Dios posiciona…

21 Jul

Dios posiciona…

Leer Salmo 52

Cuando David huía de Saúl fue bien recibido en Nob por Ahimelec, el sacerdote, quién le proveyó de alimentos y la espada de Goliat (1 Samuel 21:1-9). Esto fue observado por Doeg un edomita que era siervo de Saúl y le dio un informe de lo acontecido. Finalmente Saúl decidió matar a Ahimelec y otros ochenta y cinco sacerdotes y herir a espada a los habitantes de Nob. El brazo ejecutor de esta masacre fue el mismo Doeg a quien David dedica el Salmo 52.

Abiatar, el hijo de Ahimelec dio las tristes noticias a David quien asumió con tristeza su responsabilidad al decir: “Yo he ocasionado la muerte a todas las personas de la casa de tu padre” (1 Samuel 22:23)

En este contexto de angustia y decepción se escribió el Salmo 52. Es descripto como un “masquil” es decir un “cántico de instrucción”. Es interesante que incluso la maldad de un Doeg pueda traer instrucción a un David…

Comienza expresando una Descripción del carácter de los malos…

“¿Por qué te jactas de maldad, oh poderoso?… Agravios maquina tu lengua… Amaste el mal más que el bien… Has amado toda suerte de palabras perniciosas…” (Salmos 52:1-4)
Enfrenta a Doeg y lo acusa de:

Maldad: “Agravios maquina tu lengua”. También asegura que su lengua corta como “navaja afilada”. Como dijera Santiago, “la lengua es un fuego, un mundo de maldad” (Santiago 3:6)
Falsedad: Obra el mal con “lengua engañosa”, ama la “mentira” y “trama engaños”
Mala Voluntad: Los engaños que expresa a través de su lengua son la expresión de su corazón.
Amor al pecado: “Amaste el mal más que el bien”
Luego explica cual es el Destino de los malos…

“Por tanto, Dios te destruirá para siempre; te asolará y te arrancará de tu morada, y te desarraigará de la tierra de los vivientes…” (Salmos 52:5-7)
Describe el destino de los malos bajo la Justicia de Dios y expresa que en esta vida sufrirán pérdidas, incluso el destierro (lo cual implicaba perder los beneficios nacionales por pertenecer al Pueblo de Dios) y la muerte con la separación eterna de Dios como consecuencia final. De manera similar al Salmo 1 se asegura que los malos son “como el tamo que arrebata el viento” (Salmos 1:4-5).

Termina explicando donde hallan Descanso los buenos…

“Pero yo estoy como olivo verde en la casa de Dios; en la misericordia de Dios confío eternamente y para siempre; te alabaré para siempre, porque lo has hecho así; y esperaré en tu nombre, porque es bueno, delante de tus santos” (Salmos 52:8-9)
También pensando en el Salmo 1 que dice en referencia al justo: “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo y su hoja no cae…” (Salmos 1:3), dice David que en comparación con Doeg él es “como olivo verde en la casa de Dios”.

¿Qué tenemos que hacer nosotros para ser como “olivos verdes”?

Vivir una vida de plena fe y confianza en el Señor: “En la misericordia de Dios confío eternamente y para siempre” (v8b)
Vivir una vida de gratitud y gozo en el Señor: “Te alabaré para siempre porque lo has hecho así” (v9a)
Vivir una vida de esperanza y humilde dependencia en el Señor: “Y esperaré en tu nombre, porque es bueno delante de tus santos” (v9b)
Confiar, gozarnos y esperar en Él es un medio necesario y suficiente para disfrutar de una vida puesta en perspectiva ante las circunstancias pasajeras y la eternidad…

Recordemos: Los malos pasan… la Justicia de Dios permanece…

DECH
boletines@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: