¿Recién casados? No cometan estos errores

30 Mar

Para que el inicio de su nueva vida sea hermoso, eviten lo siguiente:

A veces, las parejas piensan que su relación será la misma que cuando eran novios, pero la realidad es que estar casados es más complejo de lo que se piensa.

Tomen nota de los “pecados” más comunes que cometen los nuevos esposos al inicio de su vida marital:

* Creer que se puede seguir haciendo absolutamente todo lo que se hacía cuando eran solteros. Si antes no debían dar explicaciones a nadie, por ejemplo, sobre la hora en que llegaban y salían de casa, de casados esto refleja una actitud irresponsable y desordenada, además de injusta y poco amable hacia la otra persona. Para comprender lo anterior, basta con ponerte en el lugar de tu pareja.

* La costumbre de invadir la casa de amigos. Si eso lo hacían en su soltería, estando casados deben cambiar ése hábito, pues la pareja necesita de intimidad.

* Que la mamá de alguno de los dos esté metida todo el tiempo en su casa no es buena idea y tampoco que cada vez que llegue uno de los dos de trabajar no encuentre al otro porque está en casa de su mamá.

* Las escapadas de él a reunirse con los amigos. Un día para jugar futbol, otro para platicar, otro para “dar la vuelta”, etc. Todo eso no puede continuar en la vida matrimonial, al menos no de la misma forma. Pueden llegar a acuerdos para que cada uno tenga su espacio y continúe algunas de estas actividades, pero siempre en menor escala que cuando se vivía y disfrutaba de la soltería.

* Ser desordenados en casa y descuidar su aspecto durante la convivencia, buscar excusas para no cocinar o para no arreglar cualquier desperfecto, asear la casa cuando se nos de la gana, creerse dueños del control remoto, traer una mascota a casa sabiendo que a tu pareja no le agrada la idea, etc.

* Tomar decisiones unilateralmente es otro gran pecado para los novatos en el matrimonio. No consultar siquiera a la pareja antes de tomar una decisión, por más trivial que parezca, es una actitud que no combina con el matrimonio. Se supone que los esposos comparten todo y toman decisiones en conjunto, sobre todo cuando esa decisión los envuelve a ambos.

Si tuvieran que utilizar un sinónimo para la palabra matrimonio, sin duda, sería “compartir”.

Si se entiende que vivir en matrimonio es vivir una vida compartida, sin que esto, claro, signifique perder la identidad y los derechos a tener privacidad, pero siempre conscientes de que si no estamos dispuestos a sacrificar algunas costumbres o estilos de vida a favor de vivir una vida de casados, entonces sería bueno pensar muy bien si casarse es lo que quieren.

Deben ser sinceros consigo mismos y reflexionar acerca de si están o no preparados para emprender esta importante empresa que es la vida matrimonial.

Fuente: nosotros2.com

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: