Archivo | 11:26 PM

El «Avatar» de la Encarnación

11 Feb


El «Avatar» de la Encarnación

Avatar lleva ya cuatro semanas siendo la película más vista en todo el mundo. El regreso de James Cameron, tras el éxito de Titanic en 1997, muestra algo más que fantasía y dominio tecnológico. La historia del planeta Pandora – sobre el que ya se anuncia una trilogía –, más que abrir una caja de la que salen todo tipo de males, nos muestra la inocencia de un Edén, donde el mal aparece con el ser humano. Sólo un hombre será capaz de salvarlo, pero para eso tendrá que encarnarse en una de las criaturas que habitan este mundo…

Para entender el fenómeno Avatar, hay que ir más allá de la impresión de volver a ver los cines llenos de gente con gafas, para lograr el efecto de tres dimensiones. Este no es un simple regreso a los orígenes de un espectáculo de atracción de feria. Es cierto que el sistema se conoce desde 1922 – que se proyectó en Los Ángeles The Power Of Love –, pero su uso de las imágenes digitales integradas a una acción real, sea en una, dos o tres dimensiones (ya que la película se exhibe en todos los formatos), nos revela una historia que va más allá de los tópicos del western o la ciencia-ficción, que la película evidentemente evoca…

Nos encontramos con ecos de la Gran Historia, que el mundo post-moderno no puede olvidar. Es cierto que este es un relato con ecos de una mística pagana entre el orientalismo y la New Age – que los cristianos ciertamente rechazan –, pero esta historia nos muestra las inquietudes espirituales de una generación hambrienta de redención. Como el protagonista, ansiamos la liberación de un cuerpo que nos limita, pero esto sólo será posible por el asombro de la Encarnación…

LA DESTRUCCIÓN DEL EDÉN
Jake Sully es un ex-marine parapléjico que vive en la era espacial. Su hermano Tommy le convence para ir a una misión en un planeta legendario y peligroso llamado Pandora. Su trabajo es conducir el avatar – una mezcla de su ADN con el de la especie indígena que habita este mundo, los primitivos na´vi –, por un enlace del sistema nervioso. Esta raza tiene su propia cultura, relacionada con la historia del planeta y sus creencias religiosas. Sus habitantes están conectados con la naturaleza, unos con otros y finalmente con el ser que los ha creado.

En su inmersión en la cultura na´vi, Jake comienza a establecer relación con este pueblo y la hermosa Naytiri, encargada de su formación. El amor que ahora siente por estos habitantes azulados de la jungla, entra enseguida en conflicto con los intereses de la compañía encargada de la investigación. Ya que la misión no tiene una función meramente científica. Lo que busca es explotar la zona por su riqueza mineral. La importancia que tiene la naturaleza en esta historia, sugiere entonces para muchos, una parábola ecológica.

Otros van aún más allá, y hacen incluso una lectura política de su uso de la “guerra contra el terror” para lograr más recursos naturales – aunque la utilización de la violencia para predicar la no-violencia, está ya en otras películas de Cameron como Terminator 2: El juicio final, Aliens: el regreso o The Abyss –. El director parece sin embargo pensar en algo más general del ser humano – a la luz de sus declaraciones, cuando estrenó la película en Londres –, como es el poder de la codicia y el deseo, que hace que “tengamos la tendencia de apropiarnos de lo que queramos”.

¿LA MADRE NATURALEZA?
El deseo del hombre por este Edén perdido, nos lleva al aspecto indudablemente espiritual de esta historia. Avatar es una palabra en sanscrito que significo bajada o descenso. En la religión hindú sirve para designar las encarnaciones de Vishnu, el dios de la preservación y la bondad. Los na´vi adoran el mundo natural. Creen que todo el planeta está conectado y con vida por una energía. Su mística nos recuerda el culto a la Madre Naturaleza, que se presenta como una divinidad femenina invisible, reverenciada por rituales y oraciones.

No hay duda que nuestra vida es incomprensible sin esa realidad espiritual invisible. La Naturaleza sin embargo, no adquiere su valor por su carácter sagrado, sino porque como Creación refleja una majestad y esplendor, que se puede percibir incluso sin gafas en tres dimensiones. El mundo revela una deidad, cuyo testimonio está ahí, aunque como en Avatar, muchos no vean más que una realidad biológica.

Vivimos en un mundo, como en la película, orgulloso de su ciencia y tecnología, pero incapaz de dominar su avaricia y egoísmo. Aunque anhelamos como el protagonista, la inocencia perdida. La Biblia nos enseña que la destrucción del planeta no es la raíz del problema, sino el síntoma de un mal mayor, que produce esa esclavitud de corrupción (Romanos 8:19). A causa de ella el mundo gime (v. 22), aquí y en Haití. Ya que la Naturaleza no es Dios, sino creación (vv. 19-20). La pregunta entonces es: ¿dónde está el Creador, mientras su creación sufre?

UNO DE NOSOTROS
Avatar nos enfrenta al misterio de la Encarnación. El cristianismo nos presenta la esperanza de un Dios encarnado, que conoce la realidad humana, porque la ha vivido en su propia carne. Ha experimentado nuestra dependencia y sufrimiento; sentido dolor y rechazo; padecido el odio y rechazo de sus enemigos; la debilidad y la muerte. Y al hacerse uno de nosotros, se identifica con nuestra situación, pudiéndose ahora compadecer de todas nuestras debilidades (Hebreos 4:15).

Como Jake, Dios hace de su encarnación una realidad permanente, siendo ahora el Hombre exaltado en los cielos. Lo que celebramos en la Navidad, no es una mera visita a nuestro planeta, sino la Encarnación de Dios en Cristo. Puesto que Cristo resucitado y ascendido a los cielos, es todavía un hombre. En la visión gloriosa de Juan, el Cordero está sentado en el trono (Apocalipsis 7:17). Ha sido exaltado, pero sigue siendo humano, la amalgama transfigurada del polvo de la tierra y el aliento de Dios (Genesis 2:7). Cristo se convierte así en nuestra esperanza de gloria.

LA REDENCIÓN DEL CUERPO
El paso de Jake de un cuerpo débil y paralizado, a la libertad y fuerza de su avatar, nos habla de nuestro anhelo por la redención del cuerpo (Romanos 8:23). Esta libertad gloriosa (v. 21) es sólo posible por la adopción de Aquel que ha dado su vida por nosotros, venciendo a la muerte misma, para que un día seamos como Él, y le veamos tal y como Él es (1 Juan 3:2). Recibiremos entonces un cuerpo resucitado. El cuerpo sembrado en debilidad, resucitará en poder (1 Corintios 15:43).

Como Jake nace de nuevo, al ser transferida su conciencia a su avatar, el cristiano recibe una nueva vida del Espíritu de Dios, que le libera de la contradicción entre la carne y el espíritu. Ahora vive una lucha en su interior, como este mundo gime todavía en dolores de parto, pero espera el día de su liberación. Entonces ya no habrá muerte, ni dolor. Porque el Verbo que se hizo carne (Juan 1:14), habitará para siempre en medio de su creación (Apocalipsis 21:3-4). Vivirá entre nosotros y quitará toda lágrima de nuestros ojos…

José de Segovia es periodista, teólogo y pastor en Madrid

© J. de Segovia. ProtestanteDigital.com (España, 2010).

Anuncios

La importancia del componente dinámico de las expresiones faciales

11 Feb

La importancia del componente dinámico de las expresiones faciales

(NC&T) Una expresión facial puede decir mucho. En numerosas culturas, el balanceo vertical de la cabeza significa asentimiento, lo que ante las explicaciones de un interlocutor significa que le entendemos, en tanto que fruncir el ceño puede interpretarse, en el contexto adecuado, como una petición al interlocutor para que vuelva a explicar mejor lo que acaba de decir pues no lo comprendemos.

Los científicos del Instituto Max Planck para la Cibernética Biológica han constatado que podemos clasificar una expresión mucho mejor cuando se mueve de manera natural que cuando está “congelada” en una fotografía. Para adquirir la ventaja de la información dinámica, tenemos que ver la expresión en movimiento durante al menos 100 milésimas de segundo. Si la secuencia de video es más breve, nuestro cerebro es menos capaz de interpretar el movimiento facial. Algunas expresiones dependen de cambios en la orientación de la cabeza, por ejemplo un movimiento vertical o bien horizontal de ésta, en tanto que otras se basan en movimientos complejos que resulta difícil detectar en una imagen estática.

“Las expresiones faciales, de la misma manera que los ademanes y el movimiento corporal, son un fenómeno dinámico y tienen que ser investigadas con ayuda de secuencias de video, con el propósito de conseguir una mejor comprensión de la información dinámica que está siendo procesada”, subraya Christian Wallraven, coautor del estudio.

Los resultados de este estudio también son relevantes para el campo de la animación por ordenador, ya que en esta especialidad el objetivo es crear avatares artificiales y animaciones faciales que sean capaces de comunicarse de modo realista.
Expresiones faciales
Interpretar una expresión facial sólo con una foto es muy difícil. (Foto: MPI für biologische Kybernetik / Christian Wallraven)

Mindfulness

11 Feb

Mindfulness
Publicado por Malena el 10 de Febrero de 2010

Mindfulness es una práctica que se utiliza como complemento en la llamada Medicina Integrativa; que consiste en aprender a vivir en el presente, evitando los juicios de valor relacionados con lo que se está experimentando.

Esta forma de actuar, ayuda a atravesar circunstancias adversas y enfermedades, con mayores recursos; y además permite ser más conscientes de cada momento de la existencia.

Se trata de no bucear en el pasado ni imaginar el futuro en cada situación, como la mayoría lo hace habitualmente, sino de sentir y percibir lo nuevo como único y distinto sin referirlo a experiencias anteriores y sin preocupaciones futuras, evitando conductas automáticas y desprendiéndose de los hábitos arraigados.

Todos tenemos la habilidad de registrar cada momento, sólo que la hemos olvidado y preferimos actuar mecánicamente.

Mindfulness consiste en aceptar los hechos de la vida sin otorgarle calificativos, sin juzgarlos ni valorarlos según nuestras experiencias previas.

Se aprende a vivir así, como un observador imparcial, y esto no significa ser indiferentes, porque nos sirve para enfrentar las situaciones que ocurren cuando ocurren y tomar la decisión más correcta.

La realidad nos obliga a vivir hechos inesperados, no siempre felices, porque no todos los hechos se pueden controlar, pero existe la posibilidad de elegir la forma de enfrentarlos; porque si solamente reaccionamos frente a esos hechos, de la misma manera que hacemos siempre, estamos utilizando recursos viejos para resolver problemas nuevos.

Vivir el presente exige estar atentos y evitar actuar en forma automática, porque si somos capaces de estar plenamente en el presente podremos actuar con calma frente a cualquier situación y hacer la conducta más apropiada, neutralizando nuestro viejo sistema de condicionamientos y hábitos.

Esta forma de vivir mejora la regulación del cerebro e influye en nuestro bienestar psicofísico.

Es una técnica para aplicar tanto en la vida cotidiana como en el trabajo y en todas las circunstancias de nuestra vida de relación.

Mindfulness es un aporte más a la Medicina que hoy se denomina Integrativa, que interpreta que la enfermedad del cuerpo es también el desequilibrio de la mente y del espíritu.

Propone una nueva forma de ser y de vivir sumando beneficios a la existencia.

Es útil para las personas que sufren de ansiedad, de fobias y de ataques de pánico; ayuda a disminuir el estrés de todo tipo, a los que padecen de enfermedades y dolores crónicos, reduce el insomnio, la fatiga crónica, las jaquecas y la presión arterial mejorando la calidad de vida.

Vivir en el presente, sin referencias al pasado, puede mejorar las relaciones familiares en forma efectiva, porque el pasado puede ser una fuente amarga de resentimientos y culpas.

El estrés se produce cuando no podemos controlar las situaciones que creemos que son nuestra responsabilidad, como supuestamente lo hacíamos en el pasado, muchas veces para defender la imagen que tenemos de nosotros mismos y a la que no queremos renunciar.

Si nos concentramos en el presente ahora, y no creamos más imágenes, nos podremos liberar de todas las imágenes del pasado, porque somos personas nuevas con la oportunidad de vivir una nueva vida, sin dejar de responsables de nuestros actos.

Mindfulness aumenta la energía que se gasta pensando en el pasado y preocupándose por el futuro y permite enfrentar los nuevos desafíos del aquí y ahora en su justa medida.

Fuente: Lic. Susi Reich, Directora de la Diplomatura Universitaria en Medicina Integrativa de la Universidad de Belgrano y Lic. Marina Lisenberg, a cargo de Entrenamiento de la mente.

http://psicologia.laguia2000.com/psicologia-cuerpo-mente/mindfulness

James M. Boice – Fundamentos de La Fe Cristiana

11 Feb

Nueva Era

11 Feb