Una iglesia ayuda a mochileros a encontrar el camino correcto

25 Jun

Una iglesia ayuda a mochileros a encontrar el camino correcto

By Wendy Griffith /cbn.com
Wednesday, June 23, 2010

Es conocido como el fenómeno de los mochileros. Miles de jóvenes, de entre 18 y 29 años, llegan a Nueva Zelanda para hacer caminatas. Lo ven como una oportunidad para conocer el mundo y también esperan conocerse a si mismos.

Hay toda una cultura enfocada en los mochileros y aquí en Wanaka, un hermoso pueblo turístico en la isla sur de Nueva Zelanda, incluso hay una iglesia dedicada a alcanzar a esta población tan transitoria.

Este domingo, jóvenes de Alemania, Japón y Holanda visitan la iglesia “El Faro” de Wanaka. Pero antes del culto, un misionero local prepara un asado para los mochileros. Al ofrecer comida gratis y compañerismo, han podido atraer a un buen grupo de personas de las posadas locales.

“Es muy interesante… porque las personas aquí son realmente diferentes y muy amigables”, dice Markus un visitante de Alemania.

Yukiko es una visitante de Japón, le gusta escuchar de Jesús a pesar de ser budista. “Si, pero no soy muy buena para el budismo (se ríe) realmente me interesan las diferentes maneras de pensar”.

“Eso es lo que tanto me gusta de Nueva Zelanda, las caminatas…”, dice Anouk de Holanda.

Jesús dijo, vayan a todo el mundo y prediquen el evangelio. Pero ¿qué hacer cuando todo el mundo viene hacia uno? Los cristianos de Wanaka dicen que es un buen problema.

Natalie Nelson, pastora de la Iglesia del Faro menciona que es un buen desafío, “en realidad, algo que nos encanta es el hecho de que no tenemos que ir a todo el mundo. Nos podemos quedar aquí y la gente viene, se sienten atraídos a nosotros, atraídos a este pueblo tan bello”.

“También nos dio la estrategia en Hechos 1:8. Dijo, empiecen en Jerusalén, y no paren hasta que hayan llegado a lo más remoto del mundo. Pero la ironía es que estamos aquí en Nueva Zelanda, estas islitas del Pacífico Sur, lo más remoto de la tierra, porque uno no puede estar en un lugar más lejos de Jerusalén que este, y el mundo esta llegando a nosotros”, dice un misionero local llamado Scott Brown.

Natalie Nelson, una californiana de 32 años, sintió el llamado de Dios para plantar esta iglesia en Wanaka hace varios años. Dios le dio una pasión por los mochileros que nació de su propia experiencia. “Yo pasé bastante tiempo como mochilera, viajaba por todo el mundo y fueron meses y meses de andar con una mochila en la espalda, y por eso cuando veo a alguien pasar por aquí, pienso, ‘que lástima que nadie me hubiera recibido’, eso me afecta en el corazón”.

Scott dice que la mayoría de los jóvenes que el encuentra ya están buscando algo más profundo en sus vidas y la belleza especial de Nueva Zelanda abre sus corazones para recibirlo.

“Hay algo que pasa al estar sumergido en la creación, que hace surgir un sentido de alabanza. La gente lo llama todo tipo de cosa, como la conexión con un ser supremo o con la madre tierra, pero lo importante es que es una conexión espiritual. Mi gozo es presentarles al Creador de la creación que ellos están disfrutando aquí”, menciona Brown.

El ministerio de Scott también distribuye biblias especiales para los mochileros. Para algunos es solo sembrar una semilla, para otros es la verdad que han estado buscando en todo el mundo.

“Y realmente estos son los agentes de cambio, los futuros líderes, los catalizadores, y al alcanzar a los mochileros de Nueva Zelanda, uno puede tocar al mundo entero”, concluye Brown.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: