El Confucianismo y el Taoísmo – Primera Parte

13 Jul

El Confucianismo y el Taoísmo – Primera Parte
Publicado por Malena el 12 de Julio de 2010

Las tres religiones básicas de China son el Confucianismo, el Taoísmo y el Budismo.

El Confucianismo es un sistema religioso-filosófico fundado por Confucio y representa una contribución esencial en el área de las relaciones sociales.

Confucio nace en el año 551 a. de Cristo, en el principado de Lu, hoy provincia de Shantug.

Su padre pertenece a la aristocracia militar inferior, pero al fallecer, la familia se empobrece y su educación y comienzos son humildes.

Durante su juventud, Confucio se dedica a realizar trabajos de poca importancia, pero posteriormente llega a ocupar cargos políticos. Su propósito es cambiar la sociedad china y fortalecer su unidad por medio de sus enseñanzas morales.

Viaja por distintas regiones de China difundiendo sus consejos políticos y éticos a gobernantes y príncipes.

Confucio está convencido de su capacidad para hacer realidad estos objetivos, pero no tiene oportunidad, porque su política de justicia le crea muchos enemigos hasta que finalmente es expulsado de la corte y se convierte en un maestro.

Confucio considera que una comunidad no puede lograr armonía política y una convivencia pacífica si los habitantes no tienen armonía moral interior.

Después de 14 años, funda una escuela en la que enseña moral y literatura a cambio de una pequeña retribución.

Sin embargo, las enseñanzas de Confucio son los lazos invisibles que han mantenido unida a una sociedad que supera la cuarta parte de la población mundial.

En la cultura china se puede percibe la importancia que se le da a la familia desde la más tierna infancia.

No hay nada más importante que las cinco relaciones constantes, que representan los cinco ámbitos en que las vidas humanas se entrelazan.

La primera relación es la del padre y el hijo.
La segunda es la del marido y su mujer
La tercera hermano mayor y hermano menor
La cuarta amigo mayor y amigo menor
y la quinta gobernante y súbdito.

El camino de la vida del hombre en la sociedad se encuentra rodeado de este entramado de relaciones humanas y nuestro destino depende de cómo nos comportamos al enfrentar este sistema de relaciones.

Para Confucio vivir significa estar relacionado y el secreto para poder enfrentar estas corrientes cruzadas de relaciones se denomina Jen.

Jen significa la relación ideal entre dos personas y la base de esta relación es la comprensión o empatía, entre los intereses y sentimientos de cada uno.

La empatía hace posible la madurez, porque el hombre sensato no permanece encerrado en si mismo sino que se abre a los corazones de otros; y si es un hombres sincero puede llegar a sentir el latir de sus corazones como si fuera el propio.

Esta empatía trasciende la familia, la comunidad, la ciudad y los pueblos y abarca el mundo entero, el Universo y toda la naturaleza, porque para Confucio, todos los hombres son hermanos.

El hombre tiene una segunda naturaleza, la naturaleza cultural, una cultura que puede sostener estos ideales y que le reportan plenitud al hombre.

(continúa Segunda Parte)

Fuente: “Religiones del Mundo”, Houston Smith.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: