La Doctrina de la Transubstanciación

10 Jul

Anticristos y Transubstanciación

Los docetistas (Gr. doketói, del verbo dokéÇ, “parecer”, “tener apariencia“) fueron un grupo de gnósticos que sostenían que la primera venida de Cristo a la tierra debía explicarse sólo como una “apariencia”.
La IC tradicionalmente ha sostenido que Jesucristo ha venido en carne por lo menos en sus inicios, cuando la apostasía no se manifestaba en la forma actual, diferente en apariencia, pero apostasía al fin. No se le puede imputar el error docetista. Pero pasa el tiempo y hay un cambio sutil y desconocido para el neófito que no escudriña.

En la Biblia de Mons. Juan Straubinger, en el DICCIONARIO CATOLICO, pág. 298, copio el tema:

Transubstanciación. Cambio que se verifica al pronunciar las palabras de la consagración en la Misa, por las cuales las sustancias del pan y del vino allí presentes se vuelven el verdadero cuerpo y la verdadera sangre de Cristo, quedando sólo las apariencias de pan y de vino. El hecho de la presencia real de Cristo en la Sagrada Eucaristía es evidente por el significado obvio de varios pasajes muy claros del Nuevo Testamento (Mat 26:26; Mr 14:22-24; Lc 22:19; Jn 6:51; 1 Co 10:16; 11:24-29). Si bien la doctrina de la transubstanciación siempre fue aceptada con fervor dentro de la cristiandad, fue solamente defina como artículo de fe por el Concilio de Trento (1545), contra el protestantismo que la negaba.”

La Biblia dice:

  • 1 Jn 4:1 AMADOS, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.2 En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; 3 y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.

En la Misa, el pan y el vino sólo son apariencias del Cristo que el sacerdote tiene el poder de hacerlo aparecer en presencia real. Este desacierto es peor que el docetista porque el Cristo real en la hostia no es de carne y hueso, la apariencia que tiene es de pan y vino como lo manifiesta la IC.

Se deduce que el papado representa a los espíritus de los anticristos que aparecerían antes de la venida de Cristo ya que la herejía de la transubstanciación aparece en 1545, cuando ni Juan tenía conocimiento de esta mayor y monstruosa herejía por venir.

¡Hoy Cristo viene todos los días en apariencia de pan y vino a la voz y poder del hombre y debemos creer que es un Cristo de carne!. Blasfemia, peor que la docetista.

La Doctrina de la Transubstanciación
Durante la misa, los sacerdotes supuestamente poseen el poder de convertir en forma sobrenatural el pan y el vino, en el cuerpo y sangre reales y literales de Jesucristo:

“El Concilio de Trento resume la fe católica cuando afirma: ‘Porque Cristo, nuestro Redentor, dijo que lo que ofrecía bajo la especie de pan era verdaderamente su Cuerpo, se ha mantenido siempre en la Iglesia esta convicción, que declara de nuevo el Santo Concilio: por la consagración del pan y del vino se opera el cambio de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la substancia del vino en la substancia de su Sangre; la Iglesia católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio transubstanciación'” (p. 393, #1376).

Esta cita del Catecismo revela que la Iglesia Católica aún sostiene esta doctrina que fue definida en el Concilio de Trento:

“En el corazón de la celebración de la Eucaristía se encuentran el pan y el vino que, por las palabras de Cristo y por la invocación del Espíritu Santo, se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo” (p. 379, #1333).

El Catecismo aun especifica cuándo viene Cristo en la eucaristía y cuánto tiempo permanece allí:

“La presencia eucarística de Cristo comienza en el momento de la consagración y dura todo el tiempo que subsistan las especies eucarísticas. Cristo está todo entero presente en cada una de las especies y todo entero en cada una de sus partes, de modo que la fracción del pan no divide a Cristo” (p. 394, #1377).

Puesto que el catolicismo enseña a sus miembros a tomar parte de un canibalismo literal, esta doctrina requiere serio examen. Para principiar, determinemos el origen de esta doctrina. ¿Es doctrina de Dios, o es tradición de hombres? El catolicismo afirma que es doctrina bíblica y cita las palabras de Jesús en Juan 6:

  • “Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero”. Juan 6:53-54

Aunque este versículo pareciera enseñar canibalismo, podemos comprender claramente el significado al leer el pasaje completo en su contexto. Justamente antes de hacer tal declaración, Jesús dijo:

“Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. Le dijeron: Señor, danos siempre este pan. Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás”. Juan 6:33-35

Esta enseñanza armoniza con el resto de las Escrituras. La vida eterna se obtiene al creer en Jesucristo, no al comer su cuerpo. El Señor aclara aún más este pensamiento:

  • “Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna”. Juan 6:40

Una vez más Jesús indica que tenemos vida eterna al creer en El. Cuando sus discípulos murmuraron al escuchar estas palabras, el Señor les explicó:

  • “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida”. Juan 6:63

Jesús hizo esta declaración en sentido espiritual, no físico. El estaba explicando que, espiritualmente, la vida se obtiene por fe en El, no comiendo su cuerpo.

Dios no aprueba el canibalismo en ningún lugar de la Biblia. De hecho, El prohibe tal práctica:

  • “Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis”. Génesis 9:4
  • “Ninguna persona de vosotros comerá sangre, ni el extranjero que mora entre vosotros comerá sangre”. Levítico 17:12

Dios nunca ordenaría a sus hijos que hicieran algo que El había prohibido.

El propósito bíblico
Las instrucciones de Pablo en 1 Corintios 11 aclaran aún más este tema:

  • “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí”. 1 Corintios 11:23-24

Cuando Jesús dijo: “Tomad, comed; esto es mi cuerpo”, El no estaba dando a entender que comieran su cuerpo literal. Aun sugerir tal idea es ridículo. El estaba hablando en sentido espiritual de lo que pronto haría en la cruz.

Notemos cómo finaliza este versículo: “Haced esto en memoria de mí”. La observancia de la Santa Cena es una conmemoración de la obra de Cristo en el Calvario, no una nueva realización de ese hecho. Lo mismo debemos decir acerca de la sangre de Cristo:

  • “Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí”. 1 Corintios 11:25

Jesús mismo enseñó esta lección a sus discípulos en la última cena:

  • “Y (Jesús) tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí”. Lucas 22:19

Conclusión
Puesto que la transubstanciación es otra tradición católica que no es apoyada por la Biblia, sino que fue creada por hombres, surgen otras preguntas que esperan respuesta:

  1. ¿Por qué la Iglesia Católica deliberadamente separa un versículo bíblico de su contexto y desarrolla una doctrina que la Biblia obviamente no enseña?
  2. ¿Por qué la Iglesia Católica prefiere que usted coma a Cristo en lugar de poner su fe en El?
  3. Más importante aún, ¿puede usted conscientemente tomar parte de esta práctica ahora que conoce la verdad?
  • “Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado”. Santiago 4:17

Bibl:

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: