Archivo | 11:54 PM

¿Qué dice la Biblia acerca de la guerra espiritual?

20 Mar

¿Qué dice la Biblia acerca de la guerra espiritual?

Hay dos errores primarios cuando se habla de guerra espiritual: sobre-enfatizarla y subestimarla. Algunos culpan de cada pecado, cada conflicto y cada problema a los demonios que necesitan ser expulsados. Otros ignoran completamente la realidad espiritual, y el hecho de que la Biblia nos enseña que nuestras batallas son contra poderes espirituales. La clave para el éxito en la guerra espiritual es encontrar el balance bíblico. Algunas veces Jesús expulsó demonios de la gente, y algunas veces sanó a la gente sin mencionar lo demoníaco. El apóstol Pablo enseñó a los cristianos a librar batallas contra el pecado en ellos mismos (Romanos 6), y a librar batallas en contra del maligno (Efesios 6:10-18).

Efesios 6:10-12 declara, “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” Este pasaje nos enseña algunas verdades cruciales;

(1) Solo podemos estar fuertes en el poder del Señor,

(2) Es la armadura de Dios la que nos protege,

(3) Nuestra batalla es contra fuerzas espirituales de maldad en el mundo.

(1) Un poderoso ejemplo de esto es el arcángel Miguel en Judas verso 9. Miguel, como el más poderoso de todos los ángeles de Dios, no reprendió a Satanás en su propio poder, sino que dijo “El Señor te reprenda.” Apocalipsis 12:7-8 dice que en el final de los tiempos, Miguel derrotará a Satanás. Aún así, cuando se presentó su conflicto con Satanás, Miguel reprendió a Satanás en el nombre y autoridad de Dios, no en la suya propia. Es solo a través de nuestra relación con Jesucristo que nosotros, como cristianos, tenemos alguna autoridad sobre Satanás y sus demonios. Es solo en Su nombre que nuestra reprensión tiene algún poder.

(2) Efesios 6:13-18 nos da una descripción de la armadura espiritual que Dios nos da. Debemos estar firmes con

  • (a) el cinturón de la verdad,
  • (b) la coraza de justicia
  • (c) el Evangelio de la paz,
  • (d) el escudo de la fe,
  • (e) el yelmo de la salvación,
  • (f) la espada del Espíritu, y
  • (g) orando en el Espíritu.

¿Qué es lo que estas piezas de la armadura espiritual representan para nosotros en la guerra espiritual? Debemos hablar la verdad contra las mentira de Satanás. Debemos descansar en el hecho de que somos declarados justos por el sacrificio que Cristo hizo por nosotros. Debemos proclamar el Evangelio, sin importar cuánta resistencia recibamos. No debemos vacilar en nuestra fe, no importa cuán fuertemente seamos atacados. Nuestra defensa principal es la seguridad de que tenemos nuestra salvación, y el hecho de que las fuerzas espirituales no pueden quitárnosla. Nuestra arma ofensiva está en la Palabra de Dios, no en nuestras propias opiniones y sentimientos. Debemos seguir el ejemplo de Jesús en reconocer que algunas victorias espirituales solo son posibles a través de la oración.

Jesús es nuestro mejor ejemplo para la guerra espiritual. Observa cómo Jesús manejó los ataques directos de Satanás: “Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. Y vino a ÉL el tentador, y le dijo; Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Él respondió y dijo: Escrito está; No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y en sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra. Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás. El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.” (Mateo 4:1-11) La mejor manera de combatir a Satanás es la manera que Jesús nos mostró y que fue citando la Escritura, porque el diablo no puede manejar la espada del Espíritu, la Palabra del Dios Viviente.

El mejor ejemplo de cómo no comprometerse en una guerra espiritual fueron los siete hijos de Esceva. “Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo; – Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo. Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto. Pero respondiendo el espíritu malo, dijo; -A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois? Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.” (Hechos 19:13-16). ¿Cuál fue el problema? Los siete hijos de Esceva estaban usando en Nombre de Jesús. Eso no es suficiente. Los siete hijos de Esceva no tenían una relación con Jesús, por lo tanto sus palabras eran carentes de cualquier poder o autoridad. Los siete hijos de Esceva se estaban basando en una metodología. Ellos no se basaban en Jesús, y no estaban empleando la Palabra de Dios en su guerra espiritual. Como consecuencia, recibieron una humillante golpiza. Aprendamos de su mal ejemplo y manejemos las batallas espirituales como lo describe la Biblia.

En resumen, ¿cuáles son las claves para el éxito en la guerra espiritual?. Primero, que nos apoyemos en el poder de Dios, no en el nuestro. Segundo, reprendamos en el Nombre de Jesús, no en el nuestro. Tercero, protegernos con toda la armadura de Dios. Cuarto, librar nuestras batallas con la espada del Espíritu – La Palabra de Dios. Por último, debemos recordar que aunque libramos batallas contra Satanás y sus demonios, no cada pecado o problema es un demonio que necesita ser reprendido. “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó” (Romanos 8:37).


¿Tiene preguntas? Preguntas de la Biblia contestadas
www.GotQuestions.org/Espanol

Anuncios

Conceptos equivocados

20 Mar

Conceptos equivocados

Muchas veces asumimos actitudes equivocadas con respecto a lo que Dios quiere o espera de nosotros. Tomamos la posición, expresada coloquialmente de “colocarnos delante del carro o subirnos a un caballo que no es el nuestro”  ¿Cómo es esto?
Hay temas específicos acerca de los que Dios establece, decreta y manifiesta lo que espera de nosotros. Pero hay otros que asumimos que son deseo de Dios y simplemente corren por nuestra cuenta.
Veamos un ejemplo en 2 Samuel 7:1-3…
“Aconteció que cuando ya el rey habitaba en su casa, después que Jehová le había dado reposo de todos sus enemigos en derredor, dijo el rey al profeta Natán: Mira ahora, yo habito en casa de cedro, y el arca de Dios está entre cortinas. Y Natán dijo al rey: anda, y haz todo lo que está en tu corazón, porque Jehová está contigo”
David tuvo una idea, y el profeta que lo aconsejaba le dio todo su apoyo… Pero… ¿era lo que Dios deseaba que hicieran? Veamos en 2 Samuel 7:4-7…
“Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo: Ve y di a mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ¿Tú me has de edificar casa en que yo more? Ciertamente no he habitado en casas desde el día en que saqué a los hijos de Israel de Egipto hasta hoy, sino que he andado en tienda y en tabernáculo. Y en todo cuanto he andado con todos los hijos de Israel, ¿he hablado yo palabra a alguna de las tribus de Israel, a quien haya mandado apacentar a mi pueblo de Israel, diciendo: ¿Por qué no me habéis edificado casa de cedro?”
Y el Señor agrega:
“Además, yo fijaré lugar a mi pueblo… Asimismo Jehová te hace saber que él te hará casa…” (2 Samuel 7:10-13)
Ante semejante declaración divina, a David no le queda más que reconocer el derecho de Dios a decidir y actuar:
“Y entró el rey David y se puso delante de Jehová, y dijo: Señor Jehová, ¿quién soy yo, y qué es mi casa, para que tú me hayas traído hasta aquí? Y aun te ha parecido poco esto, Señor Jehová, pues también has hablado de la casa de tu siervo en lo por venir… ¿Y que más  puede añadir David hablando contigo? Pues tu conoces a tu siervo, Señor Jehová. Todas estas grandezas has hecho por tu palabra y conforme a tu corazón, haciéndolas saber a tu siervo” (2 Samuel 7:18-21)
Y luego David manifiesta también a quién le corresponde la honra:
“Por tanto, tú te has engrandecido… por cuanto no hay como tú, ni hay Dios fuera de ti… Que sea engrandecido tu nombre para siempre… Ahora pues, Jehová Dios, tú eres Dios, y tus palabras son verdad y tú has prometido este bien a tu siervo… porque tú Jehová Dios, lo has dicho, y con tu bendición será bendita la casa de tu siervo para siempre” (2 Samuel 7:22-29)
¿Entendemos que antes de actuar y decidir debemos reconocer lo que Dios desea? ¿Qué no son nuestros gustos o aspiraciones, sino la Voluntad de Dios?
¿Hemos asumido actitudes o decisiones erradas atribuyéndoselas a la Voluntad de Dios? Podemos comprender nuestro error y corregirlo en este momento, para que el nombre de Dios sea engrandecido…
“Porque grande hasta los cielos es tu misericordia, y hasta las nubes tu verdad” (Salmos 57:10)
Recordemos: Por la Gracia y la Misericordia de Dios somos corregidos y se nos dan nuevas oportunidades.
TBS
tbs@daresperanza.com.ar
Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

Conceptos equivocados
Muchas veces asumimos actitudes equivocadas con respecto a lo que Dios quiere o espera de nosotros. Tomamos la posición, expresada coloquialmente de “colocarnos delante del carro o subirnos a un caballo que no es el nuestro”  ¿Cómo es esto?
Hay temas específicos acerca de los que Dios establece, decreta y manifiesta lo que espera de nosotros. Pero hay otros que asumimos que son deseo de Dios y simplemente corren por nuestra cuenta.
Veamos un ejemplo en 2 Samuel 7:1-3…
“Aconteció que cuando ya el rey habitaba en su casa, después que Jehová le había dado reposo de todos sus enemigos en derredor, dijo el rey al profeta Natán: Mira ahora, yo habito en casa de cedro, y el arca de Dios está entre cortinas. Y Natán dijo al rey: anda, y haz todo lo que está en tu corazón, porque Jehová está contigo”David tuvo una idea, y el profeta que lo aconsejaba le dio todo su apoyo… Pero… ¿era lo que Dios deseaba que hicieran? Veamos en 2 Samuel 7:4-7…
“Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo: Ve y di a mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ¿Tú me has de edificar casa en que yo more? Ciertamente no he habitado en casas desde el día en que saqué a los hijos de Israel de Egipto hasta hoy, sino que he andado en tienda y en tabernáculo. Y en todo cuanto he andado con todos los hijos de Israel, ¿he hablado yo palabra a alguna de las tribus de Israel, a quien haya mandado apacentar a mi pueblo de Israel, diciendo: ¿Por qué no me habéis edificado casa de cedro?”Y el Señor agrega:
“Además, yo fijaré lugar a mi pueblo… Asimismo Jehová te hace saber que él te hará casa…” (2 Samuel 7:10-13)Ante semejante declaración divina, a David no le queda más que reconocer el derecho de Dios a decidir y actuar:
“Y entró el rey David y se puso delante de Jehová, y dijo: Señor Jehová, ¿quién soy yo, y qué es mi casa, para que tú me hayas traído hasta aquí? Y aun te ha parecido poco esto, Señor Jehová, pues también has hablado de la casa de tu siervo en lo por venir… ¿Y que más  puede añadir David hablando contigo? Pues tu conoces a tu siervo, Señor Jehová. Todas estas grandezas has hecho por tu palabra y conforme a tu corazón, haciéndolas saber a tu siervo” (2 Samuel 7:18-21)Y luego David manifiesta también a quién le corresponde la honra:
“Por tanto, tú te has engrandecido… por cuanto no hay como tú, ni hay Dios fuera de ti… Que sea engrandecido tu nombre para siempre… Ahora pues, Jehová Dios, tú eres Dios, y tus palabras son verdad y tú has prometido este bien a tu siervo… porque tú Jehová Dios, lo has dicho, y con tu bendición será bendita la casa de tu siervo para siempre” (2 Samuel 7:22-29)¿Entendemos que antes de actuar y decidir debemos reconocer lo que Dios desea? ¿Qué no son nuestros gustos o aspiraciones, sino la Voluntad de Dios?
¿Hemos asumido actitudes o decisiones erradas atribuyéndoselas a la Voluntad de Dios? Podemos comprender nuestro error y corregirlo en este momento, para que el nombre de Dios sea engrandecido…
“Porque grande hasta los cielos es tu misericordia, y hasta las nubes tu verdad” (Salmos 57:10)Recordemos: Por la Gracia y la Misericordia de Dios somos corregidos y se nos dan nuevas oportunidades.
TBStbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.arTeléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583
http://www.daresperanza.com.ar

Brasil: Monumento del Cristo Redentor en restauración

20 Mar

Brasil: Monumento del Cristo Redentor en restauración

By Mundo Cristiano
Friday, March 19, 2010

Fue elegido como una de las siete maravillas del mundo moderno en el 2007. Ahora la estatua del Cristo redentor en Brasil está siendo restaurada.

La meta es proteger al monumento de casi 40 metros de altura de los daños causados por el medio ambiente. Los arquitectos estan buscando materiales que puedan resistir mejor la lluvia y la rayería.

Los rayos a menudo golpean al monumento, ubicado en Río de Janeiro. La estatua del Cristo Redentor fue inaugurada en 1931. Se espera que las restauraciones concluyan el próximo mes de junio.

La polis griega

20 Mar

La polis griega

Las polis griegasPolis, en griego, quiere decir ciudad, y ese era el nombre que recibían en Grecia las diferentes polis, que nacieron luego de la desaparición delos reinos micénicos, cuando se agruparon los pequeños poblados buscando la seguridad que se había extinguido junto con los palacios fortificados.

Cada polis, que halló la protección en un dios, y se instaló en sitios estratégicos, escondía una diferente civilización, a pesar de estar unidas por el lazo común de ser todos helenos, con características particulares y muchas veces, con enfrentamientos bélicos entre ellas.

Todas las polis mantenían ciertos rasgos idénticos, como sus dioses, sus mitos, sus antepasados comunes, su lengua, su escritura, los juegos olímpicos, etcétera, pero a la vez tenían sus tradiciones propias, e independencia política, jurídica y militar.

Las polis estaban formadas por un lugar sagrado llamado Acrópolis, donde estaban los templos a los dioses, la residencia de las familias más importantes y de las autoridades, y servía de resguardo ante el peligro, pues era un sitio fortificado. La Acrópolis estaba rodeada por un centro poblacional, con lugares destinados al cultivo, y bosques de uso común (chora). La plaza pública se denominaba Ágora, donde se reunían los ciudadanos para tratar los temas de importancia política. La ciudad y algunas aldeas conformaban una polis. Algunas polis tenían puertos.

A veces las polis se unían formando ligas, o confederaciones, como sucedió con la Liga de Delos, que se constituyó para derrotar a los persas.

Al gobierno de los reyes, que elegían los nobles, le sucedió el de los propios nobles en las polis, cuando en el siglo VIII a. C, el poder quedó a cargo de la aristocracia, cuyos abusos generaron una gran tensión social.

La expansión griega por el Mediterráneo les hizo fundar colonias adonde extendieron su influencia cultural.

El gobierno aristocrático fue reemplazado por la tiranía bajo el poder de un líder, y luego evolucionó hacia la democracia.

Las ciudades estados que más se destacaron fueron AtenasEsparta. La primera congran poder marítimo y con gran vida espiritual y filosófica. La segunda con poder militar terrestre, era una sociedad tradicional y disciplinada.