Religiosos: Reforma migratoria es imperativo moral en EEUU

15 Jul

Religiosos: Reforma migratoria es imperativo moral en EEUU

Associated Press
Wednesday, July 14, 2010

WASHINGTON – Un líder protestante y un obispo católico en Estados Unidos coincidieron el miércoles en que hay una urgencia moral a la necesidad de una reforma migratoria, al comparecer durante una audiencia en el Congreso.

Gerald Kicanas, arzobispo de Tucson, dijo que el “actual sistema migratorio, que puede provocar la separación de familias, sufrimiento e incluso la muerte, es moralmente inaceptable y debe ser reformado”.

“La labor de la Iglesia en la asistencia a inmigrantes se basa en la creencia de que cada persona es creada a la semejanza de Dios”, afirmó Kicanas, quien también es vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos.

Richard Land, presidente de la Comisión de Libertad Religiosa y Convención Etica Bautista del Sur, dijo as su vez que su congregación y otras evangélicas “ven la inmigración a través de los lentes de su fe. Reconocen un mandato bíblico para atender a los ‘forasteros’ y para actuar con justicia y misericordia”.

Para responder a ese mandato, Land dijo que su congregación se comprometió en 2006 a “esforzarse para atender las necesidades espirituales, emocionales y físicas de todos los inmigrantes”.

Ambos líderes religiosos hablaron durante una audiencia celebrada por la subcomisión de Inmigración, Naturalización, Refugiados, Seguridad Fronteriza y Ley Internacional de la Cámara de Representantes.

La representante demócrata Zoe Logfren, presidenta de la comisión, calificó “sin precedentes” la coincidencia de católicos y evangélicos en su propuesta de una reforma migratoria que incluye seguridad fronteriza, reunificación familiar y una opción para regularizar la situación de unos 12 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

Al comparecer ante la subcomisión, el experto del Center for Immigration Studies James R. Edwards presentó una postura contraria a la de Kicanas y Land, pues advirtió sobre los riesgos de “aplicar erróneamente principios bíblicos en cualquier área de política pública”.

“Quienes argumentan un imperativo bíblico para aprobar una ‘reforma migratoria integral’ o un proyecto de ley específico patinan sobre hielo frágil”, afirmó.

Según Edwards, una reforma migratoria que permita a los indocumentados regularizar su situación _al pagar multas, someterse a una revisión de antecedentes penales y aprender inglés_ pondría en riesgo a los estadounidenses más vulnerables: minorías nativas, estadounidenses con solo educación secundaria, inmigrantes legales, adolescentes, ex combatientes, minusválidos y ex convictos.

En su primer discurso importante sobre el tema desde que asumió la presidencia, el presidente Barack Obama atribuyó este mes a la palabrería política y a la intervención de intereses económicos que se haya empantanado la reforma a las leyes de inmigración, pero dijo que su gobierno no “dejará para más adelante” la tarea de reparar el sistema.

El presidente no mencionó fechas para la reforma, por lo que no está claro si las negociaciones iniciarán antes de las elecciones de medio mandato, previstas para noviembre.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: