¿Religión o redención?

15 Oct

¿Religión o redención?

Al ser humano no le gusta demasiado cumplir leyes y seguir órdenes. En todos los campos de la vida, si es posible abstraernos o librarsnos del cumplimiento de algo, lo hacemos. Pero cuando se trata de lo espiritual, pareciera que preferimos cumplir con ritos y tradiciones más que aceptar el precioso ofrecimiento que nos hace Dios.

Si la “religión” a la que pertenecemos, impone algo que cumplir, lo aceptamos. Si no lo hace, muchas veces nos auto imponemos reglas y mandamientos para encasillarnos en ellos.

Es muy llamativo que las religiones cristianas nacen y se desarrollan a partir de Cristo, y si bien El nos enseñó que en la Biblia encontramos lo que debemos saber acerca de El mismo, las dejamos de lado para poner en práctica nuestras propias ideas.

En Hebreos 9 vemos las diferencias que hay en nuestra relación con Dios antes y después de Cristo:

“Ahora bien, aun el primer pacto tenía ordenanzas de culto y un santuario terrenal…Y así dispuestas las cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto” (Hebreos 9:1-6)
En Hebreos 9:9-15 vemos que ese sistema quedó obsoleto, y conocemos la razón de ello:

“Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas. Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y mas perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención”
La obra redentora se explica de la siguiente manera:

“Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios; y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo con sangre ajena. De otra manera hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrifico de sí mismo, para quitar de en medio el pecado. Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan” (Hebreos 9:24-28)
¿Practicamos una religión? Leyendo la Palabra de Dios, tenemos la oportunidad de vivir una relación basada en la obra completa de salvación que nos ofrece el Señor Jesucristo:

“… sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron… y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios para hacer tu voluntad… En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo, hecha una vez y para siempre” (Hebreos 10:8-10)
Recordemos: Nosotros establecemos reglas de vida. Dios nos ofrece vida eterna en su Hijo Jesucristo.

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: