Archivo | 10:27 PM

Famoso sacerdote hispano fue sorprendido “in fraganti”

7 May

Famoso sacerdote hispano fue sorprendido “in fraganti”

Jueves 07 de Mayo de 2009

Sociedad

Estados Unidos | Noticiacristiana.com

Alberto Cutié, uno de los sacerdotes hispanos más populares de Estados Unidos, fue captado acariciando a una supuesta amante, en lo que representa la primera foto de un paparazzi a un cura católico latino in fraganti con una mujer

Alberto Cutié, uno de los sacerdotes hispanos más populares de Estados Unidos, fue captado acariciando a una supuesta amante, en lo que representa la primera foto de un paparazzi a un cura católico latino in fraganti con una mujer.

El escándalo salió a la luz cuando la revista de farándula hispana TVNotas USA, publicó en su más reciente edición y en exclusiva, ocho páginas con 25 fotografías de Cutié, un admirado sacerdote católico de origen cubano nacido en Puerto Rico.

La publicación precisó que además de las gráficas, cuenta con imágenes de video en las que se aprecia al líder religioso “abrazando, besando e introduciendo su mano dentro de la parte baja del bikini de una mujer, en una de las playas de Miami”. La nota hace referencia a una playa ubicada al norte de Miami, usualmente visitada por judíos o anglosajones, raramente por hispanos, en la que Cutié y su acompañante fueron sorprendidos.

Según las fuentes consultadas por nuestra revista, las fotos fueron tomadas en tres diferentes días e incluyen imágenes en la terraza de un bar, frente a otros clientes; la segunda, días después, cargando a la misma fémina en la espalda y en evidente actitud romántica, de madrugada, y ante la mirada de unos transeúntes. La tercera imagen fue lograda en la mencionada playa pública, apunta la fuente.

¿Quién es Alberto Cutié?

Es un sacerdote de confesión católica nacido en Circa, Puerto Rico, mejor conocido como “Padre Alberto”. En el año 1995 fue ordenado en la Arquidiócesis Católica de Miami. Durante su adolescencia trabajó como Disc Jockey con lo cual ya mostraba su inclinación por los medios de comunicación. Es así que en 1998 inició en Telemundo, la segunda mayor cadena hispana de Estados Unidos, el talk show “Padre Alberto”, pionero en su tipo en Latinoamérica. Después condujo en la televisión local los programas “Cambia tu Vida” con Padre Alberto y actualmente “Abre tu Alma con Padre Alberto”.

Asimismo, Cutié oficiaba misa en la parroquia de San Francisco de Sales, en Miami Beach, publica regularmente su columna “Consejos de Amigo” en diarios hispanos, como el Miami Herald y promueve su libro “Ama de Verdad, vive de verdad”. También es director general de Radio Paz, estación que lleva a la comunidad mensajes de corte religioso.

Una vez desatado el escándalo, el Arzobispo de Miami, Mons. John C. Favalora, emitió un comunicado ofreciendo disculpas a la comunidad y pidiendo oración por Cutié. Pocas horas después, se reunió con el sacerdote a quien destituyó de sus labores como capellán de la parroquia a la que pertenecía. Después de ser destituido, Cutié emitió su propio comunicado en el que agradeció el apoyo de su comunidad. “Ante Dios, lleno de amor y piedad, ofrezco disculpas a todos aquellos a quienes he lastimado o entristecido.(…) Mi compromiso con Dios permanecerá intacto. Estoy muy agradecido por el amor y el apoyo que he recibido de muchas personas, especialmente mis feligreses y los oyentes del programa radial, quienes han demostrado gran compasión y entendido mi condición de ser humano”. Expresó el líder católico.

Apreciado lector en estos tiempos en los que hemos sido testigos de casos similares al que aquí reportamos, como ha sido el del actual presidente de la República del Paraguay, Fernando Lugo, ex sacerdote católico, a quien se le ha vinculado (y denunciado) de paternidad no asumida de varios hijos con tres mujeres distintas, situaciones que al momento no han sido aun aclaradas. 

Es tiempo, ahora más que nunca, que retornemos a las Escrituras, a escuchar la voz de Dios para tener el mejor y más seguro asidero para nuestras vidas, nuestra roca segura de salvación y confianza (Salmos 95:1). La Palabra de Dios muestra sin lugar a dudas, que varón y hembra, El mismo los creo (Génesis 1:27). Enseñanza muy contraria a lo que la tradición enseña; creando una estela de contradicción y de burla con la invención sublime de la sexualidad dentro del matrimonio por parte del Creador y que El mismo siempre ha auspiciado:

“…Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra…” Génesis 1:22

“…Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él…. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre…” Génesis 2:18,22

Abra Usted mismo su Biblia y descubra lo que realmente es verdad, pídale a Dios en voz alta que abra su entendimiento y se asombrará de las maravillas que tanto tiempo le han estado esperando.

Anuncios

H1M1

7 May

H1M1

Quizás algún lector pueda pensar que me equivoqué al escribir el título de este artículo, pero no lo hice; así que no se detenga a pensar lo contrario, y siga leyendo.

Mi oración es que al final de la lectura, Usted pueda reconocer que no fue en vano que Dios me despertara a las 5:30 de la mañana para escribirlo.

Asimismo, Usted también agradecerá a Dios como yo siempre lo he hecho que la originalidad del título que vino a mi mente en esta oportunidad como en otras tantas, es un don del Espíritu Santo y no un producto de mi imaginación por ser un consumidor ávido de un elixir llamado café.

Un día antes, mi corazón se había entristecido al leer la noticia del fallecimiento de Judy Trunnell, una maestra de solamente 33 años de edad que enseñaba en una escuela para niños discapacitados en la ciudad de Harlingen, Texas y que acababa de dar a luz a una niña.

Aunque Judy ya venía padeciendo de algunos problemas de salud, éstos se agravaron en las últimas dos semanas de su vida como producto de los efectos de la gripe porcina, clasificada en la profesión de la medicina como la gripe por A o H1N1.

La Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) define a la gripe por A o H1N1 como una “infección respiratoria aguda y muy contagiosa de los cerdos, causada por alguno de los varios virus gripales de tipo A de esa especie. La morbilidad suele ser alta, y la mortalidad baja (1% – 4%). El resultado puede ser un virus gripal con genes de diversa procedencia, lo que se llama un virus reagrupado. Aunque los virus de la gripe porcina son normalmente específicos de esa especie, en ocasiones saltan la barrera interespecies y provocan la enfermedad del hombre. En general los síntomas clínicos son similares a los de la gripe estacional, pero las manifestaciones clínicas son muy variables, desde una infección asintomática hasta una neumonía grave que mata al paciente.”

La misma organización también advierte que: “El impacto de una pandemia causada por un virus de esa naturaleza es difícil de predecir ; dependerá de su virulencia, de la inmunidad ya existente en la población, de la protección cruzada conferida por los anticuerpos producidos en respuesta a gripes estacionales y de factores propios del huésped.”

Los Cristianos fieles y maduros, no deberíamos ni estar asombrados ni tampoco asustados de que existan enfermedades en este planeta llamado Tierra.

Aprovecho la ocasión para recordarle al lector que nuestro Señor Jesús hace dos mil años profetizó que las “pestes” serían una de las señales antes del fin y El también nos advirtió que “todo esto será principio de dolores” (Mateo 24:7, 8).

No nos debemos olvidar que la “pandemia” de las enfermedades y la muerte son producto de la desobediencia de Adán y Eva por haber escuchado la voz del diablo en el Jardín del Edén.

El apóstol Pablo escribió: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre (H1), y por el pecado la muerte (M1) así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12)

Pero no podemos culpar exclusivamente a nuestros primeros padres de que el virus de la muerte o el H1M1 esté todavía presente en la vida de este mundo, porque Pablo claramente nos confronta con la realidad de que “todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23).

Todos nosotros sin excepción alguna (ver Romanos 3:10-12), somos portadores activos de enfermedad y muerte; aunque muchos predicadores y evangelistas nos quieran hacer creer todo lo contrario, de que somos “gigantes” y “campeones”.

El siervo de Jesucristo también sabía que no se libraría de la muerte, ni dejándose soplar por Benny Hinn, ni tampoco comprando los libros de motivación personal de Joel Osteen; por lo tanto llegó a exclamar: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?!” (Romanos 7:24)

El puerco vive en un ambiente de inmundicia y muerte por imposición; pero Adán y Eva y todos nosotros cuando pecamos lo hacemos por elección.

Aunque nada ni nadie nos podrá librar de nuestra muerte física, Jesús nos ofrece libertad de la muerte eterna de nuestra alma.

“Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por UN HOMBRE LA RESURRECCION DE LOS MUERTOS. Porque así como en Adán todos mueren, TAMBIEN EN CRISTO TODOS SERAN VIVIFICADOS” (1 Corintios 15:21, 22)

La vacuna en contra del virus H1M1, la encontramos en el Hospital Monte Calvario, el Doctor se llama Jesús y el líquido de la vida es Su preciosa sangre. Una cosa más: ¡Es gratis!

Yo me uno a Pablo en decir ¡GRACIAS DOY A DIOS, POR JESUCRISTO SEÑOR NUESTRO! (Romanos 7:25)

Gracia y Paz
Sergio
“Amigo de Jesús”

*El título de este artículo H1M1 y su contenido ya han sido registrados como propiedad de su autor. Sergio A. Perelli. Mayo 7, 2009.

Fuente:http://www.calvarychapelamistad.org/ccamistadnew/modules.php?name=News&file=article&sid=734

San Juan Crisóstomo – Homilía LXIXIV

7 May

San Juan Crisóstomo – Homilía LXIXIV

  • Dícele Felipe: Señor, muéstranos al Padre, y eso nos basta. Le dice Jesús: Felipe: hace tanto tiempo que estoy con vosotros, y no me has conocido? Elque me ha visto a Mi también ha visto al Padre (Juan XIV, 8-9).

Decía el profeta a los judíos: Tú tenias rostro de mujer descarada, puestoque tratas con todos en forma imprudente. Por lo visto, tal cosa puede contodo derecho decirse no sólo de aquella ciudad, sino de todos cuantosimprudentemente se oponen a la verdad. Como Felipe dijera: Muéstranos al Padre, Cristo le responde: Felipe: ¿tanto tiempo hace que estoy con vosotrosy no me has conocido? Y a pesar de todo, los hay: que tras de semejantes expresiones todavía separan las substancias de! Padre y del Hijo; y eso que no podrás encontrar vecindad más aceptada. No faltaron herejes que por ellas fueron a dar al error de Sabelio.Por nuestra parte, dejando a un lado a unos y a otros, como opuestos impíamente a la verdad, examinamos el exacto sentido de las palabras.Felipe: hace tanto tiempo que estoy con vosotros, y no me conoces? Teroqué es esto acaso eres tú el Padre por el cual yo pregunto? Responde Cristo: ¡No! Por eso no dijo: No lo has conocido; sino: :No me has conocido,queriendo declarar tan sólo que no es el Hijo otra cosa sino lo que es elPadre, pero permaneciendo Hijo. ¿Por qué se atrevió Felipe a semejantepregunta? Había dicho Cristo: Si me conocéis a Mí, también habéis; conocidoal Padre. Y lo mismo había dicho varias veces a los judíos. Ahora bien, pues así los judíos como Pedro con frecuencia habían preguntado a Jesús quiénera el Padre, y lo mismo había hecho Tomas, pero ninguno había recibidouna respuesta clara, sino que aún ignoraban quién era, Felipe, para noparecer molesto, ni molestara Jesús tratándolo a la manera de los judíos, encuanto dijo: Muéstranos al Padre, añadió enseguida: Y eso nos basta. Ya nopreguntamos más.Cristo había dicho: Si me conocéis a Mi también habéis conocido a mi Padre,de modo que El por Sí mismo manifestaba al Padre. Pero Felipe invirtió elorden diciendo: muéstranos al Padre, como si ya conociera a Cristoexactamente. Cristo no accedió, sino que lo volvió al camino, persuadiéndoloa conocer al Padre por el mismo Jesús. Felipe quería verlo con los ojoscorporales, tal vez porque sabia que los profetas habían visto a Dios. Pero,oh Felipe, advierte que eso se ha dicho hablando al modo humano y craso.Por eso decía Cristo: a Dios nadie lo vio jamás; y también: Todo el que oyeel mensaje des Padre, vosotros jamás habéis oído mi voz, ni jamás habéis visto mi rostro. Y en el Anticuo Testamento Nadie puede ver ml rostro yseguir viviendo. Qué le responde Cristo: Felipe: tanto tiempo hace que estoycon vosotros y no me has conocido? No le dice: Y no me has visto, sino: Nome has conocido. Pero, Señor: ¿ es acaso a Ti a quien quiero conocer? Yoquiero ahora conocer a tu Padre ¿ y Tu me dices: no me has conocido? ¡No hay lógica en esto! Sin embargo la hay y muy exacta. Puesto que el Hijo es una misma cosa con el Padre, aunque permaneciendo Hijo, lógicamente Jesús manifiesta en Sí al Padre. Pero enseguida, distinguiendo las Personas,dice: El que me ha visto a Mi también has visto al Padre, para que nadie diga que una misma Persona es Padre y es Hijo. Si el Hijo fuera al mismo tiempoPadre, no diría: Quien a Mi me ve también a El lo ve.Más ¿ por qué no le dijo: Pides un imposible para quien es puro hombre? ¡Eso sólo a Mí me es posible! Como Felipe había dicho: Eso nos basta, comosi ya lo viera, Cristo le declara que ni a El mismo lo ha conocido; pues sihubiera podido conocer a Cristo habría conocido al Padre ya. De otro modo:Ni a Mi ni al Padre puede alguno conocernos. Felipe buscaba el conocimientomediante la vista; y como pensaba. que ya conocía a Cristo, quería ver del mismo modo al Padre. Cristo le declara que ni a El mismo lo conoce.Si alguien en estas palabras quiere entender por conocimiento la visión, no lo contradiré. Pues dice Cristo: El que me conoce, conoce también al Padre.Pero no es eco lo que quiere significar Cristo, sino demostrar suconsubstancialidad con el Padre. Como si dijera: El que conozca la sustanciamía, conoce por lo mismo al Padre. Instarás: pero ¿qué solución es ésa? También el que ve las creaturas conoce a Dios. Sin embargo, todos ven las creaturas y las conocen, pero a Dios no. Investiguemos qué es lo que Felipe anhela ver. ¿Es acaso la sabiduría del Padre o su bondad? ¡De ningunamanera! Sino qué cosa es Dios en su misma sustancia. A esto responde Cristo: El que me ve a Mi. Quien ve las creaturas no ve la sustancia de Dios.Cristo dice: El que me ve ha visto al Padre. Si El fuera de otra sustancia no lohabría aseverado.Para usar de un lenguaje más craso, nadie que no conozca el oro puede ver en la plata la sustancia del oro, puesto que es imposible conocer unanaturaleza en otra distinta. De modo que con razón Cristo increpó a Felipe yle dijo: Tanto tiempo he estado con vosotros. Como si le dijera: Tantas enseñanzas has recibido, tantos milagros has visto realizados por miautoridad propia, cosas todas privativas de la divinidad y que solamente elPadre hace, como la remisión de los pecados, la revelación de lo íntimo ysecreto, las resurrecciones, la creación de los miembros hecha mediante unpoco de lodo ¿y no me has conocido? Como estaba Cristo vestido de nuestracarne, dice: No me ayas conocido. ¿Has visto al Padre? No busques más. EnMí lo has visto. Si me has visto ya no investigues más con vana curiosidad: en Mi mismo lo has visto. ¿No crees que yo estoy con el Padre. Es decir: ¿que yo me presento en su misma sustancia? Las cosas que Yo os manifiestono son invención mía. ¿Adviertes la suma vecindad y cómo son una misma yúnica sustancia? El Padre que mora en mi El mismo realiza las obras. Miracómo pasa a las obras habiendo comenzado por las palabras. Lógicamente debió decir: El es quien pronuncia las palabras; pero es que toca aquí dos cosas: la doctrina y los milagros; o también quiere decir que las palabras mismas ya son obras.Mas ¿cómo hace el Padre esas obras? Porque en otro lugar dice Cristo: Si nohago las obras de mi Padre, no me creáis. ¿Por qué aquí dice que es el Padre
Page 3
quien las hace? Es para indicar con esto que no hay intermedio entre el Padre y el Hijo. Es decir: No procede el Padre de un modo y Yo de otro; puesto que en otra parte asegura: Mi Padre en todo momento trabaja y Yo tambiéntrabajo. En ese pasaje indica no haber ninguna diferencia, y aquí declara denuevo lo mismo.No te extrañes de que las palabras a primera vista parezcan algo rudas. Pues las dijo después de haber dicho a Felipe: ¿No crees? dando a entender que en tal forma atemperaba sus expresiones que arrastraran a Felipe a la fe.Conocía los corazones de sus discípulos. ¿Creéis que Yo estoy en el Padre y elPadre está en Mi? Convenía que vosotros, en oyendo Padre e Hijo, nopreguntarais más, para confesar enseguida ser ambos una sola y la mismasustancia. Pero si eso no os basta para demostrar la igualdad de honor y laconsubstancialidad, aprendedlo recurriendo a las obras. Aquello de: quien me ha visto también ha visto a mi Padre, si se hubiera referido a las obras, nohabría añadido ahora: A lo menos por las obras creedme.Luego, declarando que puede no únicamente éstas, obras, sino otras muchomayores que éstas, lo hace mediante una hipérbole. Porque no dice: Puedohacer obras mayores que éstas, sino lo que es mucho más admirable: Puedocomunicar a otros E1 poder de hacer obras superiores a éstas: En verdad, enverdad os digo: El que cree en Mi hará también las obras que Yo hago; y aunmayores que éstas, porque Yo voy al Padre. Quiere decir: En vuestras manosestará en adelante hacer milagro, por que yo ya me voy.Una vez que hubo conseguido con su discurso lo que intensa, dice: Y todocuando pidiereis en mi nombre lo haré, para que sea glorificado el Padre enel Hijo. ¿Adviertes cómo de nuevo El es el que obra? Pues dice: Lo haré. Y nodijo: Rogaré a mi Padre, sino: Para que sea glorificado el Padre en Mi. Enotra parte decía: Dios lo glorificará en Si mismo. En cambio aquí dice: Elglorificará al Padre. Porque así, cuando se vea que el Hijo puede grandes obras, el Engendrador será glorificado.¿Qué Significa: En mi nombre? Lo que luego los apóstoles decían: En nombrede Jesucristo, levántate y camina. Pues todos los milagros que ellos obrabanera El quien los hacía; y la mano del Señor estaba con ellos. Porque dice: Loharé. ¿Adviertes cl poder absoluto? Los milagros que mediante otros se verifican, El los hace; ¿y no podrá hacer los que El mismo obra si no es dándole poder el Padre? ¿Quién podría afirma tal cosa? Mas, ¿por qué añade esto? Para confirmar sus palabras y manifestar que las anteriores las dijoatemperándose.Lo que sigue: voy al Padre, significa: No perezco, en mi propia dignidadpermanezco; estoy en los Cielos. Todo esto lo decía para consolarlos. Comoera verosímil que sintieran en su animo alguna tristeza, pues no tenían aúnuna noción justa de la resurrección, con variadas palabras les promete queellos comunicarán a otros esas mismas cosas y continuamente cuida de ellos y les declara que El permanecerá siempre; y no sólo que permanecerá, sino
Page 4
que incluso demostrará un poder aún mayor.En consecuencia, vayamos en pos de El y tomemos nuestra cruz. Pues auncuando ahora no amenaza ninguna persecución: pero es tiempo de otrogénero de muerte. Porque dice Pablo: Mortificad vuestros miembros, que sonvuestra porción terrena. Apaguemos la concupiscencia, reprimamos la ira,quitemos la envidia. Este es un sacrificio en víctima viva; sacrificio que noacaba en ceniza, ni se expande como el humo, ni necesita leña ni fuego niespada. Porque tiene en sí el fuego y la espada, que es el Espíritu Santo. Usade este cuchillo y circuncida todo lo inútil, todo lo extraño de tu corazón.Abre tus oídos que estaban cerrados. Porque las enfermedades espirituales ylas perversas pasiones suelen cerrar las puertas de los oídos.El ansia de riquezas no permite oír las palabras de la limosna. La envidia, sise echa encima, aparta las enseñanzas acerca de la caridad; y cualquier otraenfermedad de ésas torna al alma perezosa para todo. Quitemos, pues, esas malas pasiones. Basta con querello y todas se apagan. No nos fijemos, os ruego, en que el anhelo de riquezas es una tiranía. La tiranía verdadera laconstituye nuestra apatía y pereza. Muchos hay que aseveran no saber qué cosa es la plata, puesto que semejante codicia no es innata y connatural. Las inclinaciones naturales se nos infunden desde el principio. En cambio,durante mucho tiempo se ignoró lo que fueran el oro y la plata.Entonces ¿de dónde vino semejante codicia? De la vanagloria y de la extremaindolencia. Porque de las pasiones, hay unas que son necesarias, otras connaturales, otras que no son ni lo uno ni lo otro. Por ejemplo: las que si nose satisfacen perece la vida, son necesarias y connaturales, como la delalimento la bebida y el sueño. En cambio, el amor sensual de los cuerpos se dice connatural, pero no es necesario, puesto que muchos lo han superado ž no han perecido. Por lo que mira a la codicia del dinero, ni es connatural ninecesaria, sino adventicia y superflua.Si queremos no nos dominará. Hablando Cristo acerca de la virginidad, dice: El que pueda entender que entienda. Pero acerca de las riquezas no se expresa lo mismo, sino que dice: El que no renunciare a todo lo que posee noes digno de mí. Cristo exhorta a lo que es fácil; pero en lo que supera lasfuerzas de muchos lo deja a nuestro arbitrio. Entonces ¿por qué nosprivamos de toda defensa? El esclavo de pasiones vehementes no sufrirá tangraves castigos; pero el que se hace esclavo de pasiones más débiles, quedasin posible defensa.¿Qué responderemos al Juez cuando nos diga: Me viste hambriento y no me diste de comer? ¿Qué excusa tendremos? ¡Objetaremos nuestra pobreza’Pero no somos más pobres que la viuda aquella que venció en generosidad atodos con los dos óbolos que dio de limosna. Dios no exige en los dones lamagnitud, sino el fervor de la voluntad; lo cual forma parte de suprovidencia. Admiremos su bondad y ofrezcamos, en consecuencia, lo que nos sea posible. Así, tras de alcanzar grande clemencia de parte de Dios, asíen esta vida como en la futura, podemos disfrutar de los bienes prometidos,por gracia y benignidad de nuestro Señor Jesucristo, al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Fuente:http://www.homiletica.org/ive0326.pdf

ARREPENTIOS

7 May

ARREPENTIOS

  • Mateo 3:1-17  “Y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”

Juan predicó en el desierto esta palabra. En ese tiempo Israel había sufrido un silencio, espiritual, de 400 años, también no había profetas ni hombres que hablaran de la palabra de Dios. Había sufrido con líderes políticos que los alejaron de Dios, Juan el Batista, según la profecía de su padre Zacarías, era la luz para los que habitaban en tinieblas.

Ese tiempo también era el tiempo en que Jesús estaba listo para comenzar con la obra de Dios a través de su vida. Juan el bautista predico esta palabra “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” ¿Que era lo más importante para ese pueblo de Israel? No era la independencia de los pueblos grandes, o ser un país fuerte, independiente e influyente. Sino que este pueblo de Israel necesitaba que llegara el Reino de los cielos, es decir el reino de Dios.

La obra de Dios comenzó desde el desierto a través del anuncio de Juan el bautista, aun en la situación que se ve desventajosa, en el desierto parece que no hay vida, parece que no hay esperanza, pero aun desde ese lugar Juan el bautista anuncio el reino de Dios, y desde ahí muchos se arrepintieron y aceptaron el bautismo.

“Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” de esta manera es como comienza la obra de Dios, desde el arrepentimiento. En la situación del pueblo, era necesario el arrepentimiento verdadero para poder acercarse al reino de Dios. Juan el bautista preparo el corazón de los hombres para poder recibir al mesías.

La obra de Dios comienza desde que se hace un arrepentimiento verdadero. Al estar estudiando y sirviendo en la obra de Dios, he recibido la gracia de Dios, he recibido el perdón de mis pecados, he compartido y confesado estos pecados a través del sogam, pero esta confesión pierde el significado cuando lo hago una y otra vez y se vuelve algo monótono. El arrepentimiento verdadero es el que cambia el rumbo de mi vida, el que me hace tener cada día a Jesús en el centro de mi corazón como mi rey.

¿Cuál es, entonces, mi problema? Que tome el arrepentimiento como un formalismo, perdí el significado verdadero del arrepentimiento, este arrepentimiento que debe de estar en mi corazón no es para poder escribir un sogam cada semana y poder leerlo en mi reunión de fraternidad, este arrepentimiento es el que debe de estar en mi corazón verdaderamente, es el primer paso para recibir el reino de Dios.

En la predicación de Juan el bautista, el no les dio una lista larga de cosas por hacer para poder recibir el reino de los cielos, el no les dio una lista de leyes, normas y estatutos a seguir para poder recibir el reino de Dios. Sino que Juan el bautista les dijo “arrepentíos”. Esa es la urgencia que debe de estar en mi corazón, el arrepentimiento. Entre tantas cosas por hacer, entre la escuela el trabajo, la predicación, los estudios, la orquesta, las ovejas, mi casa, mis hermanos, se me olvida lo principal que tengo que hacer, esto es el arrepentimiento.

Oro para ser un verdadero hijo de Dios, un verdadero siervo, no uno que tenga muchas ovejas, que sea influyente, que predique bien, que de muchos estudios, esas aunque dan gloria al nombre de Dios y crecen su obra, no son cosas necesarias para acercarme al reino de Dios, oro para ser el hijo de Dios que con corazón sincero antes de hacer cualquier cosa, tenga el arrepentimiento verdadero en mi interior, de esta manera pueda acercarme con el corazón limpio y lavado por la sangre de Cristo y hacer, entonces, todas las cosas de Dios.

Entonces ¿Cuál fue mi problema? Intente servir la obra de Dios formalmente, invitando, al estudio de la biblia a los jóvenes, pero en mi corazón no estaba la convicción de hacerlo, aun yo me sentía seco y con sed del vida y les hablaba a los jóvenes de que Jesús es el agua viva, cuando yo mismo no tomaba de esa agua. Ese es mi problema, mi corazón se enfoco en servir la “obra terrenal” y no a Dios mismo. Era un siervo hipócrita. Oro para que a través de esta palabra, tenga en mi corazón un arrepentimiento verdadero. No uno para escribir el sogam, sino uno que se haga delante de Dios, en el cual entregue cada día a Dios mi interior claramente y él me haga un hombre nuevo.

Si en mi interior hay cada día ese arrepentimiento verdadero entonces el reino de Dios me es entregado y puedo disfrutar de Dios y ser gobernado por él. De esta manera entonces puedo tener la convicción de servir la obra de Dios. Y no solo servirla formalmente llevando algunos estudios uno a uno a la semana, sino que mi corazón tendrá la convicción de servir a los jóvenes no solo de México sino de los 233 países del mundo.

Oro para no ser solo un pastor formalista o de apariencia, sino uno que entregue cada día su vida para servir a Dios en los campus llevando el evangelio, con la convicción bien arraigada en el corazón.

Gracias Padre por esta palabra de preparación de bautismo, permítame gravarla en mi corazón, y poder servir la obra verdaderamente, permítame ser un pastor maduro, que primero se arrepienta cada día, y después que haga todas las cosas para la obra de Dios.

Una palabra: Arrepentios.

Fuente:http://jesusrosas.blogspot.com/2009/04/arrepentios.html

Colosenses 1:15-20 parte 1/2

7 May

Colosenses 1:15-20 parte 1/2

 

·         “El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.” (Col. 1:15-20 RV 1960)

 

1. Quien es el autor humano?

El autor humano de esta epístola es el apóstol Pablo. Pablo no había estado en Colosas, ciudad de Frigia (Asia Menor, hoy Turquía). Fue su discípulo Epafras quien fundó allí una comunidad cristiana a la que trasmitió el Evangelio y también el aprecio a Pablo. No mucho después, fue Epafras a visitar al Apóstol a Roma durante su prisión para darle cuenta de los peligros que amenazaban a aquellas iglesias en el valle de Lico, y particularmente en las iglesias de Colosas, Hierápolis, y Laodicea, provenientes de las infiltraciones de ciertas sectas pregnósticas, que trataban de desvirtuar la persona de Cristo, rebajándola de dignidad, que otorgaban a ángeles o espíritus, y de imponer las prácticas judaicas. Pablo reacciona y trata de aclarar en esta carta el sentido y alcance del misterio de Cristo. Fue escrita en el año 62 ó 63 d.C. Algunos de Colosas estuvieron en el día de Pentecostés, y es muy posible que Pablo en su segundo y tercer viaje, paso por Colosas, porque esta cerca de Éfeso y de la Odisea.

¿Cuál era el error?

Era un error mezclado, en parte judaico y en parte pagano, y del todo anticristiano. En su asceticismo incluye las doctrinas de los esenios; en su ritualismo, las doctrinas de los fariseos; en su dualismo las doctrinas persas, de espíritu y materia. Como una filosofía se proponía contestar dos preguntas:

1. Cómo llegó a existir al principio el mundo o el universo.

2. El origen y el asiento del pecado, y los medios para su conquista. Como doctrina se negaba la divinidad de Cristo, dependía de un conocimiento místico y esotérico como más importante que la Palabra de Dios, y enseñaba el culto a los ángeles. Arquipo, hijo de Filemón, era el pastor de Colosas—un pastor que carecía de energías. Necesitaba mucho que se le animara y Pablo se vale de la ocasión para animarlo en dos de sus cartas.

Etnológicamente este pueblo era Frigio, pero políticamente pertenecía a la provincia romana de Asia. Colosenses fue escrita como antídoto para un intelectualismo estragado que parlaba de misterios, de conocimientos secretos y de sabiduría, en tanto que menospreciaba a Cristo, debido a una falsa filosofía. Pablo demuestra que en Cristo, Dios está perfectamente manifestado (1:15), que en Él reside toda la plenitud <l« la deidad (1:19), y que en Él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento (2:3).

Además, las demandas éticas de la vida cristiana están estrechamente ligadas con sus normas intelectuales “Poned vuestro corazón en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (3:2)

La respuesta para esta herejía no estaba en una laboriosa argumentación, sino en la presentación positiva de la persona de Cristo. Pablo puntualizó que todas las filosofías, los poderes espirituales y las observaciones y restricciones ceremoniales eran enteramente secundarias en relación con la preeminencia de Cristo.

2.¿Qué tipo de texto es (narrativo o argumentativo).

El tipo de texto de este pasaje es argumentativo, ya que es parte de una epístola paulina. Es parte de un himno cristológico de la Carta a los Colosenses. Muchos estudiosos están convencidos de que ese himno podría ser la cita de un canto de las Iglesias de Asia Menor, insertado por san Pablo en la carta dirigida a la comunidad cristiana de Colosas, una ciudad entonces floreciente y populosa. Con todo, el Apóstol no estuvo nunca en esa localidad de Frigia, región de la actual Turquía. La Iglesia local había sido fundada por Epafras, un discípulo suyo, originario de esas tierras. Al final de la carta a los Colosenses, se le nombra, juntamente con el evangelista Lucas, «el médico amado», como lo llama san Pablo (Col 4,14), y con otro personaje, Marcos, «primo de Bernabé» (Col 4,10), tal vez el homónimo compañero de Bernabé y Pablo (cf. Hch 12,25; 13,5.13), que luego escribiría uno de los Evangelios

La Reina Valera 1995 comenta que El texto de 1.15-20 es un himno que proclama la grandeza de Cristo en su relación con Dios, con toda la creación y, en especial, con la iglesia, que es su cuerpo. Igualmente destaca su obra reconciliadora. Es probable que este himno esté basado en un texto usado en el culto de la iglesia (cf. también Jn 1.1-18; Flp 2.6-11; 1 Ti 3.16; Heb 1.1-4).

3.¿Qué dice el contexto precedente?

Los vv. 9-14, son un oración de acción de gracias a Dios Padre por la obra redentora llevada a cabo por su Hijo querido en la vida de los colosenses.

1. Que desde que se entero que se habían convertido a Cristo, no cesaba de orar por ellos con el propósito de:

a. Que puedan conocer la voluntad de Dios

b. Que lleven vidas de testimonio

c. Que lleven buenos frutos

d. Que crezcan en el conocimiento de Dios

e. Que sean fortalecidos con el poder de Dios para ser agradecidos al Señor por esta salvación tan grande.

2. Les explica su nueva situación espiritual en contraste con la anterior, mediante la redención de Cristo y que ahora son herederos del reino de Dios y pueden participar de las bendiciones de este reino celestial.

·                            “Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual. Así podréis andar como es digno del Señor, agradándolo en todo, llevando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios. Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, obtendréis fortaleza y paciencia, y, con gozo, daréis gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz. Él nos ha librado del poder de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.” Col. 1:9-14

 

4. ¿Qué dice el contexto posterior?

  • “También a vosotros, que erais en otro tiempo extraños y enemigos por vuestros pensamientos y por vuestras malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprochables delante de él. Pero es necesario que permanezcáis fundados y firmes en la fe, sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo y del cual yo, Pablo, fui hecho ministro. Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia. De ella fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios, el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos. A ellos, Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, esperanza de gloria. Nosotros anunciamos a Cristo, amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre. Para esto también trabajo, luchando según la fuerza de él, la cual actúa poderosamente en mí.” (Col. 1:21-29 RV 1960)

 

Pablo les escribe acerca de cuatro cosas importantes en este contexto posterior, como continuación de lo que le había comenzado a explicar en los  versos anteriores al himno cristológico de los versículos 15 al 20.

1. Les recuerda a los cristianos de colosas la situación de ellos previa a la salvación otorgada por Cristo.
2. El Plan de Dios, por el cual los rescató de la condenación en la que vivían
3.Los insta a perseverar en la fe cristiana.
4. En un contexto ya un poco mas lejano, previo a la finalización del capítulo 1, Pablo les habla de las características de su ministerio apostólico y las razones por las cuales el predica a Jesucristo.

6. Resumen:

«Este hermoso pasaje cristológico, es un bello himno que exalta la divinidad del Señor y su existencia eterna. Nos enseña que la obra de la creación divina estuvo íntimamente ligada a la manifestación de Cristo preexistente. Dios creó todas las cosas que hay en los cielos y en la tierra, las visibles y también las invisibles por medio del Señor y para Él. El Señor mantiene el orden del universo y es quien gobierna a la Iglesia. También nos habla de su resurrección, que fue el primero en resucitar, o sea que nosotros también resucitaremos algún día al igual que el lo hizo y esa es nuestra esperanza. El propósito de la muerte de Cristo en la cruz del Calvario fue realizar la pacificación del Comos.  Algo muy importante que nos dice este pasaje es que ”El es la imagen del Dios invisible”.  Una imagen es una expresión exacta y Pablo está explicando en este pasaje que Jesús, el hombre, es la expresión exacta de todo lo que es Dios. También el pasaje nos dice que Jesús es “el primogénito de toda la creación”, lo que  significa que el Señor Jesús se halla, en relación con la creación, como el heredero de la propiedad de su Padre. No forma parte de ella, sino que es más bien el propietario de ella, el heredero. Este pasaje es muy útil para combatir las herejías de los Testigos de Jehová quienes niegan la deidad de Cristo.»

5. Escoja 4 palabras importantes del texto y explique su significado:

“El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.” (Col. 1:15-20 RV 1960)

1. Imagen

Según el diccionario de la Real Academia española:

«(Del lat. imago, -inis).

1. f. Figura, representación, semejanza y apariencia de algo.

2. f. Estatua, efigie o pintura de una divinidad o de un personaje sagrado.

3. f. Ópt. Reproducción de la figura de un objeto por la combinación de los rayos de luz que proceden de él.

4. f. Ret. Representación viva y eficaz de una intuición o visión poética por medio del lenguaje.

~ accidental.

1. f. Biol. La que, después de haber contemplado un objeto con mucha intensidad, persiste en el ojo, aunque con colores cambiados. ~ pública.

1. f. Conjunto de rasgos que caracterizan ante la sociedad a una persona o entidad.

~ real.

1. f. Ópt. Reproducción de un objeto formada por la convergencia de los rayos luminosos que, procedentes de él, atraviesan una lente o aparato óptico, y que puede ser proyectada en una pantalla. ~ virtual.

1. f. Ópt. Conjunto de los puntos aparentes de convergencia de los rayos luminosos que proceden de un objeto después de pasar por un espejo o un sistema óptico, y que, por tanto, no puede proyectarse en una pantalla.

Quedar para vestir imágenes.

1. fr. coloq. Quedarse para vestir santos. ser la viva ~ de alguien.

1. fr. Parecerse mucho a él.»

El Nuevo diccionario ilustrado de la Biblia y Vine N.T

Término usado en la Biblia en varios sentidos. A veces significa la realidad manifiesta, el carácter esencial y auténtico de algo visible (Revelación). Otras veces significa «la figura y sombra de las realidades» invisibles (Heb 8.5; 9.23) que no es la esencia «misma de las cosas» (Heb 10.1). En algunos pasajes significa también «semejanza» (Gn 1.26, 27) y abarca desde una simple similitud o parecido, hasta una relación íntima y la posesión de características comunes. En el Nuevo Testamento estos sentidos corresponden a tres términos griegos diferentes: eikon, typos, omoiosis.

1. eikon κών, G1504) denota imagen. Este término incluye las dos ideas de representación y manifestación. «La idea de perfección no reside en la palabra misma, sino que tiene que ser encontrada en el contexto» (Lightfoot); los siguientes casos muestran con claridad las distinciones entre la semejanza imperfecta y perfecta. Esta palabra se usa: (1) de una imagen en una moneda, no una mera semejanza (Mat 22:20; Mc 12.16; Luc. 20:24); también de una estatua o representación similar, más que una semejanza (Rom 1:23; Rev 13:14,15, tres veces; 14.9,11; 15.2; 16.2; 19.20; 20.4); de los descendientes de Adán como portadores de su imagen (1 Co 15:49), siendo cada uno de ellos una representación derivada del prototipo; (2) de cosas relacionadas con cosas espirituales (Heb 10:1), negativamente, de la ley como siendo «sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas», esto es, no la forma esencial y sustancial de ellas. El contraste ha sido asemejado a la diferencia entre una estatua y la sombra que ella arroja; (3) de las relaciones entre Dios el Padre, Cristo, y el hombre:

(a) del hombre tal como fue creado como representación visible de Dios (1 Cor. 11:7), un ser que se corresponde con el original. La condición del hombre como criatura caída no ha borrado totalmente la imagen; sigue siendo capaz de llevar responsabilidad, sigue teniendo cualidades correspondientes a las divinas, como el amor a la bondad y a la belleza, que no se hallan en ningún animal. En la caída el hombre dejó de ser un vehículo perfecto para la representación de Dios. La gracia de Dios en Cristo cumplirá aún más que lo que perdió Adán;

(b) de personas regeneradas, en su condición de representaciones morales de lo que es Dios (Col 3:10; cf. Eph 4:24);

(c) de creyentes, en su estado glorificado, no meramente en cuanto a que sean semejantes a Cristo, sino representándole (Rom 8:29; 1 Cor 15:49). Aquí la perfección es obra de la gracia divina; los creyentes tienen aún que representar, no a alguien como Él, sino lo que Él es en sí mismo, tanto en su cuerpo espiritual como en su carácter moral;

(d) de Cristo en relación con Dios (2 Co 4:4  «la imagen de Dios»), esto es esencial y absolutamente la expresión y representación perfectas del arquetipo, Dios el Padre; en Col 1:15  «la imagen del Dios invisible» da el pensamiento adicional sugerido por la palabra «invisible», de que Cristo es la representación visible y manifestación de Dios a los seres creados. La semejanza expresada en esta manifestación está involucrada en las relaciones esenciales en la Deidad, y es por ello singular y perfecta; «el que me ha visto a mí, ha visto al Padre» (Joh 14:9). «El calificativo «invisible» … no debe confinarse a la percepción de los sentidos corporales, sino que debe incluir también la percepción del ojo interior» (Lightfoot). 

En cuanto a términos sinónimos, jomoima, semejanza, destaca el parecido con un arquetipo, aunque el parecido pueda no ser derivado, en tanto que eikon es una semejanza derivada (véase SEMEJANZA); eidos, forma, apariencia, aspecto, es una apariencia, «no necesariamente basada en la realidad» (véase FORMA, Nº 4); skia es «una semejanza oscurecida» (véase SOMBRA); morfe es «forma, como indicación del ser interior» (Abbott-Smith); véase FORMA. Para carakter, véase Nº 2. 

2. carakter (χαρακτήρ, G5481) denota, en primer lugar, una herramienta para grabar (de carasso, cortar dentro, absorber; cf. en castellano, carácter, característico); luego, una estampa o impresión, como sobre una moneda o un sello, en cuyo caso el sello o cuño que hace una impresión lleva la imagen que produce, y, viceversa, todas las características de la imagen se corresponden respectivamente con las del instrumento que las ha producido. En el NT se usa metafóricamente en Heb 1:3, del Hijo de Dios como «la imagen misma de su sustancia» (margen RVR77: «lit.: impronta»). Esta frase expresa el hecho de que el Hijo «es a la vez personalmente distinto de, y con todo literalmente igual a, aquel de cuya esencia Él es la impronta adecuada» (Liddon). El Hijo de Dios no es meramente su imagen (su carakter), sino que es la imagen o impronta de su sustancia, o esencia. Es el hecho de la completa similaridad lo que este término destaca, en comparación con las mencionadas al final del Nº 1. 

En la LXX, Lev 13:28, «la marca (de la inflamación)». 

«En Joh 1:1-3, Col 1:15-17 y Heb 1:2,3, la función especial de crear y de sostener el universo es adscrita a Cristo bajo sus títulos de «Palabra», «Imagen», e «Hijo», respectivamente. La condición de Creador que se predica de Él no es la de un mero instrumento o artífice en la formación del mundo, sino la de aquel «por medio de quien, en quien y para quien» todas las cosas han sido hechas, y por quien todas las cosas subsisten. Esto implica la afirmación de su deidad verdadera y absoluta» (Laidlaw, en Hastings’ Bible Dictionary).

Nota: El término similar caragma, marca, tiene el significado más limitado de la cosa estampada o acuñada, sin denotar la característica especial de aquello que la produce (p.ej., Rev_13:16,17). 

3. eidolon (εἴδωλον, G1497) , ídolo. Se traduce imagen en Rev_9:20; véase»

«Cristo, dice Pablo, es la “imagen del Dios invisible”.   ¡Qué tremenda noticia!  El Dios “invisible” se ha hecho visible en la Persona de Cristo! 

La palabra “imagen” es eikwn.  Esta palabra se usaba de la representación del rostro del emperador (o de un rey) en las monedas del imperio romano.  Se usaba también de un retrato (hoy en día hablaríamos de una ‘fotografía’).  También se usaba para describir el rostro de una persona reflejada en el espejo.  Barclay afirma que eikwn se usaba de una descripción verbal que se hacía al fin de un documento legal, que resumía las características físicas de las personas involucradas. 

Según Barclay, un eikwn puede ser una representación de algo o de alguien; pero si la representación es suficientemente perfecta, puede llegar a ser una manifestación.      

NOTA: En Heb 1:3, la RV habla de Cristo como “la imagen misma de su sustancia”.  En ese caso, la palabra “imagen” es carakthr.  Esta palabra significa ‘impresión’; se deriva de la marca que hace un sello. 

Según Heb 1:3, Cristo es la “imagen de su sustancia”.  La palabra “sustancia” es upostasis, que conlleva la idea de ‘esencia’ o ‘naturaleza’.   

  1. Cristo lo hace ‘visible’
  2. Pero, ¿perfecta en qué sentido?  Obviamente, no es una manifestación perfecta en el  sentido de ‘completa’.  En Cristo no tenemos una revelación de todo lo que Dios es,  sino de lo que necesitamos saber acerca de Dios (o, quizá, de lo que nos es posible  saber acerca de Dios). 
  3. Pablo simplemente cambia la metáfora del ámbito audible al ámbito visible.» (http://www.freewebs.com/predicacolosenses/Col%201%20(15).doc)

2. Primogenito:

Segun el Diccionario de la lengua española: 

f. Dignidad, prerrogativa o derecho del primogénito.

Según la enciclopedia Online Wikipedia

La primogenitura es el derecho que tiene el primer hijo sobre los demás, siendo el fundamento de este derecho el haber nacido primero. Primo en latín significa primero. Afinando aún más, el primogénito no es el primer nacido, sino el primer engendrado (génitus).En los países occidentales, desde los cambios y revoluciones del siglo XIX, el derecho de primogenitura es considerado un arcaísmo  Se denomina primogénito al mayor de los hijos varones en una familia. La primogenitura ha tenido importancia histórica en cuestiones como la herencia, los privilegios, las obligaciones, etc. si bien en la actualidad dicha importancia ha ido decreciendo para igualar a los hijos en derechos hereditarios.

Según el diccionario LaPalabra.org 

El primer hijo nacido de una madre. Se emplea asimismo de manera figurativa en sentido de prioridad, superioridad, o excelencia. El varón primogénito de una familia debía sujetarse a ciertos ritos y gozaba de privilegios (Gén. 27:1-29; 48:13,14). Recibía una doble porción de la herencia paterna (Deut. 21:17). En el N.T., se aplica la expresión a Cristo como quien se halla a la cabeza de todo el orden creado (Col. 1:15,18; compare con Apoc. 3:14, “el principio de la creación de Dios”). El término no significa, ni implica, que haya sido el primer ser creado como erróneamente sostienen los Testigos de Jehová con referencia a Colosenses 1:15. De hecho, los ritos de primogenitura eran transferibles (compare Jer. 31:9 con Gén. 41:50-52). En Apocalipsis 1:5 Jesús es llamado el “primogénito de los muertos” ya que fue el primero en resucitar con un cuerpo glorioso; Pablo se refiere al mismo hecho llamándolo “las primicias” de la resurrección (1 Cor. 15:20,23).

El primer hijo nacido de una madre. Se emplea asimismo de manera figurativa en sentido de prioridad, superioridad, o excelencia. El varón primogénito de una familia debía sujetarse a ciertos ritos y gozaba de privilegios (Gén. 27:1-29; 48:13,14). Recibía una doble porción de la herencia paterna (Deut. 21:17). En el N.T., se aplica la expresión a Cristo como quien se halla a la cabeza de todo el orden creado (Col. 1:15,18; compare con Apoc. 3:14, “el principio de la creación de Dios”). El término no significa, ni implica, que haya sido el primer ser creado como erróneamente sostienen los Testigos de Jehová con referencia a Colosenses 1:15. De hecho, los ritos de primogenitura eran transferibles (compare Jer. 31:9 con Gén. 41:50-52). En Apocalipsis 1:5 Jesús es llamado el “primogénito de los muertos” ya que fue el primero en resucitar con un cuerpo glorioso; Pablo se refiere al mismo hecho llamándolo “las primicias” de la resurrección (1 Cor. 15:20,23).»

Según el el Nuevo diccionario ilustrado de la Biblia y Vine N.T

«La Ley de Israel contenía diversas disposiciones sobre el primogénito. En una sociedad en que se toleraba la poligamia, había que distinguir entre el primogénito del padre (principio de su vigor: Gn 49.3; Dt 21.17) y el primogénito de la madre, es decir, el hijo varón que abría el seno materno (Éx 13.2). En todo caso, la primogenitura representaba una posición privilegiada en relación con otros hermanos reales o posibles.

En ausencia del padre, el primogénito tenía autoridad sobre sus hermanos (por ejemplo, Rubén entre los hijos de Jacob) y hermanas (Gn 24.55, 60). En la familia, ocupaba el lugar más alto después del padre. El derecho de primogenitura era muy apreciado (Gn 25.29–34; 27). En casos de mal comportamiento, este derecho podía cederse a otros hermanos (Gn 49.3, 4; 1 Cr 5.1, 2).

En caso de repartición de bienes, el primogénito heredaba el doble de lo que heredaba cada uno de los otros hermanos (cf. 2 R 2.9). Dt 21.15–17 prohíbe despojar al primogénito de su derecho para beneficiar al hijo de la mujer favorita, pero si el primogénito era hijo de una concubina tenía que ceder su derecho si más tarde nacía un hijo de la esposa legítima (Gn 21.9–13; Jue 21.1, 2).

Esta costumbre se nota en las leyes de Hammurabi y en las tablillas de Nuzi.
En el caso de los reyes, la primogenitura implicaba el derecho de sucesión (2 Cr 21.1–3), pero el favoritismo era a menudo un gran riesgo para la elección del sucesor (1 R 1–2; 2 R 11.12, 13; 1 Cr 26.10). La Escritura muestra cierta predilección hacia el hijo menor, quizá por ser el menos privilegiado (Jacob, Efraín, David). La palabra primogénito, no obstante, evoca siempre un cariño especial. Por eso se dice que Israel es el primogénito de Dios (Éx 4.22; Sal 89.27; Jer 31.9).

La noche de la Pascua, el Señor había perdonado a los primogénitos de Israel. Por eso, al primogénito de la madre se le tenía como santificado (consagrado) para el Señor (Éx 13.2; Nm 3.13). Los primogénitos de la generación contemporánea del éxodo fueron redimidos mediante la consagración de los levitas (Nm 3.40, 41). Posteriormente, cada primogénito era redimido a la edad de un mes, mediante el pago de cinco siclos al sacerdote (Nm 18.16).

Las excavaciones en la Tierra Santa han demostrado que los cananeos acostumbraban sacrificar sus primogénitos y los israelitas lamentablemente imitaron algunas veces (Ez 20.25, 26; Miq 6.7). Los primogénitos machos de los animales puros debían ser sacrificados (Nm 18.17, 18; Dt 12.6, 7), y los de los animales impuros debían ser redimidos (Nm 18.15); en el caso de un asno, había que redimirlo mediante un cordero o quebrarle el cuello (Éx 13.13; 34.20).

Jesús fue el primogénito de su madre (prototokos, Lc 2.7; cf. Mt 1.25), pero nunca se le llama primogénito del padre celestial (Jn 3.16). Sí se nos dice que sus padres hicieron «por él conforme al rito de la Ley» (Lc 2.27).

El concepto de la primogenitura tiene honda repercusión teológica en los escritos bíblicos, principalmente del Nuevo Testamento. Cristo es el primogénito entre muchos hermanos (Ro 8.29), es decir, tiene autoridad sobre todos los hombres, y es el primogénito de entre los muertos (Col 1.18): es el primero en quien se ha cumplido la promesa de resurrección. Él es «el primogénito de toda creación» (Col 1.15 Principio): tiene autoridad sobre todo lo creado (sin que Él mismo haya sido creado). A los creyentes se les llama también primogénitos (Heb 12.23), porque son los más privilegiados entre los hombres. »

«prototokos (prwtovtoko”, 4416), primer nacido (de protos, primero, y tikto, engendrar). Se utiliza de Cristo como primogénito de la virgen María (Lc 2.7); en su relación con el Padre, se usa para expresar su prioridad sobre, y preeminencia por encima de, la creación, no en el sentido de ser el primero en nacer. En el AT se utiliza ocasionalmente de superioridad posicional; véase Éx 4.22; Dt 21.16, 17, donde la prohibición es la de asignar la posición privilegiada del primogénito a uno nacido con posterioridad al primer hijo.

Los cinco pasajes del NT que con respecto al uso de este término tienen que ver con Cristo pueden exponerse cronológicamente de la siguiente manera:

(a) Col 1.15, donde está a la vista su relación eterna con el Padre, y la cláusula significa a la vez que Él era el primogénito antes que toda creación, y que Él mismo es quien ha llevado a cabo la obra de la creación (siendo que el caso genitivo es objetivo, como lo hace patente el v. 16);

(b) Col 1.18 y Ap 1.5, con referencia a su resurrección;

(c) Ro 8.29, su posición en relación con la Iglesia;

(d) Heb 1.6, su Segunda Venida (la vm: «Y cuando otra vez vuelve a traer al primogénito al mundo», pone «otra vez» en su relación correcta con el resto de la frase, implicándose con ello el contraste con su primera venida, su nacimiento); cf. Sal 89.27. Este término se utiliza en plural, en Heb 11.28, de los primogénitos de las familias egipcias, y en 12.23, de los miembros de la iglesia.

Nota: Cf. (a) con Jn 1.30, «el cual es antes de mí», lit., «Él era primero (protos) de mí», esto es, «en relación a m», donde se expresa todo lo que se involucra en su preexistencia y prioridad.»

3. Iglesia:

Según el diccionario de la Real Academia Española

(Del lat. ecclesia, y este del gr. kklys·a, asamblea).

1. f. Congregación de los fieles cristianos en virtud del bautismo.

2. f. Conjunto del clero y pueblo de un país donde el cristianismo tiene adeptos. Iglesia latina, griega.

3. f. Estado eclesiástico, que comprende a todos los ordenados.

4. f. Gobierno eclesiástico general del Sumo Pontífice, concilios y prelados.

ORTOGR. Escr. con may. inicial.

5. f. Cabildo de las catedrales o colegiatas.

6. f. Diócesis, territorio y lugares de la jurisdicción de los prelados.

7. f. Conjunto de sus súbditos.

8. f. Cada una de las comunidades cristianas que se definen como iglesia. Iglesia luterana, anglicana, presbiteriana.

9. f. Templo cristiano.

~ católica.

10. f. Congregación de los fieles cristianos regida por el Papa como vicario de Cristo en la Tierra.

 Según el Nuevo diccionario ilustrado de la Biblia

«a.Etimología

Jesús se refirió solo en dos ocasiones a la iglesia (Mt 16.18; 18.17). En contraste, la expresión Reino de Dios aparece un centenar de veces en los Sinópticos. La palabra iglesia se deriva del sustantivo griego ekkleséa (de ek-kaleo que significa llamar fuera), una asamblea pública, generalmente de orden político (de polis que significa ciudad), convocada por un heraldo oficial. Así se traduce en la LXX la palabra hebrea qajal que designa la congregación de Israel, una nueva comunidad teocrática convocada desde el cautiverio para adorar y servir a Jehová y demostrar su señorío en medio de los pueblos (Nm 10.7; Dt 31.30; 1 R 8.14; 1 Cr 13.2, 4; Sal 22.22; cf. Hch 7.38).

b.Esencia Y Forma

La identidad de la iglesia en el Nuevo Testamento es paradójica. La iglesia es al mismo tiempo un movimiento histórico (realidad particular) y un testimonio a la humanidad (realidad universal). A la vez santa y pecadora, se mantiene en tensión dinámica entre su realidad histórica y la anticipación escatológica, entre experiencia y fe, esperanza y experiencia, forma y esencia, presencia y señal del Reino. Sin embargo, estas tensiones no se pueden divorciar del ámbito más amplio de la misión de Dios en el mundo, ni de los diversos contextos históricos culturales en que la iglesia se desenvuelve en el Nuevo Testamento y a lo largo de su historia. En el Nuevo Testamento, en singular, iglesia se refiere a alguna congregación local y específica (Hch 11.22; 13.1), pero a veces también a varias congregaciones (Gl 1.13; Hch 9.31), aunque hay poca distinción entre el singular y el plural (cf. 1 Co 10.32; 11.16; Gl 1.13, 22), como tampoco se debe separar las varias dimensiones de la iglesia. En situaciones de hostilidad, las iglesias van perdiendo su identidad como asambleas del pueblo en su sentido más amplio. El término iglesia puede referirse a la comunidad o comunidades que se reúnen en un hogar (Ro 16.5; Flm 2), una ciudad (Hch 8.1; 1 Co 1.2) o en una provincia (1 Co 16.19; 1 Ts 2.14). A menudo en las Epístolas de Pablo iglesia designa el cuerpo de Cristo, la totalidad del discipulado, la comunidad universal de los creyentes, a lo largo de la historia. Este es el tema de Efesios, donde Pablo señala el eterno propósito redentor de Dios realizado en la iglesia en la que participan tanto gentiles como judíos. En muchos pasajes hay una nota de finalidad; la iglesia comprende el pueblo escatológico de Dios convocado para participar en la nueva edad que en Cristo inauguró.

Como instrumento de la gloria divina, la iglesia hereda todas las promesas, participa en la guerra contra Satanás y es arras de la vida eterna (Col 1.21–27; Heb 12.22–24; Ap 1.20). A la naturaleza de esta comunidad la condicionan los atributos de Jesucristo que la convoca.

c. Vocación

Diversidad en unidad (Ef 4.1–6)

Esta se deriva de su vida común en Cristo, donde media el mismo Espíritu Santo. Se expresa en la coordinación de los diversos Dones y servicios de la iglesia cuyo fin es «perfeccionar a los santos para la obra del ministerio» y la edificación del Cuerpo de Cristo (Ef 4.12). Porque está basada en Cristo mismo y en la voluntad soberana de Dios, esta relación es un hecho que ningún miembro del cuerpo por sí solo puede establecer o bien disolver (cf. 1 Co 12.15, 16, 21).

Santidad (Ef 4.17ss; 5.25–27)

Pablo con frecuencia llama Santos a los cristianos (Ef 1.1; Flp 1.1, etc.), porque han sido redimidos por Cristo y caminan hacia la plenitud e imagen de Cristo (Ef 4.13).

Autoridad (Mt 16.18, 19)

Al estar sujeta a Cristo y al Espíritu Santo, la iglesia recibe la autoridad para proclamar el evangelio (Mt 28.18–20; Hch 2.14), celebrar los sacramentos u ordenanzas (Hch 2.41s; 1 Co 11.17–34), exponer la verdad (Hch 15.28), denunciar el pecado (Hch 5.1–11), confrontar los poderes malignos, Dolencias, Demonios, Principados, Potestades, opresión (Hch 3.1–11; 16.16–18; Gl 4.8–11; Col 2.15–23), levantar a los caídos (Col 3.12; 1 P 3.8) y disciplinar a los errados (Mt 18.15–18; 1 Co 6.16).

Fe

En respuesta a la confesión de fe del apóstol Pedro, Cristo prometió establecer su Iglesia (Mt 16.18), la cual es, ante todo, la congregación de los creyentes o fieles. «Los que creyeron» o «los creyentes» son expresiones sinónimas que se refieren a la comunidad (Hch 2.44; 4.32; 5.14; 1 Ti 4.12). Esta fe se expresa en el bautismo (Hch 2.41; 8.12, 36; Ro 6.4; 1 Co 12.13).

Compañerismo

Si cada creyente está unido vitalmente con Cristo, se sigue que los creyentes se relacionan en forma vital unos con otros (Ro 12.5; 1 Co 12.12). La koinonéa y comunidad de bienes de Hechos (2.44; 4.32) se fue reduciendo al compañerismo del ministerio (2 Co 8.4). La máxima expresión de la koinonéa (compañerismo) era la Cena del Señor.

Por lo visto no le plugo ni a Cristo, su fundador, ni al Espíritu Santo, su paracleto, proporcionar a la iglesia alguna forma explícita o rígida de gobierno u organización universal que fuera aplicable a todo caso. En Hechos se distingue entre el ministerio de la palabra y el ministerio de las mesas (2.44; 4.32). Pablo reconoció y explicó esta distinción como la posesión de diversos dones y la ejecución de varios ministerios (profecía, evangelización, enseñanza, servicio, administración, etc.) que aparecen en respuesta a desafíos históricos particulares (Hch 6.2, 4; Ro 12.6–8; 1 Co 12.28; Ef 4.11–13). Sin embargo, ni Pablo ni los demás apóstoles dejaron una pauta clara o rígida para la estructura gubernamental de la iglesia. Se prefirió más bien destacar su carácter dinámico y sobrenatural.

A lo largo de la historia la iglesia ha asumido una gran variedad de formas y prácticas en respuesta a los desafíos de la Misión dentro de diversas culturas y contextos sociales. Cuando la iglesia se acomoda a su forma de ser y se cierra dentro de un determinado patrón social o molde cultural, surgen movimientos de renovación eclesial que cuestionan el statu quo y convocan al pueblo de Dios a sumarse otra vez a la misión del Reino.

Misión

La iglesia está en el mundo, por decirlo así, para hacer las veces de Cristo, extendiendo su Encarnación y su ministerio en este mundo hasta que Él venga a arrebatarla en su Segunda Venida. La simple presencia de la iglesia, en la cual mora el Espíritu Santo (2 Co 6.16), refrena el mal en el mundo, a la vez que da testimonio de la justicia y el amor de Dios. Su misión es predicar el evangelio de Cristo en toda su plenitud y con todas sus implicaciones personales y sociales (Mt 28.18–20; Hch 1.8), reflejando así la vida de Cristo y el Reino de Dios.

Realidad histórica

Más que una doctrina precisa, el concepto de iglesia es una galería de casi cien figuras retóricas, cada cual con su aporte a la totalidad (por ejemplo, Pueblo de Dios, Reino de Dios, cuerpo de Cristo, nueva humanidad, siervos, sacerdotes, familia, hijos de Dios, hermanos, esposa, casa, templo, Jerusalén, éxodo, viña, primicias, rebaño, Adán, etc.). En diferentes contextos históricos, la iglesia ha enfatizado una o más de estas figuras respondiendo creativamente a los desafíos y a las amenazas del peligro de reducir su esencia a formas muy limitadas.»

Según Viene NT 

1. ekklesia (ἐκκλησία, G1577) , (de ek, fuera de, y klesis, llamamiento. de kaleo, llamar). Se usaba entre los griegos de un cuerpo de ciudadanos reunido para considerar asuntos de estado (Act 19:39). En la LXX se usa para designar a la congregación de Israel, convocada para cualquier propósito determinado, o una reunión considerada como representativa de la nación toda. En Act 7:38 se usa de Israel; en 19.32,41, de una turba amotinada. Tiene dos aplicaciones a compañías de cristianos:

(a) de toda la compañía de los redimidos a través de la era presente, la compañía de la que Cristo dijo: «edificaré mi iglesia» (Mat 16:18), y que es descrita adicionalmente como «la iglesia, la cual es su cuerpo» (Eph 1:22; 5.22),

(b) en número singular (p.ej., Mat 18:17), a una compañía formada por creyentes profesos (p.ej., Act 20:28; 1 Co 1:2; Gl 1.13. 1Th 1:1; 1Ti 3:5), y en plural, refiriéndose a las iglesias en un distrito. Hay una aparente excepción en Act 9:31, donde, en tanto que la RVR vierte «iglesias», el singular en el original (correctamente vertido por la VM) parece sin embargo señalar a un distrito; pero la referencia es claramente a la iglesia tal como estaba en Jerusalén, de donde había justo sido dispersada (Act 8:1). También, en Rom 16:23, que Gayo fuera «hospedador … de toda la iglesia» sugiere que la asamblea en Corinto se reunía generalmente en su casa, donde también Pablo moraba. 

2. plethos (πλῆθος, G4128) , multitud, muchedumbre. Se traduce «asamblea» en Act 23:7

4. Reconciliación:

«No puede afirmarse que todas las expresiones y palabras del Nuevo Testamento hayan pertenecido al idioma griego común. Algunas tienen una procedencia claramente hebrea o aramea, y otras son creaciones nuevas que sólo se encuentran en la Biblia. Estas últimas palabras a veces son llamadas voces Biblicae, “palabras bíblicas”. A principios del siglo XX los eruditos las contaban por centenares, y con frecuencia creían que eran creaciones del apóstol Pablo y de otros escritores bíblicos; pero como muchas han sido descubiertas en papiros y en otros documentos antiguos, sólo hay en el Nuevo Testamento unas pocas de esas palabras que todavía no se han hallado en escritos extrabíblicos.

El verbo: αποκαταλλασσω [apokatallassô] “reconciliar”. Aparece 3 veces en el NT. (http://eltextobiblicont.blogspot.com/2006/10/106-algunas-peculiaridades-del-griego.html)

a) Aoristo del Indicativo Activo /3ª sing: αποκατηλλαξεν apokatêllaxen
Col. 1:21 “Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado” (reconcilió).

b) Aoristo del Subjuntivo Activo/ 3ª sing: αποκαταλλαξη apokatallaxê
Efés. 2:16 “y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades”.

c) Aoristo del Infinitivo Activo: αποκαταλλαξαι apokatallaxai

Col. 1:20 “y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz”.» Según el  Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia,

«Restablecimiento de la amistad del hombre con Dios, pues entre ambos reinaba la enemistad; y, más que el establecimiento de buenas relaciones en general, es la eliminación de un profundo desacuerdo. El hombre por su pecado se encontraba alejado de Dios; pero en la persona de su Hijo, Dios mismo ofreció el camino hacia la reconciliación.

Según la enseñanza paulina, la reconciliación es una muestra del amor de Dios y un estado presente (Ro 5.10); se recibe a través del Señor Jesucristo (v. 11). La exclusión temporal de los judíos del plan de Dios provocó la reconciliación del mundo gentil (Ro 11.15; 2 Co 5.18); Dios, estando en Cristo, reconcilió al mundo consigo mismo (v. 19). La acción espontánea de Dios anula la enemistad que mantiene al hombre separado de su Creador, y la creación de una naturaleza redimida dentro del hombre capacita a este para llevar una vida de comunión y amor con Dios (Ro 5.11).

Pablo resume el plan redentor de Dios en “la palabra de la reconciliación” (2 Co 5.19), la cual ha sido encomendada a los cristianos para su proclamación a todas las personas.

Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados.»

Segun Vine N.T

«A. Nombre

katalage (katallaghv, 2643), relacionado con B, Nº 1, primariamente intercambio, denota reconciliación, un cambio en una de las partes, inducida por una acción de la otra. En el NT, la reconciliación de los hombres con Dios por su gracia y amor en Cristo. Este término se utiliza en Ro 5.11 y 11.15. La causa que desencadena la proclamación universal de la reconciliación por medio del evangelio fue el desechamiento (parcial y temporal) de Israel. Se ofrece a los gentiles, mediante el evangelio, una nueva relación con Dios. Este término se utiliza también en 2 Co 5.18,19, donde «el ministerio de la reconciliación» y «la palabra de la reconciliación» no son el ministerio de enseñar la doctrina de la expiación, sino el de rogar a los hombres que se reconcilien con Dios en base a lo que Dios ha llevado a cabo en Cristo. Véase B, Nº 1 más abajo.

Nota: En el AT, en algunos pasajes de rvr, aparece la incorrecta traducción «reconciliar» (esto es, hacer reconciliación), donde la rvr77 traduce correctamente por «expiación» (p.ej., Lv 8.15).

B. Verbos

1. katalasso (katallavssw, 2644), denota propiamente cambiar, intercambiar (especialmente de dinero); de ahí, de personas, cambiar de enemistad a amistad, reconciliar. Con respecto a la relación entre Dios y el hombre, el uso de estos y otros términos relacionados muestra que primariamente la reconciliación es lo que Dios lleva a cabo, ejerciendo su gracia hacia el hombre pecador en base a la muerte de Cristo en sacrificio de propiciación bajo el juicio debido al pecado (2 Co 5.19, donde se usan tanto el nombre como el verbo; cf. Nº 2, en Col 1.21). En base a esto a los hombres, en su condición de pecado y alienados de Dios, se les invita a reconciliarse con Él; esto es, a cambiar la actitud que tienen, y a aceptar la provisión que Dios ha dado, por la cual sus pecados pueden ser remitidos y ellos mismos quedar justificados ante Él en Cristo. En Ro 5.10 se expresa esto de otra manera: «Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo»; que fuéramos «enemigos» no expresa solamente la actitud hostil del hombre hacia a Dios, sino que significa que hasta que este cambio de actitud no tenga lugar, los hombres se encuentran bajo condenación, expuestos a la ira de Dios. La muerte de su Hijo es medio para quitarla de en medio, y así recibimos «la reconciliación» (Ro 5.11). Esto destaca la actitud del favor de Dios para con nosotros. La traducción de la Versión Autorizada Inglesa «atonement» (expiación) es incorrecta. La expiación es la ofrenda misma de Cristo bajo el juicio divino sobre el pecado. No recibimos la expiación. Lo que sí recibimos es el resultado de la expiación, esto es, «reconciliación». La remoción de la ira de Dios no contraviene su inmutabilidad. Él siempre actúa en base de su inmutable justicia y misericordia, y es debido a que Él no cambia que sí cambia su actitud relativa hacia aquellos que cambian. Todos sus actos muestran que Él es Luz y Amor. La ira, cuando no hay ningún elemento personal, es una señal de salud moral en el caso, y únicamente en el caso, de que va acompañada de pesar. Puede darse el más verdadero amor junto con una indignación justa (Mc 3.5), pero el amor y la enemistad no pueden coexistir. Es importante distinguir entre «ira» y «hostilidad». El cambio en la actitud relativa de Dios hacia aquellos que reciben reconciliación muestra precisamente su real inmutabilidad. No dice ni una sola vez que Dios sea reconciliado. La enemistad existe solo por nuestra parte. Fuimos nosotros los que tuvimos la necesidad de ser reconciliados con Dios, no Dios con nosotros, y es propiciación, que su justicia y misericordia han provisto, lo que hace posible la reconciliación para aquellos que la reciben.

Cuando los escritores del NT hablan acerca del tema de la ira de Dios, «la hostilidad es señalada no como de parte de Dios, sino del hombre. Y es por esto que el apóstol nunca utiliza dialasso (término que se utiliza en el NT solo en Mt 5.24) en relación con esto, sino siempre katalasso, porque el primero denota una concesión mutua después de una mutua hostilidad (lo que se halla frecuentemente en la lxx), idea esta ausente de katalasso (Lightfoot, Notes on the Epistles of Paul, p. 288).

Este tema halla su magno desarrollo en 2 Co 5.18-20, donde afirma que Dios «nos reconcilió (esto es, a los creyentes) consigo mismo por Cristo», y que «el ministerio de la reconciliación» consiste en esto: «que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo». La inserción de una coma en la vm después de la palabra «Cristo» conduce a confusión. La doctrina que aquí se afirma no es la de que Dios estaba en Cristo (en este pasaje no se está considerando la unidad de la deidad), sino que lo que Dios ha hecho respecto a la reconciliación que ha llevado cabo en Cristo, y esto se basa en el hecho de que «Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él». En base a esto, el mandato a los hombres es: «Reconciliaos con Dios».

Este verbo se utiliza también en 1 Co 7.11, de una mujer volviendo a su marido.

2. apokatalasso (ajpokatallavssw, 604), reconciliar completamente (apo, de, desde, y Nº 1), forma mas intensa del Nº 1, cambiar de una condición a otra, de modo que se elimine toda enemistad y no quede impedimento alguno a la unidad y la paz. Se utiliza en Ef 2.16, de la reconciliación de los creyentes procedentes del judaísmo y de la gentilidad «mediante la cruz … con Dios a ambos en un solo cuerpo». En Col 1.21 no se tiene a la vista la unión de judío y gentil, sino el cambio obrado en el creyente individual llevándolo desde la alienación y enemistad, debido a malas obras, a la reconciliación con Dios; en el v. 20 se utiliza el término del propósito divino de mediante Cristo «reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos», siendo la base del cambio la paz hecha «mediante la sangre de su cruz». Es el propósito divino, en base de la obra de Cristo consumada en la cruz, llevar a todo el universo, con la excepción de los ángeles rebeldes y de los hombres incrédulos, a una plena armonía con la mente de Dios (Ef 1.10). «Los que están … debajo de la tierra» (Flp 2.10), quedan sometidos, no reconciliados.

3. dialasso (diallavssw, 1259), efectuar una alteración, intercambiar, y, a partir de ahí, reconciliar, en casos de mutua hostilidad en los que se llega a concesiones mutuas, y difiriendo así del Nº 1 (véase en aquel apartado las observaciones de Lighfoot). Se utiliza en la voz pasiva en Mt 5.24, lo que sirve como ilustración del argumento. Por lo que respecta a la relación entre Dios y el hombre, no aparece la idea de «llegar a un acuerdo».

4. sunalasso (sunallavssw, 4900), reconciliar (sun, juntamente, y Nº 1, cambiar o intercambiar). En Hch 7.26 se traduce «los conciliaba en paz» (Besson); lba vierte «trató de reconciliarlos en paz»; rv, rvr: «los ponía en paz»; vm: «los iba a poner en paz» (donde el tiempo imperfecto es conativo, expresando un intento). En tr aparece el verbo sunelauno, impulsar juntos, forzar a la unidad.»

JOSE ABRE LOS GRANEROS

7 May

Sermón Cristiano

JOSE ABRE LOS GRANEROS

 

jose-abrio_los_graneros
«Entonces José abrió todo granero donde había… » (Gén. 41:56).
Observad la bondad de la Providencia al levantar a José para salvar del hambre a la casa de Israel, y aun a todas las gentes de Egipto y alrededores, y comparadlo con la grandeza de la gracia soberana que levantó a Jesús para salvar a su pueblo y ser salvación de Dios hasta los fines de la tierra.
José había llenado de antemano los vastos graneros, y nuestro texto nos muestra cómo usó sus depósitos: «José abrió todos los graneros.» ¡Cuánto más ha sido hecho por Jesús! ¡Y qué privilegio es ser participantes de su gracia!
1. JOSÉ ABRIÓ LOS GRANEROS POR AUTORIDAD REAL.
1. Al rey de Egipto sólo se podía ir por medio de José (vers. 55). Así es con Jesús (Juan 14:6).
2. El rey ordenó que todos obedeciesen a José (vers. 56) (Juan 5:23).
3. En todo el país nadie podía abrir los graneros excepto José (Juan 3:35).
II. JOSÉ ERA LA PERSONA APTA PARA ABRIR LOS GRANEROS.
1. El fue el que inventó aquel recurso de los grandes graneros, y era la persona señalada pira controlarlos (versículos 33 a 36 y 38; compárense con Heb. 1: 1-3).
2. El lo hizo todo en gran escala (vers. 49).
3. El tenía sabiduría para distribuir bien aquella bendición. Fácilmente puede encontrarse la comparación. Es nuestro Señor Jesucristo el Señor de la casa; escogido entre diez mil, que ha provisto para el hambre de nuestras almas (Col. 1:19 y Juan 1:16).
III. JOSÉ ABRIO LOS GRANEROS, EFECTIVAMENTE.
1. Para este propósito los había llenado. La gracia de Dios es para ser usada.
2. Abrió los depósitos en el tiempo oportuno (vers. 55-56).
3. Los mantuvo abiertos mientras duró el hambre. Nunca fueron cerrados mientras hubiera cerca un necesitado que lo requiriera.
IV. JOSÉ ABRIÓ LOS GRANEROS A TODOS LOS QUE VENÍAN.
1. Mucha gente vino desde lejos en busca de alimentos (vers. 57).
2. Nadie fue despedido vacío.
· Sin embargo, José vendía el alimento; mientras que Jesús da sin dinero ni precio. ¿No acudiréis a El para obtener el pan celestial?
William Bridge dice: «Hay suficiencia en Jesús para satisfacer a todos nosotros. Si dos, seis o veinte personas sedientas fueran a beber de una botella, mientras el uno bebe el otro tendría ansiosa envidia, pensando que quizá no habría suficiente para él; pero si un centenar de sedientos va a un río, mientras uno bebe el otro no siente ninguna envidia ni ansia, porque hay suficiente para todos.»
«Todas las gracias espirituales que enriquecen a la Iglesia son por Jesucristo. El apóstol Pablo nos presenta algunas de las mejores: Ef. 1:3. Nuestra elección por El (vers. 4). Nuestra adopción es también por El (vers. 5). Nuestra redención y remisión de pecados son por El. Todas las generosas transacciones entre Dios y su pueblo son por medio de Cristo. Dios nos ama a través de Cristo. Escucha nuestras plegarias hechas en el nombre de Jesús; perdona todos nuestros pecados mediante Crísto.»
«Por Cristo nos justifica; mediante Cristo nos santifica; por Cristo nos mantiene; por Cristo nos perfecciona. Todas sus relaciones con nosotros son a través de Jesucristo. Todo lo que tenemos es de Cristo; todo lo que esperamos depende de El. El es el eje de oro sobre el cual gira todo el proceso de nuestra salvación.» – Ralph Robinson.

Fuente:www.devocionalescristianos.org

Nuestras reuniones y actividades ministeriales en Guadalajara se reanudan este Sábado 9 de Mayo

7 May

Nuestras reuniones y actividades ministeriales en Guadalajara se reanudan este Sábado 9 de MayoCasa de Oración México informa

* Le pedimos atentamente que reenvíe este mensaje a sus contactos, con el fin de informar a la mayor cantidad posible de congregantes de Casa de Oración en Guadalajara sobre la reanudación de nuestras reuniones y actividades.

Casa de Oración México informaSiguiendo las recomendaciones de las autoridades de salud en nuestro país, Casa de Oración México informa:

1.- Nuestra Reunión General de este Jueves 7 de Mayo a las 7 de la tarde ha quedado suspendida.

2.- La Reunión de Mujeres del Sábado 9 de Mayo y la Reunión de Jóvenes del Domingo 11 de Mayo también están suspendidas.

3.- Nuestras Reuniones Generales se reanudarán este fin de semana: le esperamos este Sábado 9 de Mayo a las 6 de la tarde y este Domingo 10 de Mayo a las 8 y a las 11 de la mañana en nuestro auditorio principal de Avenida Colón esquina con Cardenal en la Colonia Morelos, en Guadalajara.

4.- En las reuniones de este Sábado y Domingo se llevarán a cabo las siguientes acciones preventivas, orientadas a evitar la propagación del virus de la influenza:

a) Se ruega a todos los congregantes y visitantes de todas las edades que, en la medida de lo posible, usen cubrebocas y traigan consigo gel antibacterial para la limpieza de las manos.

b) Antes de ingresar al auditorio, todos los asistentes a nuestras reuniones deberán pasar a las diversas mesas sanitarias en las que encontrarán atomizadores con los que podrán aplicarse un compuesto desinfectante recomendado por las autoridades de salud.

c) Los niños serán atendidos como siempre en los salones de la iglesia infantil, los cuales han sido saneados y desinfectados. No contaremos con agua para beber, por lo cual cada niño deberá traer consigo una botella de agua, preferentemente de medio litro, que deberá tener claramente marcado su nombre completo.

d) Sus bebés serán recibidos en el cunero, también debidamente saneado y desinfectado. Los pequeños sólo podrán ser atendidos si se entregan despiertos, pues el personal del cunero hará una revisión de sus signos generales de salud. No olvide marcar con elnombre completo de su bebé cada uno de los objetos que entregue usted al personal del cunero para la atención de su hijo.

e) Si usted se siente o está enfermo, si ha presentado síntomas como fiebre alta y persistente, tos, flujo nasal, dolor de cabeza o de garganta, dolores musculares o de las articulaciones, le recomendamos que NO asista las reuniones, con el fin de proteger tanto su salud como la de los demás asistentes a la congregación. Es preferible que siga usted nuestras emisiones especiales a través de Casa de Oración Radio que transmitirá en vivo las tres reuniones generales de este fin de semana.

f) Habrá información disponible sobre todos estos puntos en los pasillos y las puertas de Casa de Oración, con el fin de que usted pueda consultarla antes de ingresar al auditorio.

5.- Las clases del Instituto Bíblico Cristo para las Naciones Guadalajara iniciarán este Lunes 11 de Mayo a las 9 de la mañana para el turno matutino y a las 18:30 horas para el turno vespertino. Si usted no se inscribió antes, podrá hacerlo directamente en los recesos programados entre clase y clase ese mismo día.

6.- Los ensayos, reuniones y actividades de los diversos ministerios de esta congregación se reanudarán este Lunes 11 de Mayo.

Queremos solicitar además a todos los congregantes de Casa de Oración en Guadalajara:

1.- Que sigan en todo momento las instrucciones y las medidas preventivas dispuestas por la autoridad para evitar la propagación del virus, así como buscar atención médica si presentan los síntomas asociados a este padecimiento. Pueden encontrar amplia información al respecto aquí.

2.- Que nos ayuden a informar sobre la REANUDACIÓN de nuestras reuniones y actividadesministeriales a cuantos miembros de esta iglesia les sea posible, mediante llamadas telefónicas, avisos personales o mensajes de correo electrónico.

3.- Que se mantengan al tanto de nuestra página web www.casadeoracionmexico.com y de nuestra emisora en línea Casa de Oración Radio, medios en los que estaremos publicando información relacionada con nuestras reuniones y actividades.

El equipo pastoral de Casa de Oración sigue trabajando para usted. Nuestras líneas telefónicas están a su disposición para brindarle información, no dude en llamar: (33) 3812-1614, 3810-2350, 3812-3102.

Seamos sabios, mantengámonos al tanto de las instrucciones de las autoridades.

Permanezcamos firmes en el Señor Jesucristo, sabedores de Su Soberanía y de Su control de todas las cosas.