos lentos en aprender y hemos de ir línea tras línea. David, después de una larga vida, halló que los hombres no eran mejores entonces de lo que eran en su juventud”

Se dice que la expresión “Mahalat” mencionada en el título, además de implicar un arreglo musical, también significa “enfermedad”, siendo en este caso un título apropiado para este salmo: “El canto de la enfermedad del hombre” porque describe apropiadamente los efectos perniciosos del pecado en los seres humanos.

Comienza el salmo mostrándonos el Corazón humano…

  • “Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, e hicieron abominable maldad; no hay quien haga bien” (Salmos 53:1)

En contraposición con el sabio, quien según Proverbios 1:7 tiene “temor reverencial” por Dios, el necio decide elucubrar en lo profundo de su corazón una negativa acerca de la existencia de un Ser Superior, como si de esa manera pretendiera esconder el sol con la mano…

En Romanos 1:21 el Apóstol Pablo asegura que la raíz de la corrupción humana se encuentra en el hecho de que los seres humanos “habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido”. Si solo se quita la visión de la Luz Divina a un corazón sumido en tinieblas lo único que podrá cosecharse será mayor perversión e ignorancia. No es extraño entonces que David asegure que “se han corrompido” y en consecuencia “no hay quien haga el bien”. El pecado es un atributo hereditario en la raza humana y que tiene efectos prácticos permanentes… el ser humano no mejora, sino que se corrompe cada día más…

Luego manifiesta la Corrupción que viene aparejada…

  • “Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres, para ver si había algún entendido que buscara a Dios. Cada uno se había vuelto atrás; todos se habían corrompido; no hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno” (Salmos 53:2-3)

Como explica Mathew Henry, en este Salmo encontramos:

  • El hecho del pecado. Dios es testigo del mismo
  • La culpa del pecado. Es iniquidad (v1, 4)
  • La fuente del pecado. ¿Por qué son tan malos los hombres?
  • La locura del pecado. Es un necio el que alberga pensamientos tan corruptos.
  • La inmundicia del pecado. A pesar de toda la decencia que pretenden los pecadores orgullosos, es cierto que la maldad es lo más nefasto del mundo
  • El fruto del pecado. Ved hasta que grado de barbaridad lleva finalmente a los hombres.
  • El temor y la vergüenza que siguen al pecado (v5)
  • Y termina mostrando las Consecuencias de una vida cargada de maldad…
  • “¿No tienen conocimiento todos los que hacen iniquidad… y a Dios no invocan?… Porque Dios ha esparcido los huesos del que puso asedio contra ti; los avergonzaste porque Dios los desechó… Cuando Dios hiciere volver de la cautividad a su pueblo, se gozará Jacob y se alegrará Israel” (Salmos 53:4-6)

Nicholas Gibbins escribió:

“He aquí que infierno tan espantoso es una conciencia herida”.

El pueblo de Dios puede invocar a la esperanza, pero, ¿Qué queda para el pecador?… Solo la terrible expectación del castigo prometido y merecido…

Recordemos: El pecado solo ofrece favores pasajeros…

DECH
boletines@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: