Archivo | 11:49 PM

Bergoglio evitó responder las duras críticas de Cristina sobre el matrimonio gay

12 Jul

Bergoglio evitó responder las duras críticas de Cristina sobre el matrimonio gay

El arzobispo de Buenos Aires realizó esta tarde un acto contra la trata de personas en Constitución, pero eludió referirse a las afirmaciones de la mandataria. Desde China, la Presidenta sostuvo que los cuestionamientos al proyecto oficial “remiten a los tiempos de la Inquisición”.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió hoy el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Negocios Internacionales y Economía de China. (DyN)

El cardenal Jorge Bergoglio pasó esta tarde por la estación Plaza Constitución, donde encabezó una ceremonia contra la trata de personas. Allí, evitó responder las duras críticas de Cristina contra la Iglesia por la oposición al matrimonio gay.

La ceremonia se realizó en el hall de la terminal ferroviaria. En medio de los silbatos de las locomotoras y de gente con paso apurado, Bergoglio pidió señalar “dónde están los focos de esclavitud”, sin dar “rodeos”, y volvió a cuestionar las “coimas” que permiten la trata de personas.

“No podemos quedarnos tranquilos”, advirtió el arzobispo porteño. Y al igual que el año pasado, reiteró que la Ciudad es “una fabricadora de esclavos y una picadora de carne”.

Bergoglio, sin embargo, esquivó cualquier mención a las duras críticas lanzadas por Cristina Kirchner desde China, donde críticó a la Iglesia al asegurar que su rechazo al matrimonio gay “parece de la época de las Cruzadas”.

La mandataria argentina mantuvo un contacto con la prensa y allí se mostró “sorprendida” y “preocupada” por “expresiones que hablan de un proyecto del demonio”, en referencia al tratamiento que lleva adelante el Congreso, e indicó que esas apreciaciones “remiten a los tiempos de la Inquisición”.

Cristina Fernández de Kirchner habló en Beijing en su primer día del viaje que finalmente realiza a China, visita antes suspendida a raíz de otra polémica, aquella vez con el vicepresidente Julio Cleto Cobos.
“He escuchado que hasta se habla de una guerra de Dios y algunos incluso han planteado la posibilidad de un plebiscito, sin tener en cuenta que estarían plebiscitando un derecho de la minoría”, aseveró Cristina.

Y manifestó su “preocupación” por “el tono que ha adquirido el discurso en torno a la discusión por la ley del matrimonio igualitario, donde se plantea como una cuestión de moral religiosa y atentatoria del orden natural, cuando en realidad lo que se está haciendo es mirar una realidad que ya está”, indicó la Presidenta de la Nación.

Matrimonio gay: la Iglesia redobló la presión en las misas dominicales

A dos días del debate en el Senado, la Iglesia Católicaredobló ayer la presión contra el proyecto que garantiza el derecho de los homosexuales a contraer matrimonio no se convierta en ley. En las misas dominicales de ayer, sacerdotes de distintos puntos del país leyeron una declaración en la que sostuvieron que los chicos tienen el“derecho inalienable” de nacer y crecer en lo que definieron como “ambiente natural del matrimonio” heterosexual.

La intervención dominical de los religiosos fue sugerida por el cardenal primado del país, Jorge Bergoglio. El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina había propuesto que se lea el documento titulado “Sobre el bien inalterable del matrimonio y la familia”, que los obispos dieron a conocer en el cierre de la 99° Asamblea Plenaria del Episcopado, el 20 de abril pasado en Pilar. En el texto se sostiene, entre otras cuestiones: “El ser humano ha sido creado a imagen de Dios. Esta imagen se refleja no sólo en la persona individual, sino que se proyecta en la complementariedad y reciprocidad del varón y la mujer, en la común dignidad, y en la unidad indisoluble de los dos, llamada desde siempre matrimonio”.

“ El matrimonio (…) no es una unión cualquiera entre personas ; tiene características propias e irrenunciables, que hacen del matrimonio la base de la familia y de la sociedad”.

“Corresponde a la autoridad pública tutelar el matrimonio entre el varón y la mujer con la protección de las leyes , para asegurar y favorecer su función irreemplazable y su contribución al bien común de la sociedad”.

“La unión de personas del mismo sexo carece de los elementos biológicos y antropológicos propios del matrimonio y de la familia (…) Desde su concepción, los niños tienen derecho inalienable a desarrollarse en el seno de sus madres, a nacer y crecer en el ámbito natural del matrimonio”.

“Constatar una diferencia real no es discriminar. La naturaleza no discrimina cuando nos hace varón o mujer. Nuestro Código Civil no discrimina cuando exige el requisito de ser varón y mujer para contraer matrimonio; sólo reconoce una realidad natural”.

Mientras tanto, agrupaciones religiosas avanzan con los preparativos de la marcha al Congreso , prevista para mañana a las 18.30 en repudio al proyecto de matrimonio gay. Bajo el lema “Los niños tienen derecho a una mamá y un papá”, católicos y evangélicos se movilizarán un día antes de un debate en el Senado que se prevé áspero y que tiene un resultado aún incierto.

Israel demuestra que Hezbolá fabrica armas

12 Jul

Israel demuestra que Hezbolá fabrica armas

By Mundo Cristiano
Sunday, July 11, 2010

JERUSALEN, Israel – La Fuerza de Defensa de Israel (FDI) divulgó mapas y otra información de inteligencia en la que se demuestra la acumulación de armamento por parte del grupo terrorista Hezbolá al sur del Líbano.

La declasificación de esta información de inteligencia ocurre en el cuarto aniversario de la Segunda Guerra del Líbano.

En los últimos cuatro años, Hezbolá ha obtenido 40.000 misiles de corto, mediano y largo alcance, provistos por Irán y Siria y ha desplegado un estimado de 20.000 insurgentes armados al sur del río Litani.

Usando la misma estrategia de Hamas en la Franja de Gaza, las armas han sido almacenadas en barrios residenciales. En caso de guerra, la FDI parecería estar apuntando a áreas civiles.

Además de su suministro de armas, Hezbolá ha construído una serie de túneles subterráneos, bunkers y centros de control desde donde conduce sus operaciones. Celulas terroristas que van de 30 a 200 combatientes entrenados viven en cada una de las villas.

Hezbolá parece estar listo para lanzar un ataque con misiles en caso de un ataque preventivo por parte de Israel a instalaciones nucleares iraníes.

LA SANTA CENA

12 Jul

LA SEXTA PARTE PRINCIPAL – LA SANTA CENA

“¿QUÉ ES EL SACRAMENTO DEL ALTAR?”

Introducción: Hemos oído en la cuarta parte principal que Dios ha establecido dos sacramentos en el Nuevo Testamento, el bautismo y la Santa Cena. De este último habla ahora la sexta y última parte principal de nuestro catecismo. El título dice: “El sacramento del altar, como el jefe de la familia debe enseñarlo sencillamente en su casa.” Este segundo sacramento, entonces, se llama el Sacramento del Altar. Lo llamamos así porque este sacramente comúnmente se celebra en la iglesia delante del altar. Pero este sacramento lleva también otros nombres en la Sagrada Escritura. Se llama, por ejemplo, la mesa del Señor, 1 Corintios 10:21. Dios es quien nos pone la mesa en este sacramento, quien nos prepara una cena. Aquí nos da algo que comer y beber, una comida gloriosa y celestial. Además se llama el partimiento del pan. Hechos 2:42. En este sacramento el pan que se bendice es partido. Sobre todo se llama también una cena. 1 Corintios 11:20. El Señor Jesucristo estableció este sacramento en la noche en la cual fue traicionado, en la noche antes de su gran sufrimiento y muerte. Por eso lleva este nombre. Y finalmente también lo llamamos la Comunión. Todos los cristianos vamos juntos a la Santa Cena y comemos de un pan y bebemos de una copa, y así nosotros siendo muchos somos un cuerpo. 1 Corintios 10:17. Por medio de la Santa Cena entramos en la más íntima comunión con Cristo y unos con otros. Pregunta 269.

Hay cuatro asuntos sobre los cuales nuestro catecismo nos dirige la atención acerca de la doctrina de la Santa Cena; tenemos que tratar de la esencia, del provecho, del poder y de la verdadera preparación para la Santa Cena. Así nuestro catecismo primero pregunta: “¿Qué es la Cena del Señor?” La respuesta nos habla de la esencia de la Santa Cena; nos dice que la Santa Cena es el verdadero cuerpo y la verdadera sangre de nuestro Señor Jesucristo, que éstos están bajo el pan y el vino, que es instituido para nosotros los cristianos, que es instituido para que lo comamos y bebamos, y finalmente que ha sido instituido por Cristo mismo. Vemos primero el último de estos puntos.

1. Nuestro catecismo nos dice que la Santa Cena fue instituido por Cristo mismo. Pregunta 270.

a. Como todo lo que está en nuestro catecismo, también su doctrina de la Santa Cena se toma de la Escritura, de la palabra de Dios. Por eso nuestro catecismo pregunta además: “¿Dónde está escrito esto?” y luego cita las palabras de la institución de la Santa Cena. Así en primer lugar dice: “Así escriben los santos evangelistas Mateo, Marcos y Lucas y también San Pablo.” La institución de la Santa Cena no se nos cuenta solamente una vez en la Escritura, sino cuatro veces, por tres evangelistas y luego por el apóstol Pablo quien nos informa de una revelación especial de Dios en su Primera Carta a los Corintios. Hubiera sido suficiente si Dios nos hubiera dicho solamente una vez en la Biblia qué cosa es la Santa Cena, pero fue en nuestro beneficio que él ha repetido cuatro veces la institución, y no con precisamente las mismas palabras. Con esto quiere hacer estas palabras muy enfáticas, para que entendamos bien su sentido y su significado. El Señor quiere mostrarnos en esta forma qué firmes y seguros son estas palabras. Cada palabra en la Escritura es de suma importancia por ser la palabra de Dios; cuanto más importantes tienen que ser estas palabras de la institución cuando el Señor las ha repetido cuatro veces. El propósito de esta repetición es para que así queden para nosotros tanto más significativas, seguras e importantes. Las palabras de institución, que aparecen en nuestro catecismo como prueba tomada de la Escritura, son tomadas de esos cuatro informes.

b. Así comienzan las palabras: “Nuestro Señor Jesucristo.” Con esto se nos indica la persona que ha instituido este sacramento. Es nuestro Señor Jesucristo. Lo hizo “la noche en que fue entregado,” inmediatamente antes de su amargo sufrimiento y muerte. Así el Señor por última vez reunió a sus discípulos para comer con ellos el cordero pascual, la cena de la Pascua, el sacramento del Antiguo Testamento. Y después de esta celebración, en lugar de este sacramento del Antiguo Testamento él instituyó la Santa Cena. — Nuestro Señor Jesucristo ha instituido la Santa Cena, y es muy importante que demos atención a esto. Él no es un mero hombre, sino es el verdadero Dios-hombre, que es Dios y Hombre en una persona. Si Cristo instituyó la Santa Cena, luego es Dios mismo el que lo ha instituido. El Sacramento del Altar es una institución divina, un acto que Dios ha ordenado. De esta manera encontramos en la Santa Cena esta condición que hace un acto un sacramento: Es un acto ordenado por Dios. (“No queremos aquí agarrarnos de los cabellos y combatir con los que blasfeman este sacramento y lo escarnecen; sino que aprendamos en primer lugar, lo más importante, como también en el caso del bautismo; es decir que la parte principal es la palabra y la institución u orden de Dios. Pues este sacramento no ha sido inventado o establecido por hombre alguno, sino que fue instituido por Cristo, sin consejo ni reflexión humana… es menester inculcar esto siempre, porque con ello se puede rechazar absolutamente todas las charlatanerías de todos los sectarios, los cuales consideraban los sacramentos fuera de la palabra de Dios como una cosa que nosotros hacemos.” Catecismo Mayor, Sacramento del Altar, #4,7.) — Cristo, quien instituyó este sacramento, es verdadero Dios. Pero Dios no es un mentiroso. Él es fiel. Lo que promete, seguramente lo cumple. Salmo 33:4. También aquí cumple lo que promete. Nos dice que él nos da su cuerpo y su sangre. Entonces realmente lo hace. No debemos dudar de la palabra de Dios. Él es omnisciente; sabe lo que hace y dice. No debemos modificar o cambiar sus palabras como si nosotros los tuviéramos que mejorar. Dios es también el todopoderoso. El puede hacer lo que él quiere y dice. Nosotros seguramente no podemos entender cómo es posible que Cristo nos da su cuerpo y su sangre para comer y beber. Pero el Señor puede hacer superabundantemente más de lo que nosotros pedimos o entendemos. Efesios 3:20. Ya que Dios instituyó este sacramento, debemos creer que él puede hacer lo que él nos promete aquí y seguramente lo hará.

2. Nuestro catecismo dice que el sacramento del altar “es el verdadero cuerpo y la verdadera sangre de nuestro Señor Jesucristo bajo el pan y el vino.” Allí el catecismo nos da la verdadera esencia del sacramento. Preguntas 271-275.

a. “Bajo el pan y vino.” En la Santa Cena hay pan y vino. En las palabras de institución dice que el Señor tomó pan y tomó la copa. No nos dice en estas palabras qué cosa estaba en la copa; pero inmediatamente antes el Señor había dicho: “No beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba de nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.” (Mateo 26:29.) En la copa estaba el fruto de la vid, luego vino que el Señor dio a sus discípulos para tomar. Así como en el bautismo, aquí también encontramos en este sacramento ciertos medios externos, que las palabras de institución indican, o sea, pan y vino. Éstos son los medios que nosotros también tenemos que usar en la Santa Cena, pan preparado de harina, y vino, el fruto de la vid. La forma y el color de estos medios no es importante. Comúnmente utilizamos la hostia, pequeñas obleas de pan preparadas con harina de trigo y agua, como el pan. Pero se podría utilizar también pan ordinario, leudado. También es indiferente si usamos vino rojo o blanco, solamente que sea verdadero vino, el fruto de la vid. Si no tenemos pan ni vino, no podemos celebrar la Santa Cena.

b. Hemos oído en la doctrina acerca del bautismo, que no es simple agua solamente, sino agua ligada con la palabra de Dios. Así es también con la Santa Cena. Los medios externos aquí son pan y vino; pero tampoco aquí son ordinarios, sino pan y vino ligados con la palabra de Dios. También en este sacramento tenemos ciertos medios externos ligados con la Palabra de Dios. (“Así como sobre el bautismo afirmamos que no es simple agua, también aquí, que el sacramento es pan y vino, pero no simple pan ni simple vino como los que se usan en la mesa, sino pan y vino comprendidos en la palabra de Dios y ligados a la misma. Digo que la palabra es aquélla que constituye el sacramento y que lo distingue, de modo que no es ni se llama un simple pan y un simple vino, sino cuerpo y sangre de Cristo. Por eso se dice: Accedat verbum ad elementum et fit sacramentum. O sea, si la Palabra se une a la cosa externa, hácese el sacramento… La palabra ha de hacer del elemento un sacramento, de lo contrario, permanece simple elemento.” (Catecismo Mayor, el Sacramento del Altar, # 8-10) — La palabra de Dios que está unida con el pan y el vino la encontramos en las palabras de institución. Son las palabras: “Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado.” “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre que es derramada por vosotros y por muchos para remisión de los pecados.” Cuando el Señor ofreció el pan a sus discípulos agregó: “Esto es mi cuerpo.” Luego les ofreció no solamente pan, sino también al mismo tiempo con el pan, y en y bajo el mismo, su cuerpo, y cuando les dio el vino para tomar, dijo: “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre.” Estas palabras en el informe del evangelista San Marcos dicen: “Esto es mi sangre del nuevo pacto.” Marcos 14:24. El nuevo pacto en su sangre es su sangre del nuevo pacto. El Señor llama a su sangre la sangre del nuevo pacto. La sangre del antiguo pacto fue la sangre de animales que fueron sacrificados por el pueblo, inclusive la sangre del cordero pascual. En el Nuevo Testamento Cristo ha derramado su sangre por nosotros en la cruz. Por eso se llama la sangre del nuevo pacto. El Señor no ha dado a sus discípulos solamente vino, sino al mismo tiempo su sangre con, en y bajo el vino. Conforme a estas palabras de Cristo segura y verdaderamente están presentes el cuerpo y la sangre de Cristo con, en y bajo el pan y vino, y todos los que vienen a la Santa Cena realmente comen y beben estas cosas. El sacramento del altar luego es “el verdadero cuerpo y la verdadera sangre de nuestro Señor Jesucristo bajo el pan y vino.”

c. Nuestro catecismo nos dice: “Es el verdadero cuerpo y la verdadera sangre de nuestro Señor Jesucristo.” Quiere decir que es el cuerpo real, natural de Cristo y su sangre real y natural. ¿Por qué enfatiza eso nuestro catecismo? Lo hace a causa de los falsos profetas e iglesias que no quieren creer el misterio de la Santa Cena. Especialmente las iglesias reformadas, las sectas, los metodistas, los pentecostales, de hecho, todas las otras iglesias protestantes fuera de la luterana enseñan así. No quieren creer estas palabras de Cristo; no quieren creer que estén realmente presentes el cuerpo y la sangre de Cristo en la Santa Cena y que los que vienen al sacramento realmente coman y beban estas cosas. Es en verdad un misterio maravilloso. No podemos comprenderlo por nuestra razón. Nos parece imposible. En consecuencia, esas iglesias enseñan que se tiene que tomar las palabras de Cristo figuradamente, entenderlas en otro sentido. Según ellos, Cristo no quería decir que la Santa Cena realmente fuera su verdadero cuerpo natural, sino solamente que el pan significa su cuerpo, que lo retrata. Se refería solamente al cuerpo espiritual de Cristo. Los cristianos deben recibir este cuerpo espiritual en la Santa Cena, o sea, Cristo y sus beneficios, con fe, mientras que el verdadero cuerpo natural del Señor está sentado en el cielo. Contra estos falsos profetas, que se basan en su propia razón, nuestro catecismo dice: “Es el verdadero cuerpo y sangre de nuestro Señor Jesucristo.”

Afirmamos y confesamos esto conforme a la clara enseñanza de la Sagrada Escritura. El Señor mismo expresamente dice: “Esto es mi cuerpo,” “ésta es mi sangre,” y estas palabras no se pueden tomar figurada y no literalmente. El Señor aquí habla de su cuerpo y sangre verdaderas y naturales. Él mismo dice que nos ofrece su cuerpo dado por nosotros y su sangre derramada por nosotros. En la Santa Cena comemos el cuerpo que fue colgado por nosotros en la cruz y es resucitado y glorificado. Tomamos la sangre que el Señor derramó en Gólgota. No dio un cuerpo figurado, espiritual por nosotros, sino su cuerpo verdadero y natural. Luego en la Santa Cena está presente el verdadero cuerpo del Señor y su verdadera sangre.

También podemos ver esto de otros pasajes en la Escritura que hablan de la Santa Cena. Por ejemplo, en 1 Corintios 10:16 el apóstol dice que la copa bendecida es la comunión de la sangre de Cristo y que el pan que es partido es la comunión del cuerpo de Cristo. Hay, entonces, en la Santa Cena no solamente pan y vino, sino junto con el pan y vino algo más que está unido con ellos, el cuerpo y la sangre del Señor. Así el cuerpo y la sangre del Señor están presentes en la Santa Cena y los comemos y bebemos al mismo tiempo con y bajo el pan y vino. — Otro pasaje importante es 1 Corintios 11:27. Allí el apóstol dice que no son culpables de pan y vino sino del cuerpo y la sangre del Señor. Pero si al comer indignamente esta gente ofende contra el cuerpo y la sangre del Señor, tienen que comer y beber este cuerpo y esta sangre del Señor. Así que el cuerpo y la sangre del Señor están presentes en la Santa Cena y todos los que van a la Santa Cena los comen y beben, aún los indignos. Las palabras de Cristo tienen que entenderse así como están y como rezan.

¿Y de qué otro modo podría ser? Cristo mismo habló estas palabras. Son la palabra de Dios. ¿Quién debe atreverse a cambiar las palabras del Dios omnisciente y todopoderoso? Cuando él establece e instituye algo, tenemos que permanecernos con su institución. — Otra cosa. El Señor instituyó su Santa Cena en la noche en que fue entregado, inmediatamente antes de su sufrimiento y muerte. Esta cena luego es su testamento, Marcos 14:24, en el cual expresa su última voluntad. Las palabras de Cristo son palabras de un testamento no humano sino divino. Ahora bien, no se pasa por alto ni el testamento de un hombre, Gálatas 3:15. No se agrega ni se quita nada de sus palabras, no las cambian, sino las toman así como dicen. Cuanto más debemos hacer esto con las palabras de este testamento divino. Es una suma impiedad si cambiamos o modificamos estas palabras. Debemos tomar las palabras tal como rezan, y sujetar nuestra razón a la palabra de Dios. (“Ahora bien, esa palabra no es de ningún príncipe o de un emperador, sino que es palabra e institución de la excelsa majestad ante la cual todas las criaturas deberían de doblar sus rodillas y decir: Sí, que sea como él dice, y nosotros lo acataremos con todo respeto, con temor y humildad. Por la palabra puedes fortalecer tu conciencia y decir: aunque cien mil demonios y todos los entusiastas exaltados vengan y pregunten, ¿cómo pueden ser pan y vino el cuerpo y la sangre de Cristo, etc? Yo por mi parte, sé que todos los espíritus y los sabios eruditos juntos no tienen tanta sabiduría como la majestad divina tiene en su dedo meñique. He aquí las palabras de Cristo: Tomad y comed; esto es mi cuerpo. Bebed de ella todos; esto es el Nuevo Testamento en mi sangre… y a esto nos atenemos nosotros; ya veremos lo que hacen quienes pretenden corregirlo y obran algo distinto a lo que él había dicho. Ahora bien, es cierto que si retiras la palabra de ellos o si consideras el sacramento sin ella no tendrás sino simplemente pan y vino. Pero, si permanecen unidos, como debe y es necesario que sea, son, en virtud de las mismas palabras, el cuerpo y la sangre de Cristo. En efecto como ha hablado y dicho la boca de Cristo, así es, pues no puede engañar ni mentir.” (Catecismo Mayor, Sacramento del Altar, # 11-14.)

d. Nuestro catecismo nos dice acerca del Sacramento del Altar: “Es el verdadero cuerpo y la verdadera sangre de nuestro Señor Jesucristo bajo el pan y vino.” Luego confesamos que en la Santa Cena el cuerpo y la sangre del Señor se comen y se beben bajo el pan y vino. En consecuencia, en la Santa Cena todavía están presentes pan y vino. Confesamos esto en oposición a la falsa doctrina de la Iglesia Católica Romana. El Papa y sus seguidores enseñan que en la Santa Cena el pan y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo de modo que después que el sacerdote haya bendecido las cosas terrenales, ya no existan pan y vino, sino solamente el cuerpo y la sangre de Cristo. Contrario a esto nos enseña la Escritura que en la Santa Cena comemos también pan y bebemos vino. 1 Corintios 11:26-28;10:16. Así el pan en la Santa Cena es todavía pan, y el vino todavía es vino. Pero al comer el pan en la Santa Cena, al mismo tiempo comemos el verdadero cuerpo del Señor. Y al beber el vino en la Santa Cena, al mismo tiempo bebemos la verdadera sangre del Señor. Así de acuerdo a las claras palabras de Dios la Santa Cena es el verdadero cuerpo y la verdadera sangre de nuestro Señor Jesucristo bajo el pan y el vino.

3. Nuestro catecismo además nos dice que Cristo nos da su cuerpo y su sangre “para que los comamos y bebamos”. Preguntas 275, 276.

a. Las palabras de institución nos dicen que en la Santa Cena el Señor nos dio su cuerpo y su sangre con el propósito de que nosotros los comamos y bebamos. El Señor dijo a sus discípulos: “Tomad, comed; esto es mi cuerpo.” “Bebed de ella todos; esta copa es el nuevo pacto en mi sangre.” Nuestro Señor ha instituido su Santa Cena para que se coma y se beba. De hecho, todos los cristianos que van al sacramento deben igualmente comer y beber. La Iglesia Católica Romana contradice este mandato de Cristo cuando da a los cristianos solamente el pan para comer. Solamente el sacerdote toma el vino. El Señor Jesucristo, por otro lado, claramente dice: “Bebed de ella todos.” Mateo 26:27. Y el evangelista Marcos nos informa expresamente que todos los discípulos han tomado. Marcos 14:23. Es una ofensa contra Dios cuando el Papa, en contradicción del claro mandamiento de Cristo, quita a los cristianos la copa en la Santa Cena — Conforme a la palabra de Cristo todos los cristianos debemos recibir el cuerpo y la sangre del Señor para comer y beber. El Papa también enseña que se debe adorar el sacramento. Pero no hay ningún mandato de Dios para hacerlo. El Señor dice que debemos comer y beber su cuerpo y su sangre. — Y aún más vergonzoso es cuando enseña que el sacerdote en la Santa Cena ofrece el cuerpo y la sangre del Señor como un sacrificio incruento para los pecados de los vivos y los muertos en lo que llaman el sacrificio de la misa. En esto no solamente actúa en contra del claro mandato de Cristo, quien dijo que debemos comer y beber su cuerpo y su sangre y no sacrificarlos, sino blasfeman también los excelsos méritos de Cristo y su sacrificio. Cristo ha ofrecido el sacrificio adecuado por nuestros pecados. Su sacrificio es el único sacrificio por nuestros pecados. Hebreos 10:14-18. Con él Cristo ha hecho perfectos para siempre a los santificados.

b. El Señor dice al extender el pan a sus discípulos: “Tomad, comed; esto es mi cuerpo.” Y lo mismo dijo también de la copa. Comemos y bebemos pan y vino en la Santa Cena con nuestra boca física. Pero al comer y beber pan y vino, al mismo tiempo comemos y bebemos también con nuestra boca física bienes celestiales, el cuerpo y la sangre de Cristo. En una acción comemos el pan y el cuerpo de Cristo, y en una acción bebemos el vino y la sangre de Cristo. El pan y el vino lo recibimos de una manera natural como otras comidas, pero recibimos el cuerpo y la sangre de Cristo de un modo sobrenatural. Sin embargo, no recibimos el cuerpo y la sangre de Cristo solamente de una manera espiritual en la Santa Cena, como dicen los evangélicos. Comer espiritualmente la carne y la sangre de Cristo no significa otra cosa que creer en Cristo. En el sacramento sucede algo más. Allí recibimos el cuerpo y la sangre de Cristo con la boca de una manera sobrenatural. — No podemos entender cómo esto sucede, pero debemos creer las claras palabras del Señor, y dejar todo lo demás al Dios todopoderoso. Para indicar esta manera maravillosa y misteriosa de recibir el cuerpo y la sangre de Cristo, hablamos de un comer y beber sacramental, porque esta clase de comer y beber existe solamente en el sacramento. Lo que queremos decir con esto es que los medios terrenales, el pan y el vino, y los dones celestiales, el cuerpo y la sangre de Cristo, se reciben al mismo tiempo con nuestra boca física, los primeros de una manera natural, y los últimos de una manera sobrenatural.

4. Finalmente nos dice el catecismo que Cristo ha instituido su Santa Cena para nosotros los cristianos. Preguntas # 277,278.

a. El Señor no solamente celebró la Santa Cena con sus discípulos y les dio a comer y beber, sino también mandó que sus discípulos celebraran esta cena. Él mismo dice en las palabras de institución: “Haz esto en memoria de mí.” Debemos hacer lo que él ha hecho. Debemos tomar pan y vino, bendecirlos, distribuirlos, y darles a todos a comer y beber. Y hoy también por virtud de su palabra nos da lo que él en ese tiempo prometió, bajo y con el pan bendecido, su verdadero cuerpo, y bajo y con el vino bendecido, su verdadera sangre. Así el Señor con estas palabras nos manda que en la iglesia, entre los cristianos, se debe celebrar este sacramento así. — Y deben seguir haciéndolo todo el tiempo. En 1 Corintios 11:26 nos dice el apóstol que en la Santa Cena debemos proclamar la muerte del Señor hasta que venga. La Santa Cena debe celebrarse hasta el día final cuando el Señor venga en su gloria. — Cristo dice: “Haz esto.” Debemos hacer lo que él ha hecho. Solamente cuando se celebra conforme a la institución de Cristo, cuando se hace como el Señor la ha instituido, es nuestra Santa Cena realmente la cena del Señor. — Y debemos hacerlo en memoria de él. Quiere decir, como el apóstol lo explica en 1 Corintios 11:26: “Debemos proclamar la muerte del Señor.” En la Santa Cena debemos pensar en el Señor, especialmente en su sufrimiento y muerte, y alabarlo y darle las gracias por esto y proclamar y confesar esta muerte delante del mundo entero.

b. El Señor instituyó y estableció su sacramento para nosotros los cristianos como un precioso medio de fortalecernos. Por tanto los cristianos debemos utilizarlo. Recibimos solamente una vez en la vida el santo bautismo, pero debemos comer y beber con frecuencia la Santa Cena. El Señor dice: “Haz esto, todas las veces.” Se nota que él quiere que celebremos su Santa Cena, no solamente raras veces, sino con frecuencia. Es cierto que él no ha establecido el tiempo cuando ni con qué frecuencia tenemos que ir a la Santa Cena en un año. Y así nosotros tampoco debemos fijar un tiempo, ni dar ningún mandamiento acerca de la frecuencia con la cual los cristianos tienen que ir a la Santa Cena. No debemos forzar a nadie a participar en el sacramento. Pero los cristianos deben forzarse a sí mismos a ir frecuentemente al sacramento. — ¿Qué debe motivarnos para que recibamos con frecuencia este sacramento? En primer lugar tenemos el mandato del Señor, que debemos recibirla con frecuencia. En obediencia a nuestro Señor Jesucristo y para complacerlo debemos acudir con frecuencia para así recordar su muerte y agradecérsela. El que no va a la Santa Cena por mucho tiempo desprecia al Señor y su sacramento, y hay que temer que no sea un cristiano. Pero el Señor no solamente nos ha mandado ir al sacramento, sino también ha agregado una gloriosa promesa. El nos promete que en el sacramento nos da el perdón de los pecados, la vida y la salvación, como vamos a ver en adelante. Especialmente esta promesa debe motivarnos a acudir frecuente y diligentemente al sacramento. — Tenemos gran necesidad del perdón de los pecados. Diariamente y en cada hora pecamos mucho y merecemos solamente el castigo. Esta miseria del pecado que pesa sobre nuestro cuello debe impulsarnos a ir con frecuencia al sacramento. Somos trabajados y cargados, y especialmente en la Santa Cena el Señor nos llama a sí mismo para darnos vida. Mateo 11:28. Los cristianos lo han experimentado repetidas veces. Aquí tenemos un hermoso ejemplo en la primera congregación cristiana en Jerusalén. Hechos 2:42. Entre más diligentemente utilicemos con corazones creyentes este sacramento, tanto más beneficio y bendición tendremos de él. Ahora nuestro catecismo sigue hablando del beneficio del sacramento.

http://www.angelfire.com/wi3/dhaeuser/santacena1.htm

Diccionario de Religiones Denominacion y Sectas

12 Jul

APOCALIPSIS – El drama de los siglos

12 Jul

rodriguez, pepe – la vida sexual del clero

12 Jul

El Salvador- Biblia viajera realiza su primera parada en América Central

12 Jul

Misionero evangélico español defiende por segunda vez la Biblia en un programa turco

12 Jul

Malos consejos – y uno bueno

12 Jul

El Sermón Dominical
Domingo 11 de Julio del 2010

Malos consejos – y uno bueno
Pastor Tony Hancock

El paciente esperaba, nervioso, para ver qué le diría el famoso especialista a quien había llegado a consultar. El renombrado doctor le preguntó: ¿A quién consultó usted antes de llegar aquí? El paciente respondió: A mi doctor general, el Dr. García.

¡Un doctor general! – exclamó el gran especialista-. ¡Qué pérdida de tiempo! ¿Qué inútil consejo le dio García? El paciente replicó: Me dijo que lo viniera a consultar a usted. No sé cómo respondió el famoso especialista, pero quizás consideró que los consejos del Dr. García no eran tan inútiles.

La Biblia nos dice que la sabiduría se encuentra en la multitud de consejeros. Es de sabios buscar el consejo. Sin embargo, también descubrimos que hay buenos consejos y malos consejos.

¿Cómo podemos distinguir el buen consejo del malo? ¿Cómo podemos saber quién es digno de fiar?

La semana pasada vimos la forma en que el rey Salomón se alejó del Señor bajo la influencia de sus muchas mujeres que no compartían su fe, y que lo influenciaron para que empezara a servir también a sus dioses falsos. Como resultado, Dios le anunció que su hijo perdería casi todo su reino.

Ahora llegamos al momento en que esta profecía se vuelve realidad. Lo que Dios le había anunciado a Salomón se realiza de una forma muy interesante. Leamos 1 Reyes 12:1-11 para ver lo que sucedió:

  • 12:1 Roboam fue a Siquem, porque todo Israel había venido a Siquem para hacerle rey. 12:2 Y aconteció que cuando lo oyó Jeroboam hijo de Nabat, que aún estaba en Egipto, adonde había huido de delante del rey Salomón, y habitaba en Egipto, 12:3 enviaron a llamarle. Vino, pues, Jeroboam, y toda la congregación de Israel, y hablaron a Roboam, diciendo: 12:4 Tu padre agravó nuestro yugo, mas ahora disminuye tú algo de la dura servidumbre de tu padre, y del yugo pesado que puso sobre nosotros, y te serviremos. 12:5 Y él les dijo: Idos, y de aquí a tres días volved a mí. Y el pueblo se fue. 12:6 Entonces el rey Roboam pidió consejo de los ancianos que habían estado delante de Salomón su padre cuando vivía, y dijo: ¿Cómo aconsejáis vosotros que responda a este pueblo? 12:7 Y ellos le hablaron diciendo: Si tú fueres hoy siervo de este pueblo y lo sirvieres, y respondiéndoles buenas palabras les hablares, ellos te servirán para siempre. 12:8 Pero él dejó el consejo que los ancianos le habían dado, y pidió consejo de los jóvenes que se habían criado con él, y estaban delante de él. 12:9 Y les dijo: ¿Cómo aconsejáis vosotros que respondamos a este pueblo, que me ha hablado diciendo: Disminuye algo del yugo que tu padre puso sobre nosotros? 12:10 Entonces los jóvenes que se habían criado con él le respondieron diciendo: Así hablarás a este pueblo que te ha dicho estas palabras: Tu padre agravó nuestro yugo, mas tú disminúyenos algo; así les hablarás: El menor dedo de los míos es más grueso que los lomos de mi padre. 12:11 Ahora, pues, mi padre os cargó de pesado yugo, mas yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, mas yo os castigaré con escorpiones.

Salomón había fallecido, y ahora su hijo Roboán sería coronado rey. Para conseguir el apoyo de las diez tribus del norte, Roboán se dirigió a Siquén – una ciudad del norte – para reunirse con ellos. Mientras tanto, un tal Jeroboán – que había sido enemigo de su padre, y como consecuencia, se había tenido que refugiar en Egipto – también se enteró de lo sucedido.

El pueblo había sufrido por años bajo el trabajo obligatorio que los hombres tenían que rendirle a Salomón, y bajo los impuestos altos que les exigía. Todavía nos quejamos de los impuestos, así que los podemos comprender. Ellos le pidieron a Roboán que fuera más comprensivo con ellos.

Observen ahora lo que sucede cuando Roboán pide consejo. Habla primero con los hombres ancianos, hombres de experiencia y sabiduría, que le habían aconsejado también a Salomón. Ellos le recomiendan que se muestre flexible con el pueblo, para así ganar su lealtad permanente.

Parece ser, sin embargo, que a Roboán no le gustó mucho este consejo. Quizás pensaba que, si él consentía a la petición del pueblo, tendría que reducir su propio estilo de vida. No podría vivir con tanto lujo, si bajaba los impuestos. Decidió hablar también con sus amigos, jóvenes de la nobleza que se habían criado – o quizás más bien malcriado – con él.

Ellos le aconsejaron que fuera duro con el pueblo. El decidió aceptar el consejo de sus amigos, y el resultado fue desastroso. Leamos los versos 12 al 19 para ver qué pasó:

  • 12:12 Al tercer día vino Jeroboam con todo el pueblo a Roboam, según el rey lo había mandado, diciendo: Volved a mí al tercer día. 12:13 Y el rey respondió al pueblo duramente, dejando el consejo que los ancianos le habían dado; 12:14 y les habló conforme al consejo de los jóvenes, diciendo: Mi padre agravó vuestro yugo, pero yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, mas yo os castigaré con escorpiones. 12:15 Y no oyó el rey al pueblo; porque era designio de Jehová para confirmar la palabra que Jehová había hablado por medio de Ahías silonita a Jeroboam hijo de Nabat. 12:16 Cuando todo el pueblo vio que el rey no les había oído, le respondió estas palabras, diciendo: ¿Qué parte tenemos nosotros con David? No tenemos heredad en el hijo de Isaí. ¡Israel, a tus tiendas! ¡Provee ahora en tu casa, David!  Entonces Israel se fue a sus tiendas. 12:17 Pero reinó Roboam sobre los hijos de Israel que moraban en las ciudades de Judá. 12:18 Y el rey Roboam envió a Adoram, que estaba sobre los tributos; pero lo apedreó todo Israel, y murió. Entonces el rey Roboam se apresuró a subirse en un carro y huir a Jerusalén. 12:19 Así se apartó Israel de la casa de David hasta hoy.

Es muy interesante esta frase del verso 15:

  • “Las cosas tomaron este rumbo por voluntad del Señor”. Dios había anunciado de antemano lo que iba a suceder; incluso había enviado un profeta para hablarle a Jeroboán.

¿Será, entonces, que Dios usó a Roboán como un títere, puesto que ya había decidido lo que iba a hacer? El verso 13 dice que Roboán rechazó el buen consejo de los ancianos y decidió seguir el mal consejo de sus amigos. Roboán no fue ningún títere; tomó sus propias decisiones.

¡Qué interesante! Descubrimos que Dios está en control de todo lo que sucede, sin destruir la libertad de elección del ser humano. Aunque Roboán tomó una decisión libre de aceptar un mal consejo, Dios ya sabía qué decisión tomaría, y lo había incluido en su plan para su gloria.

Los expertos se preguntan cómo es posible que Dios esté en control de todo y que, al mismo tiempo, seamos libres en nuestras decisiones. No te puedo decir cómo, pero sí te puedo decir que la Biblia nos indica claramente que es así. Podemos estar seguros de que Dios está en control. Ninguna situación está fuera de su control. Al mismo tiempo, nuestras decisiones son reales e importantes. No somos títeres, ni de Dios ni del destino. Lo que hacemos importa.

Tristemente, Roboán tomó una decisión equivocada. Escuchó un mal consejo. En Roboán vemos que el mal consejo puede parecer agradable. A Roboán le agradaba la idea de no reducir los impuestos del pueblo, de no tener que reducir su estilo de vida, de poder vivir a lo grande.

Sin embargo, Roboán ignoraba un principio importante del liderazgo. El buen líder sabe cuándo apretar las riendas y cuándo ser comprensivo, pero Roboán pensaba que ser líder era sólo cuestión de apretar las riendas todo el tiempo. Este principio se puede aplicar en cualquier área de liderazgo. Tú dirás: ¡Yo no soy líder! Pero de seguro ejerces el liderazgo en alguna área de tu vida.

¿Eres padre? ¿Enseñas una clase? ¿Das direcciones en el trabajo? Si contestaste que sí a una de estas cosas, eres líder. Como tal, tienes que saber cuándo insistir – porque es necesario – y cuándo ser comprensivo. Tienes que saber cuándo tragarte el orgullo y darles más libertad a los que guías, en lugar de insistir en siempre tener la razón. Este consejo no es agradable, pero es necesario.

Roboán no lo supo tomar, y los resultados fueron desastrosos. El mal consejo que escuchó Roboán le fue agradable, pero trajo el desastre. ¿Sabes qué? Te rodean consejeros que te darán consejos que te parecen agradables, pero te traerán el desastre. Sólo tienes que prender la televisión para escuchar consejos: ¡Deja
tu matrimonio si no está funcionando! Pero Dios te llama a luchar por él.

Cuidado con los consejos que escuchas. Pueden ser agradables, pero no por ese motivo son buenos. Ahora vamos a ver otro ejemplo de un mal consejo. Leamos los versos 25 al 33 del capítulo 12:

  • 12:25 Entonces reedificó Jeroboam a Siquem en el monte de Efraín, y habitó en ella; y saliendo de allí, reedificó a Penuel. 12:26 Y dijo Jeroboam en su corazón: Ahora se volverá el reino a la casa de David,12:27 si este pueblo subiere a ofrecer sacrificios en la casa de Jehová en Jerusalén; porque el corazón de este pueblo se volverá a su señor Roboam rey de Judá, y me matarán a mí, y se volverán a Roboam rey de Judá. 12:28 Y habiendo tenido consejo, hizo el rey dos becerros de oro, y dijo al pueblo: Bastante habéis subido a Jerusalén; he aquí tus dioses, oh Israel, los cuales te hicieron subir de la tierra de Egipto.12:29 Y puso uno en Bet-el, y el otro en Dan. 12:30Y esto fue causa de pecado; porque el pueblo iba a adorar delante de uno hasta Dan. 12:31 Hizo también casas sobre los lugares altos, e hizo sacerdotes de entre el pueblo, que no eran de los hijos de Leví.12:32 Entonces instituyó Jeroboam fiesta solemne en el mes octavo, a los quince días del mes, conforme a la fiesta solemne que se celebraba en Judá; y sacrificó sobre un altar. Así hizo en Bet-el, ofreciendo sacrificios a los becerros que había hecho. Ordenó también en Bet-el sacerdotes para los lugares altos que él había fabricado. 12:33 Sacrificó, pues, sobre el altar que él había hecho en Bet- el, a los quince días del mes octavo, el mes que él había inventado de su propio corazón; e hizo fiesta a los hijos de Israel, y subió al altar para quemar incienso.

Jeroboán había llegado a ser rey de las 10 tribus del norte,pero tenía un problema: el templo del Señor estaba en Jerusalén, la capital del sur, y todos tenían que ir tres veces al año para adorar allí.

¿Qué hacer? Nos dice el verso 28 que Jeroboán actuó “después de buscar consejo”. ¡Esta idea tan horrible no nació sólo de la mente de Jeroboán! Hubo quienes lo animaron a hacerlo. Lo que hizo fue establecer su propio sistema de adoración en el norte. De pronto, sólo hizo unos leves ajustes a la fe. Construyó unos
becerros de oro – no para ser adorados directamente, sino como representaciones de que Dios cabalgaba sobre sus espaldas.

Luego, estableció un día de fiesta – semejante al que se celebraba en Judá. Su religión se parecía a la que Dios había establecido, pero no era la misma. No seguía las órdenes dadas por Dios en su Palabra. ¿Se complacería Dios con una adoración sólo levemente cambiada, cuando El había dado instrucciones muy claras? Leamos el capítulo 13, versos 1 al 3 para ver lo que sucede:

  • 13:1 He aquí que un varón de Dios por palabra de Jehová vino de Judá a Bet-el; y estando Jeroboam junto al altar para quemar incienso, 13:2 aquél clamó contra el altar por palabra de Jehová y dijo: Altar, altar, así ha dicho Jehová: He aquí que a la casa de David nacerá un hijo llamado Josías, el cual sacrificará sobre ti a los sacerdotes de los lugares altos que queman sobre ti incienso, y sobre ti quemarán huesos de hombres. 13:3 Y aquel mismo día dio una señal, diciendo: Esta es la señal de que Jehová ha hablado: he aquí que el altar se quebrará, y la ceniza que sobre él está se derramará.

Dios anuncia que, pocas generaciones después, los sacerdotes de esta falsa religión morirían sobre sus propios altares. Dios no acepta adoración que no se ofrezca como El manda. Aquí vemos una segunda cosa acerca del mal consejo: puede parecer práctico. Era conveniente para Jeroboán evitar que la gente fuera a Jerusalén, al parecer; pero el consejo que él recibió, a pesar de parecer práctico, fue desastroso.

De hecho, hubo consecuencias para toda la familia de Jeroboán.
Leamos 1 Reyes 15:25-31:

  • 15:25 Nadab hijo de Jeroboam comenzó a reinar sobre Israel en el segundo año de Asa rey de Judá; y reinó sobre Israel dos años. 15:26 E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, andando en el camino de su padre, y en los pecados con que hizo pecar a Israel. 15:27 Y Baasa hijo de Ahías, el cual era de la casa de Isacar, conspiró contra él, y lo hirió Baasa en Gibetón, que era de los filisteos; porque Nadab y todo Israel tenían sitiado a Gibetón. 15:28 Lo mató, pues, Baasa en el tercer año de Asa rey de Judá, y reinó en lugar suyo. 15:29 Y cuando él vino al reino, mató a toda la casa de Jeroboam, sin dejar alma viviente de los de Jeroboam, hasta raerla, conforme a la palabra que Jehová habló por su siervo Ahías silonita; 15:30 por los pecados que Jeroboam había cometido, y con los cuales hizo pecar a Israel; y por su provocación con que provocó a enojo a Jehová Dios de Israel. 15:31 Los demás hechos de Nadab, y todo lo que hizo, ¿no está todo escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Israel?

Los pecados de Jeroboán condenaron a muerte a su hijo, e hicieron que se extirpara su linaje y que otro tomara su lugar sobre el trono de Israel. La falsa religión que Jeroboán había establecido en Israel – al parecer, tan práctica – resultó en la destrucción de su familia y de su reino.

De hecho, todos los reyes de Israel – es decir, de las diez tribus del norte después de la separación – fueron reyes malos que seguían la falsa religión establecida por Jeroboán. Su pecado tuvo una sombra muy larga, una sombra que se extendió por siglos. Así suele ser el pecado.

Los malos consejos pueden parecer muy prácticos, aun en el ámbito espiritual – como lo fue el mal consejo que siguió Jeroboán. Pero la medida de la fe no es si funciona, según nuestros criterios, sino más bien si es verdad. Jeroboán se preocupó más por lo práctico que por lo verdadero, y pagó el precio. Tú y yo también podemos buscar una religión práctica, una que no nos exige mucho y nos da todo lo que queremos, en lugar de buscar la verdad.

¿Y dónde se encuentra esa verdad? ¿Dónde podemos encontrar buenos consejos? Leamos el Salmo 73:24:

  • “Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria. “

El salmista le dice a Dios: “Me guías con tu consejo”. ¿No te gustaría que Dios mismo te diera consejos? ¡Ya lo ha hecho! Sólo tienes que decidir si los va a escuchar, o si prefieres los consejos agradables y prácticos que te da el mundo.

Jesús nos prometió un Consejero muy especial. Leamos Juan 14:15-17:

  • 14:15 Si me amáis, guardad mis mandamientos.14:16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 14:17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

Cuando Jesús habla de otro Consejero, nos da a entender que El también es un Consejero. Podemos leer sus consejos – los mejores que hay – en los evangelios. Sin embargo, Jesús promete a los que se someten a su dirección – los que deciden obedecerle – que les dará otro Consejero, el Espíritu Santo, que estará siempre
presente con ellos para dar consejo y dirección.

Cuando nosotros aceptamos a Jesucristo como Señor y Salvador, el Espíritu Santo viene a morar dentro de nosotros. El trae a nuestra memoria palabras de la Biblia que nos hacen falta en el momento preciso. El nos hace sentir incómodos cuando estamos a punto de hacer algo que no está bien, y nos llama la atención
cuando hemos hecho mal. Es el mejor Consejero de todos.

A ti y a mí nos toca decidir a cuál consejero vamos a seguir. ¿Escogeremos a los muchos consejeros que nos rodean, como Roboán y Jeroboán lo hicieron? ¿O escucharemos la voz del mejor Consejero de todos, Dios mismo, quien se revela como Padre, Hijo y Espíritu Santo? Es hora de tomar una decisión consciente: ¿a quién escucharemos?

—————————————————————-

– ¡Visita la página web del Pastor Tony Hancock!
http://www.pastortony.net

¿CUÁN GRANDE ES TU JESÚS?

12 Jul

David Wilkerson Today

MONDAY, JULY 12, 2010
¿CUÁN GRANDE ES TU JESÚS?

Juan 14 contiene dos magníficas promesas. En la primera, Jesús declara: “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré” (Juan 14:12-14). Jesús lo dice con total claridad y simpleza: “Pidan cualquier cosa en mi nombre y Yo lo haré”.

Dos versículos después, Jesús promete: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros” (Juan 14:16-18). Acá Cristo está diciendo: “Voy a darles el Espíritu de Verdad. Y su poder permanecerá en ustedes”.

Se trata de dos increíbles promesas de Jesús. Sin embargo, note el versículo emparedado entre éstas: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15). ¿Por qué aparece aquí esta declaración? Cristo nos está diciendo:

“Hay un asunto de obediencia ligado a estas promesas”. En resumen, ambas promesas tienen que ver con guardar y obedecer la Palabra de Dios. Fueron dadas para ser cumplidas, de modo que nada nos impida solicitar el poder que es Cristo.

Estoy convencido de que pedir poco o nada en el nombre de Jesús es un reproche para Él. Año tras año, muchos cristianos se contentan con menos y menos.

Finalmente, se contentan tan sólo con la salvación. No tienen otras expectativas aparte de llegar al cielo algún día.

Le pregunto: “¿Llegó usted al final de su Cristo? ¿No espera nada más que ser salvo por Su poder y gracia? ¿Su Cristo se agota con apenas la fuerza suficiente para sobrevivir un día más? ¿Termina Él con usted en el lugar ocasional de paz y gozo, en medio de una vida mayormente vivida bajo el hostigamiento de Satanás?

Todos estos pasajes en la Palabra de Dios me convencen de que “mi” Jesús es más grande que mis peticiones. Aun así, tristemente, muchos creyentes hacen que Cristo se vea insignificante y sin poder a causa de su incredulidad.

Amado, yo no quiero que mi Cristo sea limitado. Por el contrario, quiero que todo diablo en el infierno sepa cuán grande es mi Dios al ver cuán grandes son mis peticiones. Quiero más de mi Cristo. Quiero que sea más grande que nunca en mi vida.

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/9175