¿Cómo lo hacemos?

23 Jun

¿Cómo lo hacemos?

En el libro de Malaquías el pueblo presenta varios interrogantes y Dios le da respuesta a cada uno…

Malaquías 1:2-3 dice:

“Yo os he amado, dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste?…?”
Sabemos con certeza cuánto nos amó Dios leyendo 1 Pedro 1:18-20…

“…fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir… con la sangre preciosa de Cristo como de un cordero sin mancha y sin contaminación ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros”
Malaquías 1:6-8 dice:

“… y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable. Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto?…”
Sabemos como honrar a Dios leyendo Romanos 12:1…

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”
Malaquías 2:17 dice:

“Habéis hecho cansar a Jehová con vuestras palabras. Y decís: ¿En qué le hemos cansado? En que decís: Cualquiera que hace mal agrada a Jehová, y en los tales se complace; o si no, ¿dónde está el Dios de justicia?”
Sabemos de qué manera agradar a Nuestro Dios leyendo Colosenses 1:10…

“Para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios” (Colosenses 2:20)
Malaquías 3:13-14 dice:

“Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti? Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová?”
Sabemos que servir al Señor no es cosa vana leyendo Colosenses 3:23-24…

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís”
Ellos decían que Dios era su Señor, pero el Señor debía decirles…

“El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? Y si soy señor, ¿dónde está mi temor? … Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre?… Habéis además dicho: ¡Oh, que fastidio es esto! Y me despreciáis… y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano?” (Malaquías 1:6, 13)
Ellos urgentemente necesitaban hacer lo que dice Malaquías 1:9

“Ahora, pues, orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros. Pero ¿cómo podéis agradarle si hacéis estas cosas?…”
Cuando servimos a Dios verdaderamente, esto se pone de manifiesto…

“Entonces os volveréis y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve” (Malaquías 3:18)
¿En qué posición nos encontramos hoy?… Si no vemos la diferencia es el momento de tomar las decisiones correctas para colocarnos en el camino del servicio correcto…

“Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios” (1 Corintios 4:1)
Recordemos: Sirvamos al Señor como corresponde que El sea servido…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: