Archivo | 4:50 PM

Recordamos Hoy la Presentación del Señor en el Templo

2 Feb

Lectura del Oficio de Lecturas del Día;
De una homilía de San Sofronio, obispo

Acojamos la luz clara y eterna

Corramos todos al encuentro del Señor, los que con fe celebramos y veneramos su misterio, vayamos todos con alma bien dispuesta. Nadie deje de participar en este encuentro, nadie deje de llevar su luz.

Llevamos en nuestras manos cirios encendidos, ya para significar el resplandor divino de aquel que viene a nosotros -el cual hace que todo resplandezca y, expulsando las negras tinieblas, lo ilumina todo con la abundancia de la luz eterna-, ya, sobre todo, para manifestar el resplandor con que nuestras almas han de salir al encuentro de Cristo.

En efecto, del mismo modo que la María tomó en sus brazos la luz verdadera y la comunicó a los que yacían en tinieblas, así también nosotros, iluminados por él y llevando en nuestras manos una luz visible para todos, apresurémonos a salir al encuentro de aquel que es la luz verdadera.

Sí, ciertamente, porque la luz ha venido al mundo, para liberarlo de las tinieblas en que estaba envuelto y llenarlo de resplandor, y nos ha visitado el sol que nace de lo alto, llenando de su luz a los que vivían en tinieblas: esto es lo que nosotros queremos significar. Por esto, avanzamos en procesión con cirios en las manos; por esto acudimos llevando luces, queriendo representar la luz que ha brillado para nosotros, así como el futuro resplandor que, procedente de ella, ha de inundarnos. Por tanto, corramos todos a una, salgamos al encuentro de Dios.

Ha llegado ya aquella luz verdadera que viendo a este mundo alumbra a todo hombre. Dejemos, hermanos que esta luz nos penetre y nos transforme.

Ninguno de nosotros ponga obstáculos a esta luz y se resigne a permanecer en la noche; al contrario, avancemos todos llenos de resplandor; todos juntos, iluminados, salgamos a su encuentro y, con el anciano Simeón, acojamos aquella luz clara y eterna; imitemos la alegría de Simeón y, como él, cantemos un himno de acción de gracias al Engendrador y Padre de la luz, que ha arrojado de nosotros las tinieblas y nos ha hecho partícipes de la luz verdadera.

También nosotros, representados por Simeón, hemos visto la salvación de Dios, que él ha presentado ante todos los pueblos y que ha manifestado para gloria de nosotros, los que formamos el nuevo Israel; y, así como Simeón, al ver a Cristo, quedó libre de las ataduras de la vida presente, así también nosotros hemos sido liberados del antiguo y tenebroso pecado.

También nosotros, acogiendo en los brazos de nuestra fe a Cristo, que viene desde Belén hasta nosotros, nos hemos convertido de gentiles en pueblo de Dios (Cristo es, en efecto, la salvación de Dios Padre) y hemos visto, con nuestros ojos, al Dios hecho hombre; y, de este modo, habiendo visto la presencia de Dios y habiéndola aceptado, por decirlo así, en los brazos de nuestra mente, somos llamados el nuevo Israel. Esto es lo que vamos celebrando año tras año, porque no queremos olvidarlo. (Fuente: El Testigo Fiel)

Lecturas de la Misa de Hoy

fuente bibl:

http://vivificar.blogspot.com/2010/02/recordamos-hoy-la-presentacion-del.html

Anuncios

Este aspecto olvidado de Jesús.

2 Feb

Este aspecto olvidado de Jesús.

Posted: 31 Jan 2010 12:39 PM PST

Escrito por Reforming Baptist.
Traducido por Pedro Camino para http://www.verdadypalabra.com

Como Mark Driscoll diría, “la iglesia ha sido” chic-a-mente ‘durante demasiado tiempo por que nos hace pensar de Jesús como un hippy lindo que abraza los corderos “. Esta semana voy a predicar sobre la segunda venida y me encanta lo que he estado viendo en Jesús! Él es un guerrero – enojado, vengativo, violento, poderoso y totalmente recto y justo! Lee Mateo 24:28-30: Donde esté el cadáver, allí se juntarán los buitres.
29Pero inmediatamente después de la tribulación de esos días, EL SOL SE OSCURECERA, LA LUNA NO DARA SU LUZ, LAS ESTRELLAS CAERAN del cielo y las potencias de los cielos serán sacudidas.
30Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre; y entonces todas las tribus de la tierra harán duelo, y verán al HIJO DEL HOMBRE QUE VIENE SOBRE LAS NUBES DEL CIELO con poder y gran gloria.

La más dominante de las características de su venida es el de la violencia. Jesús vino la primera vez de una manera dulce y suave (con un brote de cólera, aquí y allá a los fariseos y los hipócritas), pero la segunda venida no será como la primera. El tiempo de gracia habrá terminado, y la ira de Dios será derramada sobre la tierra y todos aquellos que no habían creído será totalmente aniquilado en una guerra violenta. Jesús es un hombre de guerra!

Isaías 42:13: El SEÑOR como guerrero saldrá,como hombre de guerra despertará su celo;gritará, sí, lanzará un grito de guerra,contra sus enemigos prevalecerá.

Isaias 2.12: Porque el día del SEÑOR de los ejércitos vendrá contra todo el que es soberbio y altivo,contra todo el que se ha ensalzado,y será abatido.

Isaías 13.6-11: Gemid, porque cerca está el día del SEÑOR;
vendrá como destrucción del Todopoderoso.

7Por tanto todas las manos se debilitarán,
el corazón de todo hombre desfallecerá,

8y se aterrarán;
dolores y angustias se apoderarán de ellos,
como mujer de parto se retorcerán;
se mirarán el uno al otro con asombro,
rostros en llamas serán sus rostros.

9He aquí, el día del SEÑOR viene,
cruel, con furia y ardiente ira,
para convertir en desolación la tierra
y exterminar de ella a sus pecadores.

10Pues las estrellas del cielo y sus constelaciones
no destellarán su luz;
se oscurecerá el sol al salir,
y la luna no irradiará su luz.

11Castigaré al mundo por su maldad
y a los impíos por su iniquidad;
también pondré fin a la arrogancia de los soberbios,
y abatiré la altivez de los despiadados.

Jeremías 46.10: Porque aquel día es para el Señor, DIOS de los ejércitos,
día de venganza, para vengarse de sus enemigos;
la espada devorará y se saciará
y se empapará con su sangre;
pues habrá una matanza para el Señor, DIOS de los ejércitos,
en la tierra del norte, junto al río Eufrates.

Joel 2.1-2: Tocad trompeta en Sion,
y sonad alarma en mi santo monte.
Tiemblen todos los habitantes de la tierra,
porque viene el día del SEÑOR,
porque está cercano;
2día de tinieblas y lobreguez,
día nublado y de densa oscuridad.
Como la aurora sobre los montes, se extiende
un pueblo grande y poderoso;
nunca ha habido nada semejante a él,
ni tampoco lo habrá después
por años de muchas generaciones.

Apocalipsis 19.11-21: Y vi el cielo abierto, y he aquí, un caballo blanco; el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y hace la guerra.
12Sus ojos son una llama de fuego, y sobre su cabeza hay muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino El.
13Y está vestido de un manto empapado en sangre, y su nombre es: El Verbo de Dios.
14Y los ejércitos que están en los cielos, vestidos de lino fino, blanco y limpio, le seguían sobre caballos blancos.
15De su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones, y las regirá con vara de hierro; y El pisa el lagar del vino del furor de la ira de Dios Todopoderoso.
16Y en su manto y en su muslo tiene un nombre escrito: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.
17Y vi a un ángel que estaba de pie en el sol. Y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, congregaos para la gran cena de Dios,
18para que comáis carne de reyes, carne de comandantes y carne de poderosos, carne de caballos y de sus jinetes, y carne de todos los hombres , libres y esclavos, pequeños y grandes.
19Entonces vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos para hacer guerra contra el que iba montado en el caballo y contra su ejército.
20Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que hacía señales en su presencia, con las cuales engañaba a los que habían recibido la marca de la bestia y a los que adoraban su imagen; los dos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con azufre.
21Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de sus carnes.

SIIIIIIIIIIII!!!!!!!!

Si lo sabemos…

2 Feb

Si lo sabemos…

Sócrates dijo: “Sólo es útil el conocimiento que nos hace mejores”

Los seres humanos estimamos grandemente aquellas cosas que creemos importantes, que amamos, que producen en nosotros un efecto o un sentimiento especial…

Estimamos personas, objetos, actitudes y al mismo tiempo, actuamos hacia ellos en concordancia con este sentimiento sin que necesariamente el objeto de nuestra estima merezca el mismo sentir de parte de otras personas que los conozcan.

¿Qué cosas estima nuestro Dios?

En Su Palabra encontramos que El estima:

Nuestra presencia con El

“Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos” (Salmos 116:15)
Nuestra persona

“Ahora pues, dice Jehová, el que me formó desde el vientre para ser su siervo… (porque estimado seré en los ojos de Jehová y el Dios mío será mi fuerza)” (Isaías 49:5)
Nuestros hijos

“He aquí, herencia de Jehová son los hijos, cosa de estima el fruto del vientre” (Salmos 127:3)
Nuestro buen nombre

“De mas estima es el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama más que la plata y el oro” (Proverbios 22:1)
Nuestro buen carácter

“Sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios” (1 Pedro 3:4)
Nuestra humildad

“Lo temerán por tanto los hombres; él no estima a ninguno que cree en su propio corazón ser sabio” (Job 37:24)
A su pueblo

“Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida” (Isaías 43:4)
¿Cómo nos puede hacer mejores conocer esto acerca de Dios?

Pues… tenemos una información útil acerca de lo que Dios estima… entonces podemos aplicar a ello, lo que dice 1 Corintios 2:13

“…lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual”
El Apóstol Pablo decía:

“Porque vosotros mismo sabéis de qué manera debéis imitarnos; pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros” (2 Tesalonicenses 3:7)
El Apóstol Pedro no temía repetir las enseñanzas al decir:

“Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas, aunque vosotros las sepáis y estéis confirmados en la verdad presente. Pues tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaros con amonestación…también yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas” (2 Pedro 1:12-15)
Recordemos: Podemos acomodar aquello que estimamos, para que sea lo mismo que Dios estima, y de esa manera, vivir más cerca de El…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Para que todos sean uno

2 Feb

Para que todos sean uno


Para que todos sean uno

Después de haber cumplido con tres años de ministerio, y faltándole a Jesús sólo el subirse a la cruz, eleva al Padre una oración, conocida como la oración intercesora. Es su último acto en libertad, inmediatamente después es arrestado. Él, sabiendo todo esto, utiliza esos últimos momentos para orar al Padre por sus discípulos y por todos los que en algún momento creerán en Él.

Jesús podría haber orado por muchas cosas al Padre,
sin embargo el tema central de su oración es la unidad:
“ 20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,
21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros;
para que el mundo crea que tú me enviaste.
22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno,
así como nosotros somos uno.
23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.” (Juan 17:20-23)

Una unidad en comunión estrecha con el Padre y con el Hijo, una unidad que invita al hombre mortal a participar de una comunión divina: “para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros”.
La razón de esta unidad: “…para que el mundo crea que tú me enviaste”, “…para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.”

Muchas veces en nuestra vida en comunidad olvidamos la importancia de la comunión fraternal entre hermanos. La confundimos con pasar buenos momentos juntos en campamentos, reuniones o eventos de la iglesia. La unidad que Jesús reclama al Padre para n osotros es mucho más profunda y tiene alcance eterno.
Jesús nos quiere unidos en un solo cuerpo, conformando una unidad con misión sobre la tierra: que le conozcan a Él y a quien le envió, y la magnitud del amor que movilizó su proyecto para la humanidad.

Cada vez que nuestra boca se abre para criticar a un hermano estamos rompiendo con esa unidad, cada vez que nuestras necesidades son más importantes que las de quien está a mi lado estamos despreciando el valor de la unidad que Jesús estimó tanto como para subir a la cruz por ella.
Cada vez que dejamos pasar la necesidad de un hermano sin ofrecerle nuestra ayuda, estamos perdiendo una oportunidad de dar a conocer al Cristo.
Cada vez que nuestro pensamiento nos estima mejores o por encima del otro, estamos tratando con desprecio a aquél que Dios amó como a su propio Hijo.

La unidad que Jesús pidió al Padre antes de ser entregado requiere de amor por el hermano, de misericordia por el que se equivoca, de dolor por el que se pierde. Requiere dejar de lado el yo y dar lugar a Cristo para que viva en nosotros, sólo de esta forma podremos ser uno en Él.
Siempre habrá un cuerpo que en unidad perfecta cumpla con el cometido divino, no te excluyas de él, no te pierdas ese privilegio. Manténte atento a no perjudicar esa unidad perfecta en nada, pues tuvo caro precio para Cristo, que pagó por esa unidad no con cosas corruptibles como el oro y la plata sino con su preciosa sangre.
Si tienes dificultades en tu vida espiritual, si sientes que no contribuyes a esa unidad, no olvides que Jesús oró por ti, para que puedas ser parte activa y constructiva de esa unidad que Jesús deseó para los suyos.
Portal de la Iglesia Latina

¿Quién ha creado al Mayor Hasan?

2 Feb

¿Quién ha creado al Mayor Hasan?.

Infidelidad de los Padres

2 Feb

Según estudios psicológicos recientes realizados por profesionales dedicados al tratamiento de niños y adolescentes, se ha comprobado que es mucho más negativo para los hijos vivir la infidelidad de los padres, que su divorcio.

Estadísticas realizadas con mil familias demostraron que el 58% de las parejas no se separan aunque hayan sido infieles, pero sin embargo, esta actitud afecta más a sus hijos que si se divorciaran.

En estos casos, los niños suelen identificarse con uno de los progenitores, ya sea con el que traiciona al otro porque considera que de algún modo su forma de relación lo provocó, o con el traicionado que piensan no lo merecía. De un modo u otro viven esa circunstancia en forma personal como si fuera propia y fuera él mismo el que cometió la falta o el ofendido.

Estos chicos se sienten ellos mismos defraudados o culpables de esta situación y aprenden a tener una idea distorsionada del matrimonio, como un compromiso que no implica lealtad ni afecto, sino que solo representa una relación contractual que puede transgredirse según la conveniencia de cada uno y sin tener en cuenta el daño que puede producirle a los demás.

Cuando estos niños crecen, pueden tener problemas de toda índole con sus respectivas parejas, ser incapaces de establecer vínculos estables y no respetar a sus parejas ni mantener sus propias decisiones.

Les costará ser leal no sólo con sus parejas, sino también con sus amigos y clientes, porque las actitudes de los padres será la base de su código de valores y el único criterio de verdad que se sentirán animados a respetar.

Los hijos adolescentes suelen tener un alto sentido de la justicia y no pueden entender que uno de sus progenitores pueda ser infiel y al mismo tiempo seguir estando casado.

Aunque el divorcio también suele ser devastador para los hijos, porque los condiciona y los afecta de todas formas al obligarlos la mayoría de las veces a cambiar su forma de vida, repartiendo sus vidas entre ambos padres, a cambiar de domicilio, de escuelas, de amigos y muchas veces hasta de status social y situación económica; las estadísticas afirman que el divorcio es menos movilizador para los niños y los jóvenes cuando los padres enfrentan los problemas y no se mienten.

Los divorcios hoy en día son más comunes que en otras épocas, cuando era frecuente que las personas casadas se permitieran un mayor grado de hipocresía en la sociedad, para guardar las apariencias.

La magnitud de las grandes ciudades y el anonimato brinda una mayor oportunidad de ejercer el libre albedrío sin el peso del “qué dirán” y atreverse a disolver uniones y vincularse nuevamente tantas veces como los protagonistas estén dispuestos a establecer, sin tener en cuenta muchas veces los problemas que esto acarrea.

Pero cuando se instala la infidelidad en una pareja y es tolerada y a veces hasta aceptada por el otro, los niños aprenden a relativizar los valores y trasladarán ese aprendizaje a las demás áreas de su vida.

Creerán que robar puede no ser tan malo porque depende de las circunstancias y mentir, engañar y traicionar tampoco, y tratarán de justificarse con el dudoso recurso de que nadie es perfecto y que a veces se justifica ser desleal para no parecer estúpido.

Las parejas suelen atravesar muchas crisis que son comunes a todos en cada etapa de la existencia y la infidelidad por lo general, suele ser un recurso inmaduro que intenta detener el tiempo y postergar la madurez.

Puede que a veces sea saludable disolver una unión por cuestiones imposibles de resolver, pero para comenzar una nueva relación primero hay que terminar la anterior sin dejar un tendal de personas heridas.

Actuar en forma madura significa ver las cosas desde una perspectiva más alta porque los problemas siempre se resuelven desde un nivel más elevado de entendimiento, para en este caso encontrar nuevas formas de encarar el desarrollo natural de la vida, sin afectar a las relaciones personales cayendo en viejas fórmulas.

Excusa: “Dios no me puede juzgar ya que la moral es relativa”

2 Feb

Para ser un buen testigo de Jesucristo, es importante que tengas una buena comprensión de lo que es el pecado y cómo sabe un hombre lo que es el bien y el mal.

1 Juan 3:4 “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.”

En el contexto del evangelismo, hablamos de que la ley mencionada es la ley moral que Dios escribió en el corazón de cada hombre:

Romanos 2:15 “mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos,”

Esta conciencia del bien y del mal la tiene todo hombre tiene desde que Adán y Eva pecaron (comieron del árbol de la Ciencia del Bien y del Mal Génesis 2:17, Génesis 3). Por esta conciencia, ningún hombre tendrá excusas delante de Dios por su pecado, nadie podrá alegar ignorancia de conocer lo que es el bien y el mal, por lo que el Juicio de Dios será con justicia.

Romanos 2:1-2 “Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo. Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad.”

Esta conciencia está expresada en parte en los Diez Mandamientos que Dios dio a Moisés pero los Diez Mandamientos no son la ley moral completa. Esta ley tampoco es la Biblia, aunque la Biblia contiene los Diez Mandamientos y otros más. Y esto es importante ya que hay maldades del hombre que este hace y que aunque no están en la Biblia, sabemos que son pecado.

Otras sí están en la Biblia, pero aunque una persona no la haya leído ya sabe que está mal. Por ejemplo, Jesús hizo explícito que el mirar a una mujer con lujuria es adulterio, y eso ya lo saben todos los hombres por la conciencia que Dios les dio:

Mateo 5:27-28 “Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.”

De esta manera, al explicar a una persona de su pecado, usamos la Biblia o le mencionamos parte de los Diez Mandamientos, pero es importante que sepamos que esa persona tiene dentro de sí la conciencia (dada por Dios).

Entonces, ninguna persona puede alegar excusas tales como:

  1. “mi conciencia está dormida y entonces Dios no me puede juzgar”
  2. “no se me puede culpar de ese pecado porque yo no he leido la Biblia”
  3. “las tribus en Africa no serán juzgadas igual que nosotros porque no tienen una Biblia”
  4. “la sociedad define la moral”
  5. “la moral no es una verdad absoluta, así que Dios no me puede juzgar”

La ley moral (conciencia, la ciencia del bien y del mal) expresa la santidad de Dios, el bien que Dios considera bien, y es el medio para explicar a los hombres el estándar de perfección moral que Dios exige, aquello que está bien ante los ojos de Jehová. Y por ende, enseña a los hombres su urgencia de un Salvador.

Gálatas 3:24 “De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.”

Entonces, todo pecador puede ver su necesidad de perdón que sólo puede tener al huir a Cristo, con arrepentimiento y fe (Hechos 20:21). Para más información, lee ¿Qué es la conciencia?

fuente bibl: www.evangelismobiblico.com