La circunsición-Una tradición antigua

17 mar
En el Antiguo Egipto se practicaba la circuncisión. Es posible que el pueblo de Israel aprendiera este rito de los egipcios. En muchos pueblos se circuncida en la adolescencia, como un rito de iniciación a la vida sexual. En Israel es un rito sagrado que expresa la alianza de Dios con su pueblo y una señal de que el varón israelita se incorpora al pueblo de Abraham. Según el libro del Génesis, Dios ordenó a Abraham circuncidarse a sus 99 años para iniciar con él el linaje de Israel (Génesis 17,1-27).
En tiempos de Jesús, se circuncidaba al niño a los ocho días de nacido y en ese momento se le imponía el nombre. Así lo siguen haciendo los judíos piadosos. La práctica de la circuncisión fue motivo de disputa en las primeras comunidades cristianas. Fue Pablo quien propuso abandonar este rito para atraer al cristianismo a pueblos mediterráneos que no lo conocían ni lo aceptaban. En las iglesias de Egipto y Etiopía continuó practicándose. En el Islam, que tanta influencia tuvo del judaísmo y del cristianismo, los varones se circuncidan, aunque el Corán no lo ordena.
La circuncisión consiste en la extirpación o amputación del prepucio, tejido que cubre el glande del pene. Esta microcirugía deja al descubierto el glande, de tal manera que es visible quien ha sido circuncidado. Se circuncida por motivos religiosos, culturales o médicos. En años recientes se generalizó en algunos países circuncidar a los niños recién nacidos por motivos de higiene y para prevenir enfermedades infecciosas, pero el valor preventivo de la circuncisión está actualmente en entredicho y, más bien, la circuncisión se asocia con riesgos en la salud, por tratarse de una parte tan delicada y sensible del cuerpo. Algunos grupos cuestionan la circuncisión como una forma de mutilación y, por lo tanto, como una expresión del desprecio al cuerpo basado en ideas religiosas.
“Cambio de época en una época de cambios”

http://denuedoveracidad.wordpress.com/2010/01/07/una-tradicion-antigua

http://denuedoveracidad.wordpress.com/2010/01/07/¿la-senal-de-la-alianza-una-microcirugia/

About these ads

11 comentarios hacia “La circunsición-Una tradición antigua”

  1. Renton 31 marzo 2010 a 2:57 AM #

    Es posible que el pueblo de Israel aprendiera este rito de los egipcios.

    … es posible que lo hicieran siguiendo un mandato de Dios.

    Al menos, eso es lo que creemos los cristianos.
    :|

  2. Ricardo Paulo Javier 31 marzo 2010 a 5:58 AM #

    si,cierto. A Abraham fue no?
    saludos

  3. Renton 31 marzo 2010 a 11:43 AM #

    Oh, crees que fue un mandato de Dios?

    Entonces por qué das voz a un artículo que pone en duda eso?

    No crees que leer dicho artículo confundirá a los cristianos débiles que entren aquí buscando respuestas?
    :|

  4. Ricardo Paulo Javier 31 marzo 2010 a 1:23 PM #

    Circunsición de un adulto hallada en las paredes de las tumbas de Ankhmahor, Sakkara (Saqqarah), Egipto. Es la ilustración más antigua sobre la circuncisión

    La circuncisión se menciona en el siglo V antes de Cristo por Heródoto, que la nombra en el segundo libro de sus Historias y le atribuye su origen a los egipcios. Este origen parece confirmado por los numerosos vestigios arqueológicos, el más antiguo es un grabado de la tumba de Ankhamahor (entre 2300 y 2200 antes de Cristo) que representa una circuncisión practicada con una piedra de sílex en un hombre de pie.
    Esta práctica se encuentra extendida en el judaísmo, cuya realización es una práctica obligatoria desde hace más de 3.500 años, cuando el patriarca Abraham fue circuncidado por una orden divina, según los textos bíblicos.
    Fig. 1. Pene con anillo apretado de fimosis, que dificulta la retracción del prepucio. Fig. 2. Prepucio retraído bajo anestesia, que produce una constricción o estenosis (“cintura”) en el eje del pene. Fig. 4. Pene con el prepucio sobre el glande. La apertura del prepucio es ahora normal, y lo suficientemente amplia como para que el prepucio se pueda retraer fácilmente.

    La circuncisión se cita en numerosas ocasiones en el Tanaj (para los judíos) o Antiguo Testamento (para los cristianos) de la Biblia. Abraham y su familia fueron los primeros circuncidados, a partir de que Dios se apareciera a Abraham y le indicara las condiciones de su alianza con el pueblo judío (Génesis, XVII): “He aquí mi pacto contigo: serás padre de una muchedumbre de pueblos, de los que saldrán reyes. Tú, de tu parte y tu descendencia, circuncidad a todo varón, circuncidad la carne de vuestro prepucio y ésa será la señal de mi pacto entre mí y vosotros. A los ocho días de edad será circuncidado todo varón entre vosotros, de generación en generación, tanto el nacido en casa como el comprado por dinero a cualquier extranjero que no sea de tu linaje”.
    A los 99 años, Abraham se circuncidó, impuso la práctica a su primogénito Ismael, así como a todos los hombres y niños de su casa. Repetirá la operación en su hijo pequeño Isaac a los ocho días de su nacimiento.
    En el Nuevo Testamento, sólo uno de los cuatro evangelistas nombra de forma clara la circuncisión de Cristo. Se trata de Lucas (2:21) “Cuando se hubieron cumplido los ocho días para circuncidar al niño, le dieron el nombre de Jesús, impuesto por el ángel antes de ser concebido en el seno”. El primero de enero coincide con la circuncisión de Cristo.
    Por el contrario, en la mayoría de sus epístolas, Pablo de Tarso, que vivía en diáspora y en el medio heleno, indica frecuentemente que la circuncisión no es necesaria (Corintios, VII:19): “Nada es la circuncisión, nada el prepucio, sino la guarda de los preceptos de Dios.”
    La circuncisión fue objeto de una querella entre helenistas o judíos helenizados y los judíos ortodoxos. Esta querella había sido lanzada por la coronación del rey seléucida Archelaus IV Epifano que preconizaba la helenización a ultranza con:
    La efebía o preparación militar que suponía la gimnasia desnudos en la palestra.
    Abandono de la circuncisión entre los griegos, en contra de los judíos.
    La adopción de la lengua griega en detrimento del arameo.
    Esta tentativa se estanca, pero dio lugar a la guerra de los Macabeos a la que hacen referencia dos libros del Antiguo Testamento y dos libros apócrifos. Uno de sus autores fue Jasón de Cirene, judío de la diáspora helenizado.
    Judaísmo: fieles a la tradición de los hebreos, la mayoría de los judíos continúan practicando la circuncisión al octavo día después del nacimiento del niño, excepto en caso de contraindicación médica. El padre es el responsable de preparar la ceremonia, que debe realizarse por la mañana temprano y es precedida por una vigilia consagrada a los rezos. La circuncisión se llama en hebreo milah, pero la expresión completa es brit milah,6 cuyo primera palabra significa alianza. En efecto, esta circuncisión se practica para recordar el pacto establecido entre Yavé y Abraham, en el que éste sería hecho “padre de muchedumbre de gentes” (Gén. 17:4). La personas gentil que ha culminado su preparación con vistas a su ingreso a la familia judía, y que ha sido aprobada por un bet-din (especie de tribunal con tres rabinos) competente, debe necesariamente además realizar tres pasos ceremoniales (dos si es mujer): Circuncisión (sólo varones),Inmersión en pileta ritual, Ofrenda en el Templo (este paso en la actualidad es omitido, pues al no existir Templo en Ierushalaim, está vedada la ofrenda de sacrificios).
    Cristianismo: Pablo de Tarso fue el primer cristiano que propuso el abandono de la circuncisión, en contra de los judeocristianos. Sin embargo, la circuncisión continuó practicándose entre las iglesias coptas de Egipto y Etiopía. Entre los cristianos, destaca de forma anecdótica que en Inglaterra, la reina Victoria creía que la familia real descendía del Rey David. Hizo circuncidar a sus hijos y nietos, manteniéndose la costumbre hasta finales del siglo XX, cuando la princesa Diana se opuso a la circuncisión de sus hijos. Un país de mayoría católica, las Filipinas, presenta una tasa de circuncisión del 100%. Parece que esta práctica cultural se remonta a unos orígenes prehispánicos y que fue fortalecida por la colonización norteamericana (1898-1946).
    Islam: la circuncisión es practicada por la mayoría de los musulmanes, aunque su práctica procede de la tradición y no se menciona en el Corán. Es una tradición de origen bíblico, que ya se practicaba en tiempos preislámicos. Sólo una de las cuatro escuelas sunníes, la shafií, la considera preceptiva, pero para el resto de los musulmanes no es obligatoria. La edad a la que se debe practicar la circuncisión es objeto de debate y varía según los lugares. En algunos sitios, como Irán, tiene lugar a menudo en el mismo momento del nacimiento. Sin embargo, en otros lugares se puede esperar hasta los siete años, edad que muchos consideran como más adecuada. Lo más importante es que la operación sea realizada antes de la pubertad. La circuncisión de un niño se celebra con una fiesta familiar en la cual el circunciso recibe regalos. Los adultos incircuncisos que se convierten al islam no tienen, desde el punto de vista doctrinal, por qué hacerse practicar esta operación, aunque existe una arraigada creencia popular de que sí es necesario.

    Wikipedia
    Circuncisión – La diferencia oculta (Parte II)
    por Carlos Andrade

    ¿Cómo se originó la Circuncisión?

    La circuncisión es el procedimiento quirúrgico más antiguo que se conoce en la historia de la humanidad, y es la costumbre religiosa y social más ampliamente expandida y practicada en el mundo. Tanto para Judíos y Musulmanes, significa un rito de iniciación, ya sea por obediencia al pacto con Dios o para alcanzar la purificación espiritual. Sin embargo, sus orígenes son mucho más remotos que el Judaísmo o el Islam. Aunque sus verdaderos comienzos son desconocidos, hay datos del antiguo Egipto, plasmados en dibujos y escritos de 5000 años de antigüedad. En sus inicios, la circuncisión en Egipto tenia la intención de mejorar la vitalidad física y limpiar los flujos naturales del cuerpo, y por lo tanto carecía de una base religiosa, como naturalmente se pudiera pensar.
    http://www.sexovida.com/educacion/circuncision2.htm

    ¿Qué significa para algunas religiones?

    Para los Judíos, la circuncisión es una práctica que los ha caracterizado por siglos. Nadie en el mundo ha observado esta tradición con más devoción y compromiso, ya que esa práctica para ellos es el signo del acuerdo eterno entre Dios y Abraham. Todos los bebés judíos son ritualmente circuncidados el octavo día de nacidos, de acuerdo a lo establecido en la Torah (el libro sagrado).
    La circuncisión es también un rito generalizado en mundo musulmán, el cual abarca un área geográfica muy extensa, desde Marruecos, pasando por el norte de África, Egipto, Palestina, Turquía, Irán, Irak, Afganistán, Pakistán, Malasia, Indonesia, etc. Los niños son circuncidados en la infancia, al llegar a la pubertad, como un rito social de iniciación hacia la adultez. En Turquía, la familia hace una gran fiesta, donde todo es felicidad y orgullo. Sin establecer una edad puntual, la costumbre es que todo musulmán debe estar necesariamente circuncidado antes de contraer matrimonio.
    Para la mayoría de las tribus africanas, la circuncisión es una ceremonia de iniciación a la masculinidad, es el signo de dejar atrás la niñez para pasar a ser adulto. Se realiza generalmente antes de entrar a la pubertad. La circuncisión también es practicada por varias culturas aborígenes en las islas del Pacífico y en Oceanía.

    ¿En qué otros lugares se hace rutinariamente?

    En muchos países del mundo, la circuncisión no se realiza por motivos religiosos. Esta práctica se utiliza rutinariamente, sin importar la religión, en países como los Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Filipinas, y en menor grado, en Inglaterra. En el Reino Unido se practica mayoritariamente en las clases sociales media y alta, incluida la real familia británica. Sólo en Estados Unidos, se estima que el 80% de los hombres están circuncidados, y en su mayoría, son de raza blanca. El 20% restante (no-circuncidados) lo conforman mayoritariamente afro-americanos e inmigrantes asiáticos y latinos, de primera generación. A medida que las familias inmigrantes se van quedando en USA y avanzan en generaciones, van tomando la costumbre de circuncidar como algo natural y beneficioso.
    En estos países, la circuncisión se practica en hospitales y maternidades como un procedimiento médico de rutina al segundo o tercer día de nacidos. Las razones son puramente profilácticas, es decir, como una prevención a problemas médicos y de higiene posteriores (un concepto similar al origen preventivo de las vacunas). Como consecuencia, en estos países el tema es muy común, y se trata como una parte integral de la vida diaria. Es un tema del cual, en general, se puede hablar abiertamente, ya que existe conciencia al respecto en todas las áreas de la sociedad.
    Aunque muchos lo desconocen, varias culturas precolombinas practicaban también la circuncisión, tanto en Centroamérica como en Sudamérica. Por ejemplo, hay fehaciente evidencia que los Aztecas (seguramente las cultura mas grandiosa de América) observaban esta costumbre, la cual fue posteriormente descontinuada por la influencia de los conquistadores que venían de la España inquisidora del siglo XVI.
    Cabe notar que la circuncisión de rutina al recién nacido no es un procedimiento terapéutico, ya que no cura ninguna condición preexistente. Pero al igual que una vacuna, es una eficiente medida preventiva.

    La Circuncisión y el Cristianismo

    Aunque las religiones cristianas (incluido el catolicismo) no exigen la circuncisión como un procedimiento necesario al nacer, la circuncisión del niño Jesús (nacido bajo la fe judía) es aun ampliamente celebrada. De hecho, la fecha que todos observamos como Año Nuevo (1° de Enero) corresponde a la circuncisión de Jesús, a los 8 días de nacido. ¿Acaso nunca se han preguntado por qué la Navidad del 25 de Diciembre (el día que Jesús nació) no calza con el primer día de la Era Cristiana? Por otra parte, en muchos templos cristianos alrededor del mundo es común encontrar representaciones del niño Jesús siendo circuncidado.
    http://www.sexovida.com/educacion/circuncision2.htm

  5. Ricardo Paulo Javier 31 marzo 2010 a 1:33 PM #

    Renton

    “Es posible que el pueblo de Israel aprendiera este rito de los egipcios”

    La historia cita que es una practica muy antigua,como cite. Dios le ordenó hacerlo,pero no como hacerlo. Vemos que ya era una practica conocida.Dios la utiliza ahora como señal de un pacto. Pero no es una practica que se origina con Abraham.Con Abraham se populariza entre los hebreos.

    saludos

  6. Renton 1 abril 2010 a 2:57 AM #

    No Paulo, el artículo da a entender que los israelitas lo aprendieron de los egipscios, no que Dios les dijo que se circuncidaran y que ellos aprendieron la técnica egipcia…

    Me da pena el pobre cristiano joven que entre aquí para aprender de las cosas de Dios, el lío de cabeza con el que debe acabar ha de ser de miedo.
    :|

  7. Ricardo Paulo Javier 1 abril 2010 a 2:59 AM #

    Yo cuando lo lei,no lo vi,te aseguro que ni note lo que vos decis. Pero bueno,ahora quedó bien.

  8. Ricardo Paulo Javier 1 abril 2010 a 3:00 AM #

    CIRCUNCISIÓN
    I. En el Antiguo Testamento

    El ATAT Antiguo Testamento informa de un modo coherente acerca del origen y la práctica de la circuncisión en Israel.

    a. Origen y práctica

    Se alega que Ex. 4.24ss y Jos. 5.2ss, juntamente con Gn. 17, ofrecen tres relatos distintos del origen del rito, pero, en realidad, Ex. 4.24ss difícilmente pueda explicarse a menos que fuera ya una práctica establecida la circuncisión de párvulos o niños, y Jos. 5.2ss declara que los que salieron de Egipto fueron circuncidados. Gn. 17 es el único relato bíblico sobre el origen de la circuncisión israelita. Dicho rito fue integrado al sistema mosaico en conexión con la pascua (Ex. 12.44), y aparentemente continuó practicándose a través de todo el ATAT Antiguo Testamento (p. ej.p. ej. por ejemplo Jer. 9.25–26). Constituyó un rasgo fundacional del judaísmo del NTNT Nuevo Testamento, y fue causa de las controversias judaicas del período apostólico. Los judíos del NTNT Nuevo Testamento habían relacionado la circuncisión tan íntimamente con Moisés que habían olvidado virtualmente su relación más fundamental con Abraham (Hch. 15.1, 5; 21.21; Gá. 5.2–3). Nuestro Señor se vio precisado a recordarles que era una práctica anterior a Moisés (Jn. 7.22); Pablo destaca el hecho de que era precisamente la creencia en la relación mosaica del rito lo que era motivo de repudio por parte del cristianismo (Gá. 5.2–3, 11, etc,), y repetidamente recalca para sus lectores su origen abrahámico (Ro. 4.11; 15.8, etc.).

    b. Significación de la práctica

    En Gn. 17 el pacto divino aparece, en primer lugar, como una serie de promesas personales (vv.vv. versículo(s) 4b–5: Abram se convierte en el nuevo hombre con nuevos poderes), nacionales (v.v. versículo(s) 6, el pronosticado surgimiento de una nación monárquica), y espirituales (v.v. versículo(s) 7, la relación juramentada de Dios con Abraham y sus descendientes). Cuando el pacto, en segundo lugar, se expresa en una señal, la circuncisión (vv.vv. versículo(s) 9–14), es esta totalidad de la promesa divina la que se simboliza y se aplica a los recipientes divinamente designados. Esta relación de la circuncisión con la promesa que la precede demuestra que el rito significa el acercamiento en gracia de Dios al hombre, y solamente por derivación, como veremos, la consagración del hombre a Dios. Esta verdad es la que fundamenta lo expresado en Jos. 5.2ss; durante el tiempo en que la nación peregrinaba en el desierto ante el desagrado de Dios (cf.cf. confer (lat.), compárese Nm. 14.34), el pacto estaba, por así decirlo, suspendido en su efectividad, y la práctica de la circuncisión dejó de cumplirse. OO oeste también, cuando Moisés habló de poseer “labios incircuncisos” o de ser “torpe de labios” (°vrv2°vrv2 Versión de Reina y Valera, rev. 1960) (Ex. 6.12, 30; cf.cf. confer (lat.), compárese Jer. 6.10), solamente el don de la palabra de Dios podía remediar la situación. Además, el NTNT Nuevo Testamento habla de la circuncisión como una “señal” (Ro. 4.11) del don divino de la justicia. Por lo tanto, la circuncisión es la señal de esa obra de gracia por la cual Dios elige y deja marcados a ciertos hombres como propiedad suya.

    El pacto de la circuncisión funciona sobre la base del principio de la unión espiritual de la casa o familia en torno a su jefe. El pacto se establece “entre mí y ti, y tu descendencia después de ti” (Gn. 17.7), y los vv.vv. versículo(s) 26–27 expresan marcadamente la misma verdad: “Abraham e Ismael … y todos los varones de su casa … fueron circuncidados con él.” Así, desde su iniciación, la circuncisión de los párvulos fue una costumbre israelita distintiva, que no fue copiada de prácticas egipcias o de otros pueblos, y que contrastaba marcadamente con los ritos de pubertad que caracterizaban a otros pueblos; estos últimos se relacionaban con el reconocimiento social como adulto, mientras que el rito de los israelitas era el reconocimiento de una posición delante de Dios, y una señal anticipatoria de la gracia divina.

    Aquellos que así se hacían miembros del pacto debían demostrarlo externamente por la obediencia a la ley divina, expresada a Abram en su forma más general, “Anda delante de mí y sé perfecto” (Gn. 17.1). La relación entre la circuncisión y la obediencia se mantiene como una constante bíblica (Jer. 4.4; Rom 2.25–29; cf.cf. confer (lat.), compárese Hch. 15.5; Gá. 5.3). En este sentido, la circuncisión involucra la idea de consagración a Dios, pero no como su esencia. La circuncisión encarna y aplica promesas y exigencias contenidas en el pacto para una vida de obediencia a las condiciones establecidas en el mismo. La sangre que se derrama en el acto de la circuncisión no expresa los extremos a que debe llegar el hombre en la consagración de sí mismo, sino el elevado precio que Dios exige de aquellos a quienes llama y marca con la señal de su pacto.

    No siempre se lograba esta actitud de obediencia, y, aunque la señal y la cosa señalada se consideran una en Gn. 17.10, 13–14, la Biblia reconoce francamente que es posible ser poseedor de la señal y nada más, en cuyo caso se trata de algo espiritualmente muerto y, más aun, condenatorio (Ro. 2.27). Esto lo enseña claramente el ATAT Antiguo Testamento, ya que exhorta a que haya una demostración de realidad acorde con la señal (Dt. 10.16; Jer. 4.4), advierte que en ausencia de la realidad la señal no vale nada (Jer. 9.25), y ve anticipadamente la circuncisión del corazón por parte de Dios (Dt. 30.6).

    II. En el Nuevo Testamento

    El NTNT Nuevo Testamento es inequívoco: sin la obediencia, la circuncisión se transforma en incircuncisión (Ro. 2.25–29); la señal exterior pierde totalmente su significación cuando se la compara con la realidad de guardar los mandamientos (1 Co. 7.18–19), con la fe que obra por amor (Gá. 5.6), y con una nueva creación (Gá. 6.15). Sin embargo, el cristiano no puede ni debe tratar con desdén a la señal. Aun cuando debe rechazarla en cuanto expresa la salvación por medio de las obras de la ley (Gá. 5.2ss), no obstante en su signíficado profundo la necesita (Col. 2.13; cf.cf. confer (lat.), compárese Is. 52.1). En consecuencia, existe una “circuncisión de Cristo”, el “echar … el cuerpo (y no solamente una parte de él) pecaminoso carnal”, una transacción espiritual no hecha a mano, una relación con Cristo en su muerte y resurrección, sellada por la ordenanza de iniciación del nuevo pacto (Col. 2.11–12).

    En Fil. 3.2 Pablo usa el vocablo deliberadamente ofensivo katatomeµ, “los mutiladores del cuerpo” (°vrv2°vrv2 Versión de Reina y Valera, rev. 1960), “el cortamiento” (°vrv1°vrv1 Versión de Reina y Valera, rev. 1909), Pablo no habla mal de la circuncisión en los cristianos (cf.cf. confer (lat.), compárese Gá. 5.12). El verbo correspondiente (katatemnoµ) se utiliza (Lv. 21.5, LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT)) en relación con mutilaciones paganas prohibidas. Para los cristianos, quienes son “la circuncisión” (Fil. 3.3), la imposición de esta anticuada señal equivale a una laceración pagana del cuerpo.

    Bibliografía. °P. Marcel, El bautismo: sacramento del pacto de gracia, 1968; W. Eichrodt, Teología del Antiguo Testamento, 1975, t(t).t(t). tomo(s) I, pp.pp. página(s) 121–126; H. Baltensweiler, H. Hahn, L. Coenen, “Circuncisión”, °DTNT°DTNT L. Coenen, E. Beyreuther, H. Bietenhard, Diccionario teológico del Nuevo Testamento, en 4 t(t). (título original en alemán theologisches Regriffslexicon zum Neuen Testament, 1971), edición preparada por M. Sala y A. Herrera, 1980–85, t(t).t(t). tomo(s) I, pp.pp. página(s) 274–281; G. R. Beasley-Murray, “Bautismo”, °DTNT°DTNT L. Coenen, E. Beyreuther, H. Bietenhard, Diccionario teológico del Nuevo Testamento, en 4 t(t). (título original en alemán theologisches Regriffslexicon zum Neuen Testament, 1971), edición preparada por M. Sala y A. Herrera, 1980–85, pp.pp. página(s) 160–172.

    L. Koehler, Hebrew Man, 1956, pp.pp. página(s) 37ss; G. A. F. Knight, A Christian Theology of the Old Testament, 1959, pp.pp. página(s) 238s; G. R. Beasley-Murray, Baptism in the New Testament, 1962; P. Marcel, The Biblical Doctrine of Infant Baptism, 1953, pp.pp. página(s) 82ss; J. P. Hyatt, “Circumcision”, IDBIDB G. A. Buttrick et al. (eds.), The Interpreter’s Dictionary of the Bible, 4 t(t)., 1962; J. Sasson, JBLJBL Journal of Biblical Literature 85, 1966, pp.pp. página(s) 473ss; H. C. Hahn, “Circumcision”, NIDNTTNIDNTT C. Brown (eds.), The New International Dictionary of New Testamento Theology, 3 t(t)., 1975–8 1, pp.pp. página(s) 307–312.

    J.A.M.J.A.M. J. A. Motyer, M.A., B.D., Pastor de Christ Church, Westbourne, Dorset. Ex director del Trinity College, Bristol, Inglaterra.

  9. Ricardo Paulo Javier 1 abril 2010 a 3:07 AM #

    CIRCUNCISIÓN
    Rito religioso en el que se corta el prepucio que cubre el glande del miembro viril.
    La circuncisión se conocía entre los egipcios antes del tiempo de Abraham (DBH, p. 331). La practicaban también los edomitas y moabitas (Jer 9.25s). Entre estas naciones paganas la circuncisión era un rito de pubertad o consagración al matrimonio, que se efectuaba al llegar a la edad necesaria (Gn 17.25). Los filisteos, asirios, elamitas, sidonios y los habitantes preisraelitas de Canaán, no la conocían (1 S 14.6; Ez 32.17-30).
    En El Antiguo Testamento
    Dios escogió la circuncisión como señal de su [Ver=] PACTO con [Ver=] ABRAHAM y su descendencia (Gn 17.10, 11). Algunas de las implicaciones derivadas de este pacto son:
    1. La justificación por la fe sola (Gn 15.6, 18). Pablo habló de la circuncisión sobre todo como señal y sello de la justicia por la fe (Ro 4.11).
    2. La regeneración o el nuevo nacimiento, es decir, una vida nueva (Gn 17.7; Mc 12.26, 27; Ro 4.19). Moisés y Jeremías hablaron de la circuncisión del corazón (Lv 26.41; Dt 10.16; 30.6; Jer 4.4; 9.25, 26).
    3. La capacidad de engendrar una descendencia santa. La circuncisión se relaciona en su contexto bíblico original con el proceso de propagación (Gn 17.7; cf. 15.2-5). En el Antiguo Testamento el acto sexual no se considera pecaminoso (Gn 1.28; 2.4), pero su fruto, la naturaleza humana, sí (Salmo 51.5). Mediante la gracia representada por la circuncisión se renueva la capacidad de engendrar una descendencia santa (Gn 1.28; 17.2, 4-6; 1 Co 7.14).
    La circuncisión en el Antiguo Testamento no era un rito de pubertad, como en las naciones paganas. Se circuncidaban a los bebés de ocho días (Gn 17.12), por su necesidad de los beneficios del pacto y su participación en ellos (Lv 12.3; Sal 51.5; Ro 5.12, 18; 1 Jn 2.12).
    4. La circuncisión implicaba obediencia a Dios (Ro 2.25-29; 1 Co 7.17-19), no solo para los creyentes adultos (Gn 17.1), sino también para los hijos (Gn 17.9; 18.19; Sal 103.17, 18; Ef 6.4; Col 3.20; Tit 1.16). Era señal de una relación especial, íntima y santa con Dios (Gn 17.1) y de plena comunión con el pueblo (Gn 17.14). Confería derechos y obligaciones de la misma manera que lo hacía la identificación de cada familia con su patriarca (Gn 17.7, 8, 12, 13, 23; cf. Ro 5.12-20 y el bautismo en Hch 2.39; 16.15, 31, 33; 18.8). Como señal del pacto era el requisito para participar dignamente de la Pascua (Éx 12.48) y de los sacrificios (Ez 44.7).
    La práctica común en Israel era muy contraria a la alta enseñanza divina sobre la circuncisión. Casi desde el principio (Gn 34; cf. 21.4), Israel convirtió lo espiritual en algo carnal e hipócrita. En vez de tener la circuncisión por señal de bendición universal, la cambió en una distinción nacionalista que redundó en maldición (Gn 12.2; 17.6, 12; cf. cap. 34).
    A través del Antiguo Testamento, Dios hace hincapié en la gran importancia de recordar la señal de su pacto (Gn 17.14) y en el peligro de despreciarla y postergarla (Éx 4.24-26; Jos 5.2-9). Sin embargo, advierte que la señal exterior sin la realidad de la fe y la regeneración interior es vacía y nos condena (Jer 9.25, 26; Ro 2.25-29; 4.9-12).
    En El Nuevo Testamento
    La circuncisión se practicó, como correspondía a la cultura judía de la época, en los casos de Juan el Bautista y Jesús (Lc 1.59; 2.21). La imposición del nombre acompañaba a la circuncisión.
    Sin embargo, para mediados del siglo I la circuncisión perdió mucho de su sentido confesional de la época del regreso. Pablo polemizó fuertemente con los que querían circuncidar a los gentiles convertidos a Cristo (Gl 5.2-12; 6.12-16; Flp 3.2, 3). Su opinión la adoptó el concilio apostólico (Hch 15.1-21). La circuncisión nunca llegó a ser ordenanza de la Iglesia (1 Co 7.18, 19; Hch 16.3; Ro 4.9-12; cf. Gl 2.3).
    La señal del pacto llegó a ser el [Ver=] BAUTISMO. Este cumplía el verdadero sentido de la circuncisión: el despojamiento de la vieja naturaleza y la experiencia de la regeneración (Col 2.11, 12). Así que los cristianos forman la verdadera circuncisión (Flp 3.3).
    En Sentido Figurado
    La Biblia se refiere con frecuencia a la “circuncisión del corazón” (Dt 10.16; Jer 4.4; Ro 2.29). El Antiguo Testamento menciona árboles frutales incircuncisos (Lv 19.23), y labios (Éx 6.12, 30) y oídos (Jer 6.10) incircuncisos. Pablo habla de la “incircuncisión de vuestra carne” (Col 2.13).

  10. Anónima 1 abril 2010 a 3:09 PM #

    “Me da pena el pobre cristiano joven que entre aquí para aprender de las cosas de Dios, el lío de cabeza con el que debe acabar ha de ser de miedo.”

    Pero Dios se encarga de ponernos a personas como tú en el camino hon!
    Y el barbosaurito tiene buena voluntad, verdad barbis?

    Abrazosss

  11. Ricardo Paulo Javier 1 abril 2010 a 3:31 PM #

    Hola Anonima
    Se hace lo que se puede
    saludos

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 673 seguidores

%d personas les gusta esto: