FUERZA ESPIRITUAL Y CONFIANZA

7 Jul
David Wilkerson Today



WEDNESDAY, JULY 7, 2010



FUERZA ESPIRITUAL Y CONFIANZA



El Espíritu Santo nos da la fuerza cuando dejamos todas nuestras necesidades

en las manos de Dios y confiamos en su poder.



Rut es un ejemplo de este tipo de confianza. Después de que su marido murió,

Rut vivió con su suegra, Noemí. Noemí estaba preocupada por el bienestar y

el futuro de Rut. Así que le aconsejó a Rut que se acueste a los pies del

acomodado Booz y le pida que cumpla su obligación hacia ella como pariente.



Aquella noche, después de finalizar de aventar el grano, Booz se acostó "a un

lado del montón" (Rut 3:7) y se cubrió. A la mañana siguiente, se levantó

perplejo, viendo a una mujer acostada a sus pies. (No había nada inmoral en la

presencia de Rut ahí; ésta era una costumbre común en aquellos días).



Rut le dijo: "Extiende el borde de tu capa sobre tu sierva, por cuanto eres

pariente cercano" (Rut 3:9). Ella estaba diciendo, en esencia: "¿Aceptarás la

obligación que representa ser mi pariente? ¿Me proveerás?" Ella en realidad

estaba preguntando: "¿Te casarás conmigo?".



Esta no era una artimaña de manipulación. Rut y Noemí habían hecho todo en

el orden divino. Podemos estar seguros de ello, porque el linaje de Cristo vino

a través de Rut. Cuando Rut regresó a casa, Noemí le preguntó: "¿Qué hay

hija mía?" (Rut 3:16). Estaba preguntando, en otras palabras: "¿Debiera

llamarte Rut la novia, o sigues siendo Rut, la viuda?".



Rut le contó a Noemí todo lo que había sucedido. Escuchen el consejo piadoso

de Noemí: "Entonces Noemí dijo: Espérate, hija mía, hasta que sepas cómo se

resuelve el asunto; porque aquel hombre no descansará hasta que concluya el

asunto hoy" (Rut 3:18). Noemí había orado acerca del asunto, buscando la

dirección de Dios, y Dios le había dado consejo. Le había hecho recordar la

ley del pariente-redentor (que era un tipo y sombra de Cristo). Así que,

Noemí tenía la confianza de que tanto ella como Rut habían hecho su parte.

Ahora era momento de quedarse quietas y confiar que Dios haga lo que había

prometido. Ella estaba diciendo: "Todo está en las manos del Señor ahora,

Rut. Sólo relájate y mantente en calma".



La casa de Noemí se llenó de calma y paz. Nadie estaba frenético, ni

mordiéndose las uñas, ni preguntaban: "¿Lo hará Dios? ¿Cuándo sucederá?"

Estas dos fieles mujeres pudieron relajarse, cantar y alabar al Señor por su

bondad.



¿Ha orado usted? ¿Ha confiado? ¿Está listo para estar quieto y "ver la

salvación del Señor"? Él tiene todo bajo control.







Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/9057
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: