Un libro intenta explicar el carisma de la curación

20 Jun

AHORA RESULTA QUE LOS DONES DEL ESPIRITU SANTO SON PARA LA EDIFICACIÓN PERSONAL UNICAMENTE….

Un libro intenta explicar el carisma de la curación

El autor de “Dios está sanando”, Jesús María Silveyra, editado por Lumen, puntualiza en diálogo con VR cómo ahondar y resolver las causas del sufrimiento humano. El porqué del recelo a estas prácticas de fe y a los “curas sanadores”.


Con motivo del recientemente publicado libro “Dios está sanando”, editado por Lumen, VR dialogó con su autor Jesús María Silveyra, quien ahonda sobre el tema del sufrimiento humano, que cada día se hace más de actualidad. Así lo comparte quien, además de padre de familia, seis hijos y Licenciado en Administración de Empresas es escritor de temas relacionados con la natural  reacción del Hombre en su búsqueda de Dios.

¿Qué impulso a escribir este libro?
“Como digo en el prólogo: “no podemos callar lo que hemos visto y oído”. Y lo que he visto y oído es que tanto en la Argentina como en el mundo entero, la gente que participa en las llamadas “misas de sanación”, con adoración al Santísimo e imposición de manos, recibe distintas gracias, tanto físicas, como afectivas, psíquicas o espirituales”.

¿Algún caso?
“Por supuesto, de lo contrario no lo diría. Toda mi vida he tratado de escribir con la mayor seriedad posible. En este caso, todo empezó hace cuatro años cuando comencé a acompañar a un sacerdote amigo que tiene el carisma de la sanación. Y he visto cosas increíbles, empezando por mi propia familia…pasando luego por curaciones de cáncer, embarazos, conversiones y tantos otros ejemplos que podría dar. Pero lo más importante es poder participar en una de estas misas. Por eso hay un capítulo que se llama: “Vengan y vean”.

¿Cómo caracterizar el carisma de sanación?
“Me refiero a los carismas del Espíritu Santo de los que habla Jesucristo y que San Pablo explica con tanta claridad en la carta a los Corintios. El Señor, en el evangelio de Marcos dice que a los que crean los acompañarán ciertos prodigios, entre ellos: “impondrán las manos a los enfermos y estos sanarán”. San Pablo habla reiteradamente de este carisma de curación, aunque recalca siempre que el más importante es el del amor”.

¿Por qué se mira, muchas veces, con recelo aquello que tiene que ver con lo carismático y los curas sanadores?
“Por desconocimiento, no sólo de la figura del Espíritu Santo, sino de los carismas. Se conoce de los dones del Espíritu Santo (sabiduría, fortaleza, etc…), que son para la edificación personal; pero es poco lo que se habla y catequiza sobre sus carismas (profecía, lenguas, curación, etc…), que son para la edificación de los demás. En una palabra, se desconoce que desarrollar los carismas espirituales que Dios da a cada uno de nosotros, sirve para edificar la Iglesia y hacer el bien a los hermanos. Son un regalo, un don de Dios”.

¿Y de los curas sanadores?
“Creo que también, se trata de desconocimiento. En general, los sacerdotes que trabajan en este terreno son personas muy sensibles al sufrimiento del hombre. Pero “por sus frutos los conocerán”. Hay que ver los frutos de alivio, consuelo y sanación que se logran por su intermedio. El padre Mario Pantaleo fue muy combatido dentro de la misma Iglesia, porque obraba como un adelantado en su tiempo. Hoy nadie lo discutiría. Tomá como ejemplo al padre Ignacio de Rosario, o mismo al padre Martín Serantes, de quien hablo en el libro, es mucha la gente que recurre a ellos”.

Por último, ¿una buena razón para leer este libro?
“Por lo que me dicen los lectores, hace bien leerlo. Es sencillo, pero no deja de ahondar en las profundidades del sufrimiento humano. Creo que todos somos “testigos del dolor”. Pues bien, creo que el libro lleva consigo un poco de esperanza”.

Fuente: VR

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: