El velo sobre la mujer

31 May
Anuncios

3 comentarios to “El velo sobre la mujer”

  1. Ricardo Paulo Javier 2 junio 2010 a 10:35 PM #
    [P. 395] CAPÍTULO 11 11 2 Os alabo porque me recordáis en todo y porque guardáis las tradiciones tal como os las transmití. 3 Pero quiero que entendáis que Cristo es cabeza de cada hombre y que el hombre es cabeza de una mujer, y que Dios es cabeza de Cristo. 4 Todo hombre que ora o profetiza con algo sobre su cabeza, deshonra su cabeza. 5 Pero toda mujer que ora o profetiza con su cabeza descubierta, deshonra su cabeza. Porque es tal y como la mujer cuya cabeza ha sido rapada. 6 Porque si una mujer no cubre su cabeza, que también se corte el cabello. Pero si es una desgracia que una mujer se corte o rape la cabeza, que se cubra la cabeza. 7 Porque un hombre no debe cubrirse la cabeza, porque es la imagen y gloria de Dios. Pero la mujer es la gloria del hombre. 8 Porque el hombre no vino de la mujer sino la mujer del hombre. 9 Por cierto, el hombre no fue creado por causa de la mujer sino la mujer por causa del hombre. 10 Por esta razón, la mujer debe tener autoridad sobre su cabeza a causa de los ángeles. 11 Sin embargo, en el Señor la mujer nada es aparte del hombre ni el hombre es nada aparte de la mujer. 12 Porque así como la mujer procede del hombre, así el hombre viene a través de la mujer, y todo procede de Dios. 13 Juzgad por vosotros mismos: ¿Es propio que una mujer ore a Dios con su cabeza descubierta? 14 ¿No os enseña la naturaleza misma que es una desgracia que el hombre se deje crecer el cabello, 15 pero si una mujer se deja crecer el cabello, es su gloria? Porque su cabello largo le ha sido dado a ella por cubierta. 16 Pero si alguno se inclina a ser contencioso, nosotros no tenemos semejante costumbre, ni tampoco las iglesias de Dios. [P. 396] a. El hombre y la mujer 11:2–6 Pablo comprende a su pueblo y los aborda como un buen pastor. Sabe que todavía son niños en su vida espiritual y que necesitan mucho consejo que los corrija. Pero antes de amonestarlos, los alaba por los esfuerzos que están haciendo por seguir sus enseñanzas. 2. Os alabo porque me recordáis en todo y porque guardáis las tradiciones tal como os las transmití. a. «Os alabo». Ningún otro pasaje de esta epístola tiene palabras de alabanza para los corintios (contrástese los vv. 17, 22), a excepción de la sección introductoria en la que Pablo da gracias a Dios por la gracia que les concedió (1:4–9). Inmediatamente después de dicha introducción, reprende a los destinatarios por las divisiones que había en la iglesia (1:10–12). De manera similar, en el presente capítulo Pablo alaba a los corintios porque lo recuerdan a él y a las tradiciones que les encomendó. Pero después del elogio, les instruye sobre cómo deben conducirse hombres y mujeres, especialmente en el culto público. b. «Porque me recordáis en todo». ¿Por qué alaba a los corintios? Porque lo han recordado (en el griego el verbo está en tiempo perfecto) y lo continúan recordando en todo. Esto quiere decir que muchos de los cristianos de Corinto tienen lindos recuerdos de Pablo y que se apegan a sus instrucciones. Pero muchos otros no seguían las enseñanzas de Pablo,como demuestra con claridad el contexto subsiguiente. Por esa razón, algunos traductores, en lugar de en todo (NTT, CI, NC), prefieren el adverbio temporal siempre o algo similar. 1 De esta forma, eliminan una posible tensión entre este versículo (v. 2) y el resto del capítulo. En el griego, sin embargo, Pablo es consistente en el uso de la frase en todo (que ya ocurrió anteriormente en dos textos, 9:25 y 10:33). En vista del uso que Pablo le ha venido dando a la frase, preferimos nuestra traducción. c. «Y porque guardáis las tradiciones tal como os las transmití». La segunda parte del versículo 2 explica la frase aludida. «En todo» se refiere a la enseñanza apostólica que Pablo impartió a los corintios en otras oportunidades. Se trata de las tradiciones que los apóstoles recibieron y que después transmitieron a otros. Por ejemplo, Pablo escribe que el Señor le reveló información que después él la traspasó a los corintios (v. 23; 15:3; 2 Ti. 2:2). Carecemos de alguna indicación específica que nos diga si, en esta sección particular, Pablo está contestando alguna pregunta que los corintios hayan planteado en la carta que le enviaron. El capítulo 11 no tiene una fórmula como «Ahora bien, respecto a lo que me escribisteis». Una fórmula [P. 397] semejante ocurre en otros lugares de la carta (7:1, 25; 8:1; 12:1; 16:1, 12). Quizá la carta contenía una pregunta acerca de la conducta cristiana en la sociedad multicultural de Corinto, y Pablo aborda el problema en los siguientes versículos (vv. 3–16). 3. Pero quiero que entendáis que Cristo es cabeza de cada hombre y que el hombre es cabeza de una mujer, y que Dios es cabeza de Cristo. NTT Nuevo Testamento Trilingüe. J. M. Bover y J. O’Callaghan. Madrid: BAC, 1977 CI Sagrada Biblia, F. Cantera y M. Iglesias. Madrid: BAC, 1975 NC Sagrada Biblia, E. Nácar y A. Colunga. Madrid: BAC, 1965 1 NBE, CB, VP, BP, LT. 320 a. Construcción. Después del versículo 2, Pablo empieza un tema que no ha mencionado en otra parte. Enseña a sus lectores a cerca de la relación de Cristo con el hombre, el hombre con la mujer y Dios con Cristo. Esto lo hace en una secuencia de tres oraciones: Cristo es cabeza de cada hombre el hombre es cabeza de una mujer, Dios es cabeza de Cristo Notemos que Pablo empieza y termina con la palabra Cristo y que la primera y tercera oraciones están equilibradas. También reparemos en que la secuencia de las dos primeras oraciones es suave. Pero el desarrollo de estas tres oraciones con la palabra cabeza que se repite en todas, levanta interrogantes que se centran en el significado de esa sola palabra. b. Significado. Los comentaristas no están de acuerdo sobre el significado de la palabra griega kefale (=cabeza). Algunos creen que quiere decir «fuente»,2 otros insisten en «autoridad ».3 Algunos eruditos han examinado la evidencia y descubierto de que la Septuaginta (la versión griega de la Biblia hebrea) contiene un número de lugares donde el término cabeza tiene el significado figurado de «jefe» o «gobernante». Dos de estos ejemplos son «Me guardaste para que fuese cabeza de naciones; pueblo que yo no conocía me servirá» (2 S. 22:44), y «Porque la cabeza de Siria es Damasco, y la cabeza de Damasco, Rezín … la cabeza de Efraín es Samaria, y la cabeza de Samaria el hijo de Remalías» (Is. 7:8, 9). Es impresionante la evidencia que se acumula de la Septuaginta, Filón y Josefo. Pero otros ponen en duda de que la palabra hebrea rosh (=cabeza) quiera decir en forma metafórica «jefe» o «gobernante». Creen que en la literatura griega la palabra kefalē significa «fuente»,4 y que la expresión cabeza se deriva del uso griego que connota el sentido de «fuente». De hecho, un escritor afirma de que «simplemente no hay razón para dar por sentado que un judío helénico por instinto le daría a la palabra kefalē el sentido de ‘uno que tiene autoridad sobre otro’».5 [P. 398] El problema que enfrentan los estudiosos es cómo determinar si Pablo se dirige a los corintios desde una perspectiva judía (en la que cabeza indica autoridad) o una helénica (en la que cabeza quiere decir fuente). ¿Hablaba Pablo teniendo en cuenta su propio trasfondo o al hablar se acomodaba a la cultura griega? Uno de los eruditos que ha examinado el debate, concluye: «el resultado de la discusión es que un escritor judío helénico como Pablo de Tarso bien podría haber querido comunicar con kefalē, en 1 Corintios 11:3, la idea de ‘cabeza’ en el sentido de autoridad o supremacía sobre otra persona ».6 c. Interpretación. Una interpretación de este pasaje es que «cabeza» quiere decir «fuerte» o «fuente de vida». Esta interpretación se basa principalmente en tres pasajes paulinos (Col. 1:18; 2:19; Ef. 4:15). Así como Cristo es la fuente del ser del hombre, así 2 Entre otros, p. ej., Colin Brown, NIDNTT, vol. 2, p. 160 3 P. ej., Heinrich Schlier, TDNT, vol. 3, p. 679; Bauer, p. 430. 4 Consúltese, p. ej., C. K. Barrett, A Commentary on the First Epistle to the Corinthians, en la serie Harper’s New Testament Commentary (Nueva York y Evanston: Harper and Row, 1968), p. 248. 5 Jerome Murphy-O’Connor, «Sex and Logic in 1 Corinthians 11:2–16», CBQ 42 (1980): 492. Refiérase también a su artículo «1 Corinthians 11:2–16 Once Again», CBQ (1988): 265–74; véase John P. Meier, «On the Veiling of Hermeneutics (1 Co. 11:2–16)», CBQ 40 (1978): 212–26. 6 Joseph A. Fitzmer, «Another Look at ΚΕΦΑΛΗ in 1 Corinthians 11:3», NTS35 (1989): 510. Consúltese también a Wayne Grudem, «Does ΚΕΦΑΛΗ (‘Head’) Mean ‘Source’ or ‘Authority Over’ in Greek Literature? A Survey of 2,336 Examples», TrinityJ 6 n.s. (1985): 38–59. 321 el hombre lo es de la mujer. La interpretación que el hombre es la fuente de la mujer se confirma por la afirmación de Pablo respecto a que la mujer salió del hombre (vv. 8, 12). Con esto se concluye que Pablo no enseña una doctrina en la que la mujer esté subordinada al hombre, sino una doctrina en la que se expresa «la relación única que se da en que uno es la fuente de la existencia del otro».7 Además, el relato de la creación nos enseña que Dios hizo a Eva de una de las costillas de Adán (Gn. 2:21–23), lo que indica que Adán es la fuente de vida de Eva. Pero si examinamos el versículo 3 en términos de un paralelismo estricto, surgen dificultades. Es obvio que rechazaremos la idea que Dios creó a Cristo, ya que Cristo es eterno y no creado. Aun cuando la Escritura revela que Dios llegó a ser su Padre (Sal. 2:7; Heb. 1:5; 5:5) y que «como el Hijo, Cristo deriva su ser eterno de Dios el Padre»,8 Cristo no fue «creado físicamente de una parte que se tomó de Dios».9 Tampoco podemos decir que el hombre salió físicamente de Jesucristo. Debemos concluir que si interpretamos la expresión cabeza como «fuente», se rompe el paralelo con otros textos de la Biblia y el paralelismo dentro del mismo versículo 3. Pero si tomamos la expresión cabeza en el sentido de «autoridad», se mantiene el paralelismo. Cristo tiene autoridad sobre el hombre, el hombre sobre la mujer y Dios sobre Cristo. Con todo, esta autoridad no implica necesariamente que uno sea superior y el otro inferior. Aun cuando Dios tiene autoridad sobre Cristo (véase 15:24–28), Cristo no es inferior al Padre. Del mismo modo, «la autoridad que el hombre tiene sobre la mujer no [P. 399] implica que la mujer sea inferior o que el hombre sea superior».10 Por el contrario, así como Cristo es en esencia igual a Dios el Padre, así también la mujer es igual al hombre en su ser y valor. Finalmente, el griego no deja en claro si Pablo está hablando de la relación marido esposa o de la relación hombre-mujer. En base al paralelo de «el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia» (Ef. 5:23), optamos por la primera interpretación. Consideraciones doctrinales en 11:3 Al hablar del término cabeza en el presente texto, debemos de tener en cuenta cómo usa Pablo la palabra en otros pasajes. En sus cartas, la palabra aparece 17 veces, de las cuales 7 tienen un significado literal y 10 figurado.11 Cuando Pablo desarrolla su enseñanza sobre la autoridad que Cristo tiene sobre la iglesia y sobre toda la creación, expone lo que significa que Cristo sea la cabeza. En Efesios 1:20–23, Pablo introduce la doctrina de Cristo como cabeza de todo, refiriéndose a su exaltación celestial «por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio» (Ef. 1:21). El texto mismo habla de la operación de la autoridad divina de Cristo: «Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia» (Ef.7 Gordon D. Fee, The First Epistle to the Corinthians en la serie New International Commentary on the New Testament (Grand Rapids: Eerdmans, 1987), p. 503. 8 F. F. Bruce, 1 and 2 Corinthians, serie New Century Bible (Londres: Oliphants, 1971), p. 103. Véase también a Stephen Bedale, «The Meaning of kephale in the Pauline Epistles», JTS n.s. 5 (1954): 211–15. 9 James B. Hurley, Man and Woman in Biblical Perspective (Grand Rapids: Zondervan, 1981), p. 166.Cf. Noel Weeks, «Of Silence and Head Covering», WTJ 35 (1972): 21–27. 10 Thomas R. Schreiner, «Head Coverings, Prophecies and the Trinity», en Recovering Biblical Manhood and Womanhood: A Response to Evangelical Feminism, editado por John Piper y Wayne Grudem (Westchester, Ill.: Crossway, 1991), p. 130. 11 Literal: 1 Co. 11:4 (bis), 5 (bis),7, 10; 12:21. Figurativo: 11:3 (tres veces); Ef. 1:22; 4:15; 5:23 (tres veces); Col. 1:18; 2:10, 19. 1:22). El tema de que Cristo es cabeza de la iglesia también aparece en Efesios 4:15;5:23 y Colosenses 1:18; 2:19. Cristo es llamado cabeza de todas las cosas (Col. 2:10). En un pasaje, Pablo hace un paralelo entre la autoridad que Cristo tiene sobre la iglesia y la autoridad que tiene el esposo como cabeza de su esposa. En este texto particular encontramos un paralelo que nos ayuda a interpretar 1 Corintios 11:3. Efesios dice: «Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo» (Ef. 5:22,23). Aquí se da una clara analogía entre la relación esposo-esposa y la relación Cristoiglesia. La esposa se somete al esposo, así como la iglesia se somete a Cristo. Con todo, la jefatura de la cabeza tiene una cualidad que le es única, tal como el texto lo indica: Cristo es el salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. La iglesia tiene su existencia en él. En forma similar, en base al relato de la creación de Eva (Gn. 2:21–23), el esposo reconoce que la esposa procede del hombre y depende de él. Por tanto, la autoridad como cabeza no sólo significa autoridad, sino que incluye la referencia al origen de la mujer que afecta la relación continua.12 Por el paralelo que hay entre 1 Corintios 11:3 y Efesios 5:22–23, inferimos que Pablo presenta la doctrina de Cristo en su calidad de cabeza gobernante como un modelo. Así como Cristo es cabeza de todo hombre y de la iglesia, así también el esposo es cabeza de su esposa. Así como Cristo se somete a Dios el Padre, la esposa se somete al esposo.13 4. Todo hombre que ora o profetiza con algo sobre su cabeza, deshonra su cabeza. [P. 400] a. Una salvedad. Antes de explicar este versículo, debemos reconocer que las normas de la vestimenta varían de cultura a cultura y de época a época. La ciudad de Corinto tenía una población mixta de griegos, romanos, judíos y otras nacionalidades. Cuando Pablo habla de los peinados y el uso del velo, debemos recordar que les dice a sus lectores que, en medio de un mundo pagano, deben adoptar prácticas cristianas. Pablo objetaba que se borrasen las diferencias de género (femenino y masculino), y quería que los corintios demostrasen a la vista que había una clara distinción entre hombres y mujeres. b. Interpretación. Aunque la traducción de este texto es simple, no lo es su interpretación. Por ejemplo, ¿ora y profetiza el hombre en su casa o en la iglesia, en privado o en público? ¿Cómo entendemos el verbo profetizar? ¿Qué se quiere decir con «algo sobre su cabeza»? La palabra cabeza ocurre dos veces. ¿Tienen esas dos ocurrencias el mismo significado o la segunda apunta a Cristo? (véase el v. 3). Primero, al parecer el orar y profetizar ocurren en el culto público, pues no tiene sentido que Pablo dé estas instrucciones a alguien que ora en privado. En cuanto a profetizar, en otro contexto Pablo dice que el que profetiza edifica a la iglesia (14:4). Concluimos que el versículo habla del culto público. Segundo, cuando Pablo escribe «todo hombre que ora o profetiza», se refiere a la oración audible que se hace en el culto. La partícula o es el conectivo entre ora y profetiza, y más adelante en otro capítulo Pablo dirá que uno debería anhelar tener el don de profecía (14:1, 39). Deja la impresión que la oración es algo común, pero la profecía ocasional. Con todo, ¿cuál es el significado de profetizar? La palabra apunta a la predicación, la enseñanza o la explicación de la revelación divina. De hecho, esto es lo que Priscila y Aquila hicieron cuando invitaron a Apolos a su hogar para explicarle con más precisión la Palabra 12 Refiérase a Herman N. Ridderbos, Paul: An Outline of His Theology, traducido por John Richard de Witt (Grand Rapids: Eerdmans, 1975), p. 382. 13 Cf. Hurley, Man and Woman, p. 145. de Dios (Hch. 18:26). De manera similar, tanto Simeón como Ana la profetiza, pasaban su tiempo en los atrios del templo adorando a Dios con oración y alabanza, y explicando la revelación divina acaecida en Jesús como la salvación y redención de su pueblo (Lc. 2:25–38). Tercero, ¿qué quiere decir «con algo sobre su cabeza»? Literalmente, Pablo dice «teniendo [algo] colgando de su cabeza». Si hubiese escrito la palabra algo, la cual nosotros suplimos, el texto sería más claro. La palabra provista es necesaria para entender lo que Pablo dice. Las palabras que Pablo usa aparecen en los escritos del autor griego Plutarco, quien nació el año 46 ó 47 a.C. a unos 65 kilómetros de Corinto. En los escritos de Plutarco, las palabras se refieren a algo que descansa sobre la cabeza. «La [P. 401] literatura griega contemporánea con el Nuevo Testamento, demuestra que la frase kata kefalē puede significar claramente ‘sobre la cabeza’».14 Tanto en su tierra natal como en sus colonias, los romanos se cubrían la cabeza durante devocionales privados o públicos. Al ofrecer sacrificios, al orar o profetizar, extendían su toga sobre sus cabezas. Esta práctica devocional parece que había entrado a la sociedad de Corinto, una colonia romana. «De manera que cuando Pablo les recuerda a los cristianos varones que deben orar y profetizar con la cabeza descubierta, la recomendación encaja en el contexto de huir de la idolatría».15 Pablo desea que los corintios se separen de las costumbres paganas y que sean diferentes en su práctica cristiana. Por último, ¿tiene la segunda mención de la palabra «cabeza» el mismo sentido que la primera (la cabeza física) o más bien apunta a Cristo (la cabeza espiritual)? Los comentaristas se dividen. El versículo precedente (v. 3) enseña que Cristo es la cabeza del hombre y que el esposo es la cabeza de la esposa. Por tanto, el hombre que se cubre la cabeza deshonra a Cristo y la esposa que se descubre la cabeza deshonra a su esposo. Sin embargo, si tomamos la segunda ocurrencia de cabeza como si apuntara a Cristo, entonces el mensaje del versículo 7 parece redundante. Además, el contexto subsiguiente parece indicar que la mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta deshonra, no sólo a su esposo sino su propia cabeza. Si esto es así, no está del todo fuera de lugar una interpretación literal del versículo 4.16 Por tanto, hacemos bien en aceptar ambas interpretaciones, la literal y la figurada. Pablo quiere mantener una clara distinción de sexos, de tal forma que ningún hombre o mujer deshonre a la iglesia. No quiere que durante el culto público el hombre se cubra la cabeza, pues ese proceder imita una costumbre pagana y rechaza implícitamente el orden de la creación (véase el comentario a los vv. 5, 6, 13–15). Por consiguiente, no quiere que la mujer asista al culto público sin su cabeza cubierta. 5. Pero toda mujer que ora o profetiza con su cabeza descubierta, deshonra su cabeza. Porque es tal y como la mujer cuya cabeza ha sido rapada. 6. Porque si una mujer no cubre su cabeza, que también se corte el cabello. Pero si es una desgracia que una mujer se corte o rape la cabeza, que se cubra la cabeza. 14 Richard Oster, «When Men Wore Veils to Worship: The Historical Context of 1 Corinthians 11:4», NTS 34 (1988): 486. El autor cita muchas referencias de Josefo y Plutarco. Para otros puntos de vista, véase James B. Hurley, «Did Paul Require Veils or the Silence of Women? A Consideration of 1 Cor. 11:2–16 and 1 Cor. 14:33b-36», WTJ 35 (1973): 193–204; Jerome Murphy-O’Connor, «The Non-Pauline Character of 1 Corinthians 11:2–16?» JBL 95 (1976): 615–21. 15 Cynthia L. Thompson, «Hairstyles, Head-covering, and St. Paul: Portraits from Roman Corinth», BA 51 (1988): 104. Consúltese a David W.J. Gill, «The Importance of Roman Portraiture for Head-Coverings in 1 Corinthians 11:2–16», TynB 41.2 (1990): 245–60. 16 Cf. Murphy-O’Connor, «Sex and Logic», p. 499. 324 [P. 402] a. «Pero toda mujer que ora o profetiza». Los versículos 4 y 5 son paralelos y revelan que el hombre y la mujer son iguales en la iglesia. En el Antiguo Testamento, no la mujer sino el hombre recibía la señal del pacto (p. ej., Gn. 17). El hombre representaba a la mujer. Pero en la era del Nuevo Testamento, el hombre y la mujer son uno en Cristo Jesús (Gá. 3:28), lo que quiere decir que son iguales frente a Dios. Esto queda claro cuando Pablo atribuye las funciones religiosas de orar y profetizar tanto al hombre como a la mujer. El hombre y la mujer saben que profetizar consiste en enseñar y predicar la revelación de Dios y exhortar y aconsejar a otros con la Escritura (véase Hch. 24:26). b. «Con su cabeza descubierta, deshonra su cabeza». La interpretación de este versículo depende del versículo 3, donde Pablo dice que el hombre es cabeza de la mujer. En el círculo familiar esto quiere decir que el esposo es cabeza de la esposa. Si la mujer de Corinto deja de cubrirse la cabeza en público, con ese acto afirma que se rehúsa a mostrar lo que Dios quiere que exhiba, a saber, que está subordinada a su esposo. Se apropia de la autoridad que le pertenece al esposo.17 Cuando en la iglesia de Corinto la mujer va en contra de la estructura de la creación, deshonra a su esposo. En el tiempo de Pablo, la mujer debía cubrirse la cabeza. Si no lo hacía, no sólo deshonraba su propia cabeza, sino que se mostraba irrespetuosa hacia su esposo. Debería respetar a su esposo cubriéndose la cabeza en público. Pero preguntamos, ¿tenía la mujer que cubrirse la cabeza cuando no oraba o profetizaba? En la privacidad de su hogar no era necesario, pero en público siempre debía cubrirse la cabeza. c. «Porque es tal y como la mujer cuya cabeza ha sido rapada». A primera vista, esta observación pareciera tener poco tino y ser algo dura. Pero debemos considerar estas palabras dentro del contexto cultural del Corinto del primer siglo. Pablo se explica en los versículos que siguen, donde nota que la naturaleza misma enseña que el cabello largo es la gloria de la mujer (v. 15). Que a una mujer se le rape la cabeza era y todavía es una marca de desgracia y humillación. Es difícil saber si Pablo está pensando en la práctica de humillar a una mujer adultera rapándola. El autor romano del primer siglo, Dio Crisóstomo, menciona que en la isla de Chipre, las autoridades rapaban a la adúltera para identificarla como prostituta.18 El mensaje que Pablo comunica a las mujeres de Corinto es que deberían honrar a sus esposos mediante las normas culturales de la época. Como dice David W. J. Gill, [P. 403] Lo que Pablo podría querer decir es que si las mujeres en la iglesia no llevan velo, se tomará esa acción como si estuviesen deshonrando a sus esposos, lo cual podría afectar su lugar en la sociedad. Si la esposa insiste en llevar la cabeza descubierta, bien podría llevar también una señal de humillación rapándose la cabeza. Si no quiere avergonzar de esa manera a su esposo, a ella misma y a su familia, que use el velo.19 El principio que aquí se enseña es que la esposa debe honrar a su esposo, y la aplicación de este principio era llevar velo cuando se estaba en público. El no cubrirse la cabeza era señal de rebelión de parte de la esposa. d. «Porque si una mujer no cubre su cabeza, que también se corte el cabello». Pablo aborda el asunto en forma lógica. Dice que una esposa que no usa velo en público avergüenza a su esposo tanto como lo sería para ella andar con la cabeza rapada. 17 Consúltese a Werner Neuer, Man and Woman in Christian Perspective, traducido por Gordon J.Wenham (Westchester, Ill.: Crosway, 1991), p. 113; H. Wayne House, «Should a Woman Prophesy or Preach before men?» BS 145 (1988): 154. 18 Dio Chrysostom, Discourses 64.2–3. 19 Gill, «Head-coverings», p. 256. 325 e. «Pero si es una desgracia que una mujer se corte o rape la cabeza, que se cubra la cabeza». En esta última parte del versículo, el énfasis recae en la palabra desgracia. Pablo coloca a la esposa en la difícil posición de tener que escoger: si quiere aparecer en público sin velo, que se rape y se identifique con mujeres de mala reputación. Si no quiere afeitarse la cabeza, que use velo y se asocie así con las mujeres respetables. Notemos que es la esposa, no el esposo, quien tiene que tomar la decisión. La decisión depende de cuán dispuesta esté a aceptar una posición de sumisión hacia su esposo «según el orden de la creación».20 Consideraciones prácticas en 11:4–6 Las normas culturales cambian de país a país, y también cambian con el tiempo. Las diferencias son muy notorias, cuando consideramos los peinados y las cubiertas para el cabello. Éste puede llevarse corto o largo, y en muchas culturas el cubrirse la cabeza tiene que ver con observancias religiosas (p. ej., el judaísmo, el islam y algunas ramas del cristianismo). En climas fríos, la iglesia cristiana consideraba que era necesario cubrirse la cabeza. Durante la Reforma, Juan Calvino y sus colegas usaban una capucha para protegerse del frío. ¿Usarían estas capuchas durante el culto o seguirían la orden de Pablo de no orar o profetizar con la cabeza cubierta? Calvino dice: Porque no debemos ser tan estrechos de mente como para pensar que un profesor está haciendo mal al vestir una capucha cuando le habla al pueblo desde el púlpito. Lo único que Pablo quiere dejar en claro es que el esposo tiene la autoridad, y que la esposa le está sujeta, y esto se logra cuando el hombre descubre su cabeza a la vista de la congregación, aunque después se vuelva a colocar la capucha para no pescar un resfriado.21 Dos siglos después (en 1741), el comentarista alemán John Albert Bengel tuvo que enfrentar un desarrollo cultural distinto: ¿Qué pensamos de las pelucas? Bengel comenta [P.404] que las pelucas se usan cuando el cabello es escaso. «Por tanto, las pelucas difícilmente deshonran más al hombre mientras ora que cuando no ora».22 Con todo, el comentarista opina que si pudiese preguntarle a Pablo qué opina, el apóstol hubiera persuadido a la gente a no usar pelucas, porque son «impropias a los hombres, especialmente cuando oran». Durante la primera mitad del siglo veinte, las mujeres tenían la costumbre de usar sombreros para ir a la iglesia. Pero en la segunda mitad de este siglo, ya no se ve muchas mujeres entrando a la iglesia con sombreros. ¿Cómo aplicamos las palabras de Pablo al asunto de cubrirse o no cubrirse la cabeza el día de hoy? ¿Estaba Pablo dando expresión a patrones culturales de su época que se daban en la iglesia de Corinto y otros lugares (v. 16), patrones que ya no están en boga? ¿Pueden los patrones cambiantes de la cultura comunicar principios permanentes y básicos? Pablo proclama el evangelio de Cristo. Este evangelio nos libera de las leyes ceremoniales y civiles de los judíos. El apóstol rechaza la idea de pedirle a los gentiles que adopten costumbres judías como un requisito para hacerse cristianos (Gá. 5:1–6). Asimismo, Pablo no quiere decirles a todos los creyentes a lo largo de todas las épocas que adopten las 20 Bruce, 1 and 2 Corinthians, p. 104. 21 John Calvin, The First Epistle of Paul to the Corinthians, serie Calvin’s Commentary, traducido por John W. Fraser (reimpreso por Grand Rapids: Eerdmans, 1976), pp. 230–231. 22 John Albert Bengel, Bengel’s New Testament Commentary, traducido por Charlton T. Lewis y Marvin R. Vincent, 2 vols. (Grand Rapids: Kregel, 1981), vol. 2, p. 223. 326 costumbres que él desea que los corintios guarden. Lo que subraya en esta sección es que en la relación matrimonial, la esposa honra y respeta a su esposo, mientras que el esposo ama y guía a la esposa. Este es el principio básico que se puede aplicar de diversas formas en las diferentes culturas a lo largo del mundo. El principio es el mismo, aunque su aplicación sea diferente. Si Pablo permite que la mujer ore y profetice en el culto, ¿no se contradice esto con la idea de que la esposa debe someterse a la autoridad del esposo? No necesariamente. Dentro de la relación matrimonial, la esposa debe honrar a su esposa siendo sumisa. Pero en la iglesia, el Espíritu Santo llena a hombres y a mujeres y ambos oran y profetizan. Delante del Señor, tanto el hombre como la mujer reciben los dones del Espíritu. No obstante, Pablo no anula los roles distintivos de cada sexo. Aunque hombres y mujeres son nuevas criaturas en Cristo, la relación esposo-esposa se mantiene incólume.23 Palabras, frases y construcciones griegas en 11:2–6 Versículos 2–3 El Texto Mayoritario registra la palabra _δελφοί («hermanos») después de os alabo. Bruce M. Metzger observa: «Si la palabra hubiese sido original (como lo es en 10:1 y 12:1, donde ningún testigo la omite), su ausencia [de los manuscritos antiguos e importantes] sería inexplicable».24 μέμνημαι—es el perfecto medio de μιμνήσκω (=recordar) y funciona como un presente continuo. πάντα—este neutro plural es un acusativo de relación: «en todo respecto». _ κεφαλή _ Χριστός—«Cristo es la cabeza». El artículo definido aparece con el sujeto y el predicado nominal. Esto quiere decir que los sustantivos son intercambiables e idénticos. Por contraste, la oración κεφαλ_ γυναικ_ς _ _νήρ sólo tiene un artículo definido, con lo cual se afirma que «el hombre no es la cabeza de la mujer de la misma forma exacta en que Cristo es cabeza del hombre».25 [P. 405] Versículos 4–5 κατ_ κεφαλ_ς _χων—la traducción literal es «teniendo hacia abajo desde la cabeza»,pero el participio necesita un complemento: «un velo». Por lo que se sugiere: «con [¿una cubierta?] sobre la cabeza [esto es, cayendo de la cabeza]».26 τ_ α_τό—el pronombre neutro se refiere a una mujer sin velo como ejemplo, no como si se hablara de una persona en particular: «es tal y como la mujer cuya cabeza ha sido rapada». Versículo 6 ε_—dos veces esta partícula introduce una oración condicional usando el modo indicativo, para apuntar a una realidad, con la deducción lógica para el argumento de Pablo.27 23 Consúltese a Hurley, «Veil», p. 204. 24 Bruce M. Metzger, A Textual Commentary on the Greek New Testament, 3a edición corregida (Londres y Nueva York: United Bible Society, 1975), pp. 561–562. 25 Robert Hanna, A Grammatical Aid to the Greek New Testament (Grand Rapids: Baker, 1983), p. 302. 26 C. F. D. Moule, An Idiom-Book of New Testament Greek, 2a edición (Cambridge: Cambridge University Press, 1960), p. 60. Véase también R. St. John Parry, The Epistle of Paul the Apostle to the Corinthians, Cambridge Greek Testament for Schools and Colleges (Cambridge: Cambridge University Press, 1937), p. 158. 27 BDF § 372.2. 327 κείρασθαι, ξυρ_σθαι—«ser cortado, ser afeitado». El primer infinitivo es un aoristo en voz media y el segundo es un presente en voz media. En la voz media los infinitivos denotan consentimiento: «la mujer se deja cortar o rapar la cabeza». b. Imagen y gloria 11:7–12 Los Evangelios, especialmente el de Mateo, presentan a Jesús como un maestro que una y otra vez apela al Antiguo Testamento y a veces le pregunta a su auditorio si han leído la Escritura (véase Mt. 12:3; Mr. 2:25; Lc. 6:3). Jesús basaba su enseñanza en la Palabra de Dios. Al escribirles a los corintios, Pablo sigue el ejemplo de Jesús y basa su instrucción en las Escrituras del Antiguo Testamento. Es de esperar que los cristianos judíos estuviesen familiarizados con el contenido del Antiguo Testamento, y que los cristianos provenientes del paganismo no tuviesen la misma solidez escritural (véase la Introducción). Con todo, Pablo es un maestro que abre la Palabra de Dios y toma lo que va a enseñar en los siguientes versículos de los primeros dos capítulos de Génesis. 7. Porque un hombre no debe cubrirse la cabeza, porque es la imagen y gloria de Dios. Pero la mujer es la gloria del hombre. a. «Porque un hombre no debe cubrirse la cabeza». La primera palabra que nos encontramos es la conjunción causal porque, la cual indica que el presente pasaje (vv. 7–12) es una explicación de los versículos precedentes (vv. 5, 6), aludiéndose al relato de la creación (Gn. 1:26, 27; 2:18–24). Cuando Pablo dice que el hombre no debe cubrirse la cabeza, lo que hace es escribir un principio general que aplica la oración y la profecía. (Esto no quiere decir que una persona no pueda protegerse de las inclemencias del [P. 406] tiempo poniéndose un sombrero o una gorra). Pablo llama la atención al concepto clave de que el hombre es la imagen y gloria de Dios. b. «Porque es la imagen y gloria de Dios». Aquí sólo se registra la palabra imagen y no aparece el término «semejanza», lo que también habríamos esperado en una alusión al primer capítulo de Génesis (v. 26; véase también Gn. 5:1; 6:9). Una imagen es una representación exacta de alguien o algo: la estatua de un líder famoso, la cabeza de algún gobernante grabada en una moneda, o una foto en la pantalla de televisión. «En su relación de autoridad hacia la creación y hacia su esposa, el varón representa el dominio de Dios sobre la creación y la jefatura de Cristo como cabeza de su iglesia».28 También habríamos esperado que Pablo declarase que tanto la mujer como el hombre fueron creados a la imagen de Dios (Gn. 1:26–28). Pablo más bien usa la palabra gloria para ofrecer una comparación, no un paralelo. El hombre es la imagen y gloria de Dios, mientras que la mujer es la gloria del hombre, pero no es la imagen del hombre.29 Pablo ha afirmado de que Dios es cabeza de Cristo, que Cristo es cabeza del hombre y que el hombre es cabeza de la mujer (v. 3). Como el apóstol está enseñando acerca del hombre en su calidad de cabeza, en este momento no le interesa explicar que Eva también fue creada a la imagen de Dios. En lugar de «semejanza», Pablo escribe gloria, a lo que algunas versiones añaden el verbo reflejar o el sustantivo reflejo.30 Por cierto, una versión hasta omite por completo la 28 Hurley, Man and Woman, p. 173. 29 F. W. Grosheide, A Commentary on the First Epistle to the Corinthians: The English Text with Introduction, Exposition and Notes, en la serie New International Commentary on the New Testament (Grand Rapids: Eerdmans, 1953), p. 255. 30 Cf. VP, CB. 328 palabra gloria, y traduce: «pues [el hombre] es imagen y reflejo de Dios; pero la mujer es reflejo del hombre».31 Es verdad que el hombre refleja la gloria de Dios. Esto es evidente en el Salmo 8:5, donde se describe al hombre coronado de honra y de gloria. Pero desde otro punto de vista, el hombre le atribuye y da gloria a Dios.32 Los humanos fueron creados para la gloria de Dios. El fin principal del hombre es glorificar a Dios y gozar de él para siempre, como lo dice un conocido catecismo del siglo XVII.33 El hombre le atribuye gloria a Dios. La frase gloria de Dios puede interpretarse en forma subjetiva (la gloria que Dios da al ser humano), objetiva (la gloria que el humano rinde a Dios) o en ambas formas. De la misma forma, en sentido subjetivo, el hombre ama y protege a su esposa. En sentido objetivo, la esposa da gloria a su esposo siendo su ayuda (Gn. 2:18, 20). [P. 407] c. «Pero la mujer es la gloria del hombre». La última parte del versículo 7 empieza con el adversativo pero, con lo cual se crea un contraste entre esta oración y la oración anterior. La esposa no es la gloria de Dios, sino la gloria del hombre, es decir, de su esposo. La mujer fue creada para ayudar a su esposo, y es así que busca honrarlo reconociéndolo como cabeza del hogar. El término gloria aparece otra vez en este contexto, cuando Pablo recurre al argumento de la naturaleza y señala que la gloria de la mujer es su cabello largo (v. 15). ¿Por qué debe glorificar la esposa a su esposo? Los dos versículos que siguen lo explican. 8. Porque el hombre no vino de la mujer sino la mujer del hombre. 9. Por cierto, el hombre no fue creado por causa de la mujer sino la mujer por causa del hombre. Pablo apoya su enseñanza con hechos tomados del relato de la creación (Gn. 2:18–24): Dios creó a Adán y a Eva. Adán no creó a Eva. Dios primero creó a Adán, después a Eva. Dios hizo a Eva de una costilla de Adán. Dios creó a Eva a causa de Adán. Así como Dios creó de una vez a los animales como machos y hembras, también podría haber creado a Adán y a Eva en un solo acto creativo, sacándolos a ambos del polvo de la tierra. Pero no actuó así, sino que primero hizo a Adán, luego declaró que no era bueno que el hombre estuviese solo (Gn. 2:18). Por esto le proveyó de una ayuda idónea a sus necesidades. Dios formó a Eva de una de las costillas de Adán, para que fuese su esposa. Dios se la presentó a Adán, el cual cantó su canción nupcial: «Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada» (Gn. 2:23) 31 BJ, cf. LT, NBE, BAGD, p. 204. 32 Fee, 1 Corinthians, p. 516. 33 Catecismo Menor de Westminster, respuesta # 1. Mucha gente cree hoy día que la creación de Adán y Eva es una historia de los albores de la historia humana y que, por tanto, poco y nada tiene que decir para el día de hoy. Sin embargo, todavía es cierto que en la creación Adán fue creado primero y después Eva (1 Ti. 2:13). Dios hizo esta diferencia para siempre, y con ella reveló cuál era su designio y propósito para los sexos. Aunque el hombre y la mujer son iguales frente a Dios y en Cristo (Gá. 3:28), se les ha asignado papeles diferentes. La responsabilidad del esposo está principalmente en ser cabeza del hogar, y la esposa cumple el papel de colaboradora. Esta relación no debe alterarse, porque la historia de la creación enseña «que la mujer tiene una orientación no-reversible [P. 408] hacia el hombre como el punto de referencia de su vida».34 El hecho de que Eva haya sido creada para ayudar a Adán sugiere que está sujeta a él. Cuando Dios creó a Eva como ayuda de Adán, le asignó un papel de apoyo y sumisión (Gn. 2:18). Al apelar al relato de la creación, Pablo es capaz de decir que el hombre no fue creado para la mujer, sino la mujer para el hombre. 10. Por esta razón, la mujer debe tener autoridad sobre su cabeza a causa de los ángeles. a. «Por esta razón». Pablo continúa su discurso, vinculando estrechamente este versículo a los precedentes (vv. 7–9). La conjunción porque (v. 8) explica el versículo 7, y la frase por cierto (v. 9) muestra que el versículo 9 entrega apoyo adicional al versículo 8. La conjunción del versículo 10 tiene la función de conectar el versículo al argumento global. b. «La mujer debe tener autoridad sobre su cabeza a causa de los ángeles». No es fácil traducir esta porción del texto, como quedará claro por las siguientes versiones representativas:«señal de autoridad» (NVI, VP) «la potestad » (NTT) «un signo de autoridad» (CI) «señal de su autoridad» (REB) «señal de la sujeción» (NC, BJ, CB, NBE, cf. LT) «divisa de la autoridad del marido » (VM) Es obvio que los traductores se ven forzados a interpretar el texto griego. La construcción del original es concisa y obscura. Al principio de esta sección coloqué una traducción literal, que admito carece de elegancia y claridad. Mi traducción no suple la frase señal de y no indica si la expresión autoridad se refiere a la autoridad de la esposa o del esposo. Al tratar de clarificar el pasaje, debemos considerar el contexto precedente y subsiguiente. Hasta aquí, Pablo ha establecido el principio de que el hombre es la cabeza de la mujer, así como Cristo es la cabeza del hombre y Dios es la cabeza de Cristo. Entregó indicaciones de cómo deben comportarse los hombres y mujeres mientras oran o profetizan. Pablo ha instruido a las mujeres que se cubran para que no traigan vergüenza sobre sus 34 Neuer, Man and Woman, p. 73. NVI Nueva Versión Internacional VP Versión Popular (1983). Sociedades Bíblicas Unidas REB Revised English Bible BJ Biblia de Jerusalén. Bilbao: Desclée de Brouwer, 1975 CB La Biblia, La Casa de la Biblia. Salamanca: Sígueme, 1992 NBE Nueva Biblia Española. A. Schökel y J. Mateos. Madrid: Cristiandad, 1975 LT La Biblia, J. Levoratti y A. B. Trusso VM Versión Moderna. Sociedades Bíblicas en América Latina «cabezas», esto es, sus esposos. Pablo defendió su posición acudiendo al relato de la creación que se encuentra en los dos primeros capítulos de Génesis. Ahora Pablo concluye este segmento de su discusión, diciendo que «la mujer debe tener autoridad sobre su cabeza a causa de los ángeles». Son muchos los eruditos que han estudiado este versículo. Con todo, cada uno admite que su interpretación tiene debilidades. A pesar de todo lo que se ha sugerido, el texto se mantiene enigmático y no es capaz de comunicar [P. 409] su sentido. A continuación presentamos las diferentes interpretaciones propuestas: 1. Cuando una mujer ora o profetiza en público, exhibe la nueva libertad que tiene en Cristo. La mujer deriva su autoridad de Dios, y es capaz de demostrar dicho poder cubriéndose la cabeza.35 La debilidad de esta propuesta es que una discusión sobre igualdad armonizaría bien con Gálatas 3:28, pero en el presente pasaje Pablo no dice nada sobre libertad. 2. «Una señal de autoridad». Muchas traducciones han puesto de relieve su lectura, añadiendo la frase señal de o velo.36 Muchos comentaristas afirman que la palabra autoridad no apunta a la autoridad de la mujer, sino a la del esposo. El contexto dice que el esposo es la cabeza de la esposa, lo que deja la impresión que el término autoridad equivale a sumisión. En griego, sin embargo, exousia nunca tiene un sentido pasivo u objetivo, es decir, no indica que alguien está bajo la autoridad de otra persona. Siempre tiene el sentido subjetivo o activo que tiene que ver con la propia autoridad que uno tiene. Finalmente, esta interpretación hace que la preposición griega epi (= sobre) adquiera el sentido de por sobre. El esposo tiene autoridad sobre su esposa. Por cierto que Pablo ha dicho esto anteriormente (v. 3), pero no lo está diciendo en el versículo 10. 3. Se ha relacionado la palabra autoridad con el relato de la creación de Adán y Eva en Génesis 1:26–28. Este pasaje afirma que el hombre y la mujer recibieron el mandato de gobernar y tener autoridad sobre los peces, las aves y toda criatura viviente que está sobre la tierra.37 Esta ingeniosa explicación hace que la mujer participe con el hombre en forma activa en el ejercicio de la autoridad, pero el texto mismo no entrega el apoyo suficiente que la interpretación necesita. 4. Cuando una mujer ora o profetiza en un culto, recibe autoridad espiritual. No obstante, debe de aceptar la posición que se le asignó desde la creación del mundo, esto es, debe de reconocer que su esposo es su cabeza. No podrá orar en el Espíritu, si se rebela «en contra del orden de la creación que fue santificado por el Espíritu de Dios».38 Esta es una explicación plausible que hace justicia al concepto de autoridad. Con todo, dicho concepto debería estar ligado con lo que sigue: «por causa de los ángeles». 5. ¿Podría ser que, en virtud del entrenamiento rabínico que Pablo recibió, le esté pidiendo a la mujer que se cubra con un velo por causa de los ángeles? La literatura de Qumrán nos dice que en aquel tiempo si una mujer se presentaba en una reunión religiosa sin su velo «era como un defecto [P. 410] físico que debe ser excluido».39 La idea es que ella debe ser excluida del culto porque los ángeles, que están presentes, se ofenden por 35 Consúltese a Morna D. Hooker, «Authority on Her Head: An Examination of 1 Cor. XI.10», NTS 10 (1963–64): 415–16. 36 SB, vol. 3, pp. 435–436; Werner Foerster, TDNT, vol. 2, pp. 573–574. 37 Refiérase a Hurley, «Veils», pp. 211–212. 38 Neuer, Man and Woman, p. 115. 39 Joseph A. Fitzmyer, «A Feature of Qumram Angeology and the Angels of 1 Cor. XI.10», NTS 4 (1957–58): 48–58. este tipo de defectos. Esta forma de abordar el texto ilumina un poco la referencia a los ángeles, pero no nos ayuda con el sentido de la palabra «autoridad». Todas estas sugerencias nos ayudan a entender los problemas que enfrentamos el abordar el versículo 10, pero todas tienen debilidades. Los estudiosos debemos reconocer que todavía no existe una explicación satisfactoria. Con humildad confieso que realmente no sé lo que Pablo quería decir en este versículo. c. «A causa de los ángeles». Este breve versículo contiene dos conjunciones causales: la primera la traduje «por esta razón» y la segunda «a causa de». Algunos traductores combinan estas dos expresiones causales con la palabra y o también. Sea que suplamos un conectivo o que sigamos la sintaxis del griego, persiste el hecho de que los eruditos no saben qué se quiere decir con la referencia a los ángeles. 1 Corintios registra cuatro veces la palabra ángeles (4:9; 6:3; 11:10; 13:1). Pero aunque se estudie la palabra en cada uno de sus contextos, no podremos obtener de lo que Pablo quiere decir aquí. Los intérpretes tendrán que admitir que, a pesar de toda la investigación que se ha hecho, no se ha llegado a una explicación aceptable de este pasaje. Aunque el versículo 10 se mantiene un misterio para los traductores, debemos considerarlo a la luz del contexto precedente y subsiguiente. Pablo afirmó que «el hombre no fue creado por causa de la mujer sino la mujer por causa del hombre» (v. 9) y «por esta razón la mujer debe tener autoridad sobre su cabeza a causa de los ángeles» (v. 10). El versículo 11 empieza con el adversativo sin embargo, así Pablo cambia la discusión para subrayar un punto importante: «en el Señor la mujer no es [nada] aparte del hombre ni el hombre es [nada] aparte de la mujer». Este versículo continúa lo dicho en el versículo 9, donde Pablo habla del relato de la creación. En el versículo 11, Pablo da a entender que habla de la nueva creación espiritual y dice que el hombre y la mujer dependen uno del otro «en el Señor». Entre estos dos versículos, Pablo coloca las enigmáticas palabras del versículo 10, las que le atribuyen autoridad a la mujer. Ella puede orar o profetizar, siempre que cubra su cabeza (vv. 5, 13). De esta manera, la mujer posee autoridad cuando muestra respeto por la presencia de los ángeles.40 11. Sin embargo, en el Señor la mujer nada es aparte del hombre ni el hombre es nada aparte de la mujer. 12. Porque así como la mujer procede del hombre, así el hombre viene a través de la mujer, y todo procede de Dios. a. Estructura. Estos dos versículos sirven de equilibrio a dos versículos precedentes (vv. 8,9) y muestran casi un paralelismo perfecto, siempre y cuando tomemos el versículo 10 como una especie de paréntesis. Los sujetos (hombre y mujer) de los versículos 8 y 12 están en orden quiástico: Versículos 8a,b Versículo 12a,b Porque el hombre no vino Porque así como la mujer procede de la mujer del hombre, sino la mujer así el hombre viene a través 40 Cf. a Annie Jaubert, «Le Voile des Femmes (1 Cor. XI.2–16)», NTS 18 (1971–72): 419–30. del hombre. de la mujer. En forma similar, los versículos 9–11 tienen la función de crear un contraste, especialmente por medio de sin embargo. Los versículos también muestran una estructura quiástica. Versículo 9a,b Versículo 11a,b Por cierto, el hombre no fue Sin embargo, … la mujer nada es aparte creado por causa de la mujer del hombre sino la mujer por causa ni el hombre es nada aparte del hombre. de la mujer. b. Intención. ¿Qué está tratando de comunicar Pablo con la estructura literaria de este pasaje? Primero, el versículo 8a forma un contraste con el versículo 12b, mientras que los versículos 8b y 12b corresponden. Pablo afirma que a través del nacimiento natural el hombre (y también la mujer) tiene su origen biológico por medio de la mujer. Sólo Adán puede decir que Dios le dio vida en forma directa, los demás hombres y mujeres la reciben por nacimiento. Pablo no dice esto para minar el orden de la creación, ya que en el versículo 12a repite lo que dijo en el versículo 8b (que la mujer procede del hombre). Con estos dos versículos comunica la idea de que en lo que respecta al nacimiento natural, hombres y mujeres son iguales. Además, el contenido de los versículos 9a y 11b, reforzado por el adversativo sin embargo,nos recuerda con fuerza la realidad. Junto con esto, el versículo 11 hace una afirmación significativa: «en el Señor», la cual yo he colocado al comienzo de este versículo. Con estos dos modificativos en mente, examinemos cuidadosamente estos versículos. Pablo afirma: «Por cierto, el hombre no fue creado por causa de la mujer» (v. 9), lo cual armoniza con el orden de la creación. A esto añade: «Sin embargo, en el Señor … el hombre es nada aparte de la mujer» (v. 11b). ¡Una obvia afirmación sincera! La segunda parte es igualmente reveladora: «la mujer [fue creada] por causa del hombre» (v. 9b), lo cual viene seguido por: «Sin embargo, la mujer nada es aparte del hombre» (v. 11a). Pablo apunta a la forma en que el esposo y la esposa dependen el uno del otro, complementándose uno al otro en forma maravillosa. Aunque el esposo es la cabeza de la esposa, depende de ella en muchas formas. A la [P. 412] vez, la esposa necesita de su esposo tanto como él la necesita a ella. Cuando la muerte o el divorcio separan a la pareja, lo que se experimenta es la destrucción de lazo matrimonial que los unía. Mientras el Señor les conceda vida, que el esposo y la esposa estén unidos en amor y servicio mutuo.41 Pablo no debilita en nada el orden de la creación. Añade una segunda afirmación modificativa de estos dos versículos: «y todo procede de Dios». Con esto quiere decir que el esposo no tiene ninguna ventaja sobre la esposa por el hecho de que Adán haya sido creado primero que Eva. En el Señor, los dos se mantienen en una relación de reciprocidad, y ambos dependen y se ayudan el uno al otro, pues es Dios mismo quien ha determinado que todo sea así. 41 Calvin, 1 Corinthians, p. 233. Todo viene de Dios: el hombre, la mujer, el nacimiento, las relaciones y la vida matrimonial. Consideraciones prácticas en 11:11–12 El cristianismo ha sido y se mantiene como una fuerza que libera a las mujeres de la opresión y el servilismo. En muchas otras religiones, los padres son los dueños de sus hijas en virtud del nacimiento. Después el matrimonio convierte al esposo en dueño de la esposa. Las mujeres no tienen libertad, viven en esclavitud y carecen de igualdad. Aun en el antiguo Israel, el hombre precedía a la mujer. Hay una oración judía que en una parte de la décimo octava petición, el hombre le agradece a Dios porque no lo hizo esclavo, ni gentil ni mujer. La mujer no era digna de estudiar la Escritura y se le negaba la educación. El Nuevo Testamento enseña que en lo básico el hombre y la mujer son iguales. Por ejemplo, tanto en su Evangelio como en Hechos, Lucas menciona a hombres y mujeres: Zacarías y Elisabet, José y María, Simeón y Ana, Ananías y Safira, Aquila y Priscila. Pablo afirma sin equivocación que en Cristo Jesús el hombre y la mujer son uno (Gá. 3:28). Alaba a las obreras en la causa del evangelio, entre las que estaban Febe, Priscila, María, Trifena, Trifosa, Pérsida y Julia (Ro. 16:1–15). Los libros de historia registran los esfuerzos misioneros de numerosas mujeres y las alaban por haber hecho crecer a la iglesia de Cristo. En nuestro país, las mujeres piadosas son la silenciosa fuerza que fortalece a la iglesia y la hace productiva. Una madre piadosa lleva a sus hijos a Jesús y los educa en el temor del Señor. Aunque las mujeres cumplen papeles distintos a los de los hombres, en casa y en la iglesia ambos están en pie de igualdad. Ambos dependen el uno del otro (11:11), porque ambos se dan cuenta que dependen del Señor para todo (11:12). Palabras, frases y construcciones griegas en 11:7–12 Versículo 7 μ_ν … δέ—estas dos partículas forman un contraste definitivo entre el hombre y la mujer. Notemos que la palabra _νήρ (=hombre) carece de artículo definido, pero la palabra γυνή (=mujer) sí lo lleva. _φείλει—«debería». En este caso se dice lo que el hombre no debería hacer. En el versículo 10 el mismo verbo dice lo que la mujer debería hacer. No es simple coincidencia que Pablo use esta estructura de oración y escoja estas palabras. Versículo 10 _ξουσίαν _χειν—«tener autoridad». Los cuatro evangelistas usan esta frase para describir la autoridad de Jesús o de Dios el Padre. Pero en 1 Corintios, Pablo aplica la palabra _ξουσία (=autoridad) a Cristo, a sí mismo, a los otros apóstoles y cristianos.42 Algunas pocas versiones antiguas y testigos de la patrística registran la variante κάλυμμα (=velo), recurso que se ocupó para tratar de explicar el texto. Esta lectura es de dudosa autenticidad. Versículos 11–12 πλήν—la partícula adversativa sin embargo aparece en la conclusión de un argumento para resumir un punto principal.43 42 1 Co. 7:37; 8:9; 9:4,5,6,12,18; 11:10; 15:24. 43 Robertson, p. 1187; BAGD, p. 669. _κ … διά—la primera preposición indica la fuente («de»), la segunda agencia («a través de»). τ_ πάντα—el artículo definido expresa la totalidad de todas las cosas bajo el control de Dios. c. El hombre y la mujer otra vez 11:13–16 Un estudio cuidadoso de los versículos 13–15 demostrará que Pablo usa fraseología idéntica a los versículos 4–7. Las palabras que ocurren en estas dos secciones son las siguientes: mujer, descubierta, orar, hombre, gloria. Así como los primeros dos versículos (vv. 2, 3) introducen toda esta sección, así el versículo 16 le sirve de conclusión.44 En suma,este segmento es una pieza de literatura bellamente construida que sigue un desarrollo ordenado, a medida que Pablo enseña acerca de la relación hombre-mujer dentro del culto. 13. Juzgad por vosotros mismos: ¿Es propio que una mujer ore a Dios con su cabeza descubierta? a. Mandato. Al llegar a sus observaciones finales, Pablo quiere que los lectores se involucren pensando en lo que él ha venido exponiendo. Les dice que analicen los hechos, usen su mente y juzguen por sí mismos. En otra sección dice lo mismo (véase 10:15). b. Preguntas. Por medio de dos preguntas retóricas, Pablo desafía a sus lectores a que respondan.45 Espera que respondan negativamente a la primera pregunta (v. 13) y afirmativamente a la segunda (vv. 14, 15a). Discutamos la primera inquietud: «¿Es propio que una mujer ore a Dios con su cabeza descubierta?». En base a que Pablo dijo que la mujer que ora o [P. 414] profetiza con la cabeza descubierta deshonra a su cabeza (v. 5a), el lector debería responder en forma negativa la pregunta que se le hace. Notemos que en la pregunta que hace, Pablo omite el verbo profetizar, ya que no quiere subrayar tanto la función que la mujer cumple en el culto, sino la forma en que se conduce. Pablo pregunta si es propio. Cuando uno asiste y participa en un culto dedicado a adorar a Dios, uno debe hacerlo con decoro. Cuando adoramos al Señor nos acercamos a un Dios que mora en la santidad. Los ángeles cubren sus rostros en la presencia de Dios y dicen: «Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria» (Is. 6:2, 3). Por eso, Pablo pregunta si es propio que una mujer ore a Dios con la cabeza descubierta. Se esperaba que ella siguiera las prácticas culturales de la época, esto es, que viniese a la iglesia vestida apropiadamente y que así participara del culto. ¿Qué quiere decir Pablo con cabeza descubierta? Le dice a la mujer que en público ella debiera mantener su honor y dignidad femenina. Esto lo hará llevando la cabeza cubierta. En esa época y cultura, las mujeres llevaban velos para diferenciarse marcadamente de los hombres. Dios creó una diferencia distintiva entre hombres y mujeres, y desea que su pueblo muestre esta diferencia mediante una vestimenta apropiada. Si una mujer rehúsa seguir estos códigos, niega expresamente la diferencia que Dios ha establecido. En los dos versículos siguientes (vv. 14, 15), Pablo apela a la naturaleza misma para demostrar que las diferencias entre hombres y mujeres está basada en un orden natural 44 Thomas P. Shoemaker, «Unveiling of Equality: 1 Corinthians 11:2–16», BTB 17 (1987): 60–63. Cf. Murphy-O’Connor, «1 Corinthians 11:2–16 Once Again», p. 274. 45 Alan Padgett («Paul on Women in the Church: The Contradictions of Coiffure in 1 Corinthians 11:2–16», JSNT 20 [1984]:69–86), traduce las preguntas de los versículos 13–15a como oraciones declarativas, pero carece del apoyo de editores y traductores. que se origina en la creación. En otras palabras, Pablo afirma que las mujeres no tienen derecho a abandonar las normas culturales por el hecho de que son libres en Jesucristo. Más bien, Pablo quiere que vivan en armonía con el orden de la creación y que se mantengan dentro de las costumbres de su tiempo. ¿Es propio que una mujer de Corinto adore a Dios con la cabeza descubierta? La respuesta es no. 14. ¿No os enseña la naturaleza misma que es una desgracia que el hombre se deje crecer el cabello, 15. pero si una mujer se deja crecer el cabello, es su gloria? Porque su cabello largo le ha sido dado a ella por cubierta. a. «¿No os enseña la naturaleza misma?». Con la palabra naturaleza, Pablo apunta al orden natural que Dios ha creado. Cuando Dios creó al hombre y a la mujer, al hombre le dio el cabello más corto que a la mujer. «La naturaleza (esto es, Dios) ha hecho a los hombres diferentes que las mujeres, y ha provisto una indicación visible de dicha diferencia por medio de la cantidad de cabello que le asignó a cada uno».46 Epicteto fue un filósofo estoico que enseñó a mediados del primer siglo. Aun él habla de la [P. 415] diferencia que hay entre hombres y mujeres respecto al cabello. Concluye: «Por tanto, debemos preservar las señales que Dios nos ha dado. No debemos echarlas a la basura. Hasta donde dependa de nosotros, no debemos confundir los sexos que se diferencian de este modo».47 Hasta este escritor pagano reconoce la diferencia que Dios creó y que hizo parte del orden de la creación. b. «[No les enseña la naturaleza misma] que es una desgracia que el hombre se deje crecer el cabello». Pablo coloca una pregunta retórica que demanda una respuesta afirmativa. En el contexto cultural en el que Pablo se movía, el cabello largo se consideraba como una desgracia en el hombre pero era la gloria de la mujer. Los judíos se cortaban el cabello. En ciertas ocasiones se lo dejaban crecer por un tiempo determinado, pues habían hecho un voto (véase Hch. 18:18; 21:24), pero después se lo cortaban. Las monedas, estatuas y pinturas que describen a los hombres del mundo grecorromano del primer siglo, los presentan con el cabello corto. Unos siglos antes, los espartanos de la península del Peloponeso usaron el cabello largo. Los autores griegos no dejaron de mencionar este hecho, añadiendo que en Grecia los hombres por lo general se dejan el cabello corto, y son las mujeres la que se lo dejan crecer.48 En el tiempo de Pablo, los corintios se cortaban el cabello, siguiendo así la corriente cultural de griegos y romanos. A no ser por motivo religioso o por duelo, el dejarse crecer el cabello era vergonzoso. c. «Pero si una mujer se deja crecer el cabello, es su gloria». El contraste cultural en cuanto al cabello se encuentra en las palabras desgracia para los hombres y gloria para las mujeres. Pablo equilibra el término negativo con uno positivo. La contraparte de la pregunta retórica que espera una respuesta afirmativa tiene que ver con la mujer. Pablo ya dijo que era una desgracia para la mujer que se cortara o afeitara el cabello (v. 6). Ahora postula la parte positiva, afirmando que el cabello largo es la gloria de la mujer. Con sabiduría evita opinar sobre cuán largo debe llevar la mujer su cabello o sobre qué peinados debiera usar, ya que esto tiene que ver con la moda y el uso, lo que es materia del gusto de cada una. Por ejemplo, la cultura israelita establecía que la mujer no debía soltarse el cabello en público. Cualquier mujer que se presentase en público con el cabello suelto, sería identificada con una prostituta. No sorprende que Simón, el fariseo, se escandalizara de que una prostituta entrara en su hogar y que con sus cabellos 46 Barrett, First Corinthians, p. 256. 47 Epicteto 1.16.9–14. 48 Herodoto 1.82.7; Plutarco Moralia 267B. secara los pies de Jesús (Lc. 7:36–50). Pero Pablo no habla de llevar el cabello suelto o amarrado, sólo se refiere al hecho de que el cabello largo es bello en la mujer. Su cabello largo será el gozo de su esposo. d. «Porque su cabello largo le ha sido dado a ella por cubierta». Esta última parte del versículo es muy breve, lo cual impide entender con facilidad lo que se dice. ¿Qué se quiere decir con las palabras por y cubierta? Si tomamos lo que dice el griego en el orden en que Pablo lo presenta, esta oración causal sirve para respaldar la respuesta positiva a la pregunta retórica. Pablo entrega la razón de por qué la mujer debe usar el cabello largo: se le ha dado como cubierta. Al verbo pasivo ha sido dado se le debe suplir el agente por Dios, que como Creador ha dotado a las mujeres de un velo o cubierta natural. Con todo, la palabra griega anti (traducida por) crea problemas, pues podría significar «en lugar de». Interpretada así, el texto estaría diciendo que el cabello toma el lugar del velo. En este caso, podríamos traducir: «Su cabello largo se le ha dado en lugar de velo».49 Mi propia traducción de anti indica que una cosa equivale a la otra, por lo cual su sentido es «por, como»50 (p. ej., «ojo por ojo, diente por diente» [Mt. 5:38]). En vista de todo el contexto que habla del decoro que es propio, los eruditos prefieren esta segunda traducción. Los versículos 5b y 6 son la contraparte del versículo 15b. En esa contraparte, Pablo les dice a las mujeres de Corinto que en público se cubran la cabeza. Se da por sentado que ellas usaban una cubierta en la forma de un velo o pañoleta. Si las mujeres se negaban a usarla, estaban renunciando a la autoridad de sus esposos y repudiando el principio divino de que el hombre es la cabeza del hogar (v. 3). En el versículo 15, la palabra cubierta apunta a un artículo de vestir, a algo hecho de tela. En la forma de una declaración general, la segunda oración del versículo 15 resume el alegato de Pablo: la forma de vestir de los corintios debe exhibir las diferencias sexuales dadas en la creación. No son los hombres, sino las mujeres las que deben dejarse crecer el cabello, pues les sirve de cubierta. La naturaleza le ha provisto a la mujer del cabello, el cual les sirve para destacar esta diferencia. Pablo sugiere que, aparte de su cabello largo, las mujeres deben vestir un velo, que es símbolo de que honran a sus esposos y que son sumisas a ellos. En la cultura de hoy, la mujer no usa el sombrero como símbolo de que está subordinada a su esposo. Pablo no está pidiéndole a la mujer que use algo en la cabeza o que se haga un moño. Lo que busca es que la mujer sea distintivamente femenina en la forma en que se viste y usa el cabello, para que así pueda cumplir con el papel que Dios le dio desde la creación. Quiere que en su femineidad sea sumisa a su esposo. «La belleza única de la mujer se manifiesta en forma gloriosa en la forma en que su cabello y su cuidado por las costumbres femeninas manifiestan su femineidad distintiva».51 16. Pero si alguno se inclina a ser contencioso, nosotros no tenemos semejante costumbre, ni tampoco las iglesias de Dios. Pablo concluye de esta manera su discusión acerca de la conducta apropiada que deben seguir las mujeres. Cu
  2. J.Luis 15 junio 2010 a 12:03 AM #

    La historia de la iglesia primitiva da testimonio que las mujeres cristianas de entonces llevaban el velo. Tertuliano, un líder de la iglesia que vivió en los años 160–222 d.c. escribe que no sólo las mujeres casadas, sino también las vírgenes usaban el velo en las iglesias que fueron establecidas en la época apostólica.

  3. Ricardo Paulo Javier 15 junio 2010 a 12:26 AM #

    Si, es verdad, lo usaban,pero se ha ido perdiendo la costumbre.Lo mas importante es la aplicacion espiritual de la doctrina,mas que el velo,aunque el velo ayuda a recordar.Pero la mujer ya no es sumisa hoy en dia y las que usan velo, tampoco se consagran mas que aquellas cristianas que no lo usan.
    Lo ideal son las dos cosas
    saludos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: