Archivo | 10:52 PM

Irán e Israel: preparativos de guerra

9 Feb

Irán e Israel: preparativos de guerra
Daños colaterales
Irene Selser

2010-02-08•Fronteras

No habría que descartar que en los próximos meses (se habla de mayo-junio) estalle una nueva y terrible confrontación bélica —ya que involucraría esta vez armamento antinuclear— en Oriente Medio, entre un Israel casi listo para atacar a Irán y el gobierno iraní dispuesto a seguirle “jalando la cola al león”, como se desprende de la orden dada ayer por Mahmud Ahmadineyad para comenzar a producir uranio altamente enriquecido (base de la bomba nuclear), ante la falta de acuerdo —reitera Irán— para intercambiar combustible nuclear con fines pacíficos con las grandes potencias, acusadas de “sólo jugar” con las negociaciones.

El líder espiritual iraní, Alí Jamenei, respaldó el anuncio de su también ultraconservador pupilo Ahmadineyad y avivó el fuego de la guerra al anunciar que “con la voluntad de Dios” la “destrucción de Israel es inminente”, como viene haciéndolo desde 2005.

Nada más ingenuo de su Irán —de ahí, ciertamente, lo incomprensible de su provocación—, si se considera que Israel siempre resultó vencedor en las guerras con sus vecinos: la de 1947-49, apenas implantado por la ONU el joven Estado israelí, que tan sólo con su Infantería derrotó a los cinco ejércitos regulares árabes (con artillería, blindados y fuerza área) de Siria y Líbano (norte), Irak y Transjordania (luego Jordania, este); y Egipto (sur), apoyado este último por Sudán y soldados palestinos, junto a voluntarios árabes de otros países.

Israel también se impuso en la llamada Operación Kadesh (1956), cuando el estratega militar Moshé Dayan sólo necesitó 100 horas para doblegar, esta vez con la Artillería, a la península siria del Sinaí. Y en 1967, en la Guerra de los Seis Días, donde la estrella fue la Aviación e Israel ocupó la Franja de Gaza y Cisjordania (conferidos por la ONU a los palestinos); Jerusalén Este (también palestino) y la península del Sinaí hasta el Canal de Suez y los Altos del Golán (Siria).

La única paliza inflingida a Israel fue en julio-agosto de 2007, cuando el movimiento-partido del Hizbolá libanés derrotó en muy desigual combate a las tres armas conjuntas de Israel.

Por lo pronto, y para comenzar a desquitar el presupuesto militar 2010-2011 aún no aprobado, el Pentágono a acelerado el desplazamiento de sistemas antimisiles en el Golfo Pérsico (New York Times), con naves especializadas e interceptores de misiles en cuatro países: Qatar, Emiratos Árabes, Bahrein y Kuwait. Según el Times, los países árabes están cada vez más dispuestos a recibir equipos de defensa de EU “por temor a las ambiciones y las capacidades militares de Irán”.

http://impreso.milenio.com/node/8715969

Anuncios

Cuidado con el humo de “tercera mano”

9 Feb

Cuidado con el humo de “tercera mano”
BBC Ciencia

El humo deja residuos en la ropa, piel y muebles que liberan agentes carcinógenos.

Los residuos del humo de tabaco que perduran en virtualmente todas las superficies mucho tiempo después de que el cigarrillo fue extinguido, liberan agentes agentes carcinógenos, advierten expertos.

Según los investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en California, Estados Unidos, estos residuos reaccionan con las sustancias contaminantes del aire en ambientes interiores y producen peligrosos compuestos que pueden causar cáncer.

Los investigadores llevaron a cabo pruebas en el laboratorio y encontraron “niveles sustanciales” de toxinas en el material que ha sido expuesto al humo de tabaco, como muebles, ropa y la piel.

Y afirman que aunque los fumadores han sido “desterrados” hacia el exterior para reducir el humo de segunda mano, los residuos del tabaco que permanecen con ellos entran a los ambientes interiores donde el humo de tercera mano puede volverse perjudicial.

Combinación peligrosa

Los científicos afirman en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) (Actas de la Academia Nacional de Ciencias), que las manchas de nicotina en la ropa, muebles y papel tapiz pueden reaccionar con un contaminante común en ambientes interiores, llamado ácido nitroso, para generar peligrosos compuestos químicos llamados nitrosaminas específicas del tabaco o TSNA.

El ácido nitroso es una sustancia contaminante emitida por los electrodomésticos de gas donde no hay ventilación.

En la investigación, los científicos descubrieron que las superficies contaminadas expuestas a cantidades “altas pero razonables” de ácido nitroso se elevó 10 veces el niveles de TSNA.

También encontraron rastros importantes de TSNA dentro de las superficies de un camión que pertenecía a un fumador empedernido.

“Cuando se quema el tabaco se libera nicotina en forma de vapor que se absorbe dentro de las superficies interiores, como paredes, pisos, alfombras, cortinas y muebles” afirma el profesor Hugo Destaillats, quien dirigió la investigación.

“La nicotina puede perdurar en esos materiales durante días, semanas e incluso meses. Nuestro estudio muestra que cuando esta nicotina residual reacciona con el ácido nitroso del ambiente forma los carcinógenos TSNA”.

“Los TSNA son unos de los carcinógenos que actúan de forma más extensa y más potente presentes en el humo de tabaco y en el tabaco sin quemar”, expresa.

Niños en riesgo

Según los científicos, los niños son particularmente susceptibles a este humo de tercera mano porque es probable que respiren estas superficies de forma cercana o incluso las chupen.

“Fumar en el exterior es mejor que fumar en el interior” afirma Lara Gundel, otra de las investigadoras.

Los niños son los más susceptibles al humo de tecera mano.

“Pero los residuos de nicotina se adhieren a la piel y ropa del fumador. Estos residuos siguen al fumador hacia el interior y allí se propagan a todas partes”.

“El mayor riesgo son los niños. Cuando el fumador regresa al interior es probable que ocurra una adherencia dérmica de nicotina a través de la piel de un niño si en el aire hay ácido nitroso, y a menudo hay, y después se formarán los TSNA”, agrega.

Los científicos están llevando a cabo más investigaciones para entender mejor qué efectos provocan los TSNA en el ser humano.

Los investigadores expresan que el humo de tercera mano es un peligro a la salud que no ha sido reconocido y sugieren que fumar en los hogares y en los vehículos debe prohibirse totalmente para eliminar este riesgo.

Según Ed Young, portavoz de la organización Cancer Research UK, el estudio ofrece nueva información sobre otro nivel de peligro que se desprende del humo del tabaco.

“Ya hay evidencia clara de los efectos nocivos del humo de segunda mano en los niños, especialmente en los hogares y autos”.

“El paso más importante que pueden dar los padres para proteger a sus hijos de los peligros del humo es crear un ambiente libre de tabaco en sus casas y autos”.

Primera filmación de extraño pez gigante

9 Feb

Primera filmación de extraño pez gigante
Redacción
BBC Mundo

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media (ver aca)
Científicos lograron filmar por primera vez a un extraño pez gigante en las profundidades del agua del Golfo de México.

Utilizando un vehículo operado a distancia, recogieron las que probablemente sean las primeras imágenes en su hábitat natural del pez remo o Regalecidae, que puede llegar a medir 17 metros de largo.

Previamente esta especie había sido divisada en pocas ocasiones, muriendo en la superficie del mar o ya fallecida en la orilla.

Su extraña apariencia podría haber servido de base para los mitos de serpientes marinas relatados por viajeros oceánicos.

Tienen una prominente aleta dorsal que les da una inusual apariencia de “serpiente”, explica Jody Bourton, periodista de la BBC.

Mark Benfield, de la Universidad Estatal de Luisiana, en Baton Rouge, Estados Unidos, estaba llevando a cabo un estudio como parte del proyecto Serpiente, una colaboración entre científicos marinos y compañías energéticas como BP, Shell, Chevron y Petrobras que trabajan en el Golfo de México.

Vimos esta cosa brillante, luminosa y vertical (…) parecía que estaban bajando una tubería gigante. Nos acercamos un poco y dijimos ‘eso no es una tubería, ¡eso es un pez!’
Mark Benfield, Universidad Estatal de Luisiana
Estas compañías fueron las que proporcionaron los vehículos a control remoto con los que los científicos fueron capaces de explorar las profundidades como nunca antes.

Durante estos estudios, los científicos vislumbraron un Regalecidae gigante.

¿Un tubo o un pez?

El profesor Benfield, al recordar el momento, dijo que al principio pensaron que se trataba de un tubo de perforación sumergido en el agua y luego descubrieron que se trataba de un pez, y lo pudieron seguir durante cinco minutos.

“Vimos esta cosa brillante, luminosa y vertical (…) parecía que estaban bajando una tubería gigante. Nos acercamos un poco y dijimos ‘eso no es una tubería, ¡eso es un pez!'”, narró Benfield.

El pez remo puede llegar a medir 17 metros de largo.

El pez fue visto por debajo de Thunder Horse, en el Golfo de México, una de las mayores plataformas petrolíferas semi-sumergibles del mundo.

El proyecto Serpiente es manejado por el Centro Nacional de Oceanografía, Southampton (NOCS, por sus siglas en inglés) y se trata de una iniciativa única de colaboración entre científicos y la industria, asegura Bourton.

Las empresas petroleras y de gas permiten a los científicos el acceso a sus tecnologías de aguas profundas e infraestructura en un intento de ayudar a sus investigaciones.

Obispo haitiano indica: nuestra desolación no es “maldición” de Dios

9 Feb

Obispo haitiano indica: nuestra desolación no es “maldición” de Dios
11:41 31/01/2010
Teófilo de Jesús

Amigos: esto de acuerdo a ACIPrensa:
El Obispo de Les Cayes, Mons. Guy Poulard, explicó que la tragedia ocurrida en Haití el pasado 12 de enero constituye “un fenómeno natural” y no un castigo divino. “Nuestra actual desolación no es una maldición de Dios”, dijo.

En un mensaje a los haitianos y a los familiares de las víctimas del terremoto, el Prelado de Les Cayes mencionó que esta catástrofe no es “una retribución por parte de Dios”. Comentó también que las interrogantes sobre el rol de Dios en cuanto al desastre, tendrían lugar si se viviera en los tiempos del antiguo testamento, y agregó “la Palabra de Dios nos ilumina más, Él no hizo esto para torturarnos”.
Mons. Poulard citó el evangelio de Juan para aclarar las dudas: “Porque de tal manera amó Dios el mundo, que dio a su Hijo Unigénito, para que todo aquél que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque no envió Dios su Hijo al mundo para juzgarle, sino para que el mundo se salve por El“.
Refiriéndose luego a la reconstrucción de Haití dijo que el camino va a ser largo y difícil. “Necesitamos rezar. Necesitamos mucha oración, y no la clase de oración que culpa a Dios por lo sucedido (…) sino la clase de oración que hace un niño por su padre, una oración clarificadora, reveladora, una oración pidiendo qué hacer”.
El Obispo de Les Cayes reiteró su convicción de que Dios está con el pueblo de Haití. “El Espíritu Santo nos ayuda en estos tiempos difíciles. Tenemos una ardua tarea: muchos han muerto, otros siguen desaparecidos, varios edificios estatales y eclesiales se han derrumbado. ¡Pero nosotros seguimos vivos! La antorcha de la esperanza ha sido encendida, trabajemos juntos para reconstruir Haití”, concluyó.
Comentario.

Se ha puesto de moda en varios sectores protestantes y hasta ortodoxos en culpar a los haitianos de su corriente desgracia. Todos sabemos lo que dijo el reverendo evangélico Pat Robertson, que sin mencionar a Dios directamente, dijo que el sismo era consecuencia de un “pacto diabólico” que los haitianos ejecutaron en el siglo XIX para lograr su independencia de Francia.
Más recientemente el Patriarca de Moscú, Cirilo, hizo una afirmación similar, culpando “al crimen, las drogas y a la corrupción” del terremoto haitiano.
Esto no es nada nuevo, ni se limita solamente al campo cristiano. Me recuerdo claramente cuando el Dalai Lama, de invitado en el programa de CNN, Larry King Live, respondió a la pregunta de “por qué” la ciudad de Nueva Orleáns fue azotada por el huracán Katrina, el líder budista respondió con una explicación de que cómo el karma no es algo simplemente individual, pero que se agrega y acumula y luego, se equilibra inexorablemente. En otras palabras, el “karma” colectivo de los neoorleandeses – negativo, sin decir más – fue balanceado por el desastre que ellos atrajeron hacia sí.
El Dalai Lama es un niño favorito de la prensa “progresista” estadounidense y nadie dijo ni “ji” cuando el Dalai Lama básicamente responsabilizó a los residentes de Nueva Orleáns de Katrina. Pero Pat Robertson no es santo de la devoción de los medios y la prensa no tiene escrúpulo alguno en demonizarlo. Su reacción hacia el patriarca ortodoxo moscovita queda por verse.
Para mí la cuestión es la siguiente: toda afirmación, venga de quien venga, que diga que Dios está castigando al pueblo haitiano por su iniquidad, o que el desastre es consecuencia de un desbalance kármico – que es decir lo mismo con diferentes palabras – es una afirmación francamente estúpida.
Dios dotó a su creación de una libertad intrínseca de desenvolverse dentro de sus propias leyes. Los terremotos son consecuencias de las leyes que gobiernan las placas tectónicas y no un acto vengativo por parte de un dios que busca castigar y amedrentar a sus súbditos. Dios no juega un jueguito de sobremesa en donde progresa de la amenaza al castigo hacia la muerte en masa para ejercitar de este modo su ego sadista. Total, que Dios tiene maneras más eficientes de “castigar”: El simplemente nos puede reducir a la nada total sin tener que tirar los dados ni mover sus piezas en el tablerito de la muerte.
Quien piensa de este modo no piensa en Cristo.
Porque Cristo murió por los pecados de los haitianos; Cristo conoce muy bien lo que es caer bajo el peso de una pesada viga de madera; Cristo sabe lo que es levantarse del suelo bajo ese peso tras heridas indecibles. Dios mismo, en su persona, cargó estos pecados. Decir que los haitianos tenían que repagar el balance muriendo y sufriendo bajo un terremoto es insultar a Cristo en la Cruz.
La manera en la cual Dios se manifestará en Haití dependerá en la medida en que nosotros seamos sus ojos, manos y pies prontos a salvar, sanar y cuidar las víctimas de este desastre natural. En la medida que lo alcancemos, Dios vencerá; en la medida que fracasemos, Dios fracasará. Vayamos, pues, a ser los ojos, las manos y los pies de Dios en el sufriente país de Haití y que aquellos que busquen echarle la culpa del sismo a este pueblo mejor que guarden silencio.
Fuente bibl:
http://vivificar.blogspot.com/2010/01/obispo-haitiano-indica-nuestra.html

Tu estado de ánimo depende del estado de ánimo de los demás (I)

9 Feb

Cada vez más, la memética permite revelarnos que nosotros, de una forma asombrosamente profunda, somos en gran parte una suma de influencias por parte de la gente con la que tenemos un contacto cotidiano.

Por esa razón, el refranero popular cobra mayor importancia a la luz de sus nuevos descubrimientos:dime con quién andas y te diré quién eres (no sólo porque tú decidas andar con ellos, sino porque ellos acabarán influyendo en tu forma de pensar, en tu estado de ánimo, en tu estado físico, en tu manera de hablar y hasta en aspectos tan peregrinos como tu peso o tu salud cardiovascular).

El impacto emocional de las personas que nos rodean quedo expresado en un curioso experimento realizado con estudiantes voluntarios de la Universidad de Wurzburg, Alemania.

Los sujetos debían escuchar una voz grabada leyendo un párrafo muy pesado y aburrido, una traducción alemana del Tratado de la naturaleza humana, del filósofo David Hume. Ya os lo podéis imaginar: un rollo.

Pero la grabación tenía dos versiones diferentes. Una ligeramente alegre y otra ligeramente triste. La diferencia entre ambas, sin embargo, era tan sutil que nadie se percataba de ella a menos que se le indicara expresamente.

Pero lo cierto es que ambas grabaciones, dependiendo de su tono sutil, determinaban que luego el sujeto saliera un poco más alegre o un poco más triste después del experimento.

La infiltración del estado de ánimo en los estudiantes era tan poderosa que ésta se producía incluso cuando los sujetos realizaban alguna tarea que les distrajera de la grabación, como rellenar los agujeros de un tablero de madera. Estas distracciones no permitían que los sujetos entendieran el párrafo de Hume (y sin distracciones es muy posible que nadie lo entendiera realmente), sin embargo el contagio de estado de ánimo se producía con la misma intensidad.

O dicho de otro modo: no importa lo que digas sino cómo lo digas.

No debemos, no obstante, confundir estados de ánimo con emociones. Las emociones solemos saber a qué están asociadas. Pero los estados de ánimo surgen sin que sepamos muy bien qué nos ha llevado hasta él (de ahí proviene, por ejemplo, lo de “hoy me he levantado con mal pie”).

En este sentido, el experimento de Wurzburg pone de relieve que nuestro mundo debe estar repleto de desencadenantes del estado de ánimo. Desde la música ambiental de un ascensor hasta un tono de voz.

Las expresiones faciales de los demás también nos influyen. Lo de que la risa es contagiosa es completamente cierto. Pero también lo es el resto de muecas gracias a nuestras neuronas espejo.

Como apunta Daniel Goleman, este reflejo de la imitación favorece una especie de puente intercerebral que nos expone a las influencias emocionales más sutiles de quienes rodean. O simplificando: demuestra que somos seres empáticos.

Luego hay personas más o menos sensibles, por supuesto (yo me considero hiperestésico, qué le vamos a hacer). Pero en todos nosotros la transacción emocional vía visual se produce también a nivel inconsciente.

Imitamos la alegría de un rostro que sonríe tensando los músculos faciales que esbozan la sonrisa, y esto ocurre de manera automática, aunque nosotros no queramos. Puede que pensemos que realmente no ocurre algo así, pero la monitorización de la musculatura facial pone claramente de relieve la presencia de ese reflejo emocional.

Edgar Allan Poe tuvo una comprensión intuitiva de este principio cuando dijo:

Cuando quiero saber lo bondadosa o malvada que es una persona o qué es lo que está pensando reproduzco en mi rostro, lo más exactamente que puedo, su expresión y luego aguardo hasta ver cuáles son los pensamientos o sentimientos que aparecen en mi mente o en mi corazón que equivalen o se corresponden con esa expresión.

Vía | Inteligencia social de Daniel Goleman

Las élites

9 Feb

Palabra proscrita. ¡Uy, qué miedo!

Las élites

Juan Pablo Vitali

Uno de los grandes misterios que nos reserva la historia, es la formación de una élite. ¿Cuáles son los motivos por los que un grupo de personas se vuelve capaz de comprender, crear y conducir? ¿Cuáles son los factores que aglutinan y unen a un grupo poco numeroso y lo elevan por sobre el conjunto?

Supongo que cada teórico del tema tendrá su teoría, y muchos tratarán de elevar la suya propia a la categoría de dogma. Aún así, nunca se develará lo que en el fondo tiene el proceso de misterio.

Muchas personas piensan, especulan, o acumulan poder o dinero, y todos ellos suelen creerse parte de una élite. Tratan de actuar como tal y a menudo consiguen mandar o tienen éxito en términos mundanos. A veces incluso hablan en nombre de todos, de la gente, del pueblo, o incluso de un dios, pero notamos que hay algo que no nos permite definirlos como una verdadera élite. Sus objetivos suelen ser personales, menores, falsos, inmediatos. No tienen cohesión y su formación no es profunda ni se proyecta en el tiempo en orden a un objetivo importante. Eso se nota en la acción, en los gestos, en la actitud.

Salvo excepciones, sólo la élite sabe que lo es. Las masas tienen una idea abstracta sobre qué es y qué significa una élite. Cuando existe un pueblo orgánicamente conformado, la élite se vuelve algo más natural, y en ocasiones, todo un pueblo puede convertirse en élite, como ocurrió en Esparta o en la primera Roma.

Si bien en la formación de una élite hay una transmisión, no por eso tiene que ser estrictamente hereditaria, puede ser más amplia en su modo de selección. Porque lo más importante es siempre lo invisible: el espíritu y la voluntad. Eso que hace ir a un grupo en dirección ascendente.

Si los componentes de una élite son los únicos que pueden reconocerse a sí mismos, debemos colegir que sus potenciales miembros sufren un amargo destino mientras no puedan conformarse como élite, porque se encontrarán de ese modo solos y sin objeto, asediados por la mediocridad general que no necesita élites, sino todo lo contrario.

Si como ocurre en pocos casos la élite logra conformarse con los mejores, cumplirá el más alto de sus objetivos: conservar y defender los valores espirituales y materiales de una cultura. Hoy en día no hay nada más transformador que eso: conservar lo valioso, ser revolucionariamente conservador, algo que en principio sólo una élite puede hacer.

Haiti: un clima poblado por una muchedumbre

9 Feb

Haiti: un clima poblado por una muchedumbre

José Antonio Navarro Gisbert

La embestida de fuerzas naturales contra un espacio geográfico, situado en el trópico de Cáncer, 72° 25’ longitud oeste, 19° latitud norte, donde jamás cristalizó con carácter perdurable algo que pudiera merecer la calificación que los homologara con una nación donde se asentara un Estado, ha servido para exponer en carne viva una tragedia que se inscribirá en los anales del infortunio.

Carente de instituciones sobre las que instalar una convivencia fructífera, Haití es, por encima de otras consideraciones, una palabra que evoca desde su alumbramiento la abyección que le dio origen con el asentamiento de una población, que por utilizar la expresión consagrada por Borges en el título de una de sus obras, constituye una página tétrica en la Historia universal de la infamia.
Formando parte de lo que ha merecido la calificación de «collar de esmeralda de las Antillas», Haití es una eslabón del extenso rosario de islas que a través de 1500 millas constituye el arco que desde la península de Florida alcanza las costas de Venezuela. Allí habita una de las poblaciones más azotadas por el hambre y la consiguiente desnutrición.
Desde que fue descubierto en el primer viaje de Colón y asentados los esforzados navegantes de los siglos XV y XVI, la exuberancia de sus tierras deslumbraron a los conquistadores, que a primera vista las consideraron como joyas de gran valor. La frondosa vegetación tropical, en el marco del mar azul del océano, ejerció por espacio de más de dos siglos una poderosa seducción en intrépidos aventureros procedentes de Europa atraídos por la fama de riqueza de estas islas. Otros pobladores, no seducidos por el afán de gloria y fortuna, extraídos contra su voluntad de Africa, constituirían la gran mayoría de la demografía haitiana.
Sin embargo, más de cuatro siglos después de su descubrimiento, según Josué de Castro, autor de « Geopolítica del hambre», obra de relevancia en el desarrollo de los estudios de biosociología y de la geografía humana, «aquellas tierras prometidas se muestran como tierras expoliadas, con sus suelos agotados y debilitados sus habitantes. A los ojos de los sociólogos actúales, el collar de piedras preciosas de las Antillas aparece como una joya falsa, con sus piedras sin brillo y sus engastes corroídos por el moho del tiempo.» Si bien este panorama expuesto por Josué de Castro ha sufrido alguna alteración positiva desde la publicación de su obra, puede servir para describir a Haití, que en la actualidad es prácticamente un desierto incapaz de sustentar a la población que malvive pendiente de la ayuda exterior.
Tanto como un problema humano Haití es un problema ecológico cuyo origen se encuentra en la implacable destrucción obra del hombre. Si ya estaba castigado desde un principio por el asentamiento masivo de esclavos africanos, la gran tragedia vino a consumarse cuando Napoleón Bonaparte trató de reintegrar Haití a la situación de colonia francesa. La crueldad con que la antigua metrópoli trató de preservar el territorio tuvo su respuesta del mismo rigor por parte de la población negra, que como medio para consolidar su independencia, se entregó a incendiar las haciendas dedicadas principalmente al cultivo de la caña de azúcar. El precio de la independencia fue alto: el rico país de antaño se convirtió en un desierto. Transcurridos doscientos años las tierras todavía no han recuperado su capa vegetal. Las condiciones de vida en Haití se resumen en tres flagelos: tierra improductiva, máxima pobreza y bajísimo nivel de educación. A todo ello y como secuela, hay que agregar una sociedad sin bases. Es aplicable para describir la situación lo que dejó dicho Jean Monnet: «Nada es perdurable sin las instituciones.»
Aunque el lema oficial de la República de Haití es «Liberté, Egalité, Fraternité», en parodia del que se proclamó en la Revolución Francesa, desde la independencia de la metrópoli, no se ha producido una relación intensa con Francia. Muestra de ello es que desde su emancipación, en doscientos años ningún jefe de Estado galo ha hecho acto de presencia en el territorio en el que ejerció su dominio. Esta ausencia puede interpretarse como el poco orgullo que siente Francia por su presencia en la antigua colonia.
Haití proclamó su independencia en 1804, circunstancia que lo inscribe en el segundo país en emanciparse de la tutela colonial en América, después de Estados Unidos. Lo hizo como culminación de un proceso revolucionario que tenía como meta la abolición de la esclavitud a través de un enfrentamiento cruento con Francia, que ejercía el dominio desde el siglo XVII, después de la división de la isla Hispaniola mediante un tratado con España en el que ésta cedió la mitad de su soberanía sobre el territorio compartido en la actualidad con la República Dominicana.
Respecto a la presencia de Francia en este territorio que ha irrumpido dolorosamente en las paginas negras de los medios de comunicación, es de destacar la diferencia entre su presencia a través del idioma, con la que dejó España allá donde ejerció su influencia en Iberoamérica. Mientras que Haití es precisamente un espacio lingüístico dominado por el creole, que apenas alcanza la condición de un patuá del francés, la naciones que heredaron la lengua de Castilla ofrecen hoy la brillantez de unas literaturas en español, homologables a la que se desarrolla en lo que con retórica cansina se define como madre patria.
Lo que se plantea ahora en Haití es la revisión de las ayudas practicadas hasta el momento para hacer frente a las situaciones límite que se dan en partes del planeta para obtener resultados que permitan superar las hambrunas, caos y postración en que se encuentra ese cuarto mundo, incapaz por sus medios para salir del subdesarrollo. Más que países subdesarrollados, hay países subcapacitados. Sin la ayuda fiscalizada y controlada de los poderosos, alejados de los viejos moldes del colonialismo clásico, no podrá resolverse la vergonzosa situación de espacios como Haití poblados por un gentío.
Consideración aparte merece la necesidad de realizar un exorcismo para romper el maleficio que el Vudú ejerce sobre una vasta zona caribeña, que por vía mágica impone una barrera que la separa del desarrollo.

fuente bibl: http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=3369