Archivo | 5:22 PM

El síndrome de la amabilidad crónica

13 Oct

El síndrome de la amabilidad crónica – Bernardo Stamateas

Mensaje de Exito:

Proverbios 4: 23 “Por sobre todas las cosas guarda tu corazón, porque de él mana la vida.”

1 Samuel 16: 6 Cuando llegaron, Samuel se fijó en Eliab y pensó: «Sin duda que éste es el ungido del Señor.» Pero el Señor le dijo a Samuel:
–No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.
Entonces Isaí llamó a Abinadab para presentárselo a Samuel, pero Samuel dijo: –A éste no lo ha escogido el Señor.
Luego le presentó a Sama, y Samuel repitió:
–Tampoco a éste lo ha escogido.
Isaí le presentó a siete de sus hijos, pero Samuel le dijo:
–El Señor no ha escogido a ninguno de ellos ¿Son éstos todos tus hijos?
–Queda el más pequeño –respondió Isaí–, pero está cuidando el rebaño.
–Manda a buscarlo –insistió Samuel–, que no podemos continuar hasta que él llegue.
Isaí mandó a buscarlo, y se lo trajeron. Era buen mozo, trigueño y de buena presencia. El Señor le dijo a Samuel:
–Éste es; levántate y úngelo.

Samuel tomó el cuerno de aceite y ungió al joven en presencia de sus hermanos. Entonces el Espíritu del Señor vino con poder sobre David, y desde ese día estuvo con él. Luego Samuel regresó a Ramá.

El síndrome de la amabilidad crónica es la necesidad de hacer las cosas para recibir confirmación.
Este tipo de gente es insegura y todo lo que hacen es para recibir confirmación externa.
Nunca formes pareja con alguien que se está separando o que hace pocos meses que se separó porque esa persona está buscando tapar su dolor; busca confirmación.
Esa persona no te necesita porque te ama, sino que te ama porque te necesita.

Hay relaciones basadas en problemas. Cuando una persona tiene un problema interno que no está sanado, siempre va a buscar a alguien para recibir confirmación.
Hay personas que piden cosas que no necesitan; pero las piden para recibir confirmación.
Cuando Israel estaba en medio del desierto y Dios les mandaba pan, el pueblo empezó a pedir otras cosas solo porque necesitaban confirmación.
Hay personas que inventan problemas porque buscan confirmación. La gente con síndrome de la amabilidad crónica es dependiente ya que busca la confirmación en personas. Este tipo de gente necesita de un ídolo, alguien de quien recibir.
Una persona hipersensible es adicta a la confirmación. Todos buscamos de alguna u otra manera la confirmación en los demás.

Hay diferentes estilos de autoridad:

El que es amable pero no es firme: Es la persona que gusta agradar.
El que es bomba de tiempo: Es la persona que cuando la agreden no dice nada y acumula hasta que explota.
El simpático
El bueno: es el que ayuda a todos.
El tarado: Cree que todos son buenos como el tarado, por eso es como es.
El antipático: Es la persona firme pero que no es amable.
El que no es ni amable ni firme.
El que es amable y firme.
Dice Salomón: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón.”
David era un hombre conforme al corazón de Dios. Cuando David oraba le decía a Dios que limpiara su corazón de todo lo malo.

David hablaba siempre del corazón porque cuando era adolescente un profeta fue a su casa a ungir al próximo rey y, su padre le presentó a éste a todos sus hijos, pero como el profeta dijo que ninguno de ellos era preguntó si faltaba alguien y, fue recién en ese momento que su padre mandó a buscar a David.
Cuando David llegó, Dios le dijo: ‘Yo no miro lo que mira la gente, porque la gente mira apariencias, Yo miro el corazón.’

Mi corazón es lo que Dios dijo que yo soy. Dios no viene a confirmarte, Dios viene a afirmarte, a recordarte quien ya sos en Él.

Confirmación te hace dependiente, afirmación te da libertad. Afirmación es lo que Dios ya te ha hecho; Dios quiere recordarte lo que ya sos en Él.

Para Dios lo más importante es que sepas quién sos.
Una persona que sabe lo que Dios ha dicho es una persona que conoce sus virtudes y sus defectos, y sabe que está en crecimiento.
Dios no mira lo que la gente confirma; Él te mira y sabe que lo que Él puso en tu corazón es lo que sos.

La gente que busca confirmación se mueve por su necesidad, pero la gente que busca afirmación se mueve por el Espíritu Santo y Dios los afirma y les recuerda quienes son en Él.

Dios te llenó de potencial; eso es el poder del ser. El poder del ser activa el poder del saber.

Dios te va a dar muchísimos caminos para llegar a tu destino. Cuando un camino no te funcione, Dios te va a mostrar otros.
Si pensás que ya hiciste todo, tengo una buena noticia; todo no está hecho. Acordate que todo lo podés en Cristo.

Buscá un mentor, aprendé de la gente que va delante tuyo en la carrera. Necesitás a alguien que te recuerde quien ya sos en Dios. Dios te ha hecho capaz para lograr todo. A todos los sueños que están en tu corazón los vas a alcanzar. No busques la aprobación de la gente, Dios ya te ha aprobado.
El poder del saber te lleva al poder del parecer. Parecer es lo que mostramos. Lo que vos mostrás tiene que reflejar quien sos.

Cuando lo llamaron a David, él tenía buena presencia, estaba bien vestido y arreglado. Él sabía quien era.
Vestite bien, arreglate; ese es el poder del parecer.
Parecer no es engañar, sino mostrar lo que ya somos.

Dios no mira lo que mira el hombre, pero el parecer tiene que reflejar lo que Dios ha dicho que sos.

Dios mandará a alguien para afirmarte.
El papá no lo afirmó a David, sus hermanos tampoco; pero Dios mandó al profeta Samuel.

Dios va a mandar a alguien; no importa que no sea de tu familia; alguien vendrá con una palabra del cielo para recordarte lo que Dios ha dicho que sos.
¡Estás capacitado para todo!

Todo lo de Dios, empezará cuando sea afirmado.
El profeta se equivocó 7 veces cuando fue a ungir a David, porque pensó que el profeta estaba entre sus hermanos; pero luego mandó a llamar a David.
Cuando habían mandado a llamar a David, el profeta le dijo al padre: ‘no empezaremos hasta que él no esté acá.’
Dios no va a empezar las cosas grandes hasta que vos no estés.

Sos lo que Dios ha dicho que sos.
Después que el profeta ungió a David el poder de Dios cayó en él, porque todo empieza cuando sepas quien sos.
Cuando David fue a pelear contra Goliat, vio que Goliat era pura apariencia y sabía que eso no funcionaba.
Cuando mi corazón se alinea a quien es Dios y yo sé quien soy, las cosas comienzan a suceder.

Sobre toda cosa guardada, guardá tu corazón.

Adaptado de presenciadeDios

Anuncios

Una mujer podría ir a la cárcel por hacer un “poke” en Facebook

13 Oct

Una mujer podría ir a la cárcel por hacer un “poke” en Facebook

Por Eduardo Arcos el 12 de Octubre de 2009 @ 11:49

Shannon D. Jackson, de Hendersonville, Tennessee (Estados Unidos) tiene posibilidades reales de ir a la cárcel por hacer un poke en Facebook. Y no, no es broma.

Resulta que esta mujer violó una órden de alejamiento el cual consiste en «no hacer llamadas telefónicas, contactar o comunicarse de cualquier otra forma con la demandante» — y aunque un simple poke es sólo eso, sí resulta una manera de comunicación.

En caso de ser encontrada culpable, Jackson podría quedarse en la cárcel durante un mes y pagar una multa de $2.500 dólares. Parece ser el caso de una persona con comportamientos obsesivos.

Vía: Mashable

http://alt1040.com/2009/10/una-mujer-podria-ir-a-la-carcel-por-hacer-un-poke-en-facebook

12 OCTUBRE EL DIA DEL GENOCIDIO

13 Oct

12 OCTUBRE EL DIA DEL GENOCIDIO

Posted: 12 Oct 2009 05:52 AM PDT

La conquista de América supuso la ocupación del territorio de algunos pueblos en desigual desarrollo cultural que habitaban en el continente, desde cazadores-recolectores como los pericúes, guaycuras, cochimíes hasta culturas más avanzadas, entre los cuales los más conocidos fueron los incas, los mexicas, los mayas y la confederación muisca.

12 DE OCTUBRE DIA DE LA INVASION HOLOCAUSTO-GENOCIDA EUROPEA UNA VERGUENZA DE LA HUMANIDAD
by reporte Monday, Oct. 06, 2008 at 7:16 PM

12 DE OCTUBRE DIA DE LA INVASION GENOCIDIO EUROPEA, VERGUENZA DE LA HUMANIDAD: NADA QUE FESTEJAR ESE DIA DE HOLOCAUSTO NATIVO AMERICANO

Más de cinco siglos han pasado desde aquel entonces, y la deuda pendiente no parece llegar a su fin. En un sentido, esa deuda es impagable. ¿Por qué?

El “descubrimiento” de América –dicho desde una lectura interesada de la historia–, o lo que con más precisión podemos llamar “el inicio del mundo moderno capitalista”, es un hecho de una trascendencia sin par: inaugura un escenario novedoso que sienta las bases para la universalización de la cultura del imperio dominante, ya a escala planetaria en aquel entonces, mucho más solidificado en la actualidad, cinco siglos después. El imperio dominante era el incipiente –pero ya avasallador– capitalismo europeo: modo de vida occidental, podría llamarse ahora, o libre empresa, o economía de mercado. La llegada de los europeos a tierra americana y su posterior conquista fue la savia vital que alimentó su expansión.

Estas circunstancias de la historia colocan ese encuentro de civilizaciones en la perspectiva de una relación absoluta y radicalmente desigual; en términos estrictos fue más que un “encuentro”: fue el sojuzgamiento de una sobre otra. Fue, en principio, una invasión militar, seguida luego de un avasallamiento cultural. Hubo vencedores y vencidos, sin lugar a dudas, por lo que la idea de
“encuentro” es demasiado débil, ingenua en el mejor de los casos. O hipócrita. El 12 de octubre marca la irrupción violenta de la avidez europea en el mundo, llevándose por delante –religión católica mediante– toda forma de resistencia que se le opusiera, y haciendo de su cultura la única válida y legítima. En tal sentido, entonces, lo que se produce en ese lejano 1492 es, con más exactitud, un encontronazo. Por cierto, salen mejores parados del mismo los que detentaban la más desarrollada tecnología militar. Y para el caso, fueron los españoles.

Han pasado 514 años desde aquel grito, y ningún habitante originario del continente americano se siente “descubierto”. En realidad no hay nada que festejar el 12 de octubre, no hay “día de la raza” o “día de la hispanidad” que venga a cuento. Hay una historia forjada a sangre y fuego, sigue habiendo una herida abierta, y fundamentalmente hay una deuda no saldada.

Por otro lado: ¿qué “raza”? La historia la escriben los que ganan, por lo que ese encontronazo de civilizaciones fue contado por los vencedores –los españoles, para el caso– en la forma de “hazaña”, de “gesta gloriosa”. Seguramente los pueblos americanos no tienen la misma versión. No digamos la población negra de Africa, que más tarde fue transplantada al continente “descubierto” como mano de obra esclava. ¿Cuál es la proeza en todo ello? Si a alguien benefició todo esto, seguro que no fue ni a los africanos ni a los americanos.

Mucho tiempo ha pasado desde la llegada de los europeos al “Nuevo Mundo”; la historia siguió su paso, y de aquel momento inaugural del capitalismo hoy tenemos un Norte desarrollado,
opulento, y un Sur que se debate en la pobreza y la dependencia. Por cierto que mucho ha cambiado el mundo en estos más de cinco siglos. Que “la rueda de la historia haya avanzado” es una cuestión abierta que llama a la discusión; para las grandes civilizaciones como la inca, la
azteca, la maya, no parece que este “descubrimiento” haya tenido grandes beneficios. Para el capitalismo europeo, fue su acumulación originaria, su empuje inicial.

Hoy, 516 años después del grito que comenzaba a cambiar la historia, los pueblos americanos (hay quien los llama “precolombinos”), no se han recuperado aún del trauma que significó la llegada “del hombre blanco”; de grandes civilizaciones, tan o más desarrollados que los europeos, pasaron a ser mano de obra casi esclava, destruyéndoseles buena parte de su rico acervo cultural.

¿Se puede limpiar esa afrenta?

La historia siguió su curso; la historia oficial, aquella que cuentan los ganadores, intentó borrar esas grandes culturas transformando a sus miembros en ciudadanos de países inventados en estos últimos siglos: los incas pasaron a ser peruanos, los mayas guatemaltecos, los aymarás
bolivianos, los aztecas mexicanos, etc. Las tierras saqueadas en la conquista, los recursos robados y enviados a España –que terminaron enriqueciendo a la emergente industria europea–, los miles y miles de vidas de amerindios segadas, la humillación a que se sometió a los pueblos americanos, la postración histórica a la que se les condenó y de la que hoy, como Tercer Mundo, cuesta tanto remontar… ¿se puede resarcir? ¿Quién lo va a pagar? ¿Cómo? La entrega del Premio Nobel de la Paz a la dirigente maya-quiché Rigoberta Menchú el día del 500
aniversario del inicio de la conquista es un buen gesto, pero no basta.

El 12 de octubre, más que día de festejo (¿qué festejar?) debería ser un día de vergüenza humana. El supuesto “Descubrimiento de América”, debería ya conocerse y enseñarse como la “Invasión de América”, o como la “Masacre Americana”, tal vez la mas significativa de la historia del Hombre moderno. La denominación del 12 de Octubre como “Día de la Raza” es una clara expresión de dominación que ejercen los poderes sobre la educación y los medios de comunicación. Algunos están optando por llamar al 12 de Octubre como “Día de la Resistencia Indígena”, aunque posiblemente tampoco ese nombre refleje con exactitud el llamado a reflexionar sobre el pasado, pero principalmente sobre el presente, al que debería estimularnos.
Esta no puede ser una fecha de celebración, sino que debe convertirse en una jornada de reflexión y lucha, de concientización, de unión.

LINKS RELACIONADOS:

Andercismo

Ley de Medios K

13 Oct

Para aquellos que les interese conocer la ley de Medios K.