¿Qué tenemos que ver con Gaza?

3 Jun

¿Qué tenemos que ver con Gaza?

Autor: Dr. Guido Maisuls, Kiriat Bialik

Aunque parezca curioso y contradigamos muchas y erróneas investigaciones históricas que niegan que los judíos tuvimos que ver y mucho con Gaza a través de su extensa historia, pareciera que nunca pudimos desconectarnos de ella aunque quisiéramos hacerlo por nuestra voluntad o por la fuerza.
Se piensa que Gaza deriva de la palabra hebrea Azzāh “fuerte”; ya desde la antigüedad hubo una prospera presencia judía en Gaza hasta que llego la orden de Roma de expulsarlos en el año 61, durante la Primera Guerra Judeo-Romana. En los tiempos del Mishná y del Talmud había una gran comunidad judía en Gaza, que fue aniquilada durante las Cruzadas, pero retornó y fue reconstruida durante la ocupación de los mamelucos.
Cuando las fuerzas francesas conducidas por Napoleón entraron a la ciudad, una terrible plaga hizo a los judíos dispersarse a otras áreas fuera de Gaza. En el año 1886, treinta familias judías regresaron a Gaza, pero fueron deportadas por los otomanos durante Primera Guerra Mundial. Los judíos volvieron a Gaza después de que la guerra terminara pero los árabes los forzaron a irse nuevamente después de los motines de 1929 de Palestina y de las masacres subsecuentes de judíos en Safed y Hebron. Después de estos alborotos, en los cuales más de 130 judíos fueron asesinados, los judíos les fue prohibido por los británicos vivir en Gaza para calmar la tensión. Los judíos no volvieron a Gaza, hasta que en 1946 se estableció el kibutz Kfar Darom en el centro de la Franja.
Mahmud El Zahar, líder de Hamás
– ¿Hamás se plantea reconocer las fronteras de 1967 y aceptar la existencia de Israel?
– No, un rotundo no. Nunca aceptaremos como legítima la existencia de Israel. Nunca aceptaremos que Israel sea dueño de un metro cuadrado. Ésta es una tierra islámica. El islam nunca aceptará un Estado extraño en el lugar más sagrado para el islam, que es Jerusalén.
Dice Mahmoud Zahar, líder de Hamás:
“No reconocemos al enemigo israelí ni su derecho a ser nuestro vecino, ni a permanecer (en la tierra), ni su propiedad de ninguna pulgada de tierra… Estamos interesados en la restauración de nuestro derecho a devolver a toda la gente de Palestina a la tierra de Palestina. Nuestros principios son claros: Palestina es una tierra de Waqf (fideicomiso islámico), que no puede ser abandonada”.
Dice la carta fundacional o “Pacto de Hamás”.
Preámbulo: Israel existirá y continuará existiendo hasta que el Islam lo destruya, de la misma manera que ha destruido a otros en el pasado
Artículo 7: “No vendrá el Día del Juicio hasta que los musulmanes combatan a los judíos, hasta que los judíos se escondan tras las montañas y los árboles, los cuales gritarán: ¡Oh, musulmán! Un judío se esconde detrás mío, ¡ven y mátalo!”.
Me pregunto qué responsabilidad le cupo a Israel en la generación de estos hechos, sabemos que en momentos en que se toma la decisión de desconectarse de Gaza, donde se reemplazaron familias israelíes por terrenos vacíos y prolíficos para las andanzas de los lanzadores de Kassam, se debió haber evaluado que el sector mas fuerte en ideología, infraestructura militar e inserción social de Gaza era Hamás y por lo tanto era lógico que ellos iban a ocupar ese vacío de poder y no los supuestos “moderados”.
He aquí un documento publicado en 2004 por la Oficina del Primer Ministro Ariel Sharon, en el que se citan las supuestas bases y ventajas de la puesta en marcha del plan de desconexión de Gaza:
1. El plan llevará a una mejor situación de seguridad, sobre todo a largo plazo.
2. La reubicación de los poblados judíos de la Franja de Gaza y el norte de Samaria reducirá la fricción con la población palestina con un potencial que llevará a una mejora de la economía palestina y sus condiciones de vida.
3. La esperanza de que los palestinos tomarán ventaja de esta oportunidad creada por la desconexión para romper con el ciclo de violencia y volver al proceso del diálogo.
4. El proceso de desconexión servirá para echar por tierra reclamos de la responsabilidad de Israel para con los palestinos de la Franja de Gaza.
5. Cuando haya evidencia de que el lado palestino tiene voluntad y capacidad de implementar en práctica la lucha contra el terrorismo y reestructurar las instituciones como lo indica la Hoja de Ruta, será posible regresar a la mesa de negociaciones y el diálogo.
IMRA.
Indudablemente el criterio que impera en el mundo es que Israel tiene la obligación moral y material de darle a Gaza: electricidad, combustibles, agua, alimentos y medicamentos como ayuda humanitaria eterna mientras Hamás no libera al soldado Shalit y continúa construyendo su República Islámica de Gaza.
Los Palestinos persisten repetidamente en hacernos responsables de sus problemas, de sus debilidades, de sus fanatismos y de sus erróneas decisiones; nuestros vecinos Egipto y Jordania solicitan interrumpir el bloqueo israelí a Gaza mientras ni siquiera sueñan hacerse cargo, Jordania de los Palestinos de Judea y Samaria y Egipto de los de Gaza.
Todo es parte de un enorme tablero de ajedrez donde hay quienes están jugando con esas piezas de muchísimos grupos islámicos diferentes, en Gaza, en Cisjordania, en Líbano, en Irak y en todo el planeta, todos armados, financiados y manipulados por Irán y por Siria.
El plan esta orientado a la creación de un solo estado palestino que se construirá sobre los escombros de la desaparición de Israel. Un mundo islamizado que reemplazara a la civilización occidental en todo el orbe.
Hay que convencer al mundo de que Israel fue solo un accidente. En los países árabes, en Palestina y hasta en occidente esta idea ha ido ganado adeptos de forma vertiginosa en los últimos años y ya muchos están trabajando por imponer esta idea.
Hay que entender que los hechos que sacuden al medio oriente están perfectamente interconectados y relacionados con una mano negra, que impone la desestabilización en toda la región. En este complejo tablero se realiza una convergencia de conflictos, siendo Gaza el epicentro de este movimiento desestabilizador.
La estrategia de Irán es confundir, provocar, ganar tiempo, generar una gran cortina de humo que aparte la mirada de su genocida plan nuclear con el que proyecta realizar un permanente chantaje al mundo occidental. Una vez lograda la capacidad nuclear lo suficientemente disuasoria, se afirmara su liderazgo en la región y en el mundo y así podrá exportar su modelo de fundamentalismo islámico hegemónico.
Desde hace mucho tiempo, un grupo de analistas de la realidad, opinamos y advertimos de que en el Medio Oriente se ha creado un trágico campo de pruebas y en el se están realizando experimentos muy novedosos y amenazadores.
El Medio Oriente esta siendo amenazado por una maléfica e insidiosa estrategia y su origen está en un Irán cada vez muy poderoso y al que, hasta ahora, nadie se ha atrevido a enfrentarlo.

http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Newsletter/29568/

Anuncios

4 comentarios to “¿Qué tenemos que ver con Gaza?”

  1. Juan Guillermo 3 junio 2010 a 3:37 PM #

    Amos 1:6-7

    La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)
    Así dice el SEÑOR: Por tres transgresiones de Gaza, y por cuatro, no revocaré su castigo, por haber deportado a todo un pueblo para entregar lo a Edom.
    Enviaré, pues, fuego sobre la muralla de Gaza, y consumirá sus palacios.

  2. Ricardo Paulo Javier 3 junio 2010 a 3:52 PM #

    no tenes una profecia mas suave? (jejejejej)
    Saludos

  3. Juan Guillermo 3 junio 2010 a 4:09 PM #

    Ricardo, apunto tus palabras… tienes toda la razón. Lo cito de viceras más que de espiritual. No me gustaría estar o ser uno de los inocentes que están en Gaza, me lamento por su situación, y por los inocentes de Israel que tienen que soportar misiles lanzados desde esa franja. Pero si es cierto, que existe una profecia contra ellos, dudo mucho que esta situación se vaya a resolver fácilmente.
    Saludos

  4. Ricardo Paulo Javier 3 junio 2010 a 7:25 PM #

    Si, se que es dura la vida en aquellos lugares. Espero que Hallen el camino de la paz.
    Saludos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: