Contentamiento de Espíritu

30 Mar

Contentamiento de Espíritu

Una mujer lo tenía todo para ser feliz: salud, dinero, éxito. Sin embargo, durante una crisis depresiva, se suicidó. Trágico suceso relatado en un diario. Un periodista comentó: –Era una eterna insatisfecha.

«Quien vive contento con nada, posee todas las cosas», dijo un escritor francés. En efecto, el contentamiento de espíritu es una verdadera riqueza, fuera del alcance de todas las crisis económicas. Es un valor que no sólo beneficia a quien lo posee, sino también a su entorno.

Quizás usted diga: –Estoy de acuerdo, envidio a las personas que están siempre contentas, pero por desdicha tengo una naturaleza pesimista, no lo puedo remediar. Entonces fijémonos en lo que declara el apóstol Pablo: “He aprendido a contentarme”. ¿Dónde estaba Pablo cuando escribió esto? En lo profundo de una prisión en la cual había sido echado por la única razón de ser cristiano. Su contentamiento no fue un don recibido al nacer, sino el resultado de un aprendizaje. Lo había aprendido en la escuela de Jesucristo, a quien había entregado toda su vida. Era el resultado de su relación de confianza con Dios.

Creyentes, mediante la fe apoderémonos de las promesas de nuestro Padre celestial, quien nos ama y tiene el dominio sobre todas las circunstancias de nuestra vida. Quiere vivir a nuestro lado y darnos poco a poco la fuerza que necesitamos. Con estas certezas tendremos paz y contentamiento de espíritu.

www.Amen- Amen.net

Anuncios

Una respuesta to “Contentamiento de Espíritu”

  1. GLORIA INES BARRIENTOS 30 marzo 2010 a 1:13 PM #

    Si es maravilloso cuando tenemos contentamiento en el espiritu y eso no es ser conformista, cuando hay contentamiento podemos ver desde otro punto de vista las cosas.
    pensemos en lo material pero asì es con todo, creo que muchos de nosotros quisieramos una linda casa grande con mucho espacio pero cuando necesitamos hacer aseo ocupamos un dìa completo en limpiarla y ademàs, solo somos dos o tres personas nose porque no estar contentos sòlo por tener una casa y ademàs, si en esa casa podemos por la gracia de Dios vivir en paz pudiendo alabarlo cada dìa y estar en su compañia

    Yo reconosco que fui una persona que no estaba conforme con casi nada , incluso con mi propio cuerpo, siempre vivia en los gimnasios y siempre queria cambiar mi aspecto, vivia preocupada de vanidades que al final cuando Dios me lleno de su gracia pude darme cuenta que no sirven de nada, sòlo me alejaba de mi SEÑOR cuando en realidad nuestro mente deberia estar puesta en nuestro SEÑOR cada dìa y en cada momento, deberiamos estar siempre tratando de buscar cada oportunidad de estar comunicados con EL en nuestros trabajos, en la micro ,en la calle a toda hora que nos se posible y no perder nunca esa comunicaciòn
    Doy gracias a Dios por su gracia y su misericordia de estar cambiando mi vida y obrando en mi cada dìa

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: