La Inspiración de la Biblia

15 Mar

La Inspiración de la Biblia
La Biblia fue escrita por diferentes autores humanos de orígenes diversos. Algunos fueron pescadores, otros pastores. Incluso, uno era un recaudador de impuestos! No obstante, tras cada uno de ellos estaba Dios el Espíritu Santo quien inspiró lo que ellos escribieron. “Porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21). “Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia”(2 Timoteo 3: 16).
Jesús enseñó que la Escritura es la Palabra de Dios. Al hablar del Antiguo Testamento, Jesús dijo: “¿Acaso no han leído lo que el Dios ha dicho?”. (Mateo 22: 31) Y de nuevo, en Juan 10: 34, Jesús iguala el Antiguo Testamento o Escritura con “la palabra de Dios”. El dice que “las Escritura no puede ser quebrantada”. Cualquiera que desobedezca la palabra de Dios se quiebra a sí mismo, pero la Palabra de Dios no se quiebra ni pierde su integridad. Jesús afirmó que sus enseñanzas eran las enseñanzas de Dios. El dijo, “Mi doctrina no es mía, sino de aquél que me envió” (Juan 7: 16). Jesús aseguró ser el Hijo de Dios, hablando con completa autoridad e inspiración divina (Juan 7:18). Él dijo, “Cielo y tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. (Mateo 24: 35). El promete que Dios no permitirá que la palabras de verdad y enseñanzas de Jesús dejen de existir. Si usted cree que Jesús es el Hijo de Dios, entonces debe creer en todo lo demás que Jesús enseñó. Si usted no cree en lo que Él enseñó, usted no cree en él completamente. Y Jesús enseñó que Dios habla a través del Antiguo Testamento, a través de sus palabras y a través de la palabras de sus apóstoles. Lea Juan 14: 26 y Mateo 28: 20. Las cartas de Pedro y Pablo recogidas en el Nuevo Testamento también son la Palabra de Dios. Pedro, al hablar de las cartas de Pablo, escribe: “Casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos é inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para perdición de sí mismos” (2 Pedro 3:16). El apóstol Pedro llama Escrituras a las cartas de Pablo. Vemos entonces que de acuerdo a sus propias afirmaciones, el Nuevo Testamento que nosotros tenemos es la Palabra de Dios. Tanto la experiencia como la razón han demostrado que puede ser confiado. Cuándo la Biblia habla, Dios habla. Ella es inspirada por Dios.
RAZONES PARA CREER EN LA DIVINA INSPIRACIÓN DE LA BIBLIA
Grandes libros han sido escritos donde se presentan en detalle evidencias poderosas que dan fuertes razones para creer en la divina inspiración de la Biblia. Aquí hay algunas de ellas, explicadas brevemente:
1. No hay otro libro religioso ha cumplido las profecías como las ha cumplido la Biblia. Hoy en día tenemos manuscritos que datan de mucho tiempo antes de Jesús, conteniendo profecías bíblicas que directamente apuntan a Él. De hecho, Jesús cumplió cientos de profecías del Antiguo Testamento durante su vida. Algunas de las más fuertes son encontradas en Salmos 22 e Isaías 53. Estos pasajes son tan fuertes que son pasados por alto en las sinagogas judías al momento de leer la ley. La aparición de los imperios persa, griego y romano fueron profetizadas por Daniel en el tiempo en que el imperio babilónico dominaba el mundo. La re creación del estado de Israel en 1948 es el cumplimiento de profecía del Antiguo y del Nuevo testamento. Condiciones actuales del mundo fueron profetizadas por Jesús 2000 años antes en Mateo 24. Grandes libros han sido escritos mostrando el cumplimiento detallado de cientos de profecías. No existe otro libro religioso o del ocultismo que se aproxime a la Biblia cuando se trata de profecía.
2. Los eventos y lugares descritos en la Biblia son confirmados continuamente por la arqueología y otros textos históricos al hacerse los descubrimientos. En este siglo, se ha encontrado el arca de Noel mencionada en Génesis 7 y 8 en Mt. Ararat en la moderna Turquía. Esta puede verse por foto satelital! Arqueólogos han descubierto tablas antiguas y lugares de ciudades que confirman una vez tras otra la precisión histórica de la Biblia. Aquéllos que han especulado han sido desmentidos una y otra vez.
3. La consistencia interna de la doctrina a través de los 66 libros de la Biblia, a pesar de la gran variedad de autores en diferentes periodos de tiempo, apunta a la fuente común de inspiración de la Biblia. Si se le pidiera a 20 personas de un mismo país que cada una escribiera por su lado un libro acerca de Dios seguramente resultarían en opiniones y doctrinas en conflicto. Sin embargo, los libros de la Biblia no están en conflicto porque el Espíritu Santo inspiró a los muchos autores humanos, aun habiendo sido los libros escritos en diferentes épocas. Ellos revelan a Dios como un Dios de misericordia y de justicia.
4. Una de las razones más importantes para creer en la Biblia es el hecho que ella funciona actualmente. Cientos de millones de personas de todo el planeta testifican que Jesucristo les ha cambiado la vida, y que las promesas de Dios se cumplen cuando se cree en ellas y se aplican. Muchas personas han sido sanadas física y emocionalmente al leer la Biblia o al actuar de acuerdo a su enseñanza. Miles han sido milagrosamente liberados de los efectos del abuso de drogas y otras prácticas dañinas. El carácter del hombre al creer en la Biblia con todo su corazón es el de ser cambiado del egoísmo al amor. Toda clase de personas de toda clase de orígenes en todos los países del mundo pueden testificar esta realidad. Mientras no todos han escuchados estos testimonios, más y más personas están escuchándolos y creyendo cada día – y experimentado las mismas cosas por ellos mismos.
5. Luego, existe también la evidencia histórica de la resurrección física de Cristo. Los apóstoles predicaron este mensaje desde el mismo principio, y la mayoría de ellos murieron por su fe. Ellos conocían lo que habían visto. Ellos no hubieran muerto por algo que ellos sabían que era mentira o su propia maquinación. Y el hecho simplemente es que, después de que muchos vieron a Jesús morir y ser sepultado, después de tres días, la tumba de Jesús estaba vacía. Cientos testificaron haber visto a Jesús vivo después de la muerte. Cientos de miles hoy, muchos de ellos anteriormente musulmanes, testifican haberlo visto en una visión o sueño hablándoles de tal manera que cambió sus vidas completamente. Muchos milagros suceden hoy en día en el nombre de Jesús. Todo esto demuestra que Jesús está vivo. Y si Jesús está vivo, su Libro, la Biblia, puede ser confiado.
Si Cristo resucitó, nosotros deberíamos escucharlo, creer en sus afirmaciones, compartir su actitud hacia las Escrituras, y confiar en su habilidad en perseverar en su Palabra escrita para nosotros.

http://www.la-fe.org/uncategorized/la-inspiracion-de-la-biblia/

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: