Compasivos…

24 Jun

Compasivos…

El Diccionario dice que “Compasión” es “sentimiento de piedad por la desgracia ajena”

La compasión lleva a realizar acciones bondadosas hacia personas en necesidad, sin importar si son amigos o enemigos. Su ausencia produce reacciones de maldad, crueldad, o abandono de esas personas en desgracia.

“El día en que dejemos de mostrar compasión hacia nuestro enemigo, nosotros seremos el enemigo” (Friedrich Shiller)

En el libro de Mateo vemos al Señor Jesucristo sintiendo piedad hacia la gente que lo rodeaba:

“Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas: porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor” (Mateo 9:36)
“Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos” (Mateo 14:14)
“Y Jesús, llamando a sus discípulos, dijo: Tengo compasión de la gente, porque ya hace tres días que están conmigo, y no tienen qué comer; y enviarlos en ayunas no quiero, no sea que desmayen en el camino” (Mateo 15:32)
¿Qué producía la compasión del Señor? Ver su desamparo, sus enfermedades, su hambre y debilidad…

Y así se encuentra en general el mundo que nos rodea hoy en día. Todos, buenos y malos están en necesidad y podemos brindarles lo que el Señor les daba…

Epicteto dijo:

“Puesto que compadecen a los ciegos y a los cojos, ¿por qué no compadecen también a los malvados? ¿No comprendes que lo son a pesar suyo, como los cojos y los ciegos?”

Santiago 5:11 dice:

“He aquí tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo”
A los que conocemos verdaderamente a Dios se nos insta a ser compasivos:

“Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables” (1 Pedro 3:8)
¿Cómo podemos mostrar compasión semejante a la que manifestó el Señor?

El fue su Pastor:

“Yo soy el buen Pastor, el buen pastor su vida da por las ovejas” (Juan 10:11)
El los sanó:

“Y cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba los que necesitaban ser curados” (Lucas 9:11)
El los alimentó:

“Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud. Y comieron todos y se saciaron…” (Mateo 14:19-20)
Nosotros podemos hacer cosas similares con las multitudes que nos rodean pastoreando, predicando el mensaje de Salvación y enseñando la Palabra

“Y él mismo constituyó a unos apóstoles… a otros, pastores y maestros…” (Efesios 4:11)
“… Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quines os anuncian el camino de salvación” (Hechos 16:17)
“… pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez…” (Hebreos 5:14)
Recordemos: Debemos ser compasivos, imitando a Nuestro Maestro…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: