Archivo | 5:58 PM

“¿Por qué orar?”

7 May

“¿Por qué orar?”

Respuesta: ¿Por qué orar? ¿Para qué orar, si Dios ya tiene el perfecto control sobre todas las cosas? ¿Por qué orar, cuando Dios ya sabe lo que le pediremos antes de hacerlo?

(1) La oración es una forma de servir a Dios (Lucas 2:36-38). Oramos porque Dios nos manda que lo hagamos (Filipenses 4:6-7).

(2) El orar es un ejemplo dado a nosotros por Cristo y la iglesia primitiva (Marcos 1:35; Hechos 1:14; 2:42; 3:1; 4:23-31; 6:4; 13:1-3).

(3) Dios decidió que la oración sea el medio para obtener Su intervención en determinadas situaciones:

a) Preparación para decisiones importantes (Lucas 6:12-13).
b) Para derrotar la actividad demoníaca en la vida de las personas (Mateo 17:14-21).
c) En la reunión de los obreros para la cosecha espiritual (Lucas 10:2).
d) Para adquirir fortaleza y vencer ante la tentación (Mateo 26:41).
e) El medio para fortalecer a otros espiritualmente (Efesios 6:18-19).

(4) Tenemos la promesa de Dios de que nuestras oraciones no son en vano, aún si no recibimos específicamente lo que pedimos (Mateo 6:6; Romanos 8:26-27)

(5) Él ha prometido que cuando oremos por cosas que estén de acuerdo a Su voluntad, Él nos las concederá (I Juan 5:14-15).

Algunas veces Él retarda sus respuestas, de acuerdo a Su voluntad y para nuestro beneficio. En estas situaciones, debemos ser diligentes y perseverantes en la oración (Mateo 7:7; Lucas 18:1-8) La oración no debe ser vista como el medio por el cual Dios cumple nuestra voluntad en la tierra, sino como el medio para hacer que la voluntad de Dios sea hecha en la tierra. La sabiduría de Dios excede sin medida a la nuestra.

En situaciones en las que no sabemos específicamente cuál sea la voluntad de Dios, la oración es el medio para discernirla. Si Pedro no le hubiera pedido a Jesús que le ordenara salir de la barca y caminar sobre el agua, él se hubiera perdido de esa experiencia (Mateo 14:28-29). Si la mujer sirofenisa cuya hija estaba poseída por un demonio, no le hubiera rogado a Cristo, su hija no había sido sanada (Marcos 7:26-30). Si el hombre ciego que mendigaba en las afueras de Jericó no hubiera llamado a Cristo, nunca habría recobrado la vista (Lucas 18:35-43). Dios ha dicho que muchas veces no obtenemos lo que pedimos, porque no sabemos cómo pedir (Santiago 4:2). En un sentido, la oración es como compartir el Evangelio con la gente. No sabemos quién responderá al mensaje del Evangelio, hasta que lo compartimos. Es lo mismo con la oración; nunca veremos los resultados de la respuesta a la oración hasta que oremos.

La falta de oración demuestra falta de fe, y falta de confianza en la Palabra de Dios. Oramos para demostrar nuestra fe en Dios, que Él hará conforme a lo que ha prometido en Su Palabra, y bendecirá nuestras vidas abundantemente, más de lo que pudiéramos esperar (Efesios 3:20). La oración es nuestro principal medio para ver la obra de Dios en la vida otros. Y siendo el medio por el que nos “conectarnos” al poder de Dios, es nuestro medio para defendernos del enemigo y su armada (Satanás y su ejército) ante al cual estamos indefensos para derrotarlo por nosotros mismos. Por eso, que Dios nos encuentre con frecuencia ante Su trono, porque tenemos un Sumo Sacerdote en el cielo, que puede identificarse con todo por lo que atravesamos (Hebreos 4:15-16). Tenemos Su promesa de que la oración ferviente del hombre justo puede lograr mucho (Santiago 5:16-18) Que el nombre de Dios sea glorificado en nuestras vidas, creyendo en Él tanto como para acudir con frecuencia ante Él en oración.


¿Tiene preguntas? Preguntas de la Biblia contestadas
www.GotQuestions.org/Espanol

Anuncios

Condenado a un año de cárcel un indonesio que afirma que ascendió al cielo

7 May

El presunto profeta tenía al menos 29 seguidores
Condenado a un año de cárcel un indonesio que afirma que ascendió al cielo
Un hombre de 70 años que asegura que subió al cielo en dos ocasiones y que allí recibió una revelación divina para ser profeta de Dios en la tierra ha sido sentenciado a un año de prisión en Indonesia por blasfemo.Bakri Abdullah confesó durante el juicio que ascendió al cielo en 1975 y 1997 y que recibió una ‘certificación’, presumiblemente del propio Dios, para ejercer como profeta en la tierra

Un hombre de 70 años ha sido condenado a un año de prisión por blasfemo, al asegurar que había ascendido al cielo y recibido una revelación divina, según sentencia un juzgado de la isla de Lombok, en el sur de Indonesia, han informado los medios.

Bakri Abdullah, que sufre un delicado estado de salud, confesó durante el juicio que ascendió al cielo en 1975 y 1997 desde las laderas del volcán Rinjani y que recibió una ‘certificación’, presumiblemente del propio Dios, para ejercer como profeta en la tierra, de acuerdo con el periódico digital ‘detik.com’.

El reo fue detenido por la Policía indonesia en octubre, después de que los vecinos de una localidad de Lombok lo denunciaran. El presunto profeta tenía al menos 29 seguidores, que realizaban peregrinaciones semanales al Rinjani, y que han expresado su intención de volver a la ortodoxia musulmana.

Lombok es una de las regiones más observantes del islam en Indonesia, el país que acoge a la mayor comunidad musulmana del mundo, con más de 200 millones de fieles, la mayoría de los cuales practica una fe de carácter moderado.

El Tribunal Constitucional de Indonesia decidió recientemente mantener la polémica Ley sobre Blasfemias, a pesar de que varios colectivos pro derechos humanos habían elevado una petición para derogarla alegando que atenta contra la libertad religiosa.

http://noticias.terra.es/2010/mundo/0507/actualidad/condenado-a-un-ano-de-carcel-persona-que-afirma-subio-al-cielo-en-indonesia.aspx

«Vivía una pesadilla, el padre me hacía tocamientos»

7 May

«Vivía una pesadilla, el padre me hacía tocamientos»

EL MUNDO

Aislado, en Lima, a 10.000 kilómetros de su familia y donde se crió, un joven de 19 años se atreve ahora a relatar, de su puño y letra, los presuntos abusos sexuales del sacerdote con el que, con 17 años, colaboraba como monaguillo en la iglesia de los Carmelitas Descalzos en Castellón. «Comenzó a pegarse a mí (…), vivía una auténtica pesadilla… él me hacía tocamientos», revela en una carta enviada a la Fiscalía de Valencia. «Llegados a este punto, cesó y me preguntó si quería hacerlo». El caso ya está en los tribunales y es el primero en el que la Iglesia toma la iniciativa: además de abrir un proceso por el Derecho Canónico, lleva a la vía judicial ordinaria un posible caso de pederastia.

Fueron los padres del joven quienes advirtieron al vicario general de los Carmelitas Descalzos, el pasado mes de abril, la agonía por la que había pasado su hijo. Se trata de una familia numerosa, de las comunidades neocatecumenales (conocidos como los Kikos), que denuncia el caso «a instancias del Santo Padre Benedicto XVI», en referencia a la guía para actuar en casos de pederastia que publicó el Vaticano el 12 de abril.

En una llamada telefónica a Roma, el 27 de abril, el padre del joven denunció al vicario de la Orden que el carmelita había abusado de su hijo. Siete días después, aterrizó en Valencia para investigar lo sucedido. Atendió personalmente a la familia de la víctima y habló con el sacerdote para explicarle las acusaciones que estaban investigando sobre él. El cura lo negó todo, incluso llegó a acusar al joven de robar dinero de la colecta y achacó las denuncias a una rabieta. Sin embargo, pasados los días rectificó esta denuncia, insistió en su inocencia, pero accedió a declararse culpable si el caso no excedía el proceso canónico.

No obstante, sus superiores decidieron seguir adelante con la investigación y ordenaron que, hasta que se aclararan los hechos, el sacerdote tenga prohibido comunicarse con la familia de la presunta víctima, hablar con alguien del asunto o salir de Valencia.

Pero el vicario también quiso conocer de primera mano el relato de los hechos y, en presencia de sus padres, habló por teléfono con el joven que ahora se encuentra en Lima (Perú), a donde viajó aconsejado por su familia para poner distancia de por medio.

Durante 50 minutos el joven ratificó todas las acusaciones que habían hecho sus padres y, al día siguiente de la conversación telefónica, envió un mail al vicario con un documento en formato PDF, en el que relataba de su puño y letra todo lo que había sufrido.

En un relato muy medido, el chico relata cómo vivió «una auténtica pesadilla» en el invierno de 2007. Explica que fue el carmelita quien le ofreció que fuera a colaborar de monaguillo a su Iglesia los fines de semana «por 100 euros mensuales»: «Accedí como una experiencia puramente espiritual».

Con el tiempo, añade la víctima en su carta, «el padre comenzó a cogerme de la mano», un gesto que no le gustaba pero que «consentía al pensar que buscaba apoyo de carácter moral». Al pasar el tiempo, el sacerdote le preguntó si le molestaba, pero a esas alturas el menor consideró «absurdo y vergonzoso afirmarlo».

A los dos meses de empezar a colaborar en la Iglesia, el carmelita llevó al joven a un monasterio abandonado. Allí, invitó a su víctima a que se sentara en un sofá y le extrañó que «él se tumbara junto a mí». «Por aquella época el padre me solía decir que estaba hecho ya un hombre», narra el joven. Sucedió una vez más y, a la tercera, la víctima se negó. «Presentí algo malo», indica en la carta. Pero el clérigo insistió varias veces hasta que accedió. Lo llevó hasta una habitación «cerrada con llave» donde «yacía un colchón». «Me invitó a echarme en él, se tumbó detrás de mi, comenzó a pegarse. Yo vivía una auténtica pesadilla. Al cabo de un rato cedí y comencé a frotarme con él mientras me hacía tocamientos», relata la víctima, quien añade: «Me preguntó si quería hacerlo. De mi boca no salió más que un gemido. Se levantó, me invitó a imitarle. En aquel instante, producto del frotamiento, eyaculé».

Ahora la Orden en la provincia de Aragón-Valencia ha llevado el caso a la Fiscalía y ha apartado al sacerdote de sus funciones y le prohíbe el contacto con menores de edad.

El Papa acepta la dimisión de otro obispo irlandés acusado de encubrir pederastas

7 May

El Papa acepta la dimisión de otro obispo irlandés acusado de encubrir pederastas
La Razón
La dimisión de Joseph Duffy fue aceptada en conformidad con el artículo 401/1 del código de derecho canónico, por el que se exige al obispo diocesano que presente su renuncia cuando haya cumplido los 75 años, que es la edad de jubilación de la Iglesia católica.
El papa Benedicto XVI aceptó hoy la dimisión reglamentaria del obispo de Clogher, Joseph Duffy, acusado de haber encubierto casos de abusos sexuales de menores por parte de sacerdotes en Irlanda, informó el Vaticano.
Duffy, que cumplió 76 años el pasado 3 de febrero, reconoció recientemente que encubrió abusos de sacerdotes contra menores en su diócesis.
Como nuevo obispo de Clogher, el Papa ha nombrado a Liam MacDaid, de 64 años, hasta ahora canciller de la curia de esa diócesis.
Benedicto XVI también aceptó hoy, por haber cumplido los 75 años, la renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Derry, siempre en Irlanda, del obispo auxiliar Francis Lagan.
El obispo Joseph Duffy es uno de los cuatro prelados que han dimitido en los últimos meses tras conocerse los dos informes oficiales irlandeses -el Informe Ryan y el Informe Murphy- que desvelaron que durante 70 años centenares de niños de Irlanda sufrieron abusos sexuales por parte de sacerdotes en ese país, sobre todo en la archidiócesis de Dublín desde 1975 a 2004.
Los otros tres son James Moriarty, obispo de Kildare y Leighlin; Donald Murray, obispo de Limerick, y John Magee, prelado de Cloyne, que fue secretario privado de los papas Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II.
A estos tres la renuncia fue aceptada en conformidad con el artículo 401/2 del Código de Derecho Canónico, por el que “se ruega encarecidamente” a los obispos diocesanos que presenten su renuncia “si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo”.
Otros dos obispos auxiliares de Dublín, Eamonn Walsh y Ray Field, también en presentaron su dimisión y se espera que en fechas próximas el Papa Ratzinger las acepte.
La dimisión de los prelados se han producido tras la carta enviada por Benedicto XVI a los católicos irlandeses el pasado mes de marzo, en la que pidió perdón a las víctimas de los curas pederastas, a las que dijo que siente “vergüenza” y “remordimiento” por lo ocurrido.
El Papa advirtió a los sacerdotes pederastas que deben responder ante Dios y los tribunales y ordenó una inspección de las diócesis y seminarios donde se cometieron esos abusos.
Asimismo, el Pontífice abroncó a los obispos irlandeses por la “lamentable” gestión de lo sucedido.
El pasado 23 de abril, Benedicto XVI destituyó al obispo de Brujas (Bélgica), Roger Joseph Vangheluwe, de 74 años, por abusar sexualmente de un joven belga cuando era sacerdote.

Las 900 esclavas de Maciel

7 May

Las 900 esclavas de Maciel
Los Legionarios crearon una orden de mujeres sin aval de Roma – Tenían que entregar su dinero y vivir aisladas
MIGUEL MORA – Roma – 07/05/2010
Tras la condena vaticana a Marcial Maciel y el anuncio de refundación y la toma de control por parte del papa Benedicto XVI de los Legionarios de Cristo, empiezan a trascender detalles de la investigación realizada en los últimos 10 meses por los cinco enviados pontificios.

Tras la condena vaticana a Marcial Maciel y el anuncio de refundación y la toma de control por parte del papa Benedicto XVI de los Legionarios de Cristo, empiezan a trascender detalles de la investigación realizada en los últimos 10 meses por los cinco enviados pontificios. Según ha publicado el diario mexicano Milenio, durante la investigación en México, el Vaticano descubrió que Maciel -polígamo y pederasta, fallecido en 2008- había creado una congregación femenina sin el aval de Roma, compuesta por 900 jóvenes que vivían en condiciones de “virtual esclavitud”.

El rotativo afirma que las “religiosas” eran aisladas al ingresar y sólo podían visitar a sus familias 15 días cada siete años y recibir una llamada telefónica al mes; sus padres podían visitarlas una vez al año. Las mujeres, que pertenecían a la rama laica de la orden, Regnum Christi, eran reclutadas entre familias adineradas de España, México, EE UU, Francia, Italia, Alemania y Nueva Zelanda.

Las consagradas debían ser “mujeres sonrientes, con buenos modales, de buena presencia y escasa formación cultural y religiosa”, afirmó el periódico. Entre sus obligaciones estaban las de “no criticar” jamás los actos de los directivos de la orden y delatar a quien lo hiciera.

Según Milenio, a los 15 años de haber sido consagradas con los votos tradicionales -castidad, obediencia y pobreza- se les exigía entregar la mitad de sus bienes y a los 25 años, la totalidad. Además, afirma el diario, “para el cumpleaños de Maciel, cada 10 de marzo, se les solicitaba un regalo económico, que consistía en un cheque de unos 250.000 dólares”.

La investigación ha destapado otros terribles episodios dentro de la orden. El obispo mexicano de Tepic, Ricardo Watty, uno de los cinco prelados que han investigado a la Legión, ha revelado que entregó al Papa documentación de un grupo de legionarios que sufrieron abusos sexuales por parte del fundador de la Legión, y ha dicho que probablemente Benedicto XVI se encontrará con las víctimas. Watty dijo a Televisa: “Hay muchos elementos de la personalidad del padre Marcial que sí impregnó [a los sacerdotes y miembros del movimiento}. De todo eso hay que liberar a la Legión. Son personas buenas, pero en una cubierta muy dañada, mala”.

El escándalo de los abusos no deja de dar titulares en todo el mundo. Ratzinger aceptó ayer la renuncia del obispo irlandés Joseph Duffy, culpable de haber encubierto abusos sexuales de menores por parte de sacerdotes, informó el Vaticano. La dimisión se produce oficialmente por motivos de edad, pues Duffy cumplió 76 años. El Papa tiene la facultad de aceptar o no una renuncia a esa edad.

Ya son cuatro los obispos irlandeses destituidos en los últimos meses tras conocerse los dos informes oficiales -el Informe Ryan y el Informe Murphy- que desvelaron que durante 70 años centenares de niños de Irlanda sufrieron abusos sexuales por parte de sacerdotes.

© EDICIONES EL PAÍS S.L. – Miguel Yuste 40 – 28037 Madrid [España] – Tel. 91 337 8200

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/900/esclavas/Maciel/elpepisoc/20100507elpepisoc_8/Tes?print=1

Los luteranos italianos dispuestos a bendecir las uniones de homosexuales

7 May

Los luteranos italianos dispuestos a bendecir las uniones de homosexuales

ABC

Por primera vez, una iglesia protestante en Italia, la Iglesia Evangélica Luterana (CELI) se plantea la bendición de las uniones de homosexuales y, para ello, ha creado una comisión que estudie esa posibilidad.

Esta apertura hacia los homosexuales ha sido adoptada en el Sínodo que ha mantenido en Verona (norte), en el que la CELI ha creado una comisión de estudio “sobre la posibilidad de bendecir las uniones de vida, entre ellas las de homosexuales, que no debe confundirse con la hipótesis de una celebración nupcial”, según informó hoy en un comunicado.

Durante el Sínodo, la CELI volvió a elegir como decano a Holger Milkau, que afirmó que estaba orgulloso de que su reelección coincida “con una decisión histórica para Italia, como el inicio de un recorrido -la primera vez por parte de una Iglesia- que puede llevar a la aprobación de las bendiciones de las uniones de vida diferentes a la familia clásica, como son las de homosexuales”.

Un tema «difícil»El dirigente luterano reconoció que el tema es “difícil”, pero que afrontarán con “serenidad y valentía, para conciliar los aspectos pastorales y humanos”. Según la CELI (iniciales de Chiesa Evangelica Luterana in Italia) la creación de esa comisión es el resultado de la experiencia pastoral que les pone diariamente en contacto con “nuevas y diferentes” formas de convivencia.

“Cualquier iglesia debe ayudar y apoyar a las personas en las situaciones más difíciles y contribuir a superar cualquier forma de discriminación social, marginación y aislamiento”, afirmó la CELI en el comunicado.

Para los luteranos italianos, las parejas del mismo sexo que viven la unión de manera estable “deben ser acompañados como cualquier otro miembro de la iglesia”.

“Para esas parejas puede haber un culto de bendición, que se diferencia de la forma litúrgica del matrimonio”, subraya el texto aprobado por el Sínodo luterano. La Iglesia Evangélica Luterana en Italia agrupa a las diferentes comunidades luteranas en este país. Sus miembros son unos siete mil.

Lluís Oviedo: «Algún joven me ha confundido con un maestro kung fu»

7 May

Lluís Oviedo: «Algún joven me ha confundido con un maestro kung fu»

La Razón

El antropólogo y fraile franciscano Lluis Oviedo participó en el Simposio Internacional de Teología organizado recientemente por la Universidad de Navarra, cuyo tema fue «Conversión cristiana y evangelización». En él trató de explicar las razones por las que la conversión cristiana crece en algunos lugares más que en otros y por qué se debe tratar de diferente manera a los cristianos inmigrantes, que proceden de otras raíces.
–¿Cuáles son los factores más comunes  por los que alguien cambia de religión o asume una?
– Desde el punto de vista teológico, sucede cuando alguien se encuentra con Cristo, o tiene una experiencia fuerte de Dios que ilumina su vida. Pero desde el punto de vista sociológico, factores externos o ambientales influyen en esa decisión. Por ejemplo, el cambio de residencia y el encuentro de un nuevo ambiente religioso. También puede haber otros factores, como los psicológicos o cognitivos; por ejemplo, cambios de personalidad, o inestabilidad en el ritmo de la vida. Concretar sólo algunos pocos me parece muy difícil.
–¿ Cómo puede la Iglesia llegar a los indiferentes o alejados?
– Mi impresión es que no hay futuro si no se renueva la oferta, el tipo de mensaje, el tipo de rito celebrativo, para atraer a las nuevas generaciones. Aún usamos modelos de los años 70 que no funcionan, parece. Sí están funcionando otros modelos de movimientos católicos, nuevas iglesias en Inglaterra, formas eclesiales en Francia, aunque son países muy secularizados. También hay otra etapa en la que se incrementa la presencia en las iglesias, que es cuando se forman nuevos matrimonios.
–Hay estudios que demuestran que los inmigrantes pierden su fe a los dos años de haber llegado a España
–En Francia, en el siglo XIX, les pasaba a los emigrantes que cambiaban de ciudad. Su fe estaba vinculada a su origen. Ahora es similar. Quizá necesitamos modelos menos vinculados a culturas locales.
–¿Y el modelo de parroquias étnicas, común en Estados Unidos?
– Ese modelo se está llevando a cabo en algunos sitios; misas para filipinos, misas para rumanos, o incluso misas de rito ortodoxo; es una vía que debería estar abierta. Con los sudamericanos, aunque compartan el idioma, también deberían buscarse soluciones específicas. Pero el problema no es tanto del país de origen como nuestro. Hay una deserción de la juventud, una perdida de fe de la población local. Aquí hay un campo muy difícil. La Iglesia está muy retrasada en el hecho de implicar, persuadir, animar. En otros países sí lo consiguen, pero aquí hay un retraso.
–¿Influye el hecho de que muchos religiososos ya no lleven hábito?
–Al perder las vestimentas clericales hemos perdido credibilidad. No nos identifican como religiosos. Esto ha influido negativamente en el impacto social de los consagrados. El intento era poder llegar más a los jóvenes sin los hábitos, pero no se ha logrado. Al contrario. Una noche de Navidad, después de celebrar la Misa del Gallo, al salir me vieron dos chavales de mi pueblo y me dijeron: «oye, tú eres un maestro kung fu, ¿no?». La vestimenta puede ser una diferencia cultural importante y trascendente. Tendríamos que intentar recuperarlo en la medida de lo posible.

Perfil
Lluís Oviedo es valenciano y profesor de Antropología Teológica en la Universidad Pontificia  Antonianum y en la Gregoriana de Roma. Experto en Sociología de la Religión, es autor de varios estudios sobre el fenómeno de la conversión desde un enfoque antropológico.  En este campo destaca su libro «La secularización como problema», publicado por la Facultad de Teología San Vicente, en Valencia. Oviedo piensa que, si bien el hábito no hace al monje, sí hay razones sociológicas por las que la Iglesia debería mantenerlo.