Buenos Aires: La tarde de los cristales rotos

19 May

Buenos Aires: La tarde de los cristales rotos

El Evento “Buenos Aires Celebra Israel” se desarrollaba con normalidad el domingo, hasta que vándalos armados atacaron a los asistentes.

Video 1/5: Informe de los sucesos – Entrevista a asistentes y autoridad de de la Comunidad judía y del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

El evento, de índole cultural, fue organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y era auspiciado por la embajada de Israel y el Departamento de Hashgamá de la Organización Sionista Mundial.

El mismo se desarrollaba normalmente ayer domingo por la tarde frente al edificio de la Jefatura del Gobierno de la Ciudad, hasta que un grupo de vándalos provenientes del subterráneo (metro), irrumpieron blandiendo palos, cuchillos y nunchakus (arma de arte marcial asiático) y comenzaron a agredir salvaje e indiscriminadamente a hombres mujeres y niños que se encontraban en el lugar. Los forajidos que portaban carteles y arrojaron panfletos con leyendas antisionistas rubricados por el ignoto “Frente de Acción Revolucionaria”, ante el estupor de los asistentes al acto, actuaron con llamativa impunidad.

Fueron unos 15 o 20 jóvenes, que emergieron de la boca del subte linea A, en Avenida de Mayo y Perú, de la capital argentina. Algunos estaban armados con palos y uno llevaba un nunchaku, un arma usada en artes marciales, que tiene dos palos unidos por una soga. También cargaban una pancarta que decía, en letras azules: “Israel, genocida”. A pocos metros de allí, frente al ex edificio del diario La Prensa, se desarrollaba un acto en homenaje al 61 aniversario de la independencia del Estado de Israel, organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Sobre el escenario se leían poemas acerca de Buenos Aires, en castellano y en hebreo.

Los agresores fueron enfrentados por algunas personas del público y después de un corto intercambio de golpes salieron corriendo por Avenida de Mayo, en dirección a la Avenida 9 de Julio, escapando de algunos que los corrían. Según aseguró el Presidente de la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas), Aldo Donzis, recién allí intervinieron los pocos policías que estaban custodiando el acto.

Fueron los policías que cuidaban justamente la embajada de Israel, que está en Avenida de Mayo y Chacabuco, quienes cerraron el paso a los que huían y facilitaron la tarea de los policías y los civiles que participaban de la persecución. En esa esquina detuvieron a tres varones y a una mujer. Y a un par de cuadras lograron arrestar al joven que llevaba el nunchaku. Los demás escaparon.
Quedaron tres personas del público golpeadas, que fueron trasladas al Hospital Argerich, dijo el director del SAME, Alberto Crescenti. También resultaron con heridas leves dos policías, que fueron atendidos en el Rivadavia. Uno tenía un traumatismo en un dedo y el otro, en una pierna.

“Había apenas cinco policías custodiando el acto, que sólo intervinieron cuando los agresores escapaban. Fue todo demasiado sencillo para ellos. Una actividad callejera debe tener otro tipo de resguardo”, dijo el presidente de la DAIA. También el funcionario del Gobierno de la Ciudad a cargo de la organización, Claudio Avruj, que es un ex directivo de la DAIA, se quejó de que “la policía tardó demasiado en intervenir”.

Es menester recordar que en los últimos meses, se produjeron en Argentina numerosas manifestaciones antisemitas y actos de agresión contra la embajada de Israel, que alcanzaron el paroxismo durante la operación “Plomo Fundido” que libró el Ejército de Israel contra el grupo terrorista Hamás en la Franja de Gaza.

La mayoría de las marchas a la sede diplomática de Israel, fueron encabezadas por el piquetero oficialista y líder de la Federación de Tierra y Vivienda Luis D’Elía, acompañado en diferentes ocasiones por miembros de la comunidad árabe y palestina, del referente de Quebracho, Fernando Esteche, el ex dirigente montonero, Roberto Pernía, y por el sacerdote y ex diputado nacional Luis Farinello, quien junto con D’Elía y el ex diputado Mario Cafiero viajaron en el 2007 a Irán para participar de la “Primera Conferencia Internacional América latina: su papel y lugar en el futuro orden internacional”.

Reacciones

Video 2/5: Anibal Fernandez – Ministro de Justicia de la República Argentina

Video 3/5: Activistas, encapuchados y armados con palos, frente a Tribunales piden hoy lunes la liberacion de los detenidos en el día de ayer.

Representantes del gobierno israelí analizan la posibilidad de realizar un reclamo al Gobierno por lo ocurrido.
“Se está evaluando hacer un reclamo al gobierno argentino luego de los incidentes registrados durante el homenaje de la ciudad de Buenos Aires por el 61 aniversario de la Independencia israelí”, sostuvo el director para América Latina de la Cancillería de Israel, embajador Alex Ben Zvi.
El Ministro de Justicia argentino, Aníbal Fernández, negó que se haya producido una “zona liberada” en el acto, como denunció el Secretario General de la AMIA, Julio Schlosser, y aseguró que la agresión “fue contenida en la forma más rápida posible y teníamos mucho personal policial”.
El funcionario subrayó, sin embargo, que en la celebración no había “nada que indicara que tenía que haber algún tipo de preocupación”. Indicó además la esperanza en que las cinco personas detenidas sean castigadas además “por los antecedentes que tienen, y que puedan pagar por ello”.
El Centro Simón Wiesenthal también condenó el ataque violento. “Este ataque representa, en escala menor, un claro ejemplo de cómo es la lógica de la violencia en Medio Oriente: la celebración de la vida y la libertad es quebrantada por la irrupción de grupos antisemitas que no aceptan el derecho a la autodeterminación judía”, señalaron el Dr. Simón Samuels (Director de Relaciones Internacionales del Centro Simón Wiesenthal) y Sergio Widder (Director para América Latina). “En virtud de que algunos agresores han sido arrestados, esperamos que se esclarezca a quién responden. Asimismo, felicitamos al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por la iniciativa de la celebración, y anhelamos que se instituya como una tradición anual en honor de la amistad entre la Argentina y el Estado de Israel”, concluyeron.

La causa

Dos de los heridos solicitaron “ser tenidos como querellantes” en las investigaciones que lleva adelante el juez federal Claudio Bonadío. El abogado Alejandro Broitman y Patricia Strauchler se presentaron en los tribunales federales donde en el transcurso del día serían indagados los detenidos del domingo.
Broitman dijo que “ampliará la denuncia” y que aportará más elementos de prueba (entre ellos los panfletos que distribuían los agresores); al tiempo que solicitarán ser tenidos como querellantes y la realización de ruedas de reconocimiento.

Video 4/5: Relato de Alejandro Broitman, una de las personas agredidas

Strauchler y Broitman repudiaron la agresión durante el acto cultural organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que se realizaba con la presencia del embajador de Israel en la Argentina , e identificó a los atacantes como “integrantes de una agrupación de izquierda antisemita”.
Según los denunciantes se trató de una “ataque planificado” que “no fue una patota, sino algo organizado premeditadamente” y reconocieron que “tenemos miedo pero no vamos a retroceder hasta que sean condenados como corresponde”.
“Vinieron para eso, para atacar, con palos y armas de artes marciales”, dijo Broitman quien sostuvo que “no queremos más violencia. Se nos atacó solamente por ser judíos y eso no lo podemos permitir”, al tiempo que recordó que hay lesionados con suturas varias y otros con “desfiguración de rostro”.
Los agredidos señalaron que el grupo de atacantes se mostraba “muy combativo” y mientras proferían amenazas de “muerte a los judíos sionistas”, expresaban su solidaridad con “la causa Palestina” mientras también destruían pequeños puestos de artesanías de la colectividad.

Relato de una concurrente

Myriam Wulf, una habitual lectora de nuestro semanario, nos hizo llegar el siguiente relato que ilustra su visión de los hechos, como testigo presencial.

Javerim, regrese hace no más de una hora del acto y posterior mateada con amigos.
Llegamos al lugar del acto un poco antes de las 3 de la tarde, una amiga, un amigo y yo. Al poco tiempo se nos unió otra amiga y su pequeña hija de 2 años. Un poco más tarde mi hijo mayor. Fuimos unos de los afortunados por llegar temprano que conseguimos los degalim (banderines) de Israel y una bolsita con material de Hagshamá. También algunos recibieron banderitas argentinas. Sobre Avenida de Mayo, a mitad de cuadra entre Perú y Bolivar, en la puerta del Palacio de la Legislatura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, se alzaba un escenario, en cuyo fondo estaba escrito Programa Buenos Aires Celebra y a ambos lados banderas de Israel y Argentina (y una mas, supongo la de la Ciudad de Buenos Aires.
Frente al escenario un sector vallado con sillas, que ocupaban el ancho del escenario y prácticamente la mitad de la Avenida de Mayo, para las autoridades, entre ellos el embajador de Israel, y alrededor de las vallas nosotros, los asistentes, de pie. Hombres, mujeres, niños, bebes en cochecito. Ya había música de fondo: la Marcha de San Lorenzo ejecutada por la banda del Regimiento Patricios. El acto empezó puntualmente, con discursos y el Himno Nacional Argentino y el Hatikva, ejecutados ambos por la banda del Regimiento Patricios, quienes se encontraban por fuera del vallado lateral que daba a la Plaza de Mayo y la Casa Rosada. Fue muy emocionante acompañarlos cantando y ver a todos cantando también. Ya la gente llegaba a ambos laterales ocupando casi toda la avenida de lado a lado.
Comenzaron los números artísticos, se leyeron una poesía de Borges, “Este es mi país” de Efraím Kishón, hubo la actuación del coro del country CSISSAB (y todos los presentes corearon las canciones) y luego, si la memoria no me traiciona, otra poesía de Borges sobre Israel y la actuación de una contorsionista al ritmo de una canción en hebreo.
Fue precisamente en la mitad de este acto cuando mi hijo me advierte: Cuidado!, y a mi derecha veo que se abre paso un hombre de mediana edad, vestido con algo similar a un uniforme scout, con una bandera extraña para mi, cuyo asa realizada con un palo grueso blandía de forma extraña mientras se iba infiltrando en medio de la gente, camino hacia el vallado.
Al girar la cabeza, detrás nuestro a escasos metros, la gente estaba apiñada alrededor de lo que parecía un disturbio, con algunas personas que se notaba a la clara que estaban golpeando y agrediendo a las personas alrededor suyo. Inmediatamente (llevaba en brazos a la bebe de mi amiga) mis amigas y yo nos corrimos para ponernos a salvo, alejándonos del foco del tumulto, junto con todos los que estaban alrededor nuestro, dado que delante nuestro estaba el vallado y atrás y hacia adelante los disturbios. Nos movimos hacia atrás, hacia la vereda opuesta al escenario de la Avenida de Mayo. Junto con nosotras lo hicieron prácticamente todas las mujeres, gente mayor y niños de ese sector. Y mientras esa ola de gente se movía hacia atrás, otra ola de personas, jóvenes y adultos varones, se cerraron sobre el círculo virtual en cuyo centro estaban los agresores y algunos agredidos. Llevando el disturbio hacia el lado de Perú, y cruzando la calle. En algún momento, mientras retrocedíamos, los agresores llegaron a la zona (al costado hacia Perú) donde se encontraban los puestos de artesanías, y se abalanzaron sobre ellos. El ruido de cerámicas y vidrios rotos llegó claramente a nuestros oídos, haciéndome recordar por asociación a un momento muy cruento de la historia del antisemitismo en el mundo. Nosotras mirábamos alrededor, buscando uniformes, actuación policial. Solo cuando los agresores estaban ya cruzando Perú, pasaron 3 policías a pie. Ni las bocas del subte se habían cerrado (luego me enteré que por allí entró el grupo agresor), ni la entrada al acto por Perú tenía vallado o policías o patrulleros. Quizás como deba ser en un país civilizado, democrático, donde el gobierno de la ciudad organiza un acto cultural (que al comienzo informaron como el segundo de otros actos similares donde se festejará la independencia de países cuyas comunidades están representadas en nuestro país).
Cabe decir que salvo corrernos y ponernos a salvo nadie se movió de su lugar. El Embajador fue puesto a salvo también por su custodia y personal policial en la Legislatura del gobierno porteño, y a pesar de su ausencia en el acto, todos volvimos a nuestros lugares y luego de un lapso corto, cuando ya 5 de los aproximadamente 12 agresores estaban bajo custodia, mientras los medios registraban el hecho y entrevistaban a los agredidos, los asistentes que estaban cerca y a autoridades en general, el acto continuó.
Subió Divina Gloria, quien realizó una alusión a lo sucedido y diciendo que aunque fuera su última actuación en la vida ella había ido a hacerlo y lo haría, y entonó un par de canciones, que todos coreamos.
Poco a poco los jóvenes y hombres volvieron a sus lugares, y nos comentaron que quienes habían sido apresados hablaban de una agrupación mayor que estaba al venir. A pesar de eso, y de mirar a nuestro alrededor cada tanto, nos quedamos ahí. Nada más paso. También nos comentaron su asombro porque una de los agresores era mujer.
Llegaron dos patrulleros a la intersección de la calle Perú y Av. de Mayo, bloqueando parcialmente la entrada. Se veía a algunos, autoridades del Gobierno de la Ciudad, personal policial de civil, etc., hablando frenéticamente por los handies y celulares mientras recorrían el sector de lado a lado. Pero ya con la llegada de los juguim de rikudim, todos nos volvimos francamente hacia el escenario para continuar la fiesta. Entre otros por supuesto tuve el placer de ver a mi nuerita bailar con el jug HaRikudim Darkeinu de Hebraica.
Al finalizar el acto nos dirigimos a la boca del subte, ya con custodia policial, aunque seguía abierta, y nos alejamos de allí rumbo a la casa de una de las chicas para la mateada.
Ahora mi impresión personal:
Fui allí sabiendo que la posibilidad de que algo así sucediera era alta, dados los hechos recientes en el país y en el mundo.
Destaco el accionar de los jóvenes de la comunidad, como un solo hombre, por motu propio, saliendo al paso a los agresores, poniendo a salvo al resto de nosotros. Y terminando su accionar en cuanto la policía llegó, sin buscar represalias, más que algunos gritos recordando a sus madres que salieron también espontáneamente del sector donde las mujeres y niños en su mayoría nos encontrábamos una vez puestos en custodia los agresores.
Y también destaco el espíritu con el que se continuó el acto y nos dedicamos a la razón principal de nuestra presencia allí, festejar.
Aunque parezca mentira, cuando nos replegábamos en medio de la agresión, una de mis amigas llamó desde su celular al 911. Avisó lo que estaba sucediendo en el acto y solicitó la presencia policial. Quien atendió respondió: “Qué acto?”.Ella precisó de cual se trataba y dio su ubicación (nótese que aún no habían pasado uniformados hacia el lugar de los hechos) y la respuesta, una vez más incomprensible fue: “Con los datos que me da sigue sin decirme nada”. Finalmente hacia el final acordó en enviar UN patrullero a la zona. Sin palabras. Al solicitar permiso para cerrar una calle se da aviso a las autoridades policiales. Qué ocurrió entonces? Vi los videos y todas las imágenes son de cuando ya llegó la policía. Ninguna de los momentos previos.
Los agresores llegaron directamente por la boca del subte, que estaba dentro del perímetro del acto (las cuatro bocas lo estaban) a casi un par de metros del vallado donde se encontraba el embajador y las autoridades y por supuesto en medio de nosotros, los asistentes, dejando un saldo de heridos y golpeados en los pocos minutos que se tardó en reaccionar, por el sector del acto que no tenía custodia policial (en el sector que daba a Bolívar, donde estaba el ingreso al vallado, sí había, y de ahí vinieron los tres policías que pasaron minutos después del hecho). Los agresores dejaron regados, en su huida forzada, unos panfletos en la calle. No leí ninguno, pero aparentemente por información de los noticieros, una organización estaba detrás de este hecho. No eran manifestantes, aunque lo hubieran sido con consignas antisemitas, ejercitando su derecho a opinar diferente en una sociedad democrática, entraron armados con palos, nunchakus, banderas, y bolsos con piedras, llegando casi hasta el corazón mismo del acto, y entraron golpeando.

Video 5/5: Entrevista a Julio Schlosser, Secretario General de la AMIA

Los nombres de los detenidos

De los cinco detenidos, todos integrantes de agrupaciones vinculadas a la organización radicalizada Quebracho, hasta ahora sólo se tenía la identidad de Leonardo Del Grosso, argentino, de 43 años, periodista independiente, casado y domiciliado en Florencio Varela.

En las últimas horas el sitio argentino Infobae.com conoció gracias a fuentes del caso los datos de la mujer detenida, Viviana Teresa Segovia, argentina, de 35 años, soltera, empleada de Hogar del Valle, ubicado en Donato Álvarez 559, que depende del gobierno porteño, y residente de Lanús Oeste.

Asimismo, se supo que también están detenidos Damián Alejandro Vekelo, argentino, de 32 años, cadete, casado, vecino de Lanús; Daniel Ernesto Tenzano, argentino, de 18 años, desocupado, soltero, vecino de Florencio Varela; y Osvaldo Mario Vázquez, argentino, de 41 años, desocupado, soltero, también residente de Florencio Varela.

Muy complicados

Dos de los heridos ayer en el ataque antisemita a una celebración de la colectividad judía con motivo del aniversario de la independencia del Estado de Israel solicitaron “ser tenidos como querellantes” en las investigaciones que lleva adelante el juez federal Claudio Bonadío.

El abogado Alejandro Broitman y Patricia Strauchler se presentaron esta mañana en los tribunales federales de Comodoro Py 2002, de esta Capital, donde -en el transcurso del día- serán indagados los sujetos detenidos en esos episodios de violencia.

Fotos del evento

Banda del Regimiento de Patricios ejecutando el Himno Nacional Argentino y el Hatikva, Himno Nacional Israelí


Pareja de bailes acrobáticos


Representante del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires


Decoración de la Avenida de Mayo con las banderas de Argentina, Israel y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires


Coro polifónico de Cissab


Actividad cultural para todas las edades


Espectáculo musical a cargo del dúo klezmer Lerner – Moguilevsky


Masiva convocatoria, estimada por los organizadores en más de 4000 personas alternadas


Momento de rikudim a cargo del jug de Hebraica

Folleto arrojado por los agresores

[Clarín – La Nación – El Reloj – Aurora – Blog Internet Judia –– Noti Israel]

Anuncios

Una respuesta to “Buenos Aires: La tarde de los cristales rotos”

  1. cynara 19 mayo 2009 a 7:30 PM #

    La tarde, una tarde, el pueblo palestino tiene calcula, 61 X 365 días de cristales y muchas más cosas rotas.

    Con todo respeto, no estoy de acuerdo con la violencia, pero hay que buscar la verdad.

    Por lo visto no solo estamos en distintos lados del Plata sino en otras cosas.

    Disculpa pero no pude resistir la tentación de responder.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: