Decidido

3 Jul

Decidido
1 JULIO 2010

por Steven Lawson

Durante los últimos cuatro años he hablado en una conferencia en la costa oeste denominada “Decidido”. El nombre se deriva de las Resoluciones de Jonathan Edwards y está dirigido a estudiantes universitarios y “veinte cosas” en la próxima generación. Siendo de dieciocho y diecinueve años de edad, el joven Edwards escribió setenta resoluciones, que se convirtió en su declaración de misión personal para guiar su vida. Para iniciar la primera conferencia, hablé de la primera resolución de Edwards, lo que determinó Edwards sería el ejercicio más importante en su vida – la gloria de Dios.

Edwards comenzó sus Resoluciones con lo que él deseaba ser el motor de su vida – una pasión que absorbe todo para ir tras la gloria de Dios. “Resolví que haré todo aquello que sea para la mayor gloria de Dios y para mi propio bien, provecho y agrado, durante todo mi tiempo de mi peregrinación, sin nunca tomar en consideración el tiempo que eso exigirá de mí, sea ahora o por la eternidad fuera. Resolví que haré todo lo que sienta que sea mi deber y que traiga beneficios para la humanidad en general, no importando cuántas o cuán grandes sean las dificultades que tenga que enfrentar”.

Con esto ante sus ojos semanalmente, esta primera resolución estableció el tono de toda su vida. En todos los ámbitos, decidió honrar a Dios supremamente. Todo lo demás en su vida sería subsidiario de este único ejercicio de búsqueda.

¿Cuál es la gloria de Dios? La Biblia habla de ello en dos maneras. En primer lugar, es Su gloria intrínseca, la revelación de todo lo que Dios es. Es la suma total de todas Sus divinas perfecciones y atributos sagrados. No hay nada que el hombre pueda hacer para añadir a Su gloria intrínseca. En segundo lugar, existe la gloria atribuida de Dios, que es la alabanza y la gloria debida a su nombre. Esta es la gloria que el hombre debe dar a Dios.

Para Edwards, resolver vivir para la gloria de Dios significa exaltar Su nombre más glorioso. Esto significa vivir en consonancia con Su carácter sagrado. Significa anunciar y promover su grandeza suprema. Este es el más alto propósito para el cual Dios nos creó.

¿Por qué Edwards coloco esta resolución en primer lugar? Comprendió que la Escritura coloca la gloria de Dios en primer lugar sobre todas las cosas. Edwards fue apoderado de un trascendente y elevado concepto de Dios. Como resultado de ello, al escribir sus “resoluciones”, sabía que él tenia que vivir de todo corazón por este impresionante y soberano Dios.

Así, Edwards deliberadamente eligió a “hacer todo aquello que sea para la mayor gloria de Dios.” Aquí está el principio de interpretación de todo en la vida. ¿Quieres saber lo cual es la voluntad de Dios? ¿Quieres saber con quién casarse? ¿Quieres saber qué trabajo aceptar? ¿Quieres saber que ministerio debes seguir? ¿Quieres saber cómo invertir sus recursos? ¿Quieres saber cómo gastar tu tiempo?

¡Ahí está! Todo en la vida encaja dentro de este tema principal. Cualquier cosa fuera de la alineación con este principio de búsqueda se encuentra en territorio peligroso. A veces nuestras decisiones no son entre el bien y el mal. A veces son entre el bien, algo mejor, y lo mejor. Estas son a veces las decisiones más difíciles. Edwards said that he would not live for what is merely good. Edwards dijo que no iba a vivir por lo que es simplemente bueno. Ni para lo que es mejor. Se había propuesto vivir sólo para lo mejor. Todo lo que sea para mayor gloria de Dios – ¡eso es lo que es lo mejor!

Edwards creía que la gloria de Dios estaba conectada inseparablemente con su “propio bien, provecho y agrado.” Cada vez que buscó la gloria de Dios, confío en que inevitablemente se rendiría al más grande bien de Dios para su vida. La gloria de Dios produce su máximo “agrado.” Lo mismo ocurre con nosotros. ¿Conoce el gozo inefable? ¿La abundante paz? ¿el verdadero contentamiento? Entonces busque la gloria de Dios.

Con una determinación inquebrantable, el joven Edwards eligió esta primera resolución para conmemorar “la totalidad de mi tiempo.” Mientras estuviese vivo, este iba a ser el impulso motriz de su vida. Él siempre tenía que vivir para la gloria de Dios. He would never outgrow this central theme. Él nunca superaría este tema central. Nunca debía intercambiarlo por una gloria menor.

Además, Edwards creía que su compromiso con la gloria de Dios traería mayor “beneficios a la humanidad.” Tratando de buscar el honor de Dios, la mayor ventaja correspondería a otros. Por lo tanto, vivir para la gloria de Dios dará lugar a una mayor influencia del Evangelio en el mundo. Las almas se convertirían. Los santos sería edificados. Las necesidades se suplirían.

¿Deseas tener el máximo impacto sobre este mundo? ¿Deseas llevar a otros a Cristo? ¿Vives para la eternidad? ¡Ahí está! Vive para la gloria de Dios.

Haga lo que haga, Edwards decidió vivir para la gloria de Dios a pesar de “cuán grandes sean las dificultades que tenga que enfrentar”. Independientemente del costo, a pesar del dolor, intentaría buscar el honor de Dios. Incluso si eso significaba la persecución o la pobreza, su decisión estaba tomada, su voluntad resuelta. Pagaría cualquier precio por defender la gloria de Dios, independientemente de las dificultades que le esperaban.

Este es mi reto para la próxima generación: ¿Buscaras la meta más alta? ¿Deseas conocer el gozo más profundo? ¿Deseas realizar el mayor bien? Would you cast the widest influence? ¿Proyectaras la mayor influencia? ¿Superaras las mayores dificultades?

Entonces, haz de esta primera resolución de Jonathan Edwards tu principal objetivo. Decídete a vivir para la gloria de Dios.

Traducido por: Armando Valdez

Tomado de aquí.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: