Archivo | 8:39 PM

Para el INCUCAI

24 Nov

Para el INCUCAI
2009 NOVIEMBRE 23
by Radio Cristiandad
Acerca del homicidio necesario para donar los órganos
Descubren 23 años después que no estaba en coma, sino que sufría una parálisis

Hace 26 años sufrió un accidente. Hace 3 vieron que estaba consciente.
“Frustración se queda corto para definir cómo me he sentido”.
No podía hablar ni moverse, pero su cerebro funcionaba bien.
Rom Houbens no estaba en coma, pero su parálisis le impedía comunicar a sus médicos que sentía. A Houben, que hoy tiene 46 años, le fue diagnosticado erróneamente en 1983 un coma tras sufrir un accidente de tráfico y hace tres años supieron de su consciencia, según informa el Telegraph.

Houben era un estudiante belga de ingeniería aficionado a las artes marciales cuando tuvo el accidente de coche. Su caso ha salido ahora a la luz gracias a un trabajo publicado por el doctor que le salvó la vida hace tres años, cuando se dio cuenta de que no estaba en coma y que su cerebro funcionaba bien, pero su cuerpo no.

Los médicos que durante todo ese tiempo supervisaron al paciente no fueron capaces de detectar que estaba consciente. La parálisis que sufría, además, le impedía a Houben comunicárselo a los familiares, amigos y colegas que le visitaban en el hospital.

Volvió a la vida 23 años después

En todas y cada una de las visitas médicas fue diagnosticado de forma errónea y por tanto, tuvo que sufrir en silencio. Sólo una evaluación de su caso 23 años después y por doctores de la Universidad de Lieja sacó a la luz que su cerebro estaba funcionando con normalidad, pese a su parálisis.

Gracias a la terapia, ahora Houben puede escribir mensajes en un ordenador y leer libros. Ha contado que cuando se despertó tras el accidente se dio cuenta de que no controlaba su cuerpo. “Yo gritaba, pero no salía nada de voz”, ha contado.

“Sólo yo se lo que he sufrido cuando los doctores y las enfermeras intentaban comunicarse conmigo sin exito hasta que perdieron toda la esperanza”.

El caso de Houben no es único

“Nunca olvidaré el día en que se dieron cuenta del error”, ha explicado, ” fue como volver a nacer. Hasta ese día sólo podía soñar con una vida mejor. La palabra frustración se queda corta para describir lo que he sentido estos años”.

El neurólogo Steven Lureys fue quien dirigió la revisión del caso de Houben y cree que su caso no es único. Houbens permanece ingresado en una unidad de cuidados intensivos junto a Bruselas, en Bélgica.

radiocristiandad.wordpress.com

Anuncios

SU REINO ES ETERNO<

24 Nov

SU REINO ES ETERNO

Posted: 22 Nov 2009 09:49 PM PST

Mi reino no es de aquí.

El, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, SE SENTO A LA DIESTRA DE DIOS, esperando de ahí en adelante HASTA QUE SUS ENEMIGOS SEAN PUESTOS POR ESTRADO DE SUS PIES.

Desde ahora veréis AL HIJO DEL HOMBRE SENTADO A LA DIESTRA DEL PODER, y VINIENDO SOBRE LAS NUBES DEL CIELO.

Pues El debe reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

A Dios gracias, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

…el cual obró en Cristo cuando le resucitó de entre los muertos y le sentó a su diestra en los lugares celestiales, muy por encima de todo principado, autoridad, poder, dominio y de todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo sino también en el venidero. Y todo sometió bajo sus pies, y a El lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, a cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que lo llena todo en todo.

Manifestará a su debido tiempo el bienaventurado y único Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores;

Jn.18:36 Heb. 10:12,13 Mt. 26:64 I Co. 15:25, 57 Ef. 1:20-23 I Ti. 6:15

Canción de porteros y servicio sin plataforma

24 Nov

Canción de porteros y servicio sin plataforma

Luigi Peñaranda
(Luigi) es el asistente del Director delPrograma Hispano de la Escuela de Posgrados en Teología (C.P. Haggard Graduate School of Theology) de Azusa Pacific University.

Luigi PeñarandaCanción de porteros y servicio sin plataforma
Noviembre 23, 2009 by Luigi Peñaranda

  • “Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos: Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad” (Salmo 84:10).

“Yo quiero tocar en el grupo de alabanza” – me dijo una persona que supo que yo estaba encargado de dirigir el grupo de música de una iglesia.
“Pero yo quiero que me pongan en la plataforma” –agregó enfáticamente.
Es estupendo cuando las personas quieren usar sus dones y desean involucrarse en la iglesia local para servir. Lo curioso es que de vez en cuando queremos servir con la motivación incorrecta. A veces queremos servir pero bajo las condiciones que nosotros ponemos. En ocasiones buscamos plataformas, es decir lugares en donde nuestras habilidades puedan ser notadas y admiradas por otros. Cuando nuestras autoridades no acceden a nuestras demandas, menospreciamos su liderazgo por no incluirnos o por no hacer las cosas de la forma como nosotros las haríamos. Nuestro servicio se vuelve condicional y malintencionado.
El salmo 84 es una hermosa canción que nos recuerda acerca del privilegio de servir a Dios sin importar en dónde nos coloque. El versículo 10 se ha dado a conocer gracias a intérpretes de música cristiana contemporánea como Danilo Montero y Matt Redman. Algunas personas equivocadamente usan esta escritura con la idea de que es mejor estar en la iglesia (“la casa de Dios”) el domingo en la mañana que en cualquier otro lado, pero el salmo conlleva una idea mucho más profunda.
Lo primero que debemos notar es que este salmo fue escrito para los hijos de Coré, es más, muy probablemente fue compuesto por los hijos de Coré (Salmo 84:1). Coré era el biznieto de Leví (Éxodo 6:16-21, 1 Crónicas 6:16-22) y su familia, los coreítas, ministraban en el servicio del tabernáculo pero, aunque eran levitas, no eran sacerdotes. De hecho 1 Crónicas 9 nos informa que los coreítas eran porteros o guardas de las puertas del tabernáculo.
Durante el trayecto por el desierto hacía la tierra prometida, Coré, junto con Datán y Abiram, se amotinaron en contra del liderazgo de Aarón y Moisés. En su ansiedad por tener cargos más importantes o más visibles delante del pueblo (ósea, buscando plataforma), Coré y sus compinches reunieron a 250 hombres de muy buena reputación delante de la congregación, y desafiaron así el liderazgo establecido (Números 16).
Moisés cuestiona las intenciones de Coré diciendo:
“¿Os parece poca cosa que el Dios de Israel os haya apartado de la congregación de Israel, para acercaros a sí para que ministraseis en el servicio del tabernáculo de Jehová, y estuvieseis delante de la congregación para ministrarles, e hizo que te acercaras a Él, y a todos tus hermanos los hijos de Leví contigo? ¿Y procuráis también el sacerdocio? (Números 16:9-10).
Es obvio que Coré menospreció el valor del servicio que su familia estaba prestando en el tabernáculo. Él quería una plataforma de ganancia personal. Él quería tener funciones sacerdotales así que formó la “unión de celadores y porteros del tabernáculo” para desmantelar el liderazgo establecido. Seguramente hasta amenazó con abrir su propio ministerio con los 250 “hermanitos” más influyentes de la congregación.
Moisés ordenó a Coré y a sus compañeros que se presentaran al día siguiente cada uno con un incensario quemando incienso. Dios dio orden que la congregación se apartara de las tiendas de Coré y de sus compañeros. De repente la tierra se abrió y se los tragó junto con sus tiendas y posesiones, y “descendieron vivos al abismo” (Números 16:32-33). Fuego consumió a los 250 hombres que quemaban incienso. Los incensarios de aquellos hombres fueron fundidos y convertidos en una plancha para cubrir el altar, con el fin de recordar a la congregación que nadie que no sea descendiente de Aarón (sacerdote) puede ofrecer incienso a Dios.
Curiosamente la escritura menciona que los hijos de Coré no murieron (Números 26:11). Cuando el rey David y Samuel el vidente restablecieron los cargos de la obra del ministerio como preparación al servicio que debían ejecutar en el templo que Salomón iba a construir, los coreítas fueron reasignados a sus labores de porteros.
He aquí la belleza del Salmo 84:10. “Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos: Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad”. Los coreítas aprendieron una gran lección en cuanto a servir a Dios. Dios les asignó una tarea para glorificarlo a Él aun cuando tal labor no pareciese ser tan glamorosa como la de los sacerdotes. La historia de su padre, Coré, les enseñó que servir a Dios no deja espacio para servirse a uno mismo ni para buscar plataformas de “auto-exaltación”. El que sirve en el ministerio por ganancia personal, no sirve a Dios. En ese sentido es mejor ser el portero del estacionamiento de la iglesia que no puede entrar al servicio del domingo por andar cuidando carros pero que lo hace como para Dios, que el que anda buscando ministerio y plataforma para engrandecerse a sí mismo.

biblia.com

El Problema de la Culpa

24 Nov

El Problema de la Culpa
Publicado por Malena el 23 de Noviembre de 2009

Los que no pueden perdonar viven en el pasado y tienen como centro de referencia al ego, que tiene leyes estrictas y castiga severamente su violación.

El ego condena, juzga y culpa pero también se condena, se juzga y se culpa a si mismo; porque el mundo le devuelve lo que da y al culpar a los otros se condena a si mismo al sufrimiento y al dolor.

La culpa está en la mente, quien se condena a si misma y sólo se libera cuando perdona, permitiendo que las relaciones vuelvan a nacer cada día.

Toda enfermedad se origina en la idea de la separación, y sólo cuando esta división se niega la enfermedad desaparece.

La idea que produjo la enfermedad es reemplazada por la razón porque la enfermedad es la consecuencia del error y de la culpa.

La culpa necesita castigo y esto es concedido. La percepción debe cambiar porque es errónea pero la creencia se aferra al error y justifica el castigo.

La curación del cuerpo se produce cuando se cura la mente, que deja libre al cuerpo de culpas y condenas.

El perdón está siempre justificado y no tiene límites.

Sólo el que se siente culpable puede condenar y atacar. Es el juicio de una mente contra otra que la hace merecedora de un castigo.

Esta es la raíz de la división entre el yo y el otro, creyendo que castigando al otro puede uno negarse a si mismo y eludir la sanción.

Donde hay culpa no puede haber paz porque son dos conceptos opuestos que no pueden coexistir.

La idea de la culpa hace creer que algunas personas pueden juzgar y condenar a otras sin perder la unidad.

La culpa es lo que hace que nos aferremos al pasado, porque exige reparación, ser castigado por lo que se ha hecho y el que castiga el pasado garantiza la continuidad del ego.

Si se elimina la culpa se elimina el pasado y la necesidad de castigo en el futuro, recuperamos el estado de inocencia y descubrimos la inmortalidad, y al ser totalmente puros somos invulnerables.

La proyección de la culpa tiene como objetivo deshacerse de ella, pero en realidad solo se la oculta en la mente, que queda expuesta a las ansias destructivas del ego; y lo único que nos puede proteger del ego es la inocencia.

El hombre tiene miedo de quedar libre de culpa porque asocia el amor con la debilidad y el odio con la fuerza. Cree que lo grande es el desafío y el ataque y que el mundo que se ha fabricado es lo más valioso.

Cuando aprendemos a perdonar y a perdonarnos trascendemos las leyes del espacio del tiempo y de la materia y la integridad es lo que hace que los milagros sean posibles.

Mientras estemos juzgando el afuera significa que todavía nos estamos juzgando por dentro y deseando un castigo.

Por eso, la erradicación de la culpa es esencial para la curación y la trascendencia, porque mientras uno se sienta culpable sólo se escuchará la voz del ego que nos dice que merecemos la muerte eterna.

Para creer en la verdad no hay que hacer nada, porque sólo reaccionamos a las interpretaciones de la realidad y le otorgamos poder a los errores.

La verdadera realidad no provoca conflicto alguno porque es una sola y no cambia.

El amor reemplaza al miedo y transforma el error en verdad.

Amarse a uno mismo es curarse a si mismo, porque la enfermedad es una súplica de amor.

El origen de la ansiedad reside en la identificación con el ego que percibe al mundo como algo externo a él y en su contra, sin darse cuenta que él es su autor, pues fuera de si mismo no existe ese mundo.

El odio está dentro de la mente, no afuera y hay que deshacerse de él para poder percibir el mundo como realmente es.

Fuente: “Un Curso de Milagros”, publicado por la Fundación para la paz interior, 2007

EL NOS CONOCE

24 Nov

EL NOS CONOCE

Posted: 23 Nov 2009 09:53 PM PST

p0324958.JPG

 

¿Qué haces aquí, Elías?

El sabe el camino que tomo.

Oh SEÑOR, tú me has escudriñado y conocido. Tú conoces mi sentarme y mi levantarme; desde lejos comprendes mis pensamientos. Tú escudriñas mi senda y mi descanso, y conoces bien todos mis caminos. ¿Adónde me iré de tu Espíritu, o adónde huiré de tu presencia? Si tomo las alas del alba, y si habito en lo más remoto del mar, aun allí me guiará tu mano,
y me asirá tu diestra.

Elías era un hombre de pasiones semejantes a las nuestras.

El temor al hombre es un lazo, pero el que confía en el SEÑOR estará seguro.

Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano.

El justo cae siete veces; y vuelve a levantarse, pero los impíos caerán en la desgracia.

No nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos.

Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.

 

Como un padre se compadece de sus hijos, así se compadece el SEÑOR de los que le temen.

I R. 19:9   Job 23:10   Sal.139:1-3, 7,9,10   Stg. 5:17   Pr. 29:25   Sal.37:24   Pr.24:16    Gal. 6:9   Mt. 26:41   Sal. 103:13,14

“NO PUEDO DEJAR EL PECADO”

24 Nov
--------------------
Asunto: TEMA: “NO PUEDO DEJAR EL PECADO”

TEXTO: 1 Juan 3: 8

INTRODUCCIÓN:

¿Alguna vez alguien te ha dicho “no puedo dejar el pecado”?, bueno en mi caso he escuchado muchísimas veces las misma frase. Como seres humanos que somos traemos el pecado en nosotros, pero cuando conocemos a Dios, cuando nuestra vida le abre las puertas a Jesús TODO nuestro ser sufre una transformación tremenda y un perdón de pecados total, es decir que Dios hace nuevas todas las cosas.

Ahora bien lastimosamente nosotros somos quienes arruinamos esa imagen de Dios en nuestra vida, ¿Cómo?, pues a través del pecado. El pecado es una enfermedad de lleva a la muerte. Somos nosotros quienes permitimos que esta enfermedad haga presa de nosotros o que la evitemos. Pero la pregunta seria, ¿Por qué muchos dicen: “no puedo dejar el pecado”?, pues si tu eres una de esas personas quiero mostrarte que si se puede.

HAY VARIAS COSAS QUE ANALIZAR.

Hay varias cosas que analizar del porque la incapacidad de no poder dejar el pecado. Muchos argumentan que por mas que lo intenten no lo pueden dejar, pero el estar esclavizado al pecado, no es algo que se da así por así. Lo que si te puedo recomendar es lo siguiente:

Jamás podrás dejar el pecado, si lo sigues frecuentando. Si tu quieres dejar el pecado es necesario que lo dejes de frecuentar, es decir de practicar, cuando la Biblia habla acerca de practicar el pecado( 1 Juan 3:8) se refiere a aquellos que constantemente están cayendo en el mismo error, y sino en el mismo error, pero si en pecado. Por ejemplo, si tu sabes que tu debilidad es la pornografía, ¿Qué haces viendo televisión a horas no aptas?, eso se llama buscar el pecado. Otro Ejemplo, si tu sabes que tu debilidad es la mentira, ¿Por qué provocas situaciones para mentir?, así mismo pudiera hablar de muchos ejemplos que nos llevaran a lo mismo, esto es: Nosotros mismos buscamos el pecado. El pecar no es que no lo pensaras, alguien podría decir: “cuando menos pensé caí en pecado”, eso es una gran mentira, porque para caer en pecado lo tuviste que haber pensado, meditado y luego accionado, antes de pecar ese pensamiento de hacerlo anduvo recorriendo tu cabeza y aun tu sabiendo que no era lo correcto lo hiciste, quiere decir que si pecaste, fue porque quisiste, no porque no lo pensaste. Jamás podrás dejar el pecado, si no lo deja de propiciar situaciones que te hagan fallar. Es necesario que entiendas que Dios quiere de ti dominio propio, es decir que dejes de una vez por todas de propiciar momentos que te llevan a pecar. (2 Timoteo 1: 7)

Jamás podrás dejar el pecado, si no dejas de intentarlo por ti mismo. Que quiero decir con esto, tienes que entender una cosa y es esta: “En tus propias capacidades no lo podrás dejar”, mientras tu sigas queriendo intentar dejar el pecado en tus propias fuerzas fracasaras, ya sea al poco tiempo o a los meses, lo que quiero decir con esto es que a lo mejor has intentado muchas veces dejar el pecado, pero no has podido, entonces debes analizar si lo has estado queriendo dejar en tus propias fuerzas o si le has permitido al Señor intervenir en tu situación. Mientras no le permitas a Dios ayudarte no podrás, cuando tu reconoces que necesitas ayuda divina, es ahí el principio de una feliz solución. Dios esta dispuesto en cada momento para ayudarte, el quiere verte feliz y parte de ser feliz es ser fiel a Dios. 

Jamás podrás dejar el pecado, si no reconoces que Dios tiene el poder para ayudarte. Muchos creen que sus pecados no los podrán superar si no es que ellos mismos le echen todas las ganas. Realmente es parte de la restauración el hecho de tener la determinación para hacerlo, pero hay algo mas importante todavía y es el hecho de creer que Dios tiene el PODER para ayudarte no importa el pecado en el que hallas caído, Dios siempre te ve con ojos de amor porque eres su hijo y siempre querrá lo mejor para ti. Es por eso que cuando tu reconoces que para Dios no hay nada imposible y depositas tu confianza y tu vida en El, créeme que jamás te defraudara, hasta ahora no conozco ninguna persona a la cual Dios halla defraudado.

Jamás podrás dejar el pecado, si no te mantienes en comunión con el Señor. Esto es muy importante, puesto que una de las cosas que te ayudara a no caer en pecado es mantener una constante comunión con Dios, si tu descuidas tu vida espiritual estas propicio a ser esclavizado por el pecado. Mientras mas sumergido estés en comunión con Dios menos pensamientos o intenciones de pecar vendrán a tu mente. Hay muchos que sirviendo a Dios esta en pecado continuo y podrán decir: ¿Por qué yo que le sirvo a Dios no puedo dejar el pecado?, lo que si te puedo decir es que una cosa es servir a Dios y otra cosa es mantener una buena comunión personal con Dios mientras le sirvo. Servir a Dios cualquiera lo puede hacer y a lo mejor hasta indolentemente, pero el verdadero servicio que agrada a Dios es aquel que cuando le estas sirviendo también estas manteniendo una verdadero comunión personal con El. Es por esa razón que una de las formas de dejar de pecar es metiéndote en comunión con el Señor, es decir manteniendo un habito diario de oración, lectura de su palabra, congregarme y buscar cada día mas del Señor.

DEJAR DE PECAR SI SE PUEDE.

Alguien puede decir: “Es que tu no sabes lo difícil que es mi pecado”, yo te puedo decir, que no hay pecado que Jesús no pueda vencer, que el un día vino a la tierra a mostrarnos que si se puede vivir en santidad cuando se tiene la determinación de ser Fiel a Dios y decirle no al pecado.

Es hora que salgas del lodo cenagoso y del poso de la desesperación, es hora que entiendas que Dios tiene una vida mejor para ti de la que estas viviendo, el pecado lo que hace es robarte la autoridad que Dios te ha dado y distorsiona la imagen de Dios en tu vida. Si no te has dado cuenta progresivamente el pecado te ha ido destruyendo interiormente y quizá hasta exteriormente en tus relaciones interpersonales, familiares, congregacionales o de trabajo, pero en medio de esto ¿Qué estas haciendo pasa salir adelante?, a lo mejor tu digas: Nada, que no estas haciendo nada. Vamos no te dejes morir, no permitas que el enemigo te destruya mas, ¿No te das cuenta que cuando pecas, lo haces contra Dios y contra ti mismo?, Dios no te ha llamado a eso, tu eres mas que vencedor, tu vales la sangre de Cristo, un día el vino por Ti, y porque te amaba murió para que fueras perdonado de tus pecados, no pisotees el sacrificio que Cristo hizo por ti, es hora que entiendas que eres un guerrero de Dios y que si el enemigo te ha dicho que eres un derrotado, es una gran farsa, el es el padre de la mentira y solo querrá hurtar la bendición de Dios para ti, matarte espiritualmente y destruir toda tu vida, de ti depende seguir fiel a pecado o ser fiel a Dios y decirle no al pecado.

¿Sabes?, Dios todavía cree en ti porque si no fuera así ya no estuvieras en este mundo, Dios aun tiene una oportunidad para tu vida y tu puedes llegar a ser mejor hijo de Dios que el que un día fuiste si tan solo te entregas por completo a El y le dices: “Señor reconozco que no puedo mas, he intentado en muchas ocasiones dejar este pecado que me atormenta y he fallado en cada intento, reconozco que me he alejado de ti y de la comunión que un día tuve contigo, es por eso que en este momento reconozco mi debilidad y mi dependencia a ti y quiero, no, Señor no quiero, necesito que entres a mi vida y me des una oportunidad mas, se que no la merezco, pero tu gracia y tu misericordia este día me a alcanzado, te prometo que a partir de este día te buscare y permitiré que tu seas quien guíe mi vida, te pido perdón con todo mi corazón, perdóname Jesús”.

Este es un día muy lindo para ti y un día mas que feliz para Dios, créeme que a partir de este día comenzaras a decirle NO al pecado porque Dios esta contigo y si El esta contigo, ¿Quién contra ti?.

¡¡¡Vamos Adelante porque eres un Guerrero de Dios!!!
--------------------

“LA MODA ENTRE LOS HIJOS DE DIOS”

24 Nov
--------------------
Asunto: TEMA: “LA MODA ENTRE LOS HIJOS DE DIOS”

TEXTO: 1 Corintios 10: 23

INTRODUCCIÓN:

¿Qué de malo tiene andar a la moda?, es lo que muchos se preguntaran y la verdad no le veo nada de malo siempre y cuando esa moda no dañe la imagen de Dios en tu vida, ni mucho menos te haga dar mal testimonio.

Recuerda que cuando venimos a Cristo el hizo nuevas todas las cosas y a partir de ese día fuimos transformados poderosamente y hecho nuevos.

Lo malo de la moda es cuando se apodera de tu vida y le pones más atención a tu forma de vestir, andar, peinarte, hablar o actuar, que a la relación personal que deberías tener con Dios, en donde lo que te debería preocupar seria agradarlo a El y no poner abajo su nombre.

Por esa razón quiero dedicar este tema a todos aquellos que en momento determinado se han dejado influir por la moda en lugar de ser influidos por la verdad del Evangelio.

¿QUE ES LA MODA?

Podemos definir la moda como todo lo que es degusto en un cierto periodo de tiempo.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, se define así:

Moda. (Del fr. mode) Uso, modo o costumbre que está en boga durante algún tiempo, o en determinado país, con especialidad en los trajes, telas y adornos, principalmente los recién introducidos.

¿QUE SE PUEDE CONSIDERAR COMO MODA?

Hay muchas cosas que se pueden considerar como moda, puesto que si decimos que es todo aquello que gusta en cierto periodo de tiempo.

Por lo general cuando hablamos de moda se nos viene a la mente: ropa, zapatos, peinados, música, forma de hablar o formas de ser.

¿ESTA BIEN QUE YO COMO HIJO DE DIOS ANDE A LA MODA?

Personalmente no veo nada de malo poder usar una camisa o zapatos que te gusten, el problema entra a la hora de que aquello se vuelve una obsesión y ya no es algo que lo veo con simpleza sino como un enorme problema, como el chico o la chica que no quiere asistir a la Iglesia porque no tiene ropa o zapatos que estén a la moda. Ahí es donde la Moda esta afectando mi vida, pero mientras esto no llegue a ese extremo no veo lo malo de vestirme bien, eso si, teniendo siempre el cuidado que la ropa que utilice de testimonio que soy hijo de Dios.

Para saber que no estoy siendo influenciado por la moda, lo mejor seria hacerme ciertas preguntas, como por ejemplo:

¿El vestuario que utilizamos revela algo de mí?

Definitivamente alguien puede decir: “Mi corazón esta entregado a Dios”, pero muestra de eso tiene que ser tu forma de vestir. Podemos decir que en muchos casos no todos tu forma de vestir es el reflejo de tu personalidad.

Si por un momento analizamos a las personas que usan ciertos uniformes nos vamos a dar cuenta que su vestimenta tiene un valor significativo, por ejemplo: La vestimenta de un Policía denota autoridad y su uniforme nos hace someternos a su autoridad, así mismo el hijo de Dios tiene que vestirse como tal, es decir que con mi vestuario tengo que denotar la imagen de Dios. Es por eso que cada vez que vayas a salir de tu casa un buen consejo es verte en el espejo y preguntarle a Dios, si le gusta como vas vestida o vestido, si tu sabes que Dios se agrada de tu vestimenta, pues adelante, pero si sabes que lo que estas usando no parecería la vestimenta de un hijo de Dios, entonces ¿Para que lo llevas puesto? ¿Por qué esta a la moda?, ¡vez! Es ahí en donde la moda se convierte en un enemigo de la voluntad de Dios.

Si tu forma de vestir lejos de ser la de un hijo de Dios es la de una persona que vive conforme a las corrientes de este mundo, entonces es necesario que tengas un alto en tu vida y comiences a mostrar en esas pequeñas cosas que tu vida ha sido transformada por el poder de Dios.

¿Mi forma de actuar es la de un Cristiano?

Nos llamamos cristianos porque buscamos seguir el ejemplo de Cristo en todo lo que el hizo, pero muchas veces la moda quiere cambiar nuestra forma de ser, y en esto influye mucho el cine y la televisión y porque no decirlo la música. ¿Has visto alguna vez chicos o chicas queriendo actuar como su cantante favorito o su actor o actriz favorita?, pues es ahí donde la moda de querer actuar como “x persona” te lleva muchas veces a dejarte llevar por las corrientes de este mundo y su moda.

Que nuestra forma de ser sea la de un cristiano que quiere agradar a Dios, cuidado con andar imitando modas, solo porque quedar bien con nuestras amistades.

¿COMO SE VISTE UN HIJO DE DIOS?

Es cierto que nadie te dirá a ti como vestirte o como actuar, pero no hay duda que el Espíritu Santo de Dios te dice cuando no le agrada algo de ti, lo que pasa es que muchas veces nosotros no andamos atentos a lo que el Espíritu Santo quiere que hagamos, recuerdote que el te guía hacia toda verdad.

La forma de cómo un hijo de Dios debe vestirse o actuar es tan sencilla como:

* Vestirme pensando si a Dios le agrada lo que llevo puesto.
* Vestirme recordando siempre que en mi testimonio personal va incluido la forma en como me visto.
* Vestirse bien no tiene nada de malo, siempre y cuando sea modesto.
* Actuar como Jesús actuaría frente a las situaciones que se nos presentan.

La moda es mala cuando nos quita nuestro principal objetivo que seria Agradar a Dios, vestirse bien no tiene nada de malo siempre y cuando sea como un hijo de Dios nacido de nuevo se vestiría.

Jóvenes no desperdiciemos nuestro tiempo afanándonos por estar a la moda, sino mas bien busquemos cada día ser agradables a Dios, pues esto traerá más recompensa que cualquier situación vana.

Lo principal en nuestra vida tiene que ser buscar el reino de Dios y sus justicias, las demás cosas vendrán por añadidura.

“Recuerda siempre que mi aspecto exterior habla mucho de lo que existe en mi Interior.”
--------------------