En Defensa de… la Inspiración de la Biblia

30 Abr

En Defensa de… la Inspiración de la Biblia

por Wayne Jackson, M.A., y Bert Thompson, Ph.D.
INTRODUCCIÓN
Imagine que usted tuviera acceso a cada libro religioso que ha sido escrito. Imagine, también, que usted pudiera pasar aquellos libros a través de alguna clase de cernedor para colar solamente aquellos volúmenes que claman ser un libro de credo, por el cual usted debería conducir y vivir su vida. Lo cierto es que esa sería una tarea dura—una, probablemente, que muy pocos libros podrían pasar. Luego, imagine además que pudiera tomar los libros que pasaron la prueba y pasarlos a través de un segundo cernedor que colaría solamente aquellos libros que claman ser tanto un libro de credo para regular la vida, e inspirados por Dios. Interesantemente, usted podría casi contar ese número de libros ¡con los simples dedos de una mano! La reclamación de inspiración por mano de Dios es efectivamente rara. Por ende, la primera pregunta que debe ser hecha de cualquier volumen por el cual la inspiración es promocionada es esta: ¿Clama el mismo libro ser inspirado?

Leer mas…

Anuncios

Una respuesta to “En Defensa de… la Inspiración de la Biblia”

  1. victor 30 abril 2009 a 11:25 AM #

    “Ninguna cultura poseyó tal perspicacia científica que, sinceramente, fue años adelantada a su tiempo”

    No comtempla usted la cantidad de conocimiento que se acumula en las tradiciones culturales, a traves de las aportaciones individuales y de la difusión.

    El descubrimiento de la relación quimica que produce en el cuerpo humano la ayahuasca, producto de farmacia pre-cientifica, es igual de sorprendente.
    ¿ Como descubrieron que se necesitaban esos 2 compuestos presentes en 2 plantas distintas ? Es una hazaña quimica que desconcierta, teniendo en cuenta que es obra de “cientificos” que van desnudos por la selva.

    A mucha gente le gusta creer que eso fué posible porque su religión es la verdadera, o la mejor. O que los indios son sabios “por naturaleza”.
    Pero eso es olvidar el trabajo que han hecho muchas generaciones de seres humanos.

    Sabe usted que la circuncisión de los niños, normalmente explicada religiosamente, se practicó en muchos pueblos y religiones, y antes que en la Alianza. Eso que no significa que la de Dios no sea la buena, significa que muchos pueblos, en lugares diferentes, descubrieron o aprendieron como realizar esa cirujía arriesgada sin desangrar a los niños.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: