Archivo | 9:08 PM

Charles Finney: El evangelista controversial

14 Jul

Charles Finney: El evangelista controversial

Por William P. Farley

En el otoño de 1821, un estudiante de leyes de veintinueve años de edad comenzó a buscar al Señor. Durante el pasado año un avivamiento se había extendido en su ciudad natal de Adams, Nueva York, y él había rehusado participar. Pero después comenzó a orar. Cuarenta años más tarde, recordó de esta manera su conversión: “El Espíritu Santo descendió sobre mí con tal fuerza que parecía que me traspasaba el cuerpo y el alma. La impresión fue como de una ola de electricidad que me traspasó enteramente. Parecía venir sobre mí en olas de amor, pues no lo pudiera expresar de otra manera. Parecía como el aliento mismo de Dios. Puedo recordar expresamente que parecía abanicarme, como inmensas alas. No tengo palabras para expresar el maravilloso amor que fue derramado en mi corazón”. 1

Así comenzó el ministerio de Charles Grandison Finney (1792-1875), uno de los más destacados e influyentes evangelistas en la historia de los Estados Unidos.

El ministerio de Finney fue el apogeo del Segundo Gran Despertamiento (alrededor de 1792-1835). Vivió en la época de rápida expansión al Oeste, en que hubo un crecimiento de población sin precedentes. Los norteamericanos habían asimilado la doctrina del “Destino Manifiesto”, y con ella el optimismo en los logros y el potencial humanos únicos en la historia. Finney era la personificación espiritual de ese ideal.

Resumiendo la importancia de Finney, Marcos Noll escribe: “Hay que reconocer que se debiera clasificar a Finney con Andrew Jackson, Abraham Lincoln, y Andrew Carnegie… como uno de los personajes públicos más importantes de la América del siglo diecinueve. Sin duda, entre la raza blanca de los Estados Unidos, sobresale, después de Jonathan Edwards, como una figura crucial en el mundo evangélico”. 2

LOS PRIMEROS AÑOS

Poco después de su dramática conversión, Finney comenzó a estudiar bajo su pastor presbiteriano, George Gale. Éste lo animó a asistir al Seminario Princeton. Pero como no sentía gran respeto por la teología ni los teólogos, Finney escribió: “Llana y plenamente les dije que no me sometería a la influencia bajo la que ellos habían estado”. 3

En sus memorias, Gale lo recuerda de otra manera: “Finney no asistió al seminario porque no pudo ser aceptado”.

Por cualquiera razón, Finney no procuró hacerse de una educación teológica formal. Como resultado, su presbiterio lo puso bajo tutela de Gale y otro pastor. En 1823, Finney recibió licencia para predicar, y fue ordenado en 1824.

Durante este tiempo la Sociedad Misionera Femenil lo comisionó para que trabajara como evangelista en el laberinto de pueblos y aldeas en el noroeste de Nueva York. Allí Dios le concedió cierta medida de buen éxito.

En 1825, hubo un drástico cambio en su ministerio. Finney fue invitado a predicar en Utica, Nueva York. Utica quedaba cerca del recién escavado Canal Erie. Era una metrópolis del Oeste, en creciente desarrollo y de mucho movimiento. Durante dos años Finney predicó, con creciente efectividad, en Utica y las ciudades adyacentes de Rome y Syracuse.

Los métodos de Finney eran novedosos. No evangelizó como sus predecesores: Jonathan Edwards, George Whitefield, y Asahel Nettleton. 4 Para tener conversiones, a propósito elevó el timbre emocional de las reuniones. Adoptó y popularizó la práctica metodista de llamar a los conversos a pasar al altar o sentarse en la silla del penitente para significar su decisión de seguir a Cristo. Para agotar a los oyentes y llevarlos a hacer una entrega, alargaba sus reuniones. A veces las reuniones duraban cuatro horas y más. Estas formas de manipulación no escaparon a los críticos.

CONFERENCIA EN NEW LEBANON

Finney tuvo considerable éxito, pero debido a sus nuevas medidas, se levantó mucha oposición. Sus principales oponentes fueron dos personajes de buena fama nacional: Lyman Beecher y Asahel Nettleton.5

En el verano de 1827 se organizó una conferencia en New Lebanon, Nueva York, para tratar las diferencias. Según Iain Murray, la conferencia “no era cosa de estar a favor o en contra, no de la emoción, sino de la adopción de medios, además de la predicación y la oración, para provocar emoción”.6

Nettleton y Beecher estaban de un lado; Finney y sus seguidores del otro. Nettleton y Beecher se habían graduado de Yale. Ellos representaban la tradición teológica de New England de sus antepasados. Finney, sin educación académica, iba en dirección de cambio y de una interpretación personal de las Escrituras.

La Conferencia de New Lebanon culminó en un punto muerto. El que no pudieran censurar a Finney fue su victoria. Esto le dio la medida de respetabilidad que le hacía falta. Por primera vez las iglesias en las grandes ciudades de la costa Este abrieron las puertas a su ministerio. Desde el verano de 1827 hasta el otoño de 1829 tuvo campañas en Wilmington, Philadelphia, y Nueva York.
AVIVAMIENTO EN ROCHESTER

Desde el otoño de 1830 hasta el verano de 1831, el ministerio de Finney llegó a su punto culminante en Rochester, Nueva York. El Espíritu de Dios estuvo con él en gran poder. Como Utica, Rochester era un centro comercial de mucho movimiento, cerca del recientemente terminado Canal Erie. Tal era la manifestación del poder de Dios en la obra de Finney que los comerciantes de todo el distrito muchas veces cerraban sus puertas para asistir a las reuniones. En sus giras de iglesia a iglesia, grandes multitudes seguían a Finney.

Charles Hambrick-Stowe, un biógrafo de Finney, observa: “Muchos llegarían a decir que fue el más grande avivamiento local en la historia de los Estados Unidos”.7 Citando a Beecher, continúa: “El avivamiento a escala nacional despertado por Rochester fue ‘la mayor obra de Dios, y el más grande avivamiento religioso que el mundo jamás ha visto en tan corto tiempo'”. 8

La campaña en Rochester también unió a los creyentes respecto de dos importantes asuntos sociales: temperancia y la abolición de la esclavitud. Ambos tendrían muy amplias implicaciones.

ESCRITURA Y ENSEÑANZA

En 1832, el fuego del avivamiento comenzó a desvanecerse y Finney asumió un pastorado en Nueva York. En 1835, el recién fundado Oberlin College (Ohio) lo invitó a ser su primer profesor de teología. Finney tenía cuarenta y tres años de edad y estaba agotado. En gran necesidad de descanso y con el sentir de que estaba ocurriendo un cambio en el ambiente espiritual, aceptó. Por el resto de su vida se dedicó a dictar clases en Oberlin y a conducir campañas en varios lugares, como en Nueva York, Boston, e Inglaterra.

Hasta entonces, Finney se había dedicado al evangelismo. Como no tenía obras publicadas, sus suposiciones teológicas eran relativamente desconocidas. Todo esto cambió en 1835, cuando Finney publicó sus Lectures on Revivals of Religion . En un resumen del contenido, Nathan Hatch escribe: “Finney lanzó una virulenta crítica de la ortodoxia calvinista, tirando a matar el sistema calvinista. Negó la implícita autoridad del saber, se burló de la impotencia de los cuidadosamente escritos sermones… y condenó el distante y elegante estilo de los ministros educados. Clamó contra la burocracia eclesiástica, particularmente las sutilezas teológicas y la caza de herejías que había llegado a caracterizar el coto presbiteriano… Finney pedía una revolución copernicana para que la vida religiosa se centrara en el público. Despreciaba el estudio teológico formal”.9

El problema consistía en que Finney escribió Revivals of Religion [Avivamiento de religión] cuando todavía era un ministro presbiteriano ordenado. Esto puso al descubierto su oposición a la teología de su propia denominación. Además, sus obras posteriores confirmaron que él creía en la posibilidad de una vida santa y sin pecado para los recién conversos, la negación de la imputación del pecado y la culpa de Adán, la habilidad humana de crear para sí una nueva naturaleza, el rechazo de la Expiación sustitutiva, y el poder de fabricar un avivamiento mediante ciertos métodos. En otras palabras, negó grandes secciones de la Confesión de Westminster que había jurado mantener. Él y Asa Mahan (1799-1889), el presidente de Oberlin College, más adelante compilaron estas ideas en lo que se conoce como “Teología Oberlin”.

En 1837, sintiendo la presión de sus colegas presbiterianos, renunció a la denominación presbiteriana y se afilió a los congregacionalistas.

En 1851, bajo presión, Mahan renunció a la presidencia de Oberlin y la facultad con voto unánime pidió a Finney que asumiera ese cargo. Tenía entonces cincuenta y nueve años de edad. Finney mantuvo la presidencia hasta 1866, cuando renunció debido a su avanzada edad. Pero siguió dedicándose a la evangelización, y a la enseñanza en Oberlin, hasta su muerte en agosto de 1875.
EL MINISTERIO DE FINNEY

El ministerio de Finney fue único. En un tiempo cuando casi todos los pastores leían sus sermones, Finney predicaba sin notas, y generalmente sin prepararse. Se levantaba a hablar según el Espíritu lo inspiraba. Más adelante, se valió de un sencillo bosquejo para sus prédicas.

Finney despreciaba la preparación formal. A veces era criticado por su estilo de predicación tajante y sentenciosa.

Finney practicó muchas novedades. Como no creía en el pecado original, suponía que el hombre puede arrepentirse y volverse a Dios sin intervención sobrenatural. Por lo tanto, cualquier medida que pudiera provocar una decisión por Cristo era justificada. Caracterizaban su obra los llamados al altar, la práctica de orar públicamente por los inconversos que estaban presentes, y la exigencia a tomar una decisión inmediata de seguir a Cristo.

Aunque los metodistas, y algunos bautistas, ya habían estado practicando estos métodos, Finney los popularizó. Siguen en uso hoy. Como señala Murray: “Lo que sucedió allí [en la Nueva York occidental bajo Finney] llegó a marcar un hito en la historia evangélica, y trajo entre los líderes que también profesaban fe en la obra del Espíritu Santo, la primera gran controversia respecto del significado del avivamiento”.

A su favor se dirá que Finney también motivó las aplicaciones sociales del evangelio. Finney, Mahan, y sus seguidores fueron algunos de los primeros líderes en el movimiento que abogaba por la abolición de la esclavitud. También asumió una firme postura contra la orden masónica.

LA TEOLOGÍA DE FINNEY

Finney fue un muy franco pelagiano. Sus otras creencias teológicas, que ya hemos mencionado, revelan su repugnancia a la preparación teológica. Un historiador resume así la teología de Finney: “El concepto de que un hombre no regenerado es gobernado por una naturaleza caída no tenía sentido… Una decisión de la voluntad, no un cambio de naturaleza, era todo lo que se requería para ser convertido… Si la conversión era el resultado de la decisión del pecador, y si era responsabilidad del predicador inducir esa decisión… entonces cualquier medida que llevara al inconverso hacia el punto de una instantánea y absoluta conversión tenía que ser buena”.11

Estas ideas eran contrarias a la ortodoxia de la época, que la mayoría había aceptado desde que el Mayflower arribara en Plymouth Rock en 1620.

¿De dónde sacó Finney estas ideas? Casi todos los historiadores señalan la influencia de Nathaniel William Taylor (1786-1858), profesor de teología en Yale. Los puntos de vista de Finney eran casi idénticos a los que se hallan en la “Teología New Haven” de Taylor, también denominadas la “Nueva Teología”.12 “La voz era de Finney” —expresa Murray—, pero “el pensamiento era de Taylor”.13 O, como lo expone Nathan Hatch: “Las abstracciones de la teología New Haven de pronto habían cobrado vida en el burdo y animado fanatismo de las Nuevas Medidas [de Finney]”.

A la larga, la teología New Haven, popularizada por Finney, produjo división. En 1838, los presbiterianos se dividieron en la Antigua Escuela y en la Nueva Escuela. La primera representaba la tradición teológica que descendía de la Reforma hasta los Puritanos. La última expresaba la nueva teología de Taylor y Finney.

FORTALEZAS DE FINNEY

Los muchos puntos fuertes de Finney explican la manera poderosa en que Dios lo usaba. Una de sus fortalezas era su vida de oración. Era un hombre que oraba intensamente y por largas horas, una disciplina que necesitan los pastores. Finney pensaba que podía producir avivamiento mediante ciertos métodos, pero su vida de oración fue el mayor factor contribuyente. A menudo pasaba horas en oración, tanto antes como después de sus reuniones de avivamiento.

Su segunda fortaleza era la gran unción del poder del Espíritu Santo que descansaba sobre él. Cuando predicaba, los oyentes solían quedar en completo silencio. Luego llegaban a un profundo, prolongado, y penetrante sentido de pecado, lo cual resultaba en una gran conversión a Cristo, algo que por medios humanos era imposible explicar.

La tercera fortaleza de Finney era su ética laboral. Cuando conducía una campaña trabajaba dieciséis horas al día, siete días a la semana. Después de tan intenso esfuerzo, cada verano pasaba varias semanas en Nueva York, en la granja de sus suegros, para recuperar las fuerzas.

En cuarto lugar, el celo evangelístico de Finney no tiene precedentes. Amaba a la gente y se entregó desmesuradamente para que fueran salvos.

DEBILIDADES

Finney también tuvo debilidades que limitaron un prolongado servicio a la Iglesia, y en ciertos casos provocaron mucho daño entre los de poco criterio.

La primera fue su mentalidad de “llanero solitario”: solamente yo y mi Biblia. Para Finney, la teología y la historia de la Iglesia eran territorio que no le interesaba mucho. Debido a esto, muchas veces era imposible enseñarle algo y no se dejaba corregir. (Hemos notado su indisposición de escuchar a sus mayores en la Conferencia de New Lebanon el verano de 1827.)

Por ejemplo, Finney escribió: “Hay mucha ignorancia en las iglesias respecto al tema de los avivamientos… Muy pocos tienen buen conocimiento del tema”.14 Pero, desde 1790, se han suscitado grandes avivamientos en Norteamérica e Inglaterra. Probablemente el mayor avivamiento en la historia, el Gran Despertamiento, tuvo lugar bajo Whitefield, Edwards, y Wesley en los años 1740. Ignorando estos recientes sucesos, Finney supuso que él era el primero en comprender de veras el avivamiento.

“Finney comenzó su propia búsqueda religiosa — anota Nathan Hatch — , al negar la fuerza de la herencia de autoridad religiosa. Confiaba en su propio iluminado razonamiento, aunque no contaba con instrucción teológica”.15 Esta postura lo excluyó de la histórica confesión cristiana en muchos de los importantes aspectos doctrinales. Ya hemos mencionado algunos de éstos.

Su segunda debilidad, que tiene mucho que ver con la primera, era la elevación de la razón por encima de la revelación. Finney exigía que muchos misterios bíblicos fueran traducidos a fórmulas racionales humanas. Finney luchaba por “ajustar las verdades del cristianismo a un tan armonioso sistema de pensamiento que no se violara los dictámenes de la razón — observa Murray — . Esto, como muchas veces dijo, era (después de la conversión de almas) la gran meta de su vida”.16 Finney no podía aceptar misterios, como la congruencia de la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre.

LECCIONES
Podemos aprender muchas lecciones de la vida de Finney. Primero, Dios se complace en usar vasos imperfectos. Dios perfeccionó su poder mediante las debilidades de Finney (2 Corintios 13:4). Esto debiera alentar a cada pastor. A pesar de las imperfecciones de Finney, Dios se complació en hacerlo su instrumento. A pesar de nuestras imperfecciones, Él se valdrá también de nosotros.

Segundo, necesitamos discernimiento. El poder sobrenatural de Dios no significa que aprueba todo lo que el hombre cree o hace. Dios ungió a Sansón aunque durmió con prostitutas filisteas. Dios ungió y amó a Charles Finney aunque rechazó la verdad del pecado original y de la Expiación sustitutiva.

Pero también es cierto lo opuesto. Los fracasos de un hombre no impiden que Dios obre por medio de él. Balaam era idólatra, pero Dios habló proféticamente por medio de él. Aprendemos de Finney a no rechazar el poder de Dios manifestado en un hombre sólo porque su vida o su doctrina sean imperfectas.

Tercero, nuestras suposiciones teológicas determinarán nuestra práctica. La teología New Haven de Finney determinó sus métodos evangelísticos. Él enfatizó demasiado el lugar de las decisiones humanas porque rechazó la verdad del pecado original. Su alta estima del hombre gobernó sus prácticas evangelísticas. De la misma manera, nuestras suposiciones teológicas determinan nuestras prácticas.

Cuarto, sea humilde. No sea un “llanero solitario”. Lea la historia de la Iglesia y aprenda de ella. Estudie la teología de grandes pensadores del cristianismo, como Agustín, Calvino, Lutero, y Edwards. No se decepcionará, porque…

Dios escribe la Historia.

William P. Farley es pastor de Grace Christian Fellowship en Spokane, Washington. Es autor de For His Glory [Para su gloria], Pinnacle Press, y Outrageous Mercy [Escandalosa misericordia], Baker. Puede contactarlo llamando al 509-448-3979.

Notas

1. c.g. Finney, The Autobiography of Charles Finney [La autobiografía de Charles Finney] (Minneapolis: Bethany, 1876. Reprint 1977), 21,22.

2. Mark A. Noll, A History of Christianity in the United States and Canada [Historia del cristianismo en Estados Unidos y Canadá] (Grand Rapids: Eerdmans, 1992), 176.

3. Finney, 47.

4. Para mayor información acerca de sus predecesores, vea William P. Farley, “Asahel Nettleton — The Forgotten Evangelist” [Asahel Nettleton, el evangelista olvidado], Enrichment (otoño 2005). .

5. Vea William P. Farley, “Asahel Nettleton — The Forgotten Evangelist”, Enrichment (otoño 2005). .

6. Iain Murray, Revival and Revivalism [Avivamiento y evangelismo] (Edinburgh: Banner of Truth, 1994), 243. Énfasis mio

7. Charles E. Hambrick-Stowe, Charles Finney and the Spirit of American Evangelism [Charles Finney y el espíritu del evangelismo norteamericano] (Grand Rapids: Eerdmans, 1996), 110.

8. Ibid., 113.

9. Nathan Hatch, The Democratization of American Christianity [La democratización del cristianismo norteamericano] (New Haven: Yale, 1989), 197.

10. Murray, 227.

11. Murray, 245,246.

12. Vea William P. Farley, “Asahel Nettleton — The Forgotten Evangelist”, Enrichment (otoño 2005) .

13. Murray, 262,263.

14. Murray, 248.

15. Hatch, 199.

16. Murray, 256. Esta es una cita de las memorias de Finney.

http://www.ag.org/enrichmentjournal_sp/200601/200601_118_Finney.cfm

Anuncios

Porqué esforzarnos por explicar bien el evangelio?

14 Jul

Porqué esforzarnos por explicar bien el evangelio?
Por Oscar Centeno

Para recordar tres lecciones que considero importantes para el que quiere evangelizar correctamente:
1. La explicación de la ley moral y del pecado personal.
La Biblia nos muestra cómo Dios nos da la ley moral para que la persona orgullosa (que se considera buena) comprenda que es mala. Igual lo hizo Jesús en Marcos 10:17-31 con el joven rico que aseguraba que nunca había mentido, robado, adulterado ni deshonrado a sus padres.

2. Razonamos acerca del justo juicio de Dios, y de cómo las buenas obras humanas no quitan la culpa por los pecados ya cometidos. Seguimos el ejemplo de Pablo de razonar acerca de la justicia y juicio, como en Hechos 24.

  • 25 “Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix se espantó, y dijo: Ahora vete; pero cuando tenga oportunidad te llamaré.

En ese razonar, también apelamos a la conciencia de las personas y a su conocimiento inherente de lo que es la justicia (Romanos 2.15). Razonamos con las personas porque Dios les manda que deben tomar una decisión. Si ellas no entienden el mensaje, entonces no tendrán la información necesaria para decidir convertirse de su mal camino y volverse a Cristo.

Esta decisión no depende de Dios, ya que Dios les da la fe necesaria a las personas luego de que les predicamos el evangelio (Romanos 10:17). Depende de la persona de evaluar su condición, escuchando a su conciencia y a nuestra predicación. Luego de que Pablo razonara con él en Hechos 26, el rey Agripa decidió y dijo:

  • 28 Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano.

Esto es lo que buscamos hacer cada vez que testificamos: persuadir a los hombres, con franqueza.

  • “Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza;” 2 Corintios 3:12
  • “Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias.” 2 Corintios 5:11

El día de salvación para cualquier hombre es hoy mismo. Esa es la voluntad de Dios:

  • “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” 2 Pedro 3:9

3. La explicación del sacrificio sustituto (propiciación) de Cristo por la persona a la que le testificamos.
Finalmente, a las personas que les preocupa su condición, les explicamos las buenas noticias del evangelio de Cristo, que Dios quiere salvarles de Su ira. Además, explicamos el mandato de arrepentirse y poner su fe en Cristo (conversión). Aquí, buscamos que las personas comprendan muy bien que necesitan que alguien pague por sus crímenes y sólo Cristo puede salvarles de Dios, el Juez justo.

No hacemos una oración con ellas ya que no existe en la Biblia como un patrón para nosotros, y es algo personal de las personas con Dios. Una oración no salva, sino que Dios es el que salva al que oye y cree el evangelio (Efesios 1.13-14).
La urgencia: Si no les explicamos bien el evangelio a las personas, éstas no podrán decidir convertirse de su mal camino, y no rogarán misericordia a Dios, quien les quiere salvar. El da gracia al humilde, no al soberbio (Santiago 4:6).

Descarga los tres videos:

1. La ley moral Evangelismobiblico-ElPrimerDeberDelPredicadorDelEvangelio204.mp4 31MB, 3 min
2. Razonamos acerca de la justicia Evangelismobiblico-RazonamosAcercaDeLaJusticiaDeDios485.mp4 57 MB, 5 min
3. La gracia y la decision personal del hombre Evangelismobiblico-BuenasNoticiasYElMandatoAObedecerElEvangelio767.mp4 30MB 3 min

El cariño también tiene rostro de hombre

14 Jul

El cariño también tiene rostro de hombre
Por Suzette Pineda

El día menos popular de las festividades resulta ser el de la persona más importante de nuestras vidas justo al nivel de nuestra madre. Para poder completar nuestro crecimiento y nuestra experiencia como seres humanos necesitamos de dos mentores, nuestro padre y nuestra madre. Ambos tienen igual importancia en nuestro desarrollo pero diferentes funciones, si ambos desempeñaran la misma ¿Cuál sería el sentido de tenerlos a los dos?

La madre proporciona la ternura y el cuidado que un niño necesita para sobrevivir a este mundo y el padre proporciona la seguridad y el carácter que un niño necesita para vivir en el, por lo que ocupa un lugar destacado en la configuración de pertenencia de los hijos a una familia, a una sociedad y esto afecta directamente su comportamiento ante la misma.
Su desenvolvimiento social depende mucho de su figura paterna, del equilibrio emocional que el padre dé al hijo. Ambos padres tienen responsabilidades muy grandes sobre la vida de sus hijos aunque la madre esté físicamente más a menudo el padre debe encontrar esos tiempos cortos pero de calidad, en los cuales pueda alimentar por lo menos las necesidades básicas de cariño de sus hijos y aprovechar esos momentos para llenarlos de bonitos recuerdos.

Las funciones principales del padre de familia son la manutención del hogar, el entorno en el cual sus hijos van a desarrollar sus vidas, mientras que la madre ve lo interno, su crecimiento espiritual, sus valores, su carácter, ambas funciones preparan al niño para poder ser un adulto productivo, pero no son las únicas que deben desempeñar, apenas son las principales. Esto no quiere decir que el padre no deba involucrarse en la vida intima de sus hijos, en estrechar relaciones afines con ellos y en intervenir en su educación, la ausencia del padre afecta directamente la seguridad del niño. Si es niña la ausencia de una imagen paterna afecta su autoestima, cómo ella se ve y se siente, y como debe valorarse como mujer; si es niño afecta su carácter, su forma de resolver los problemas, su masculinidad y como proyectarla y su trato hacia otras mujeres.
La función del padre es vital en la vida de un niño y su presencia esencial. Existen más casos de familias sin padre que sin madre. Esto es a raíz de la carencia de imagen paterna que muchos niños tuvieron. Afrontar la vida con la responsabilidad de una familia, sólo es para hombres maduros, para hombres que aprendieron de su padre a liderar un hogar. La madre puede ayudar al niño a manejar esta situación pero necesita hacer un esfuerzo muy grande para que el niño pueda formar una imagen paterna sin tenerla.
El padre es la corrección, es la línea que le marca los límites a un niño, es la primer figura de autoridad total que ellos identifican y sin ella el niño corre riesgos de conducir su vida por la borda aunque la madre intente no dejarlo caer, un niño sin padre crea muchos resentimientos, si este cae en malos caminos se vuelve a menudo irrescatable. Leí un articulo muy interesante titulado “Luz en el trabajo y sombra en la familia”, escrito por un profesor de primaria llamado Aquilino Polaino (no tengo más información de este personaje) este articulo habla de la ausencia paterna en el hogar, el padre cambia su vida familiar por su trabajo y cae en el error de trabajar para darle a sus hijos pertenencias materiales dejándoles vacios emocionales.
Actualmente muchos padres están tomando más conciencia de su papel y su lado tierno esta dejándose ver en el trato y el tiempo que les dedican a sus hijos y por ello creo que debemos darle más importancia al día en el cual se les reconoce dicha labor, porque ser un padre es una profesión para la cual nadie nos prepara, aprendemos en el camino y cometemos muchos errores que afectan directamente a nuestros hijos, pero puede que estemos a tiempo para repararlos y actuar mejor, un hijo es la cosecha de un buen padre o un barril sin fondo educado solo para recibir sin dar nada a cambio.

Mientras somos padres jóvenes y fuertes para poder ver por la vida de nuestra familia, creemos que ausentarnos es parte del esfuerzo que se hace para que nuestros niños tengan todo lo que necesitan, cuando el esfuerzo real está en permanecer junto a ellos porque cuando seamos padres viejos si no sembramos bien en nuestro hijos no recibiremos el cuidado y la atención que les dimos cuando estaban en crecimiento dejando nuestro nido vacío.

Un hijo es como la cuenta de fondo de retiro del banco, pero este no acumula precisamente dinero, acumula un amor que es resistente a los berrinches de ancianos y tolerante a las necedades que vienen en el paquete de la edad. Nadie está dispuesto a vivir esta etapa con sus padres si no hay una siembra correcta. Hay alguien al que le tengo mucho cariño y prefiero no especificar más. Proveyó a sus hijos de viajes y la mejor preparación escolar, obtuvieron reconocimientos internacionales y mientras ellos crecían destacándose en todo, el trabajaba duramente lejos de casa para que ellos continuaran siendo los mejores, hoy uno de ellos se fue a vivir fuera del país, el otro se independizó y el sigue trabajando para sobrevivir porque nunca inculcó en sus hijos el sentido de pertenecía de hogar, no hizo lazos de ellos hacia el que les hicieran sentir la responsabilidad de cuidar de su padre en su vejes y mas que responsabilidad el amor con el que deberían hacerlo, esa sería una forma de agradecerle los profesionales que hoy son. Estos jóvenes quizá continúen el mismo camino envejeciendo solos como si jamás hubiesen tenido una familia.

Un padre no solo es un proveedor de cosas materiales, también es un lazo de amor irrompible si deja que su corazón se desborde de cariño y tiempo frente a sus hijos.

Dentro de cincuenta años no importará:
El tipo de coche que condujiste.
El tipo de casa donde viviste.
La cantidad de dinero que tuviste en el banco
Ni la calidad de la ropa que usaste.
Pero el mundo tal vez sea un poco mejor
Porque fuiste importante en la vida de un niño
Profesor Alquilino Polaino
Una persona es hoy lo que es porque eso es lo que le enseñaron a ser. Todos tenemos la posibilidad de influir en un ser humano para bien o para mal, aquellos que no tienen una base firme construida por un padre y una madre pueden estar expuestos a adquirir malas costumbres y a desarrollar malas acciones fuera del hogar. Hay un dicho que dice que nunca se aprende a ser un buen hijo hasta que se es padre, nadie dijo que sería fácil la labor, y muchas veces los hijos son tachados por la falta de sabiduría de los padres al criarlos y esto desemboca en la rebeldía y el distanciamiento que al final sólo les destrozara la vida. Pero todos llegamos a una edad en la cual podemos ver las cosas que nuestros padres hacen mal y en lugar de repetirlas y resentirnos con ellos debemos mejorarlas y aprender de ellas para cuando nos toque a nosotros desempeñar ese papel. El fruto de una buena acción hoy son muchas buenas acciones mañana. ¿Cuál es la actitud que tienes frente a tus hijos cuando hacen algo mal o cuando se meten en problemas? ¿Cómo los llamas a la cordura y les haces ver sus fallas? El cómo hacemos las cosas tiene que ver mucho en su formación y en la formación que les darán a sus hijos.

Deja tus COMENTARIOS AQUI
vwww.farfalas.net
http://www.farfalas.com

(\__/) D.G.
(=’.’=) Suzette Pineda Cueto
(”)_(”) 4403-7575

¿María corredentora?

14 Jul

¿María corredentora?

En su edición del 10 de septiembre (1977), Clarín publicó una nota acerca de “la sorprendente posibilidad de que el Papa Juan Pablo II declare como verdad infalible que la virgen María es ‘corredentora de la humanidad, mediadora de todas las gracias y abogada del pueblo de Dios’.”

por Roberto Bedrossian

Aunque se trate de una posibili­dad, este tema dista de ser sor­prendente, no sólo por la cono­cida devoción mañana de Juan Pablo u, sino porque constituiría el desenlace y culminación lógicos de la expansión creciente, a partir del siglo iv, del culto a María. El mismo Conci­lio Vaticano u, tan moderado en algu­nos aspectos, manifestó en su «Consti­tución dogmática de la Iglesia» (N° 62): «Por este motivo (se refiere a la cooperación activa de María en la re­dención), la Santísima Virgen es in­vocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Ayudadora, Me­diadora. Lo cual, sin embargo, ha de entenderse de tal manera que no reste ni añada nada a la dignidad y eficacia de Cristo». Traduciendo este galima­tías: Cristo es el Mediador, pero hay otros mediadores (en este caso María, en otros el Papa, los santos, los sacerdo­tes).

Tratar este tema resulta incómodo para el autor. Por una parte, porque se trata de un asunto muy sensible para la devoción católica, la cual es digna de todo respeto; por otro lado, porque en nuestra niñez escuchamos horroriza­dos —y no hemos podido olvidarlo— a alguien afirmar con tono enfático que

«los protestantes escupen a la Virgen y a los santos» en referencia a sus imáge­nes. Si bien tamañas injurias hoy no son frecuentes, es bastante común que se nos diga: «Ustedes, los evangélicos, no creen en la Virgen, ¿no es cierto?». Por ello se hace indispensable dejar en claro desde el inicio que nuestra discrepancia es respecto del culto a María (en muchos casos, y no exclusivamente en los estratos po­pulares, difícil de distinguir de una literal mariolatría), y nada tiene que ver con nuestro amor y admi­ración a Apersona de María, como el santísimo instrumento elegido por Dios para ser la madre de nues­tro Señor Jesucristo. Ninguna mu­jer recibirá nunca una gracia ma­yor. Como su prima Elizabeth dije­ra, ella es bienaventurada entre todas las mujeres (Lucas 1.42).

Antes de considerar en un próximo artículo los aspectos his­tóricos y bíblicos del culto mariano (Virginidad perpetua, Madre de Dios, Inmaculada concepción, Asunción, Mediadora y partícipe —hasta hoy, sólo partícipe y co­operadora— en la redención) debemos hacer mención de tres tópicos, que nos permitirán introducirnos en un indis­pensable panorama aclaratorio.

La conversión del Imperio Romano

Frecuentemente se adjudica a Constantino la «conversión» del Imperio Romano al cristianismo. En realidad, Constantino promulgó en el año 313 el llamado edicto de Milán o edicto de tolerancia, que legalizaba el cristianis­mo, al que luego sin duda favoreció hondamente, porque atribuyó su victo­ria en el puente Milvio (312) contra Majencio a la ayuda del Dios cristiano, puesto que en la noche anterior a la batalla decisiva habría visto en sueños una cruz con la inscripción «in hoc signo vinces» (con esta señal —o estandarte vencerás)-

Así, en tanto con­servaba el título de Pontifex Maximus que le correspondía como sumo sacer­dote del culto pagano en su condición de emperador, convocó y presidió el concilio de Nicea y se bautizó poco antes de su muerte.

Fue Teodosio el Grande, quien go­bernó entre el 379 y 395, el que hacia el 380 declaró el cristianismo como reli­gión oficial del Imperio, y proscribió el paganismo, derribando sus templos o transformándolos en templos cristia­nos. Indudablemente, tan extraordina­rias medidas produjeron notables be­neficios, pero también indujeron a la «conversión» masiva, y en muchos ca­sos forzosa, de los paganos, con una catarata de efectos nocivos; por ejem­plo, «cristianar» con el mero bautismo, fatal fragmentación de los cristianos en dos categorías (clero y laicado), inevi­tables compromisos con las autorida­des imperiales, y muchos otros de los que ni aún hoy nos hemos podido li­brar, y uno de los cuales es pertinente a nuestro tema: en el paganismo tenían extraordinaria importancia las deidades femeninas, inexistentes en el estricto monoteísmo bíblico; poco apoco, y precisamente a partir del siglo iv, el culto mariológico fue llenando ese vacío, así como los santos patronos sustituyeron a los dioses protectores de cada ciudad.

La tradición

En el catolicismo romano hay dogmas importantes que presuntamente se fundan en la Tradición. Frente a ello, los reformadores levantaron la bandera de la sola escritura, porque en ella a través del Nuevo Testamento tenemos las enseñanzas de Jesús y sus apóstoles. ¿Por qué los evangélicos nos oponemos a la autoridad de la Tradición, aunque, por supuesto, estimamos su valor histórico? En primer lugar, porque estrictamente hablando no existe la Tradición, porque en todos los temas teológicos —y esto es inevitable, toda vez que el hombre, a pesar de su fmitud, ansia pensar en el Dios infinito— las opiniones son múltiples, y sólo se puede «unanimizar» las tradiciones descalificando como herejías las no concordantes con la doctrina oficial o, simplemente, pasando por alto las discrepancias (así, por ejemplo, en el caso de la inmaculada concepción, que quedó como dogma obligatorio recién en el año 1854, muchos teólogos anteriores, entre ellos el mismo Santo Tomás, no coincidían porque les parecía una contradicción con la redención universal obrada por Jesucristo). Es decir, cuando se habla de la Tradición, en realidad se trata de una Tradición, que se privilegia como la única válida y existente. En segundo lugar, resulta innecesaria, porque o está de acuerdo con el Nuevo Testamento y entonces es dogmáticamente ociosa, o está en desacuerdo, y entonces también debe ser desechada. Por supuesto, los teólogos pueden intentar desarrollar doctrinas claramente contenidas en las enseñanzas de Jesús y de sus apóstoles, pero no modificarlas o incrementarlas, porque tal actitud supondría el despropósito de considerar que las enseñanzas de Jesús y sus apóstoles pudieran perfeccionarse o completarse. Toda vez que se añade el «y» (la Biblia y la Tradición, la Biblia y la Iglesia, la Biblia y el Papa infalible) ese «y» equivale a un «más», y ese «más» significa que hay un «menos» en el Nuevo Testamento. Por esto la sola Escritura de los reformadores no es algo caprichoso o secundario, sino imprescindible para preservar la total autoridad, idoneidad y suficiencia del Nuevo Testamento o, lo que es equivalente, de las enseñanzas de Jesús y los apóstoles.

La infalibilidad papal

Karl Barth consideraba que la divergencia entre las teologías católica y evangélica radicaba esencialmente en el culto mariano, dado que afectaba a la fundamental doctrina neotestamentaria y reformada de la necesidad universal del perdón de los pecados por la sola gracia de Dios en Cristo Jesús mediante la sola fe. Aunque quizá se trate de enfocar el mismo problema desde otro ángulo, nos parece que el obstáculo mayor para la unión de todos los cristianos, radica en la doctrina de la infalibilidad papal, que fue promulgada como dogma obligatorio para los fieles católicos por el Concilio Vaticano I (años 1869-1870), en un Concilio bastante especial, no sólo por las opiniones contrapuestas dentro del mismo, sino también por la prevalencia numérica de los cardenales italianos para asegurar la votación.

La infalibilidad papal es un escollo infranqueable, porque toda decisión papal dogmática conlleva una obligatoriedad inapelable. Si realmente el Papa decidiera que María es corredentora, el resultado sería muy negativo para el diálogo ecuménico. Precisamente, para que este diálogo fuera realmente fructífero, el Papa debería renunciar a tan extraña condición. Que un hombre falible, elegido en ceremonia secreta por sus pares falibles, se tranforme ipso facto en un hombre infalible —poco importa la distinción de que lo es ex cathedra, es decir, desde el sillón del magisterio (acotación inducida por el tan lamentable caso Galileo), porque fuera ex cathedra o extra cathedra sigue siendo un ser humano—, para nosotros, y con todo respeto para los que disienten con nosotros, es una exigencia que excede largamente nuestra racionalidad y aun nuestra ingenuidad.’*

Roberto Bedrossian es médico cardiólogo, miembro de la Iglesia Bautista en Flores (Capital).

El Expositor Bautista, Nov. 1977

Argentina: Crece polémica sobre matrimonio gay

14 Jul

Argentina: Crece polémica sobre matrimonio gay

By Mundo Cristiano
Mundo Cristiano
Monday, July 12, 2010

La polémica en Argentina sobre el proyecto de ley que autoriza el matrimonio homosexual se agudiza a sólo tres días de su debate en el Senado, donde las opiniones se dividen en medio de una abierta ofensiva de la Iglesia católica para evitar su aprobación.

Obispos de La Pampa presentaron este domingo a los senadores de esa provincia un documento en el cual les piden que “disciernan y resuelvan en favor de la familia pampeana que está compuesta por papá y mamá, a quienes la naturaleza los dota de la riqueza admirable de la fecundidad”.

La nota forma parte de la cruzada librada por la Iglesia católica, el culto mayoritario de los argentinos, para impedir la aprobación de la ley impulsada por el gobierno y organizaciones civiles.

Argentina: primer país con matrimonio homosexual.

El proyecto ya obtuvo media sanción en la Cámara Baja y, de aprobarse el miércoles, convertirá a Argentina en el primer país de América Latina en consagrar por ley el matrimonio homosexual.

La iniciativa otorga derechos de adopción, beneficios en la seguridad social, asignaciones familiares, prestaciones médicas, propiedad de bienes compartidos y herencia, entre otros.

En las homilías dominicales de todo el país se leyó un mensaje del arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, en el que llama a los fieles a pronunciarse contra la iniciativa y los convoca a protestar el martes ante el Congreso, la víspera del crucial debate.

Al repudio adhirió además parte de la comunidad judía representada por el rabino Samuel Levin, quien hizo público su rechazo al proyecto.

“Los homosexuales merecen igualdad de condiciones y derechos”.

Sin embargo, otro sector más progresista de la comunidad judía, encabezado por el rabino Daniel Goldman, apoya la iniciativa, al igual que un puñado de sacerdotes católicos, en una división de opiniones que también se manifiesta en la Cámara Alta.

“Esta minoría (los homosexuales) se merece tener derechos y obligaciones en igualdad de condiciones que la mayoría heterosexual”, dijo este domingo el senador por Córdoba, Luis Juez, del opositor Partido Nuevo.

“Esto no tiene nada que ver con la fe, es una cuestión de derecho pura y exclusivamente”, remarcó.

El martes pasado, una comisión del Senado aprobó un proyecto alternativo de unión civil que deniega a una pareja homosexual la posibilidad de adopción. Luis Juez rechazó la alternativa porque considera que “se trata de un atajo de algunos senadores para esconder su hipocresía”.

La senadora del peronismo disidente Liliana Negre, en cambio, consideró que se trata de “un camino intermedio para el reconocimiento de los derechos” de los homosexuales.

Su par, la senadora Sonia Escudero también adhiere a este proyecto y rechaza el matrimonio homosexual, porque “afecta a la institución del matrimonio, la filiación y avasalla los derechos de las mayorías”.

El presidente del Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi), Claudio Morgado, anticipó que habrá una “catarata de juicios por discriminación” si se aprueba una ley de unión civil, porque “crea una segunda institución con derechos parciales”, afirmó.

¿Por qué no vivimos bajo tierra?

14 Jul

¿Por qué no vivimos bajo tierra?

Posted: 13 Jul 2010 03:27 PM PDT

“Washington” sirve como término para hacer referencia a la sede del poder en los Estados Unidos. Se le considera como una identidad colectiva única, como por ejemplo: “En Washington se ha tomado la decisión de enviar a un diplomático de alto nivel a las conversaciones nucleares en Irán”. Canadá cuenta con una entidad similar, Ottawa, y, durante la Guerra Fría, Washington y Ottawa trabajaron estrechamente para defender el pedazo de continente que comparten contra un posible ataque soviético

El resultado más destacado de esta campaña de defensa conjunta fue el NORAD, Mando Norteamericano de Defensa Aérea (North American Air Defense Command) de seguro lo conoces, es donde transcurre la acción en la película Juegos de Guerra y la serie Stargate SG-1. NORAD provee comunicación global, detección, validación y alerta de posibles ataques de misiles balísticos hacia Norteamérica abarcando detección continental, también provee alerta temprana en tiempo de paz en caso que el espacio aéreo este comprometido. Está ubicado en lo profundo de la Montaña Cheyenne, en Colorado, lugar que se considera el sitio más seguro de la Tierra.

Después de escarbar 700,000 toneladas de granito de las entrañas de la montaña, y de asegurar la única salida del centro de comando con dos puertas de 3.5 metros de espesor con acero a prueba de explosiones, los militares norteamericanos confían que la base puede soportar un ataque nuclear directo.

La seguridad que ofrecen las estructuras subterráneas no es idea exclusiva en los Estados Unidos. El presidente Mao mandó construir una ciudad subterránea debajo de Pekín tras una disputa fronteriza con los soviéticos en 1969. En el mundo actual no polarizado, el poder ya no centra exclusivamente en los lugares donde están almacenados los misiles balísticos intercontinentales, ahora son los centros de datos los que se deben proteger más que cualquier otra cosa en el mundo; la información es más poderosa que las armas. La imagen de que lo subterráneo equivale a seguridad sigue siendo una constante.

Existen empresas que operan redes que no se conectan a Internet, almacenan datos de los historiales crediticios e información sensible bajo tierra; consideran que es ahí donde queda a buen resguardo su gallina de los huevos de oro. Esto se debe a que las estructuras subterráneas son menos susceptibles a la incursión de extraños y a los desastres naturales; ofrecen temperaturas constantes y, dado que no le afectan las condiciones meteorológicas, se requiere menos energía para su mantenimiento.

Por lo viendo tantos beneficios nos preguntamos ¿porque no vivimos allá abajo?

Construimos nuestras casas sobre el suelo por una razón. Estamos diseñados (o mejor dicho, evolucionados) para prosperar en éste entorno. Tenemos salud física y mental gracias al sol, al aire, a la flora y a la fauna con la que compartimos el mundo. En el caso de que la humanidad se desplazara a la vida subterránea, estaríamos desafiando nuestra propia evolución. Y como hemos podido comprobar, cuando eso ocurre, generalmente la .

Los seres humanos somos criaturas diurnas, destinados a desarrollar nuestras actividades con la luz del sol y a dormir durante la noche ante la ausencia de la misma. Poseemos un ritmo circadiano, un reloj biológico que dicta nuestros patrones de sueño basado en el ciclo de salida y puesta del sol. Estamos indisolublemente dependiendo de nuestra estrella. Los ritmos circadianos regulan una notable variedad de funciones metabólicas y fisiológicas. La acumulación de pruebas epidemiológicas y genéticas indica que la alteración de los ritmos circadianos podría estar directamente vinculada con el cáncer.

Ese vínculo con la luz solar se hace evidente a través de la vitamina D. Ese ingrediente es esencial para las funciones fisiológicas humanas. Previene el raquitismo (inadecuado y débil desarrollo de los huesos) en los niños y la pérdida ósea en los ancianos. La Vitamina D representa un papel importante en el mantenimiento de órganos y sistemas a través de múltiples funciones, tales como: la regulación de los niveles de calcio y fósforo en sangre, promoviendo la absorción intestinal de los mismos a partir de los alimentos y la reabsorción de calcio a nivel renal. Con esto contribuye a la formación y mineralización ósea, siendo esencial para el desarrollo del esqueleto, lo curioso es que la única forma de obtenerla es a través de la fotosíntesis, un proceso que es imposible de llevar a cabo sin la radiación ultravioleta.

También producimos serotonina a través de la luz solar. Esta hormona es la responsable en gran medida de nuestro buen estado de ánimo, inhibe el enfado, la agresión, la temperatura corporal, el humor, el sueño, el vómito, la sexualidad, y el apetito. Estas inhibiciones están relacionadas directamente con síntomas de depresión. Particularmente, los antidepresivos se ocupan de modificar los niveles de serotonina en el individuo.

El aire es otro ingrediente importante para el buen funcionamiento del cuerpo humano. Nuestros pulmones se han desarrollado de tal manera que están bien adaptados para aceptar la mezcla de elementos que componen nuestra atmósfera, la cual consiste en su mayoría de nitrógeno, oxígeno y algunos rastros de argón y dióxido de carbono; así como a la presión atmosférica en la que se encuentran. Vivir a decenas o centenas de metros bajo la superficie, puede ocasionar que el aire se separe de la sangre, como le ocurre a los buzos de profundidad, convirtiéndose en burbujas potencialmente mortales. La misma presión que se ejerce en fondo marino, ocurre en las entrañas de la tierra, por eso, los mineros deben utilizar el mismo tipo de paradas para descomprimirse mientras vuelven a la superficie.

Por supuesto que podríamos adaptarnos paulatinamente, de hecho, esa es la clave de la evolución. Y como prueba de ello, tenemos un claro ejemplo de evolución humana acelerada, pero del otro lado del espectro atmosférico. Los tibetanos se han aclimatado a respirar un aire menos denso y, en un poco más de 3,000 años, se han modificado sus organismos para vivir cómodamente a elevadas alturas, en donde el aire tiene menos oxígeno. Bajo tierra, los topos han evolucionado para producir y circular más sangre y hemoglobina rica en oxígeno.

Podríamos suponer que los humanos prosperaríamos bajo tierra si utilizamos nuestra mejor herramienta de adaptación: la tecnología. De este modo no tendríamos que esperar miles o millones de años de evolución, eliminando la prueba y error que se necesita para desplegar a los seres más aptos para ese entorno. Podemos modificar simplemente el ambiente para que sea adecuado para nuestros organismos tal y cual son en la actualidad. El problema más grande es en todo caso, es de diseño tecnológico.

La idea de vivir bajo tierra no es nueva; tribus en diferentes regiones del planeta han vivido ya de ese modo, descubriendo que la climatología no les afectaba en gran medida. Desde hace algunas décadas se ha retomado esta práctica, y se ha experimentado con proyectos de vivienda parcial y totalmente enterradas. Tal vez no sean casas que se vean muy bonitas, pero si son muy prácticas. A unos cuantos metros bajo tierra el calor del desierto “casi” desaparece, y en los lugares helados permite una mejor conservación del calor generado para mantener la vida. Pero incluso en esas condiciones es necesario salir a la superficie para abastecerse de lo necesario para la supervivencia; de lo contrario, tendríamos que comer gusanos arrancados de las paredes… viscosos, pero sabrosos.

Tal vez hayas escuchado hablar de las catacumbas. Son unas galerías subterráneas que algunas civilizaciones mediterráneas antiguas construyeron y utilizaron como lugar de enterramiento. Las más conocidas y las mejor estudiadas son las catacumbas de la ciudad de Roma. También son conocidas las catacumbas de París, aunque su origen es bien distinto.Por lo general el espacio consta de diversos núcleos, dispuestos en pisos, casi siempre excavados en distintas épocas. Cada piso tenía su entrada propia hasta que con el tiempo se fueron comunicando hasta quedar reunidos

El agua bajo la tierra no es un problema, de hecho, el 30 porciento del agua potable de la cual podemos disponer está en los acuíferos. Ésta fuente de agua dulce se renueva constantemente con las precipitaciones, además, el filtro de rocas por el cual pasa la deja purificada. No así sucede con el aire, la densidad del suelo no le permite pasar, y es necesario contar con un eficiente sistema de ventilación para no morir asfixiados.

Los japoneses son los que más han desarrollado la tecnología para poder subsistir debajo de la tierra. Al tener una gran densidad poblacional, han buscado la manera de utilizar el espacio bajo la superficie para acomodar más centros comerciales y vías de transporte. Así que, poco a poco, resuelven los problemas de ventilación y prevención de accidentes en dicho entorno.

Shimizu Corp. publicó recientemente un proyecto para el aprovechamiento del subsuelo de Tokio. Se propone la construcción de amplios túneles que harían las veces de calles, a la que se conectarían galerías que se utilizarían como naves industriales. Además, el proyecto de la Shimizu contempla la posibilidad de incluir bloques de oficinas. El proyecto comenzaría con unas pocas galerías y se ampliaría modularmente a media que la demanda de espacio lo requiera.

Otro paso para poder desarrollar la vida bajo tierra, es el desarrollo de la hidroponía. Hoy en día esta actividad está tomando mucho auge en los países donde las condiciones para la agricultura resultan adversas, combinando la hidroponía con un buen manejo de invernadero se llegan a obtener rendimientos muy superiores a los que se obtienen en cultivos a cielo abierto. Es una forma sencilla, limpia y de bajo costo, para producir vegetales de rápido crecimiento y generalmente ricos en elementos nutritivos.

Se calcula que para el 2050 habrá más de nueve mil millones de seres humanos. Aun estará lejos la migración hacia el espacio exterior, por lo que no es tan descabellado pensar en utilizar el terreno debajo de nuestros pies para crear espacios cómodos para vivir. Habrá necesidad de desarrollar aun más la tecnología de los detectores de humo y mejorar los diseños de las estructuras que transporten ventilación y agua.

En la ficción, tanto Asimov como George Lucas nos han presentado ciudades e incluso planetas enteros cuyas civilizaciones viven bajo la superficie. En “Las bóvedas de acero” la población vive bajo tierra, mientras que la superficie es un gran parque; mientras que en Coruscant, tanto arriba como abajo se ha eliminado cualquier rastro de naturaleza. En ambos casos, los que han ideado éstos mundos no se complicaron al tratar de explicar cómo se lograron tales megaestructuras.

Actualmente vivir bajo tierra es un lujo, pero tal vez mañana sea una necesidad.

http://www.pulsodigital.net/2010/07/por-que-no-vivimos-bajo-tierra.html

200 mil argentinos defendieron matrimonio y familia frente al Congreso

14 Jul

200 mil argentinos defendieron matrimonio y familia frente al Congreso
Vista aérea de la multitud. (Foto: Diario La Nación)

BUENOS AIRES, 13 Jul. 10 / 09:35 pm (ACI)

En una histórica movilización, unos 200 mil argentinos llegados de todo el país se congregaron esta tarde frente al Congreso de la Nación para defender la familia y el matrimonio como la unión entre varón y mujer ante los intentos por legalizar el “matrimonio” entre personas del mismo sexo y conceder a estas parejas la adopción de niños.

A pocas horas de que el Senado trate un polémico proyecto de reforma del Código Civil sobre este tema, ya aprobado por la Cámara Baja, los manifestantes se dedicaron a proclamar el valor del matrimonio y la necesidad de proteger la familia.

Según informó la agencia católica AICA, “el acto, convocado por el Departamento de Laicos de la Conferencia Episcopal Argentina (DEPLAI), junto con agrupaciones de otros credos y de la sociedad civil, tuvo carácter pacífico y contó entre otras cosas con números artísticos y proyección de videos. También se leyó un poema del abogado, poeta y escritor Juan Luis Gallardo titulado ‘Criatura que nacerás’”.

“Los organizadores destacaron el carácter pacífico de la manifestación ciudadana. Sólo hubo consignas positivas en favor del matrimonio varón-mujer, banderas argentinas, y una leyenda común: ‘Salvemos a la familia’. El color naranja identificó a los manifestantes, en su mayoría familias con hijos, estudiantes y representantes de movimientos eclesiásticos”, agregó AICA.

Uno de los momentos culminantes fue el ingreso a la plaza de la bandera nacional de 200 metros traída especialmente desde Rosario, al grito de “¡Argentina, Argentina!”

Durante el acto se leyó una carta de adhesión del Arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, Cardenal Jorge Mario Bergoglio, y de los representantes de la Alianza Cristiana Evangélica de la Republica Argentina (ACIERA) y de la Federación Confraternidad Evangélica Pentecostal (FECEP).

Luego se leyó un manifiesto conjunto de la Iglesia Católica y las iglesias evangélicas en el cual se recuerda que “el matrimonio es una institución esencial para nuestra sociedad, que constituye la estructura básica sobre la que ésta se constituye”, y se subraya la “responsabilidad fundamental de nuestros representantes políticos de protegerla e impulsarla; preservarla legalmente tal como es, la unión entre una mujer y un hombre en orden a la ayuda mutua, a la procreación, a la realización y felicidad de los que lo componen, al goce de la vida en su plenitud y la educación de los hijos”.

Asimismo, los representantes cristianos reclaman “que el sentido común vuelva a estar en el debate sobre el matrimonio” y reafirman que “el llamar a las cosas por su nombre no es discriminar sino distinguir realidades diferentes”.

Reclaman asimismo “el derecho prioritario de las niñas y niños a tener mamá y papá” porque “la diferencia sexual de los progenitores no es una cuestión arbitraria de la ley” sino que “en ella se posa nada menos que la estructura psíquica de los chicos; la aceptación del padre, la separación de la madre y en consecuencia la posibilidad de entender al otro”.

En cuanto a la posibilidad de permitir a las parejas homosexuales la adopción de niños, el texto expresa: “Nos duelen los miles de chicos sin familia en nuestra Patria, por esos reclamamos que el Estado encare el verdadero problema de la adopción en la Argentina y que por lo tanto facilite y acelere responsablemente los procesos de adopción para que los miles de chicos abandonados y los miles de matrimonios que desean darles una familia con amor no tengan que sufrir años de espera y calvario burocrático que los llevan a la desesperación”.

Por último, el manifiesto recuerda que los ciudadanos apoyarán con su voto a los políticos “que protejan el matrimonio entre varón y mujer y rechacen el proyecto de ley de matrimonio de personas del mismo sexo”, y no votarán a los que así lo hagan, o a “aquellos que no defiendan la vida humana o que hagan clientelismo con nuestros hermanos pobres”.