El milenarismo (I): A propósito de “2012″

29 Nov

2012 es una versión más, con apabullantes efectos especiales, de una de las más viejas preocupaciones del hombre occidental, la fecha exacta de la destrucción del mundo y la manera en que algunos podrán salvarse para asegurar la continuidad de la especie; en el caso de la película, inspiradas en una profecía maya.

Incendio de los pozos petroleros de Kuwait, primera guerra del golfo
Algunas profecías son más curiosas. La de los indios hopi de Arizona son como mínimo desconcertantes si fueron así originalmente y no ajustadas posteriormente: según los hopi sus ancestros, antes de la llegada de los colonos blancos, decían que el mundo empezaría su camino a la destrucción cuando la tierra fuera recorrida por serpientes de acero y ríos de cemento; la fecha definitiva sería cuando el hombre blanco fuera de pelea al otro lado del mundo, al lugar donde surgió la primera chispa del entendimiento y de resultas habría columnas de humo y fuego en el desierto. Lo de la cuna del conocimiento vendría siendo Mesopotamia (Irak) y las columnas de fuego se parecen bastante a los incendios de los pozos petrolíferos durante la primera guerra del golfo.

Pero los pobres líderes mayas llevan años clamando que su profecía no se refiere al fin físico del mundo, su calendario no oculta una cuenta regresiva. Se refiere a una nueva fase de progreso espiritual, pero ellos no tienen quién les haga una película y en todo caso tendría una trama tan veloz como ver secarse una pared recién pintada.

Roland Emmerich, rey del cataclismo

El mito de un dios creacionista (¡Hágase la luz!) tiene una implicación imperceptible: un tiempo lineal, es decir, teniendo el tiempo un inicio, debe tener un final. Por eso nuestra historia es una especie de paréntesis entre el génesis y el Apocalipsis en el caso cristiano (o la llegada del Mesías, según los judíos; o los mitos musulmanes).

Resulta que esta no es la única concepción del tiempo. Los budistas o los hinduistas creen en un tiempo circular donde todo es un eterno retorno. Y los mayas creían en un tiempo en espiral ascendente, que iba subiendo clausurando fases. En ese contexto debería entenderse la profecía, pero cuando los judeocristianos nos tropezamos con profecías que suenan interesantes y le hablan a nuestro atávico miedo de una destrucción final, estiramos el nuevo mito.

2012, como en todas las películas de Emmerich, que ha destruido la Casa Blanca tres veces, incluyendo lanzarle encima un portaaviones y en su lista figuran el Empire State, la Biblioteca de New York y la capilla Sixtina, no elabora las causas del desastre en sus cintas: sólo las insinúa lo necesario para impulsar a la película a llegar lo más rápido posible a lo que él quiere: destruir el mundo. Otra vez.

En este caso, se supone que el mundo va a acabarse porque una alineación planetaria ha desatado explosiones solares que han modificado la masa de los neutrinos de la corteza terrestre y la van a desplazar.

La explicación tiene problemas de lógica elemental e historia. Los de lógica son sencillos: si la masa de los neutrinos cambia, resulta que esos no son unos bichos que viven en el centro de la tierra sino que hasta nosotros los tenemos; si el cambio afecta al planeta ¿se imaginan lo que le puede hacer a John Cusack, el indestructible protagonista de la película, disfrazado de hombre común? La otra razón es que por pura estadística siempre hay algunos planetas alineados.

Y aquí entran las razones históricas de las que hablaba antes: en 1983 yo era un adolescente lo bastante desadaptado socialmente (lo que significa que las niñas que me gustaban de la cuadra no me miraban para nada, cosa que tampoco ha cambiado mucho) como para que me interesara la astronomía. Así que tuve el raro privilegio de ver la última vez que los nueve planetas estuvieron alineados. Me pase una madrugada en una colina viendo un espectáculo que ocurre más o menos cada doscientos años, preguntándome si sería de los primeros en ver a Venus estallar en llamas.

En esa época también dijeron que el mundo se iba a acabar. Como también lo anunció The Jupiter effect de John Gribbin en 1970, con sólo cinco planetas. Y otra vez en el 2000 cuando en mayo se alinearon cinco de los planetas clásicos, encima en semejante año. La verdad es que lo de alineación, como aprendí con algo de desilusión, es un término bastante generoso y a los astrónomos no les gusta nada. Las órbitas de los planetas están ligeramente ladeadas entre sí, no es como si estuvieran puestas sobre una mesa, así que no pueden terminar de formar una línea recta.

Pero esta película pretende ganar algo de validez usando un título que sugiere que se basa en la profecía maya. En la profecía no se habla de planetas ni alineaciones ni explosiones solares, cosa curiosa teniendo en cuenta que los mayas fueron grandes astrónomos. A menos que Quetzalcoatl surja por el borde del sistema solar y acomode los planetas en fila como si preparara una partida de billar, no existe la menor posibilidad de una alineación planetaria extraordinaria el 21 de diciembre de 2012.

Yo ya no recuerdo cuántas veces he estado sentado en primera fila para ver acabarse el mundo ni cuántos anticristos me han tocado: la alineación de 1983, la de 2000, la caída del muro de Berlín, la revolución iraní, la primera guerra del golfo, el paso al nuevo milenio, el once de septiembre. Lo que sí sé es que no he visto al primero de esos autores pedir perdón por dejar a tanta gente vestida y alborotada para la fiesta del final de los días y, en cambio, salen con una nueva fecha diciendo “¡ahora sí!”.

La profecía maya en sesenta segundos

La “profecía” no es tal sino la descripción de un hecho matemático a la luz de la concepción maya: el 21 de diciembre de 2012 a las 11:11 de la mañana (se le llama “hora universal”) se acaba el Gran Ciclo del Antiguo Calendario Largo maya. Ese ciclo habrá durado hasta ese momento 5125 años y se le conoce como los 13 Batkuns.

Punto. En ninguna parte en sus leyendas habla de lluvia de fuego o de sapos, de océanos que se desbordan del planeta. No es muy diferente a que digamos que 2009 se acaba a las 12 de la noche del 31 de diciembre.

Eso es lo que los mayas se han desgañitado tratando de decir desde la península de Yucatán, pero los libros, películas y sites dedicados a “enriquecer” (temible verbo) la profecía no los dejan oír: no vamos a dejar un asunto tan importante como el fin del mundo en manos de unos desarrapados en las selvas de Chichén Itzá. La cosa se ha vuelto tan delirante que hay “puristas” que aceptan que sí, que Emmerich es un farsante, que la profecía no habla de planetas alineados sino que el sol va a ponerse en un ángulo especial con el núcleo de la galaxia y desde allá saldrá un rayo que lo destruirá todo a su paso hasta acabar en el sol. Según la teoría de la relatividad, el rayo supongo que salió hace millones de años y está en viaje (o como es un rayo maya y además profético y los mayas no sabían que nada puede viajar más rápido que la luz, entonces este rayo está exonerado de las reglas físicas, no sé)… pero eso no impide que estos tipos vayan a explicarles a los mayas con todo amor lo que su profecía realmente quiere decir.

Pero la concepción maya del tiempo en espiral es benigna, sólo que es incompatible con nuestra visión apocalíptica. Ese nuevo comenzar no es con otras personas buenas ni significa, como en el mito del Arca de Noé (el de la Biblia o el de Emmerich) limpiar el mundo de la maldad para comenzar otra vez. Significa un escalón más alto en un desarrollo continuo e infinito hacia nuestro destino como especie. Pero eso, claro, no vende boletas…

fuente: http://luisftenorio.wordpress.com/2009/11/27/el-milenarismo-i-a-proposito-de-2012/

Anuncios

Una respuesta to “El milenarismo (I): A propósito de “2012″”

  1. varyvar 4 diciembre 2009 a 7:05 PM #

    EL VALLE DE LOS HUESOS SECOS Y GOG

    Y MAGOG

    Ezequiel 37.

    Esta sección contiene una sorprendente visión, y una clara explicación. Esta no es una cuestión de la conversión del alma ni de la resurrección del cuerpo, sino de Dios haciendo que Israel una vez más viva como un pueblo. Ellos estaban en ese tiempo dispersos y sin una existencia política; y mayores tribulaciones que aquellas infligidas por el Asirio o Babilonia estaban ante ellos, de lo que la ley y los profetas claramente advirtieron de antemano, pero la palabra de Jehová permanecerá. Y aquí nuevamente esto fue revelado a los afligidos cautivos para su consolación después de su primitivo exilio y antes del último para que ellos pudiesen ser sustentados en presencia de tan abrumadores desastres por la segura esperanza de su avivamiento nacional bajo la misericordiosa obra del Señor.

    “La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos.
    37:2 Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. “(vv.1, 2). No hay deseos por ocultar a quienes son designados por los huesos en el valle. Allí no solo no había poder, sino tampoco vida. En vista a manifestar leamos más, “Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes.” (v.3.)

    La impotencia de este modo implicada y confesada abre el camino para la palabra de Dios. “Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová.

    37:5 Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.

    37:6 Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová. “(Vv.4-6.)

    Verdaderamente esta era la extremidad del hombre y la oportunidad de Dios. Él es el Dios que vivifica a los muertos; y ¿dónde ejerce Él su poder sino en favor de Su pueblo? Y al profeta le fue dado ver como también escuchar y hablar.

    ” Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. 37:8 Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu” (vv. 7,8).

    Aun más solemne es lo que sigue en el v.9, 10. “Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán 37:10 Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo. “(vv.9, 10).

    Es imposible aplicar tal declaración al retorno de más o menos 43.000 personas desde Babilonia: especialmente cuando los ejércitos antiguamente excedían a aquellos de los tiempos modernos. El remanente que retornó entonces era un muy pequeño ejército comparado con aquel de Judá bajo sus reyes. Y después encontraremos que Efraín como también Judá son claramente contemplados en la visión: realmente esto se implica inmediatamente después en “toda la casa de Israel.” El retorno pasado de la cautividad, por tanto, está fuera de vista aquí.

    Pero no somos dejados a nuestro propio razonamiento en cuanto al alcance de este libro y el propósito general de Ezequiel. Aquel que nos dio la visión ha añadido la más clara interpretación. ”

    “Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos.

    37:12 Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel.

    37:13 Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío.

    37:14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.” (vv. 11-14.)

    A una mente simple y sujeta a las Escrituras no puede haber duda aquí. A cualquier uso o aplicación que podamos hacer de la visión, su directo y claro significado es el avivamiento de Dios de Su antiguo pueblo Israel entonces absolutamente destruido, muerto, y sepultado, pero que aun así debe dejar sus sepulcros conforme a la palabra de Dios. “Estos huesos son la casa de Israel.” Y Dios conforta a Su pueblo como también reprende la incredulidad que dice, “nuestros huesos se han secado, y nuestra esperanza se ha perdido: somos cortados.” Su propia gracia fiel emprenderá hacer lo que claramente está más allá del poder del hombre. Él declara que no solo los sacará de sus sepulcros en donde ahora como nación están sepultados, sino que los llevará a la tierra de Israel_ una consecuencia conveniente no a aquellos resucitados de los muertos ni a almas convertidas a Dios ahora por medio del evangelio, porque ¿qué tenemos nosotros que ver con la tierra de Israel? Pero la restauración a su tierra es el simple y necesario complemento de la resurrección nacional de Israel. Y así lo testifica todo el A. Testamento. Continuamente vemos al pueblo y la tierra unidos: bendición para ambos, como ahora ¡ay! Una maldición para ambos.

    El significado, por tanto, parece indisputable, salvo para hombres cuyas mentes se han corrompido por las escuelas Patrísticas o Puritanas, que no pueden ver nada de los tratos y designios de Dios en Israel en la tierra, como tampoco ven justamente Sus consejos celestiales para la iglesia; y esto debido al punto de partida de ambos, aunque en diferentes formas, es la sustitución de Cristo por el yo. Su interpretación de la profecía en particular está viciada por su fatal error, que prácticamente borra las esperanzas de Israel de la Biblia y rebaja las nuestras a una mera sucesión a sus esperanzas y herencia con mejores luces y privilegios. Esto es parte de la primera, y más amplia y tenaz corrupción del cristianismo contra lo cual el apóstol luchó valientemente. Y esto viene más insidiosamente, porque a los ojos de aquellos que están bajo su influencia parece que ellos, de todos los hombres, son los más distantes de los falsos hermanos que Pablo denunciaba. A sus pensamientos la más verdadera guarda contra este judaizar es negar que los judíos alguna vez serán restaurados como pueblo, y a su propia tierra. Todas las predicciones de la futura bendición y gloria para Israel ellos las vuelven a la cristiandad ahora o a la iglesia en gloria. ¡Muy pernicioso error! Porque esto es exactamente judaizar al cristiano y a la iglesia por hacerlos simplemente seguir y heredar de Israel. La verdad de este modo es sumergida; los brillantes prospectos de Israel son negados; y se engendra el engaño gentil; y el cristiano es mundanalizado, en lugar de ser enseñado acerca de su lugar de bendición en lo alto en contraste con el de Israel sobre la tierra.

    Pero tenemos otra revelación conectada. El avivamiento de Israel como pueblo no es todo lo que el profeta aquí aprende y comunica. Esto fue dado en la primera mitad del capitulo no su vivificación individual, aunque verdadero como es esto, sino su resurrección nacional bajo la operación del Espíritu, no de la voluntad del hombre o las políticas del mundo, como conviene al pueblo escogido y ahora finalmente bendecido por Jehová. Había una clara bendición que será conferida sobre ellos, la desaparición de un antiguo reproche que por largo tiempo ha deshonrado a Israel desde los días de Roboam mientras éste ha subsistido en la tierra. Cuando Dios extienda Su mano para restaurarlos en el ultimo día, Él los reunirá como ellos fueron antiguamente bajo David y Salomón, y nunca más su unidad será rota ni amenazada; esto está reservado para el verdadero amado cuando Él reine como Príncipe de paz.

    “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

    37:16 Hijo de hombre, toma ahora un palo, y escribe en él: Para Judá, y para los hijos de Israel sus compañeros. Toma después otro palo, y escribe en él: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel sus compañeros.

    37:17 Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo, y serán uno solo en tu mano. “(vv.15-17)

    Es realmente una oscura prueba de la perversidad humana que palabras como estas hayan sido entendidas mal. Aun así ha habido y hay, no entre los despreciados judíos quienes se han aferrado a sus futuras esperanzas, sino en menosprecio de su actual responsabilidad por parte de cristianos bajo el evangelio, de la indiscriminada gracia de Dios en un Cristo muerto y resucitado a cada alma que cree, sea judío o gentil. De esta forma es entonces que Satanás engaña. Los judíos son justos al mantener que Israel será bendecido bajo el Mesías y el nuevo pacto, y esto, no vagamente tampoco parcialmente, pero después que la apostasía como también los juicios divinos hayan caído sobre ellos, entonces todo Israel será salvo, reunido y unido, Judá y José como un todo. Ellos están absoluta, y fatalmente, errados ahora al no ver a su Mesías, el Salvador, en Jesús de Nazaret, y por tanto perecen porque no obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Pero Satanás engaña a la cristiandad en que, mientras ellos justamente confiesan al Crucificado como el Hijo de Dios, ellos no solo mezclan la ley con el evangelio y de este modo pierden todo confort, poder, y certeza de la salvación de Dios en Cristo, sino también anhelan las predichas glorias de Israel sobre la tierra como si ellas fuesen descriptivas de sus propios privilegios casi ignorando totalmente su posición celestial como también negando la fidelidad de Dios y la futura misericordia hacia Israel.

    Realmente no hay excusa para comprender mal un símbolo tan claro como ese de los vv.16, 17. Pero, como si para remachar la aplicación, como antes hemos agregado una explicación.

    “Y cuando te pregunten los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos enseñarás qué te propones con eso?,

    37:19 diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel sus compañeros, y los pondré con el palo de Judá, y los haré un solo palo, y serán uno en mi mano.

    37:20 Y los palos sobre que escribas estarán en tu mano delante de sus ojos,

    37:21 y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra;

    37:22 y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos.

    37:23 Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios.” (Vv.18-23)

    Es en vano torcer tal lenguaje al remanente de los judíos que retornó de Babilonia como también a la iglesia en Pentecostés. No hay siquiera analogía en ello. Esta es una unión de dos casas de Israel divididas y separadas por largo tiempo, y de nada más. Ni siquiera una sombra de su cumplimiento ha aparecido aun. No pueden imaginarse palabras más explicitas. Cada sentido, salvo la reunión futura de todo Israel como una nación bajo un Rey es excluido. Ellos nunca más serán divididos, nunca más contaminados. Aun más, ellos serán el pueblo de Jehová y Él su Dios. Como el judío no puede decir que esto ha sido cumplido, del mismo modo es absurdo para un gentil decir esto de o para ellos. Aun más absurdo es para un gentil demandar esto para sí mismo. En ningún caso esto es aplicable al cuerpo cristiano. Un remanente de judíos retornado de Babilonia para contaminarse no solamente con trasgresiones, sino con la cosa más detestable que su antigua idolatría, el rechazo y crucifixión de su Mesías: ¿fue esto un cumplimiento de las brillantes palabras de Ezequiel?

    Pero además se añade, “Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra” (v.24)

    Aquí nuevamente ¿qué confirmación es necesaria? Porque ningún cristiano sobrio puede dudar que solo puede en ello designarse a Cristo, y Cristo, no como Cabeza de la iglesia en el cielo, sino como Rey de Israel cuando Él reine sobre la tierra. Nunca, desde que la profecía fue expresada, ha habido algún acercamiento a su cumplimiento. Nunca ellos han tenido un pastor; tampoco Israel ha andado en Sus juicios, ni observado Sus estatutos.

    Los cristianos sobre todo el mundo no pueden estar en vista aquí, aun menos cuando ellos van al cielo, esto solo puede decirse de Israel. “Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre” (v.25)

    Estas son, como dice Isaías, las seguras misericordias de David_ ese pacto eterno que Jehová hará con Israel; y esto lo explica la resurrección de Cristo. De esta manera Él debe reinar_ no solo ascender y venir a ser el comienzo y Cabeza de una nueva obra en lo alto, sino reinar_ sobre Israel en su tierra. Realmente, en lenguaje fuertemente parecido al profeta mencionado, Ezequiel sigue con la seguridad de Jehová.

    “Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre. 37:27Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.37:28 Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre” (Vv.26-28).

    El humillante pensamiento es que los cristianos puedan cuestionar lo que se tiene en vista aquí. Solo una cosa explica todo_ el profundo y amplio alejamiento de los hombres en la cristiandad de un adecuado o real sentido de sus propias bendiciones. Desde la paz y goce propio para el cristiano, ellos a causa de judaizar y la influencia de Babilonia han caído en dudas, oscuridad y error; y en su falta de confort en el Espíritu Santo, a causa de incredulidad de la gracia en la cual está el cristiano, ellos son tentados a codiciar los bienes de su vecino para ruina de la verdad y la confusión de las relaciones con Dios, ya sea de la iglesia ahora o de Israel en el futuro. El resultado de la profecía es tan claro y positivo y glorioso a la naturaleza que los mismos paganos sabrán que Jehová santifica a Su pueblo, cuando Su santuario esté medio de ellos para siempre. ¿Quién puede afirmar que esto es verdadero ahora, ya sea de Israel, de quien se dice, o de la iglesia?

    “Si Israel es mencionado en los pasajes que ellos citan, este es el espiritual (es decir, las naciones que han abrazado la religión cristiana), y no del temporal, o en otras palabras de la simiente judía de Abraham. Si el texto afirma que Israel y Judá retornarán a la tierra de sus padres para poseerla para siempre, ellos sostienen que esta tierra es el cielo, y que aquellos que han reconocido al Mesías son Israel y Judá. Las guerras y desolación de la cual el profeta habla también son tomadas metafóricamente. Debemos creer, de acuerdo a ellos, que esta es una lucha de vicios y virtudes; de impiedad con justicia. De esta manera para aniquilar las pruebas que esperamos marcarán el cumplimiento de las promesas del Todopoderoso, ellos confunden el cielo con la tierra, este mundo con el paraíso, la ciudad santa con las asambleas de los cristianos; Israel, Jacob, y Judá, con los gentiles; el desorden de la guerra con la oposición espiritual del vicio a la virtud, evidentemente temporal como es esto, con la salvación de almas, la religión que ellos profesan. ”

    “el profeta Ezequiel destruye completamente todas estas quiméricas opiniones. Los verdaderos israelitas, dice él, serán redimidos_ la verdadera simiente de Abraham, Isaac, y Jacob, y no los gentiles. Él no dice que la tierra que ellos volverán a poseer será la iglesia o el cielo, sino la misma tierra que ellos han habitado antes de ser dispersados, y en la cual morarán para siempre. Jehová manda a Ezequiel que tome dos palos; “Hijo de hombre, toma ahora un palo, y escribe en él: Para Judá, y para los hijos de Israel sus compañeros. Toma después otro palo, y escribe en él: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel sus compañeros.

    37:17 Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo, y serán uno solo en tu mano.

    37:18 Y cuando te pregunten los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos enseñarás qué te propones con eso?,

    37:19 diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel sus compañeros, y los pondré con el palo de Judá, y los haré un solo palo, y serán uno en mi mano.

    37:20 Y los palos sobre que escribas estarán en tu mano delante de sus ojos,

    37:21 y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra;

    37:22 y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos.

    37:23 Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios.

    37:24 Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra.

    37:25 Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre.

    37:26 Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre.

    37:27 Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

    37:28 Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre.”

    ¿Pueden los gentiles que han abrazado la fe cristiana creer que ellos son los israelitas a quienes alude el profeta? ¿Han sido alguna vez las naciones llamadas Judá y Efraín? ¿O han ellos sido divididos en dos reinos? Ninguna razón, tampoco sentido claro es el fundamento de la persuasión de que la tierra de la cual habla el profeta es espiritual; que es la iglesia la que está en vista y es significada cuando él asegura al pueblo de Israel de su retorno a su propia tierra_ a ese feliz tierra que ellos antes han poseído en la tierra de Canaán, y que Jehová ha dado a sus ancestros. ¿Pueden los montes donde el pueblo debe reunirse ser espirituales? La ficción nunca fue tan lejos en su metamorfosis.

    Ezequiel 38

    Después siguen dos capítulos que contienen una predicción del juicio de Dios que ha de caer en los últimos días, cuando Israel esté restaurado, sobre un líder nor-oriental con sus vastas naciones satélites y aliados sobre los montes de la tierra santa.

    Las grandes cuestiones son, qué, dónde, y cuándo, ellos son vistos cuando se aplica la visión, no cuando ésta fue escrita. Y de esto el lugar que ella ocupa en la serie profética, el preciso lenguaje de la visión y el carácter del juicio pronunciado, no debe dejar lugar a duda para ningún creyente. Esto puede solo aplicarse a los últimos días cuando la nación escogida esté en paz restaurada en su tierra, y se habla de tal juicio sobre sus enemigos, incontables como estos puedan ser, y como nunca se ha testimoniado desde que Ezequiel profetizó, tampoco algo se ha acercado a esto. El esfuerzo de Grotian por mezclar en esto a Antíoco es por supuesto un lamentable fracaso. Igualmente insatisfactorio es el mismo vago “ideal” de Fairbain y la moderna escuela Germana. Tampoco lo son los futuristas más justos, que confunden esto con la bestia y el falso profeta con este líder de naciones orientales, no sin seguidores del sur.

    Observemos ahora el comienzo de esta notable predicción. ¿Quién puede negar que el rápido e inmenso desarrollo del imperio Ruso da un inequívoco testimonio al juicio que está viniendo, como aquí se declara mucho antes?

    “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

    38:2 Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog en tierra de Magog, príncipe soberano de Mesec y Tubal, y profetiza contra él,

    38:3 y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal.

    38:4 Y te quebrantaré, y pondré garfios en tus quijadas, y te sacaré a ti y a todo tu ejército, caballos y jinetes, de todo en todo equipados, gran multitud con paveses y escudos, teniendo todos ellos espadas;

    38:5 Persia, Cus y Fut con ellos; todos ellos con escudo y yelmo;

    38:6 Gomer, y todas sus tropas; la casa de Togarma, de los confines del norte, y todas sus tropas; muchos pueblos contigo.

    38:7 Prepárate y apercíbete, tú y toda tu multitud que se ha reunido a ti, y sé tú su guarda.

    38:8 De aquí a muchos días serás visitado; al cabo de años vendrás a la tierra salvada de la espada, recogida de muchos pueblos, a los montes de Israel, que siempre fueron una desolación; mas fue sacada de las naciones, y todos ellos morarán confiadamente.

    38:9 Subirás tú, y vendrás como tempestad; como nublado para cubrir la tierra serás tú y todas tus tropas, y muchos pueblos contigo” (vv.1-9)

    Aquí el caso está claramente definido en todo salvo en nombre, el que parece ser probablemente simbólico. Este es el último enemigo de Israel que ahora nos confronta. Él mora en la tierra de Magog, el hijo de Jafet que en debido tiempo se extendió en las vastas estepas de lo que antiguamente se llamo Scythia. Él es autócrata de todas las Rusias, príncipe de Rosh, Mesec y Tubal. De esta forma lo tenemos a él mismo, su tierra, y pueblo. Pero Jehová Dios está contra aquel que, en lugar de ver cuando el bien viene a un pueblo por largo tiempo atribulado, piensa en engrandecerse a si mismo, y de esta manera se encuentra no solo contra el Israel de Dios sino contra el Dios de Israel. Maldito debe ser aquel que confía en el hombre y hace de la carne su brazo, y así lo prueba Gog. Porque Jehová declara que Él se volverá hacia él y lo hará salir a él y a todo su ejercito.

    Entonces aparecerá como una lección final que ningún rey es salvado por la multitud de sus ejércitos, y que un poderoso no es libertado por su mucho poder, y que un caballo es una cosa vana en vista a la seguridad. Israel finalmente será pobre en espíritu; y Jehová llevará el consejo del pagano a nada, mientras Su consejo permanecerá para siempre. Ellos vienen vestidos a la perfección, una gran compañía, con escudos y todos empuñando espadas; Persia también está allí, obligado a seguir el curso del poderoso líder del norte, Cus y Fut con ellos; Gomer, y todas sus tropas; la casa de Togarma de los lados del norte y todas sus tropas: ¡muchos pueblo realmente con Gog! Con seria ironía se le dice a él que se prepare, con su vasta confederación, y estén en guardia_ ¡si él puede!

    Mucho tiempo atrás ha sido dada la advertencia. Ninguna gran nación en el mundo antiguo ha sido tan lenta para tomar el liderazgo del populoso oriente. Pero, retrasado como pueda ser, la época es vívidamente observada por el vidente. “De aquí a muchos días serás visitado; al cabo de años vendrás a la tierra” de Israel, donde ellos estarán entonces morando en seguridad. Como una tormenta viene Gog, como una nube que cubre la tierra. Pero ninguna arma forjada contra Israel prosperará. Esta es su heredad, cuando su justicia es de Jehová. Ellos aun pueden ser pocos, sus adversarios incontables; pero ¿qué es esto, sino una oportunidad para que Jehová se muestre frente a los enemigos de Su pueblo? Es esto lo que encontrará Gog, como veremos, solo que demasiado tarde para él y sus seguidores. Este es el día de retribución y de gobierno divino sobre la tierra, cuando el homicida, por largo tiempo alejado pero preservado, retornará a la tierra de su posesión. ¿Y no vengará Dios a Sus propios elegidos cuando aquel que confía en sus números arroje su codiciosa mirada sobre la tierra sobre la cual descansan siempre los ojos de Jehová?

    La profecía entonces supone el retorno del pueblo como un todo a su tierra, no solo de un remanente, como fue el caso después de la cautividad babiloniana. Pero hay más. Esto supone una condición de insospechada quietud tal que difiere de cualquier periodo en la historia pasada de Israel. De esto Gog desea tomar ventaja, y prepara su propia ruina. Él no tiene fe en el amor de Dios por Su pueblo, y jamás piensa que Él tome Su lugar en medio de ellos para defenderlos contra sus enemigos.

    “Así ha dicho Jehová el Señor: En aquel día subirán palabras en tu corazón, y concebirás mal pensamiento,

    38:11 y dirás: Subiré contra una tierra indefensa, iré contra gentes tranquilas que habitan confiadamente; todas ellas habitan sin muros, y no tienen cerrojos ni puertas;

    38:12 para arrebatar despojos y para tomar botín, para poner tus manos sobre las tierras desiertas ya pobladas, y sobre el pueblo recogido de entre las naciones, que se hace de ganado y posesiones, que mora en la parte central de la tierra.” (Vv.10-12)

    Si ha llegado el día para que Israel sea bendecido por la misericordia de Dios, este no es menos un día de juicio para las naciones. De estas tenemos aquí el último en orden, y quizás la más amplia extensión, la terrible e impresionante lección en la confederación final antes del reino de paz y justicia. Nada puede exceder la fuerza gráfica con la cual el profeta describe todo. Gog calcula encontrar una presa fácil en un pueblo aparentemente expuesto e indefenso. El piensa poco que en las alturas de Israel, él y su inmenso ejército han de perecer a manos de Jehová. Tampoco es solo que los actuales combatientes son de este modo tomados en su propia trampa, sino que aquellos que miran tienen que aprender que Aquel cuyo nombre es Jehová es el Altísimo sobre toda la tierra. “Sabá y Dedán, y los mercaderes de Tarsis y todos sus príncipes, te dirán: ¿Has venido a arrebatar despojos? ¿Has reunido tu multitud para tomar botín, para quitar plata y oro, para tomar ganados y posesiones, para tomar grandes despojos? “(v.13) Ellos pueden estar ansiosos por tratar con el despojador, y beneficiarse por la compra del esperado botín, pero pronto aprenderán a decir, “verdaderamente hay una recompensa para el justo; verdaderamente Él es un Dios que juzga en la tierra.”

    “Por tanto, profetiza, hijo de hombre, y di a Gog: Así ha dicho Jehová el Señor: En aquel tiempo, cuando mi pueblo Israel habite con seguridad, ¿no lo sabrás tú?

    38:15 Vendrás de tu lugar, de las regiones del norte, tú y muchos pueblos contigo, todos ellos a caballo, gran multitud y poderoso ejército,

    38:16 y subirás contra mi pueblo Israel como nublado para cubrir la tierra; será al cabo de los días; y te traeré sobre mi tierra, para que las naciones me conozcan, cuando sea santificado en ti, oh Gog, delante de sus ojos. “(vv.14-16)

    Se notará que la caída de Gog es aquí claramente establecida en “los últimos días,” como también en cuanto a “ese día cuando mi pueblo morará seguro.” Tampoco fue nada de esto verdadero en días de Zorobabel, como lo imagina Theodoret; o cuando Antíoco persiguió al remanente retornado, pero la escala de destrucción es completamente inaplicable. En ningún caso desde el tiempo de Ezequiel hay mucho punto de contacto. La predicción por tanto, más allá de disputa, espera su cumplimiento en días futuros.

    “Así ha dicho Jehová el Señor: ¿No eres tú aquel de quien hablé yo en tiempos pasados por mis siervos los profetas de Israel, los cuales profetizaron en aquellos tiempos que yo te había de traer sobre ellos?

    38:18 En aquel tiempo, cuando venga Gog contra la tierra de Israel, dijo Jehová el Señor, subirá mi ira y mi enojo.

    38:19 Porque he hablado en mi celo, y en el fuego de mi ira: Que en aquel tiempo habrá gran temblor sobre la tierra de Israel;

    38:20 que los peces del mar, las aves del cielo, las bestias del campo y toda serpiente que se arrastra sobre la tierra, y todos los hombres que están sobre la faz de la tierra, temblarán ante mi presencia; y se desmoronarán los montes, y los vallados caerán, y todo muro caerá a tierra.

    38:21 Y en todos mis montes llamaré contra él la espada, dice Jehová el Señor; la espada de cada cual será contra su hermano.

    38:22 Y yo litigaré contra él con pestilencia y con sangre; y haré llover sobre él, sobre sus tropas y sobre los muchos pueblos que están con él, impetuosa lluvia, y piedras de granizo, fuego y azufre.

    38:23 Y seré engrandecido y santificado, y seré conocido ante los ojos de muchas naciones; y sabrán que yo soy Jehová.” (vv. 17-23)

    No es la noción de pocos autores de que Gog debe ser el gran antagonista de occidente de los judíos que se nos presenta en Daniel, etc. Pero esto es confundir el alcance de nuestro profeta que nunca entra en el sistema de los cuatro poderes imperiales que deben pisotear Jerusalén hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan. Aún Nabucodonosor es visto como el siervo de Jehová para cumplir Su obra: como cabeza de la imagen él no aparece. Gog pertenece a otro carácter de enemigo y perece después cuando, cegado por la codicia de engrandecimiento territorial, no ve que está atacando a Jehová al tratar de saquear y destruir a Israel. Isaías habla de él en Isa.33, como el resto lo hace en términos más generales. Aquí la atención es atraída a las predicciones de este esfuerzo final (v.17) pero después de todo solo Dios gobierna, cual sea el orgullo o codicia y voluntad de Gog: Jehová lo traerá contra Israel para su propia destrucción. Aún así cuando viene, “mi ira”, dice Jehová, “subirá a Mi rostro” (literalmente, nariz). No más temores para la tierra de Israel, ni necesidad de nuevos golpes sobre los gentiles, al menos hasta la reunión de las naciones mil años después a lo cual esta invasión presta su nombre, una al comienzo, la otra al fin, del reino del Mesías.

    Que esta no es otra que la destrucción del enemigo de Israel antes del milenio debiese ser bastante clara por las palabras que siguen, para no hablar del capitulo después de este, y todo el resto de la profecía.

    Tomar las palabras meramente como símbolos de revolución política es completamente innecesario, si, y contrario al contexto. No hay cambio de gobierno ninguno en Israel, tampoco ellos sufrirán más, pero estos enemigos distantes que se congregan sobre sus montes han de perecer para siempre. La poderosa conmoción en Canaán añade solemnidad a la escena, tierra y mar, cielo y tierra, de este modo reconociendo la presencia de Aquel que hizo todas las cosas tomando la causa de Israel, no solo una matanza mutua en las filas enemigas, sino también pestilencia y sangre, lluvias desbordantes y grandes granizos, fuego y azufre. No sorprende que Rosenmuller es obligado a reconocer cuan claro es esto sobre la más fuerte evidencia que Antíoco Epifanes no puede estar en vista aquí. No hay ninguna dificultad para el creyente que espera los tratos futuros de Dios a favor de Israel. Los esfuerzos a aplicar esto a la iglesia serían ridículos, si no una flagrante y pecaminosa incredulidad, falsificando cada justo pensamiento de nuestro lugar como llamados a sufrir sobre la tierra y para reinar en resurrección y gloria con Cristo a Su venida.

    Puedo añadir que el pensamiento de algunos que los Turcos son los que están en vista aquí, es infundada; porque ellos por el contrario, Dios les ha permitido poseer la tierra en abierto desafío sobre una cristiandad tan culpable o idolatra como los judíos antes de que Babilonia fuese llevado cautivo. Aquí, por el contrario, este es el poderoso líder del norte en los últimos días, seguido por sus miríadas de oriente hasta el sur de Asia, que perece con todo su ejército bajo el más notable juicio de Dios cuando estarán tratando de poseer para Si mismo a Israel restaurado después de su larga dispersión.

    Ezequiel 39

    Este capitulo reasume la denuncia divina del gran ejercito del norte. No hay ocultamiento de sus formidables números y recursos; pero, cuales puedan ser estos, esto aumentará la victoria de Jehová que Él obtiene para Su pueblo por su absoluta destrucción.

    “Tú pues, hijo de hombre, profetiza contra Gog, y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal.

    39:2 Y te quebrantaré, y te conduciré y te haré subir de las partes del norte, y te traeré sobre los montes de Israel;

    39:3 y sacaré tu arco de tu mano izquierda, y derribaré tus saetas de tu mano derecha.

    39:4 Sobre los montes de Israel caerás tú y todas tus tropas, y los pueblos que fueron contigo; a aves de rapiña de toda especie, y a las fieras del campo, te he dado por comida.

    39:5 Sobre la faz del campo caerás; porque yo he hablado, dice Jehová el Señor” (vv.1-5)

    Los juicios de Dios usualmente están en armonía con el pecado y el pueblo y personas que vienen bajo Su desagrado. De este modo el destino de la bestia y el falso profeta es más allá de toda experiencia, espantoso; el solemne y final juicio sin nuevo proceso manda al lago de fuego. Y así, parecería, así será con el cuerno pequeño de Dn.8 (o rey del norte en Dn.11). Ellos se han entrometido con las cosas de Dios contra Su pueblo, teniendo un carácter de apostata menosprecio por Su verdad o pervertir esto para sus destructivos fines. Gog es juzgado como un agresor más vulgar, motivado como lo será con ambiciones por adquirir territorios y confiando en la fuerza brutal. De esta manera él es confrontado con un poder más grande que el suyo, que lo golpea.

    Tampoco es todo. Dios tratará con la tierra de la cual vino Gog como también con aquellas islas que contribuyeron con sus ejércitos. “enviaré fuego sobre Magog, y sobre los que moran con seguridad en las costas; y sabrán que yo soy Jehová. 39:7 Y haré notorio mi santo nombre en medio de mi pueblo Israel, y nunca más dejaré profanar mi santo nombre; y sabrán las naciones que yo soy Jehová, el Santo en Israel.” (vv.6, 7) Ninguna distancia ni aislación protegerá del juicio en ese día; porque el Señor está despertando como de un sueño para llamar a los vivos a cuenta, como un hombre poderoso que vitorean a causa del vino. Finalmente los habitantes del mundo aprenderán justicia. ¿Puede necesitarse un argumento para el creyente para probar que estos solemnes tratos que terminarán en un bendito resultado como nunca ha sido cumplido? Magog no es Roma o espiritual Edom o cualquier otro que el Scythia de los antiguos.

    “He aquí viene, y se cumplirá, dice Jehová el Señor; este es el día del cual he hablado.

    39:9 Y los moradores de las ciudades de Israel saldrán, y encenderán y quemarán armas, escudos, paveses, arcos y saetas, dardos de mano y lanzas; y los quemarán en el fuego por siete años.

    39:10 No traerán leña del campo, ni cortarán de los bosques, sino quemarán las armas en el fuego; y despojarán a sus despojadores, y robarán a los que les robaron, dice Jehová el Señor” (vv.8-10)

    Esta no es una vaga advertencia del enemigo donde y cuando él pueda estar; no es un principio general reproduciéndose a menudo en la providencia divina. El Espíritu Santo se esfuerza aquí para hacer esto preciso y especifico, el juicio de un claro enemigo, por largo tiempo suspendido, y finalmente cayendo ante el golpe de Jehová sobre la abrumadora fuerza que jamás se haya reunido contra Israel, justo antes de que Su gloria retorne en un más brillante esplendor y paz para morar en medio de Su pueblo en su tierra. Después tenemos los minuciosos detalles de su salir de las ciudades en Palestina y la quema de las armas defensivas y ofensivas de su enemigo; y esto no solo como un testimonio de su total destrucción, y también como su provisión de madera para el fuego durante siete años.

    “pero hay otro y más permanente resultado como el trofeo de esa gran victoria. “En aquel tiempo yo daré a Gog lugar para sepultura allí en Israel, el valle de los que pasan al oriente del mar; y obstruirá el paso a los transeúntes, pues allí enterrarán a Gog y a toda su multitud; y lo llamarán el Valle de Hamón-gog.

    39:12 Y la casa de Israel los estará enterrando por siete meses, para limpiar la tierra.

    39:13 Los enterrará todo el pueblo de la tierra; y será para ellos célebre el día en que yo sea glorificado, dice Jehová el Señor.

    39:14 Y tomarán hombres a jornal que vayan por el país con los que viajen, para enterrar a los que queden sobre la faz de la tierra, a fin de limpiarla; al cabo de siete meses harán el reconocimiento.

    39:15 Y pasarán los que irán por el país, y el que vea los huesos de algún hombre pondrá junto a ellos una señal, hasta que los entierren los sepultureros en el valle de Hamón-gog.

    39:16 Y también el nombre de la ciudad será Hamona; y limpiarán la tierra. “(Vv.11-16)

    ¿Pensó Gog tomar la tierra por posesión? Jehová le dará un sepulcro; y esto no en un lugar oscuro sino en el camino de muchos viajeros. La idea no es, como han imaginado nuestros traductores, que personas cerrarían sus narices a causa del mal olor, sino que el pensamiento de tantos hombres enterrados detendría a todos los que pasaran por allí y los llevaría a pensar de la venganza derramada sobre ellos. Los traductores de la versión Septuaguinta parecen aquí confusos (“el lugar de sepultura de todos los que se acercan al mar”); pero no hay apoyo dado a la noción ya mencionada. Ningún cálculo de incrédulos creyentes que desearían evaporar la predicción necesita desconcertar al cristiano. ¡Jehová ha hablado y no cumplirá!

    El cuidado para purificar la tierra de la vista de un hueso de hombre es notable, pero esto es natural si la gloria ha de morar allí. Personas en general si van a ayudar a aquellos que formalmente están designados para esa obra, cuya tarea es sepultar cada vestigio de la prodigiosa matanza del enemigo, todos los moradores en la tierra también tomarán parte en la obra. La multitud de este modo muerta y sepultada dará su nombre a una ciudad en la tierra. Pero este será el día cuando toda impureza desaparecerá de la tierra que Jehová reconoce como Suya, cuando Él será entonces y allí, glorificado. ¿Puede haber una duda legítima en cuanto a la época cuando estas condiciones son satisfechas? Es claro ver que esta es una cuestión de Dios juzgando al último líder de las Rusias en la tierra santa, cuando Israel haya sido traído de las tierras de su dispersión. Pero preocupación con nuestro propio lugar como cristianos estorba aquí como en otras partes_ estorba no solo el ver la fidelidad de Dios hacia Israel y Su misericordia hacia ellos, sino también nuestro discernimiento de la bendición peculiar de la iglesia. Si hemos de apreciar lo uno y lo otro, debemos distinguir estas cosas, y ver la conexión de cada una de ellas con Cristo. La interpretación mística no da su debido lugar a ninguna de ellas, sino envuelve todo en niebla.

    Después un mensaje de notable fuerza es enviado a través del profeta a todas las aves y bestias de presa. Ahora es su tiempo para una fiesta sobre un sacrificio tal como ellos nunca han tenido antes ni volverán a tener jamás. Grandes ejércitos han sido diezmados, y el resto ha sido dispersado o tomado cautivo, donde ellos han fallado en retirarse; ¿pero el mundo ha visto alguna vez una matanza como esta? Esta ciertamente es futura.

    “Y tú, hijo de hombre, así ha dicho Jehová el Señor: Di a las aves de toda especie, y a toda fiera del campo: Juntaos, y venid; reuníos de todas partes a mi víctima que sacrifico para vosotros, un sacrificio grande sobre los montes de Israel; y comeréis carne y beberéis sangre.

    39:18 Comeréis carne de fuertes, y beberéis sangre de príncipes de la tierra; de carneros, de corderos, de machos cabríos, de bueyes y de toros, engordados todos en Basán.

    39:19 Comeréis grosura hasta saciaros, y beberéis hasta embriagaros de sangre de las víctimas que para vosotros sacrifiqué. “(Vv.17-20)

    Si Jehová invita a un gran sacrificio para las criaturas de presa, ¡no cumplirá Él su palabra! Un llamado similar se hace en Apoc. 19:17,18, pero allí solo a las aves de los cielos. Este es en vista a la carnicería que ha de caer sobre los ejércitos de occidente al fin de esta edad; y supongo que solo las aves son mencionadas como en acuerdo con el juicio de los apostatas del testimonio celestial del Cristianismo. Aquí este es más amplio, ya que Sus tratos toman efecto sobre las incontables hordas orientales, que no solo han despreciado el evangelio sino que buscan poseer para si mismos la tierra cuando Su pueblo terrenal está siendo establecido allí en paz. Ninguna equivocación puede ser más brillante que la negación de estos juicios sobre los vivos antes de que comience el reino del Señor como el verdadero Salomón; ninguna verdad es más evidente en la palabra de Dios que el evangelio no está destinado a someter todo dominio, autoridad y poder, sino Cristo mismo hará esto cuando vuelva en gloria. En titulo todas las cosas han sido puestas debajo de Sus pies al sentarse sobre el trono de Dios; pero el proceso de poner a todos Sus enemigos debajo de Sus pies aun no ha comenzado. Él está ahora ocupado con otra obra; Él está llamando a los coherederos que han de ser glorificados, resucitados y transformados a Su venida, y que después reinarán juntamente con Él en Su reino. Y este activo sujetar de todo no es la obra de la gracia celestial, sino de poder manifestado sobre la tierra, por supuesto no siempre en destrucción, aunque el reino comienza y se cierra con esto sobre una inmensa escala, como lo vemos aquí en Apoc. 20:8,9

    El efecto moral del juicio ejecutado sobre Gog y sus ejércitos lo encontramos después:

    “Y pondré mi gloria entre las naciones, y todas las naciones verán mi juicio que habré hecho, y mi mano que sobre ellos puse. 39:22 Y de aquel día en adelante sabrá la casa de Israel que yo soy Jehová su Dios. 39:23 Y sabrán las naciones que la casa de Israel fue llevada cautiva por su pecado, por cuanto se rebelaron contra mí, y yo escondí de ellos mi rostro, y los entregué en manos de sus enemigos, y cayeron todos a espada. 39:24 Conforme a su inmundicia y conforme a sus rebeliones hice con ellos, y de ellos escondí mi rostro. “(vv.21-24).

    Mientras tanto el evangelio, si creído, pone a las almas en asociación con Cristo en el cielo. La vista de los juicios será usada por Jehová para enseñar a las naciones justicia sobre la tierra. Israel también necesita aprender, y así lo harán, el que tratará de este modo es Jehová su Dios “desde ese día y hacia adelante.” Será claro e innegable en ese día que Israel fue a cautividad debido a su iniquidad; que solo debido a eso Jehová retiró Su favor de ellos y los entregó a espada a sus enemigos. Es Su retribución la que explica su historia pasada con todas sus aflicciones.

    Pero hay un brillante futuro en prospecto para Israel: No hablo del evangelio o de la iglesia, donde no hay judío ni griego, sino del reino sobre la tierra cuando Israel será restaurado a su tierra, y tendrá el primer lugar entre las naciones en favor, paz, justicia, y el manifestado poder y gloria de Jehová.

    “Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Ahora volveré la cautividad de Jacob, y tendré misericordia de toda la casa de Israel, y me mostraré celoso por mi santo nombre.

    39:26 Y ellos sentirán su vergüenza, y toda su rebelión con que prevaricaron contra mí, cuando habiten en su tierra con seguridad, y no haya quien los espante;

    39:27 cuando los saque de entre los pueblos, y los reúna de la tierra de sus enemigos, y sea santificado en ellos ante los ojos de muchas naciones.

    39:28 Y sabrán que yo soy Jehová su Dios, cuando después de haberlos llevado al cautiverio entre las naciones, los reúna sobre su tierra, sin dejar allí a ninguno de ellos.

    39:29 Ni esconderé más de ellos mi rostro; porque habré derramado de mi Espíritu sobre la casa de Israel, dice Jehová el Señor” (vv. 25-29)

    Puede observarse aquí como un comentario práctico de mucha importancia para las almas que, si el N. Testamento debe ser creído, Dios nunca oculta Su rostro del cristiano; y esto porque el creyente, poseyendo vida eterna en Cristo es ahora introducido en la plena eficacia de Su sacrificio, y tiene el Espíritu Santo morando en él como su continuo testigo. De acuerdo a esto anticipamos en esto lo que será verdadero de Israel en el futuro, en lugar de permanecer sobre el fundamento probatorio de Israel en el pasado. Pero la creencia tradicional de la cristiandad pone a las almas en tal posición que nubla la verdadera gracia de Dios en la cual estamos; y esto sucede de la misma forma entre los Protestantes y Católicos, mientras los últimos añaden el nuevo error de anteceder y apropiarse para la iglesia ese lugar de honor terrenal que está reservado para Israel bajo el Mesías cuando el monte de la casa de Jehová será establecido como la cima de los montes y será exaltado sobre todos los montes, y todas las naciones correrán a éste. Algunos protestantes realmente están en oscuridad de manera a seguir a los romanistas en este error, aunque ellos en general ponen esto ante ellos como una esperanza milenial antes que como una demanda actual. Pero, asuma esto como ellos puedan, el efecto del error es degradar a la iglesia desde el cielo a la tierra, ya sea para negar las esperanzas de Israel o hacer a aquellos que las sostienen como inconsistentes si ellos las reconocen.

    Podemos añadir que, aunque el Espíritu será ciertamente derramado sobre Israel cuando la nueva edad comience, no habrá entonces el bautizar a los santos en un cuerpo. Por un Espíritu todos hemos sido bautizados en un cuerpo, ya sea judíos o gentiles, esclavos o libres y ha todos se nos ha dado de beber de un Espíritu 1 Cor.12. Del mismo modo en Col.3 se establece que Cristo es todo y en todo y en Efes.2 que la muralla de separación ha sido derribada, y que ambos han sido formados en un solo y nuevo hombre. Pero no será así en aquel tiempo. Por el contrario, en el milenio los santos judíos estarán en una posición más cercana y honrada que los gentiles sobre la tierra. Este es un estado en contraste con la asamblea ahora, donde tales distinciones son desconocidas: la cruz ha puesto fin a estas distinciones para el cielo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: