Archivo | 11:47 PM

EL REALISMO TEOLÓGICO AGUSTINIANO EN SU TEORÍA DEL CONOCIMIENTO parte 2

6 Abr

EL REALISMO TEOLÓGICO AGUSTINIANO EN SU TEORÍA DEL CONOCIMIENTO parte 2

Descargar (realismo-de-san-agustin.pdf)

Introducción.

Esta tesis se desarrolla a partir de una pregunta que formula Gilson acerca de la función que desempeña el objeto físico en las teorías del conocimiento formuladas por los filósofos cristianos. En efecto, Gilson afirma que “todo pensador cristiano es realista” 1 , al menos por vocación, y se pregunta por qué. Entonces comienza el desarrollo de este tema mencionando a San Agustín, quien, como Platón, considera al mundo de lo sensible, que flota entre el ser y el noser, incapaz de proporcionar un conocimiento cierto que nos muestre la verdad. Para probar su afirmación cita el siguiente texto de Agustín:

“Todo lo que los sentidos del cuerpo alcanzan, lo que llamamos lo sensible, ni por un instante deja de cambiar. El que los cabellos crezcan en la cabeza, que el cuerpo envejezca o esté lozano en la juventud, está en un perpetuo devenir y jamás se interrumpe. Ahora bien: lo que no permanece incambiado no puede ser percibido. Percibir, en efecto, es comprender por la ciencia, y no se puede comprender lo que no cesa de cambiar. No debemos esperar, pues, que los sentidos corporales nos entreguen la verdad en su pureza” 2

Continua diciendo Gilson que, si la verdad es necesaria e inmutable y en el mundo de la sensibilidad no hay nada que se pueda considerar necesario o inmutable, entonces no es de ese mundo de donde podemos obtener la verdad. Por lo tanto, “lo esencial del problema era el papel que podía desempeñar todavía el objeto en una doctrina de ese género, y como el examen de esta cuestión llevó al pensamiento medieval tan cerca como es posible de lo que hoy llamamos el idealismo” 3 .

Este comentario nos condujo a investigar si lo que afirma Gilson, esto es, que todo pensador cristiano es realista, es aplicable a San Agustín.

Para ello comenzamos por determinar cuál es la función del objeto físico en la teoría del conocimiento agustiniana y, a partir de lo que hallamos, planteamos si Agustín es realista o idealista, en el sentido que especificamos en el siguiente subtema.

1- Planteamiento General del Problema.

El propósito de nuestra investigación es exponer, siguiendo los escritos de San Agustín, un problema que surge de su epistemología y que podríamos resumir como sigue: La meta fundamental de San Agustín es hallar el conocimiento de la verdad, de Dios. Así lo expresa Agustín:

R-”,Qué quieres, pues, saber?[. .
A- Quiero conocer a Dios y al alma.
R- ¿Nada más?
A- Nada más.4

Pero, conocer es aprehender un objeto por medio del pensamiento, para lo cual dicho objeto debe permanecer estable e inmutable ante los ojos del espíritu. Los objetos que se ofrecen a los sentidos son inestables, cambiantes, por lo tanto, las cosas no pueden constituir la verdad a que aspira el conocimiento verdadero. A pesar del fracaso de los sentidos, Agustín afirma que la verdad puede ser hallada, que mora en el interior del hombre y que el conocimiento es, sobre todo, una labor introspectiva, una intuición del alma que reflexiona sobre sí misma. El auténtico conocimiento sería, pues, el descubrimiento de una ley que rige al mismo pensamiento que la piensa y que está en el alma y no en el mundo. Para Agustín, buscar la verdad es progresar en la interioridad, es “restitutio ” del espíritu a sí mismo. Esta operación la realiza la mente a través de la razón y por grados, lo cual excluye la solución fideísta al problema del conocimiento 5 , así como la ontologista 6 .

 

El teocentrismo 7 lo lleva a permitir que la teología se filtre en algunos lugares de  su filosofía. No obstante, su filosofía depende del método que le es propio: fundada en la razón humana, realiza su acuerdo con la fe sin llegar a diluirse completamente en ella. Agustín considera que si la filosofía concuerda con la fe es porque es verdadera. Para él, la fe dota al cristiano de un criterio, una regla de juicio 8 , de un principio de discernimiento, que le permite hacer que la verdad se vuelva racional para sí. La fe lo lleva a permitir que la teología se filtre en algunos lugares de su filosofia. No obstante, su filosofia depende del método que le es propio: fundada en la razón humana, realiza su acuerdo con la fe sin llegar a diluirse completamente en ella. La fe le permite asegurar, incluso, la racionalidad de la razón.

Al respecto, Paván dice: “La orientación ejercida por la fe no es la de un déspota que condiciona coercitivamente el desarrollo del pensamiento filosófico, sino más bien, la de un hermano que sugiere una temática posible. Un sincero cristiano no puede sentirse constreñido por su fe a elegir como tema de investigación filosófica, por ejemplo, las demostraciones de la existencia de Dios o la inmortalidad del alma. Tanto es así que otros filósofos, sin ser cristianos, han elegido los mismos temas. A mi manera de ver, la expresión que califica la fe como auxiliar indispensable de la razón, es menester leerla según esta modulación […] En este sentido, la fe –o la teología funcionan, respecto de la razón –o la filosofía, como su causa material y eficiente pero no formal”. 9

La búsqueda de la verdad es un ejercicio de la razón impulsada por el criterio de la fe. La verdad creída debe convertirse en verdad sabida y las verdades racionales, que derivan del esfuerzo que supone tal transformación, constituyen la filosofía cristiana. Pero este tema lo ampliaremos en el segundo capítulo de esta introducción. 

En esta tesis queremos mostrar que la filosofía cristiana de Agustín es realista, en sentido platónico, tanto en su manera de explicar la obtención y elaboración del conocimiento sensible 10 , como en los otros estadios de conocimiento. Pero, a diferencia de Platón, su filosofía es un realismo de corte teológico. Entonces, el primer problema que tiene que resolver Agustín ante los pensadores de su tiempo, 11 es demostrar que la verdad puede ser conocida y que se halla en el alma humana, San Agustín elabora un argumento fundamental: hablando acerca de la definición de la verdad de Zenón 12 dice Agustín que, o bien tal definición es verdadera y entonces se sabe que es verdadera, o se reconoce como falsa y entonces se sabe que es falsa, es decir, es verdad que la definición es falsa y añade: “quienquiera que duda de la existencia de la verdad, tiene en sí algo de verdadero, de lo que no puede dudar; y eso verdadero es tal en virtud de la verdad. Es, en consecuencia, necesario que no dude de la verdad quien de cualquier modo ha podido dudar […] Nunca pueden estas verdades dejar de ser tales […] Las verdades existen antes de ser encontradas.” 13

Hasta para afirmar que algo es falso debemos tener una noción clara de que tal afirmación es verdadera: es verdad que ese algo es falso; por lo tanto, la noción de ‘verdad’ se encuentra ‘a priori’ en el interior del que afirma o niega algo.“Si me preguntas”, dice Agustín a Alipio, “dónde halla el sabio la verdad, te responderé que en sí mismo” 14 .

Agustín añade que no podemos discernir que existe en nuestra mente tal noción a través de la experiencia sensible, sino desde un acto cognoscitivo anterior a la experiencia, que pertenece a la esfera de lo puramente inteligible. Es decir, las verdades de la ciencia moral, las de la dialéctica y las de las matemáticas, que son necesarias e inmutables, se imponen al espíritu con una evidencia que no proviene de los sentidos; ellas pertenecen a otro orden, al orden de lo inteligible. Enfatiza así, que la verdad mora en el interior del hombre y que la posibilidad de encontrarla radica en la introspección.

El conocimiento de sí mismo se convierte, para él, en una necesidad absoluta, en el objeto último y primero del conocimiento. Un alma que se conoce a sí misma, inmediatamente, como es la agustiniana, es la causa suficiente del conocimiento que tiene de sí, y ese conocimiento, es el verdadero conocimiento. Así lo expresa Agustín: “nada tan conocido del alma como aquello que siempre tiene presente, y nada tan presente al alma como el alma misma”. 15

El hombre se conoce siempre a sí mismo pues lo conoce todo mediante sí mismo. Pero, una cosa es conocerse y otra pensarse, dice Agustín: “bástenos saber con certeza que el hombre puede pensar en la naturaleza de su alma y encontrar la verdad, pero en sí mismo, no en otra parte.Encontrará, no lo que ignoraba, sino aquello en lo que él no reflexionaba.

¿Qué sabemos, si ignoramos lo que hay en nuestra mente, cuando todo lo que sabemos no podemos conocerlo si no es por la mente?” 16

En resumen, para demostrar que existen “cosas que no pueden aparecer falsas”,Agustín recurre a la certeza absoluta. Renuncia a la defensa del valor de las sensaciones como criterio de verdad, en contra de los estoicos, estableciendo la supremacía del espíritu sobre el cosmos, garantizando así la posibilidad de un conocimiento verdadero y universal, inatacable por la duda, cuya certidumbre no es puramente subjetiva sino que es producida por una luz objetiva. 17

Para él, toda intuición intelectual, todo pensamiento, es, en realidad, un juicio,aunque éste sea tan elemental como él ‘yo soy’. Es decir, cualquier pensamiento implica una afirmación (querer, saber, negar, dudar, vacilar, etc.) y, por simple que sea, refiere a toda la estructura metafísica de la verdad. El que piensa, o duda, o quiere, etc., lo hace porque se acuerda y pondera los motivos que existen para pensar, dudar, etc. La mens realiza esos actos ateniéndose a normas absolutas, que se le imponen. Hasta para decir ‘soy’, necesito saber que es ‘ser’. El alma se conoce como sujeto en un acto introspectivo esencial que la revela ante sí misma como un ‘yo’, pero para decir ‘yo soy’ precisa de una noción que esta impresa en lo que Agustín llama Memoria Dei, la noción de ‘ser’. El sujeto requiere tener a priori las ‘regulae’ , unos principios o nociones supraempíricas que incluyen una norma suprema de acción y un criterio de juicio según los cuales el hombre juzga. Sin tales nociones no puede el hombre pronunciar un solo juicio, ni siquiera el cogito. Se trata de un verum objetivo por el que son verdad las cosas que son verdad, un verum que permite a la mens comparar un sujeto con un predicado y afirmar o negar.

Hasta aquí hemos considerado sólo los niveles más elevados de la gnoseología agustiniana; veamos, ahora, lo que ocurre en el mundo de las sensaciones. 

Agustín no reprueba el estudio de la naturaleza como tal, pero, aun en este caso, el  alma tiene un papel activo y predominante. Según él, cada sentido tiene una forma propia de registrar los estímulos externos y así los guarda la memoria con orden y distinción. En el caso de la vista, que considera el más elevado de los sentidos corporales, Agustín explica, a la manera platónica, el instante en que la imagen del objeto imprime el órgano sensorial:

La visión “se proyecta fuera y por los ojos se lanza lejos por todas partes para poder examinar lo que vemos” 18 y añade que no se ve todo lo que los ojos sienten, entrando aquí en juego la intención, manifestación de la voluntad, para discriminar y decidir sobre qué se posará la visión. Aun en la experiencia visual elemental propone una percepción activa en vez de la mera receptividad. El mundo que se presenta ante los ojos se asemeja a la proyección retiniana y es reconocido por el alma como algo que me es dado 19 . Esto es, que existe por sí, sin que yo haya hecho nada para producirlo. Pero la percepción es más que esa simple presencia del mundo, pues, a través del mundo vaga la mirada, dirigida por la intentio (atención) centrando el foco de visión sobre un lugar en vez de otro. Así, el mundo que emerge de tal exploración perceptual no es, tan sólo, algo inmediatamente dado, depende también, de los deseos, de la memoria, de la “intentio”, de las preferencias individuales. Esto lo explica Agustín en De Quantitate Animae 20 , al decir que la visión no consiste sólo en una imagen inmediata en el órgano del sentido. Es decir, tiene que incluir más que eso, pues, si no fuera así, sólo podríamos ver nuestros propios ojos. Y esto por al menos dos razones: en primer lugar, está la distancia o referencia espacial implicada en el acto de ver; en segundo lugar, porque percibimos más de lo que la vista sola nos presenta, por ejemplo, inferimos el fuego, aunque nuestra imagen actual sea de humo.

Siendo así, está claro que la percepción es, para Agustín, un tipo de conocimiento y una cierta forma de juicio. En efecto, esto se evidencia en el argumento agustiniano Agustín no reprueba el estudio de la naturaleza como tal, pero, aun en este caso, el alma tiene un papel activo y predominante. Según él, cada sentido tiene una forma propia de registrar los estímulos externos y así los guarda la memoria con orden y distinción. En el caso de la vista, que considera el más elevado de los sentidos corporales, Agustín explica, a la manera platónica, el instante en que la imagen del objeto imprime el órgano sensorial:

La visión “se proyecta fuera y por los ojos se lanza lejos por todas partes para poder examinar lo que vemos”18 y añade que no se ve todo lo que los ojos sienten, entrando aquí en juego la intención, manifestación de la voluntad, para discriminar y decidir sobre qué se posará la visión. Aun en la experiencia visual elemental propone una percepción activa en vez de la mera receptividad. El mundo que se presenta ante los ojos se asemeja a la proyección retiniana y es reconocido por el alma como algo que me es dado’19. Esto es, que existe por sí, sin que yo haya hecho nada para producirlo. Pero la percepción es más que esa simple presencia del mundo, pues, a través del mundo vaga la mirada, dirigida por la intentio (atención) centrando el foco de visión sobre un lugar en vez de otro. Así, el mundo que emerge de tal exploración perceptual no es, tan sólo, algo inmediatamente dado, depende también, de los deseos, de la memoria, de la “intentio”, de las preferencias individuales. Esto lo explica Agustín en De Quantitate Anima e2°, al decir que la visión no consiste sólo en una imagen inmediata en el órgano del sentido. Es decir, tiene que incluir más que eso, pues, si no fuera así, sólo podríamos ver nuestros propios ojos. Y esto por al menos dos razones: en primer lugar, está la distancia o referencia espacial implicada en el acto de ver; en segundo lugar, porque percibimos más de lo que la vista sola nos presenta, por ejemplo, inferimos el fuego, aunque nuestra imagen actual sea de humo. Siendo así, está claro que la percepción es, para Agustín, un tipo de conocimiento y una cierta forma de juicio. En efecto, esto se evidencia en el argumento agustiniano sobre el sobre el ‘sentido interno’. Hay sensibles, nos dice, como el volumen o el movimiento, que no se pueden representar por medio de un solo sentido, sino que varios sentidos tienen que actuar en colaboración para poder percibirlos. El sentido interno tiene la labor de coordinar los datos sensibles de varios sentidos o sensibles comunes. Este sentido interno es superior a los externos, pero inferior a la razón. Es un tipo de juicio, que todavía no entra en la esfera de lo racional sino que pertenece a la sensación. Con este sentido percibimos, también, que esas sensaciones que llegan a través de diferentes sentidos, son sensaciones nuestras. En el sentido interno sentimos que sentimos. Agustín define la sensación como sigue: “sensación es una pasión del cuerpo conocida en sí misma por el alma, ya que toda sensación es esto, y todo esto, a mi parecer, es sensación”. 21 Como la sensación, para ser tal cosa, tiene que ser “conocida en sí misma por el alma”, no sentiríamos si no poseyéramos un sentido interno. Así que la sensación no es sólo pasión del cuerpo, es también, y principalmente, actividad del alma y, si no fuera así, el hombre no sabría que siente. Por eso: “hay sensación cuando el alma no ignora lo que el cuerpo padece”. 22 Al alma pertenece el sentir en virtud de su actividad. El alma es la causa de la sensación, mientras que el cuerpo es el medio pasivo. El sentido interno es también el lugar en donde las imágenes se muestran a la razón y ella interviene para alcanzar la ciencia de las cosas.

Entonces, las sensaciones son acciones del alma, son productos del alma. El alma interviene, desde el inicial acto de ver hasta la producción y almacenamiento de la similitud creada en el proceso.Ante una epistemología de este tipo nos planteamos dos problemas: primero, cuál es la función que puede todavía desempeñar el objeto físico en una teoría del conocimiento donde el alma parece contener todo lo necesario para obtener

Agustín define la sensación como sigue:
“sensación es una pasión del cuerpo conocida en sí misma por el alma, ya que toda sensación es esto, y todo esto, a mi parecer, es sensación”.21
Como la sensación, para ser tal cosa, tiene que ser “conocida en sí misma por el alma”, no sentiríamos si no poseyéramos un sentido interno. Así que la sensación no es sólo pasión del cuerpo, es también, y principalmente, actividad del alma y, si no fuera así, el hombre no sabría que siente. Por eso: “hay sensación cuando el alma no ignora lo que el cuerpo padece”.22

Al alma pertenece el sentir en virtud de su actividad. El alma es la causa de la sensación, mientras que el cuerpo es el medio pasivo. El sentido interno es también el lugar en donde las imágenes se muestran a la razón y ella interviene para alcanzar la ciencia de las cosas.
Entonces, las sensaciones son acciones del alma, son productos del alma. El alma interviene, desde el inicial acto de ver hasta la producción y almacenamiento de la similitudo creada en el proceso.
Ante una epistemología de este tipo nos planteamos dos problemas: primero, cuál es la función que puede todavía desempeñar el objeto fisico en una teoría del conocimiento donde el alma parece contener todo lo necesario para obtener directamente de sí misma el verdadero conocimiento y, segundo, si dicha gnoseología es un realismo teológico, más bien que uno ontológico.

En efecto, el alma agustiniana es receptáculo de la verdad a que aspira el conocimiento y esta verdad es reflejo de la Verdad que está en Dios. Para poder ver tal verdad en sí misma, el alma es iluminada con la luz de la Verdad de Dios. La teoría de la iluminación, además de explicar la visión interior de la verdad, añade un elemento divino al plano del conocimiento sensible. Para conocer un objeto físico, una vez que su imagen está en el sujeto, la razón, iluminada por la verdad impresa en el alma, tiene que comparar esa imagen con un modelo trascendente y más real que el objeto. También, hay que tener en cuenta que en el propio objeto físico se encuentran las semillas divinas que controlan su desarrollo, lo que Agustín denomina “razones seminales”. Asimismo, se halla en el objeto un componente inteligible que lo hace aprehensible por medio de la razón, que es un indicio de lo divino a lo cual imita. Estas son algunas ideas religiosas que Agustín introduce en su filosofía, dándole así a su realismo, como veremos, un cariz teológico.

2- La filosofla cristiana: relación entre razón y fe.

El concepto de filosofía cristiana es, en principio, contradictorio. Como dice Gilson, se trata de “una filosofía, es decir de una disciplina racional, pero que al mismo tiempo sería religiosa, esto es, cuya esencia o ejercicio dependería de condiciones no racionales”. 23 Pero, como la historia registra la existencia de filosofías cristianas, tenemos que aceptar que tal contradicción terminológica no es una condición ineludible que impida su aparición en una determinada época. Gilson define la filosofía cristiana como “toda filosofía que, aún cuando haga la distinción de los dos órdenes, considere la revelación cristiana como un auxiliar indispensable de la razón”. 24 Entendiendo por revelación cristiana el conjunto de verdades suprarracionales que Dios revela al hombre para que las acepte y las crea mediante la fe. La ciencia que se encarga de la verdad revelada es la Teología revelada, que no hay que confundir con la filosofía cristiana. 25 En efecto, las premisas en que se apoya la Teología revelada para elaborar su contenido son verdades reveladas, por eso, como dice Gilson, “si se parte de una creencia para deducir su contenido, nunca se obtendrá más que creencia” 26 En cambio, para la filosofía cristiana la fe y la razón pertenecen a dos géneros distintos, pues mientras que la razón nos provee de un conocimiento natural, la fe nos proporciona un conocimiento suprarracional, basado en la autoridad divina. Ahora bien, en la razón podemos distinguir dos funciones fundamentales (según Agustín y los demás filósofos cristianos): la razón inferior , que se ocupa del conocimiento científico y la razón superior , que trasciende el mundo sensible y contempla el inteligible. La razón superior conduce al hombre a la sabiduría y “constituye un válido interlocutor de la fe la cual, al igual que esa razón, versa sobre lo suprasensible” 27 . Así se establece un puente que conecta fe y razón, sin confundirlas, en virtud de sus objetos. La fe establece una “relación intrínseca” 28 con la razón sin convertirse en un elemento condicionador de la filosofía, sino en “una fuente que, desde Por un lado, la filosofia casi le llevó al escepticismo que dominaba el pensamiento Académico de su época, pero la lectura de los Elementa de Euclides le hizo ver que existía una verdad que podía ser encontrada. Por otro lado, la doctrina cristiana le proporcionó la verdad que anhelaba. adentro, alimenta no tanto la estructura del pensamiento filosófico sino su misma “obra de constitución”.” 29 La fe orienta a la razón en la elección de los temas que deben guiar sus reflexiones. El filósofo cristiano selecciona un tema sugerido por la fe y, luego, utiliza la razón para ver si puede obtener conclusiones que coincidan con su creencia. Pero sus premisas no son verdades de fe. 30 De hecho, la especulación filosófica puede discurrir sobre temas tan dispares como los sueños o la fe religiosa. Lo que importa es lo que se construye con esa referencia. 31 

Una filosofía cristiana debe tener, para serlo, las siguientes características: 

1La fe orienta la investigación del filósofo hacia temas específicos (Dios, el alma y sus relaciones).

2Toda filosofía cristiana se ordena sistemáticamente en torno a un centro que aglutina sus problemas fundamentales y ese centro es Dios.

3“ todas las filosofías cristianas son filosofías del ser, todas ellas aclarando una o varias de sus propiedades trascendentales”. 32

4Su método gnoseológico es el realismo. 33

En resumen, “toda filosofía cristiana es un pensamiento racional orientado por la fe, de carácter sistemático, de corte ontológico (sin que ello signifique, obviamente, que la filosofía cristiana se limite a la discusión metafísica) y realista en cuanto a su método de constitución gnoseológica”. 34

La filosofía cristiana de Santo Tomás es la filosofía cristiana por excelencia en cuanto Philosophia perennis, en cambio, la de San Agustín no está tan perfectamente

En efecto, San Agustín aspiraba a unir religión y filosofia en un solo proyecto como partes colaborando en la consecución de un único fin, y esto se evidencia en textos como este:

“Porque se cree y se pone como fundamento de la salvación humana que son una misma cosa la filosofia, esto es, el amor a la sabiduría, y la religión, pues aquellos cuya doctrina rechazamos tampoco participan con nosotros de los sacramentos”36

Pero la unión de filosofia y religión, para él, no implicaba la unión absoluta de fe y razón, más bien, las reconocía como diferentes formas de acción humana:

“Así, hay en el alma tres operaciones que parecen ser cada una continuación de la otra y que es conveniente discernir: entender, creer y opinar… Por lo tanto, lo que comprendemos se lo debemos a la razón: lo que creemos, a la autoridad; lo que opinamos, al error”.37

Entonces, la identidad entre religión y filosofia no consiste en la fusión de fe y razón, sino en dos formas de unión que podemos llamar la existencial y la metafisica38

Veamos primero qué entiende Agustín por filosofia. Filosofia es amor a la sabiduría39 y esta es posesión y contemplación de la verdad. El filósofo se esfuerza por encontrar la verdad, pero, como nos muestra la historia de la filosofia, no encuentra el camino. Esta es la opinión de Agustín, apoyada por su propia experiencia.

En primer lugar, religión y filosofia tienen la misma función existencial para el hombre, tienen la misma finalidad; a saber, alcanzar la verdad que conduce a la felicidad del alma. Son dos vías que llevan a un mismo lugar:

“Sabed ante todo que los filósofos en general perseguían todos una finalidad común; hubo entre ellos cinco partidos, cada uno con su particular doctrina. La aspiración de todos ellos en sus estudios, búsquedas, disputas y maneras de vida, era llegar a la vida feliz. Esta era la única causa de su filosofar, y juzgo que los filósofos van en esto de acuerdo con nosotros. Pues si os pregunto la razón de creer en Cristo y por qué os hicisteis cristianos, me responderéis todos unánimes en esta verdad: Por la vida feliz”.40

Aquí, religión y filosofia son dos medios para llegar a un mismo fin utilizando dos recursos que ambas reconocen: la autoridad y la razón.41
En segundo lugar, podemos hablar también de una identificación metafísica, según la cual religión y filosofia son dos etapas de una sola vía, que, no obstante, no se mezclan sino que colaboran entre sí, en una forma de relación intrínseca. La verdad que debe buscar la filosofia para encontrar la felicidad es la Verdad, Dios, a quien debe amar el cristiano para cumplir con su religión. La esencia de la verdad en Agustín está unida a la existencia, al punto que la relación entre los seres creados y su Creador constituye todo el ser de ellos, de ahí que entre la Verdad y la inteligencia que tiene que descubrirla, para obedecer a su propia naturaleza, exista una comunión estrecha. Agustín propone esta vía de salvación y de felicidad, reconociendo, especialmente, a Platón como uno de sus descubridores:

“Baste por el momento recordar que para Platón el bien supremo consiste en vivir según la virtud, y que esto sólo puede alcanzarlo quien tiene conocimiento de Dios y procura su imitación; según él, no hay otra causa que pueda hacerle feliz. Y así, no duda en afirmar que filosofar es amar a Dios, cuya naturaleza no es corporal. De donde se sigue que entonces es feliz el amante de la sabiduría (tal es el filósofo) cuando comienza a gozar de Dios. Aunque en realidad no siempre es feliz el que goza de lo que ama; hay muchos que son miserables por amar lo que no debe ser amado, y más miserables aún si llegan a disfrutar de ello; pero nadie es feliz si no goza de aquello que ama. Los mismos que aman lo que no debe ser amado, no piensan ser felices en el amor, sino en el gozo. Por lo tanto, quien goza de aquel a quien ama, y ama el verdadero y supremo bien, ¿quién, sino alguien muy depravado, negará que es feliz? A ese bien verdadero y supremo lo reconoce Platón como Dios; por eso dice que el filósofo es amador de Dios, a fin de que, como la filosofia tiende a la vida feliz, sea feliz gozando de Dios el que lo ama”.42

Para alcanzar las verdades el alma utiliza la razón, pero para conocerlas es necesario que ocurra una iluminación, pues conocerlas implica acceder a las verdades inteligibles que son suprasensibles43. Agustín no considera la razón como el principio del camino, por el contrario, es la fe tiene la que tiene como misión inicial preparar el camino para la razón, proveyéndole los temas de reflexión. A esta conclusión llegó por su propia experiencia, pues a través del uso de la razón no logró hallar la verdad que la fe le entregó. De ahí su propuesta: creer para saber. La fe busca para que el entendimiento pueda encontrar:

“Así se han de buscar las realidades incomprensibles, y no crea que no ha encontrado nada el que comprende la incomprensibilidad de lo que busca. ¿A qué buscar, si comprende que es incomprensible lo que busca, sino porque sabe que no ha de cejar en su empeño mientras adelanta en la búsqueda de lo incomprensible, pues cada día se hace mejor el que busca tan gran bien, encontrando lo que busca y buscando lo que encuentra? Se le busca para que sea más dulce el hallazgo, se le encuentra para buscarle con más avidez […j Busca la fe, encuentra el entendimiento”.44 Si la fe revela la verdad, ¿para qué sería necesario el uso de la razón, una vez que la verdad nos es revelada? En otras palabras: cuando se cree en una verdad, ¿para qué hay que entenderla?.

Agustín responde que la fe no es inteligencia, que ella nos enseña el camino hacia la verdad al mismo tiempo que lo acondiciona para que podamos entender, como dice Agustín:

“La fe, en efecto, es el peldaño de la intelección, y la inteligencia es la recompensa de la fe”.45

De hecho, Agustín en una oportunidad definió la fe como un acto del pensamiento, al que se concede asentimiento46 , es decir, como algo que es parte del proceso de pensar. Pero sin el entendimiento no se abren las puertas de la sabiduría. La sabiduría reclama al entendimiento que prolongue el acto de fe. Solamente el ignorante considera sabiduría a la fe sin la elaboración de la inteligencia.

Así se expresa Agustín:
“La intención del que busca es camino segurísimo hasta el momento en que se alcance aquello a lo que aspiramos y hacia lo que tendemos. Pero la intención, para que sea recta, ha de partir de la fe. La fe cierta es principio de conocimiento siempre”.47

Creer, entonces, para entender o entender para creer, Agustín dice:

“Pues ciertamente lo que ahora estoy hablando lo hablo para que crean los que aún no creen. Y, sin embargo, si no entienden lo que hablo, no pueden creer. Por lo tanto, en cierto modo es verdad lo que él dice: “Entienda yo y creeré” también lo es lo que digo yo con el profeta: “Más bien cree para entender”. Ambos decimos la verdad; pongámonos de acuerdo. En consecuencia, entiende para creer, cree para entender. En pocas palabras os voy a decir cómo hemos de entenderlo sin controversia alguna: Entienda para creer mi palabra; cree para entender la palabra de Dios.”48

La filosofia agustiniana cumple con las cuatro características que Gilson asigna a una filosofia que sea cristiana aunque su método gnoseológico realista sea el de las filosofias de la interioridad. La unidad que buscaba Agustín entre filosofia y religión era una unidad de colaboración entre dos vías de conocimiento que se relacionan intrínsecamente en la obtención de la sabiduría y de la felicidad que resulta de hallarla.

3- El realismo como método de la filosofla cristiana.
Gilson afirma que una de las características de una filosofia cristiana es que su método gnoseológico sea el realismo. ¿Será esto así en todos los casos?.
Para llegar a alguna conclusión sobre el tema, es necesario que aclaremos a qué nos referimos con los términos idealismo y realismo.

La contraposición idealismo-realismo no es un problema que Agustín se haya planteado, ni siquiera se conocían estas denominaciones en su época. Incluso el problema de los universales surgió mucho después de su muerte (en la escolástica del siglo XI).

Los términos ‘realismo’ e ‘idealismo’ se han usado desde su génesis con distintos significados. El vocablo ‘realismo’ comenzó a usarse a fines del siglo XV, refiriéndose a la antigua escolástica y en oposición al ‘nominalismo’. A partir de entonces, el realismo ha sido calificado y definido en las formas más diferentes. Por ejemplo, de Platón se ha dicho que es realista porque plantea la realidad de las ideas y, también, que es idealista porque lo que admite como realmente real son precisamente ‘ideas’. De hecho, podemos hablar de un realismo platónico que sostiene que el concepto universal posee un contenido que, independientemente del pensar humano, es real y que, incluso, es anterior a las cosas; y de un realismo aristotélico que afirma que el contenido del concepto universal está en las cosas.

Por otro lado, el término ‘idealismo’ fue creado a mediados del siglo XVII, precisamente para designar a la teoría platónica de las ideas, pero este significado dejó de usarse posteriormente.
Esta diversidad de criterios ha llevado a los autores a expresarse ambiguamente. De San Agustín se ha dicho, por ejemplo, que es Subjetivista, Racionalista, Realista, Idealista, e, incluso, Realista espiritualístico. Entonces, cuando nos inclinamos hacia alguna de estas posiciones tenemos que aclarar a qué problema filosófico nos referimos y dentro de qué marco referencial las consideramos. Para ello, repasaremos brevemente algunas posturas en tomo a la dicotomía realismo-idealismo y determinaremos con qué versión nos identificamos en este trabajo.
Palacios dice que el término ‘realismo’ tiene dos significados diferentes dependiendo de si se opone al ‘nominalismo’ o si se opone al ‘idealismo’. Si se opone al nominalismo: “El realismo es la doctrina de los filósofos que atribuyen realidad a los conceptos universales, a diferencia del nominalismo, que la niega”. Y si se opone al idealismo: “El realismo es la doctrina de los filósofos que atribuyen una realidad independiente al objeto de las sensaciones del mundo exterior, a diferencia del idealismo, que se la niega… aquí se trata de la realidad de las sensaciones”. En este realismo se aprehende el ser concreto, el ente que pertenece al mundo sensible y se afirma “una evidencia de la cosa sensible y visible, de la que debemos partir para juzgar de todas las demás”.49 Por su parte, el idealismo inicia su reflexión no sobre las cosas sino sobre el conocer mismo. “La aprehensión del ser,… se nos da, también ella, en una representación. No podemos llegar a captar una cosa en sí; tropezamos con la imagen de la cosa, y cuando queremos comparar esta imagen con la realidad, tenemos que valernos de otra, que nos plantea el mismo problema que la anterior, y así sucesivamente”, añade Palacios.

Por otro lado, García Morente considera que el origen del realismo se encuentra en la filosofia griega (específicamente en la filosofia de Parménides y sobre todo en la de Platón). Nosotros coincidimos con él, cuando afirma que la filosofia de Platón es realista y, en adelante, nos referiremos al término en este sentido. Morente explica que los neokantianos de la escuela de Marburgo (siglo XIX), consideraban a Platón el primer exponente de la filosofia idealista que ellos profesaban. Según ellos, las “ideas” eran unidades sintéticas del pensamiento que se imprimían en las sensaciones, ordenándolas para otorgarles sustantividad. En efecto, el idealismo neokantiano considera que las ideas platónicas son una simple posición del ser para el sujeto que piensa. Es decir, que el hombre posee un pensamiento sintético que le permite reunir la multiplicidad de sensaciones, a las cuales se enfrenta, en grupos y a estos les “confiere la plena realidad, la objetividad”. Esas unidades “las pone el pensamiento” y esas “posiciones del pensamiento” son “las ideas de Platón”50. La interpretación neokantiana introduce en el platonismo “la función de yo pensante como una función que pone el ser”51. En cambio, como dice Morente, los metafisicos griegos no buscaban la “posición del ser por el sujeto”, sino “el ser mismo”52 Y, aunque reconocían que la única manera de encontrar el ser era a través del pensamiento, entendían que el pensamiento no era más que una representación del ser que existe en sí mismo y por sí mismo.

Para Platón, las ideas son realidades que existen, son entes reales, que forman el mundo del ser en contraposición al mundo sensible del no ser, de la apariencia. Las cosas son lo que son gracias a que participan de las ideas que ‘son’ real y trascendentemente. Resumiendo, según Morente, “el realismo considerará siempre las categorías como elementos ontológicos del ser mismo. mientras que el idealismo considerará las categorías como unidades sintéticas del pensamiento”53

También nos parece muy adecuada la manera en la que Stefanini expresa la dicotomía ‘idealismo-realismo’54: “El problema fundamental en que la filosofia está empeñada parece derivarse de la siguiente alternativa: ¿Lo real sensible es convertible por completo en la racionalidad y en la idealidad pura? O, por el contrario, lo ideal y lo racional deben resolverse en lo real sensible, como epifenómeno o superestructura de éste? O, al revés, ¿la idea es un producto de la evolución de la especie, por el afinarse de la energía fisica en el cerebro del hombre? En conclusión ¿idealismo o realismo naturalístico.

En el caso de la filosofia cristiana, Gilson afirma que el filósofo cristiano es realista al menos por “vocación” y añade (en otro lugar) “siendo el mundo cristiano creación de Dios, no del hombre, la filosofia cristiana enfoca espontáneamente los problemas desde el punto de vista del objeto”55. Además, “el realismo medieval es muy distinto del realismo clásico o aristotélico”56, como señala Paván. El realista cristiano debe alcanzar un reino que no es parte de este mundo, el reino de Dios, pero sabe que en este mundo creado es donde puede encontrar el impulso necesario para lograrlo. Entonces, este mundo no puede ser una mera apariencia. El hecho de ser un mundo creado por Aquel que es le garantiza el ser aunque sea parcialmente. El realista platónico construye la ciencia, que debería ser de las cosas, a partir de las ideas supramundanas, pero el realista cristiano acepta “la evidencia del ser de las cosas como punto de partida para el conocimiento.”57

Según el idealismo el camino del conocimiento va de la mente al ser, en cambio, el realismo considera al ser independiente del conocimiento que el sujeto pueda tener de él. No importa el rumbo que elija el filósofo cristiano para alcanzar el conocimiento, si decide que el ser (que busca su pensamiento) está en las cosas creadas y lo extrae de ahí mediante una abstracción, gracias a la adecuación de la razón con la parte inteligible de los objetos, es realista. Si viaja a su interior para buscar una noción que reproduzca la esencia divina (el ser del objeto) que se refleja en la parte inteligible de un objeto, es realista. En ambos casos el ser es independiente del pensamiento que aspira a aprehenderlo y ninguno de los dos propone la existencia de un pensamiento creador del ser que se pueda imponer a las cosas.

Siendo, el ser, trascendente con respecto al sujeto que lo conoce, es imprescindible, para que el conocimiento sea verdadero, que se produzca una “adecuación real entre el ser del intelecto y el ser inteligible de la cosa”58 La adecuación y la cualidad inteligible de los objetos, son rasgos que caracterizan al realismo cristiano.

En resumen, toda filosofia cristiana es realista en su método gnoseológico.

Con respecto a la filosofia agustiniana, Sciacca escribe: “Los términos de realismo e idealismo utilizados para clasificar la gnoseología de Agustín adquieren en su base un significado totalmente propio. Se busca y encuentra la verdad: por lo tanto, realismo; la verdad es afirmada con el pensamiento y con él captada: en consecuencia, idealismo. Pero estamos frente a un realismo que no considera la verdad realísima como un dato inerte, casi una piedra depositada en el fondo inmóvil de la conciencia o colocado frente a ella, sino como vida, acción del Maestro interior, que es el Verbo, que es la Vida. El pensamiento ni pone ni crea la verdad (según enseña una forma de idealismo espurio que niega toda verdad y con ella el mismo pensamiento), sino que la descubre, la vive, la hace suya. Tampoco le queda otra alternativa: o vive de la verdad, o muere a la verdad y a sí mismo. Realismo, por lo tanto: verdad que es fuente de vida y ella misma vida; idealismo: verdad de un pensamiento, que vive de la partecipatio, del tactus con la verdad. La criatura se ilumina, subsiste, goza en la verdad, en la eternidad, en la bondad de Dios.”59

Veremos, después de recorrer la teoría del conocimiento de San Agustín, en cuál de estas alternativas podemos encuadrarlo.

4- Estructura de la Investigación.
Nuestra investigación recorrerá la Teoría del conocimiento de San Agustín, considerando especialmente la función que desempeña el objeto sensible en los diferentes niveles que componen su gnoseología. También pondremos atención a los lugares en que se filtra la teología como auxilio de la razón o como ‘autoridad’ para, finalmente, al determinar si Agustín es un filósofo idealista o realista, decidir si su realismo es o no teológico. Para ello, dividiremos el análisis en tres partes:

El conocimiento del mundo sensible.
Antes de exponer la función del objeto sensible en este nivel de conocimiento, consideraremos, siguiendo los pasos de Agustín, si estamos ante alguna forma de conocimiento verdadero. Pues, si un conocimiento no es verdadero, no es conocimiento. Siguiendo los escritos de nuestro autor, veremos que, para él, la sensación tiene una cierta condición de veracidad actual: aun si los objetos materiales fueran diferentes de las representaciones que nuestros sentidos hacen de ellos, lo que no podemos negar es que la representación sensible es igual a sí misma y, por ello, es verdadera como la actual representación que nos hacemos, en un momento dado, de un objeto. Al decir que los sentidos no mienten Agustín no quería decir que las sensaciones bastan para hacer ciencia, ni que son el conocimiento absolutamente verdadero, inmutable, al que aspira el sabio; estaba, más bien reconociendo que las sensaciones tienen un valor cognoscitivo, que nada sabríamos del mundo sin la fuente del conocimiento sensible y que son como un primer estadio, como un incentivo, para obtener el conocimiento a que aspiraba.

Después de exponer los razonamientos mediante los cuales Agustín afirma que la sensibilidad es una forma de conocimiento, examinaremos el mundo de las imágenes que constituye su teoría de la sensibilidad. Veremos cómo define la imagen, cómo ésta se relaciona con el cuerpo que la contiene y con el sujeto que la recibe y cuáles son los tipos y las características de las imágenes. El concepto de siniiitudo servirá para entender la preponderancia dada al sujeto o al objeto en el proceso de sentir. Trataremos de determinar hasta qué punto el papel activo del alma en el conocimiento de los objetos sensibles afecta la presencia e importancia de estos. Para ello, describiremos las potencias del alma que intervienen en dicho proceso: la sensibilidad, la imaginación y la memoria.

-El conocimiento racional.
En este estadio, Agustín aplica una facultad cognoscitiva superior a los datos obtenidos del mundo inmediatamente inferior, el sensible. Esta es la razón. La filosofía agustiniana tiende un puente desde el mundo sensible hasta el inteligible al afirmar que los objetos sensibles están hechos conforme a un plan racional dotándolos así de inteligibilidad, es decir, que una parte de ellos puede ser objeto de una percepción intelectual. En otras palabras, hay en las cosas una estructura inteligible mucho más estable que le permite a la “razón inferior”, hacer ciencia de lo temporal y cambiante, una ciencia que es conocimiento práctico. Lo cual es otra prueba del realismo agustiniano.

Entonces, examinaremos el proceso interno de pensamiento en el que el objeto sensible ya no se encuentra como referente directo. Es un ámbito en el que se forman ideas a partir de ideas que vienen de imágenes. Veremos si en este grado del saber se alcanza el verdadero fin del conocimiento y si el objeto sensible deja de ser necesario aquí. También consideraremos la función activa de la memoria como ayudante imprescindible de la razón y las diferentes imágenes que resultan de la operación conjunta de ambas facultades. En este punto, enfatizaremos la permanencia en la memoria de la imagen que el alma forma de un objeto, la primera vez que este afecta al cuerpo. Esa imagen, que es una similitud del objeto sensible, no se altera en el proceso de rememorarla, más bien, el pensamiento la trae a su presencia y forma una nueva imagen que es una representación consciente del recuerdo (esta imagen sí es diferente de la primera), para combinarla y compararla, de modo que en la memoria siempre quede una versión que se aproxime lo más posible a la imagen del objeto y que pueda ser utilizada nuevamente.

Consideraremos aquí el concepto de substancia porque ésta es la dimensión inteligible del ente que debe alcanzar la razón. Como en Agustín ‘substancia’ y ‘ser’ son sinónimos, veremos qué entiende por estos términos, tanto en Dios como en las criaturas.

Sin los objetos, no podría el hombre hacer ciencia, ni siquiera desde el punto de vista de San Agustín. Pero sin la presencia en el alma de unas verdades supraempíricas, el mero conocimiento de las cosas no sería suficiente a la razón para realizar su trabajo científico. Corresponde a la razón superior encontrar tales verdades. En efecto, la razón cumple dos funciones: como razón inferior su misión es hacer ciencia de los objetos, es decir, construir una estructura conceptual estable de las cosas que están en continuo devenir sometiéndolas a leyes que nos permitan entenderlas y predecir su comportamiento; y como razón superior o inteligencia se ocupa de la contemplación de las verdades eternas que rigen el mundo como arquetipos de todo lo creado.

Los intérpretes de Agustín están en desacuerdo en este punto, unos afirman que el Obispo de Hipona se refiere a una misma función del alma con dos grados: el grado del control y de la organización de lo múltiple y el grado de la intuición de la unidad, es decir el grado inferior y el superior de la razón. Otros hablan de la existencia en los textos agustinianos de dos facultades distintas con esferas de acción diferentes aunque complementarias: la razón y el entendimiento (o la inteligencia).

Mostraremos ambos puntos de vista pero, en todo caso, expondremos el conocimiento que se alcanza a través del entendimiento o de la razón superior: la intuición o visión presencial de las primeras nociones, o primeros principios, que se encuentran a priori en el alma del hombre y que son necesarios para la formación de cualquier juicio. Veremos si tales nociones son ‘contenidos’ o ‘formas’ del conocimiento y en qué sentido podemos hablar de un uso agustiniano del a priori

La razón superior precisa de una forma de iluminación que proviene de Dios para ejercer su función y ese es el tema que consideraremos en la tercera parte de este trabajo.

-La iluminación de la razón.
Consideraremos la teoría agustiniana de la iluminación y su acción en (y desde) esta esfera de conocimiento. Aquí veremos distintas interpretaciones que se han hecho sobre esta teoría agustiniana: la interpretación ontologista según la cual, si vemos la verdad a la luz de Dios, la vemos en Dios; la interpretación según las Ideas innatas en sentido platónico y en sentido no platónico; y, especialmente, nos detendremos en la interpretación a partir de la abstracción. Explicaremos que Agustín no hace uso de la abstracción, ni como método, ni como término, en ninguna de las etapas del conocimiento y que cuando algunos intérpretes, como el padre Boyer, afirman que San Agustín utiliza la abstracción, es, tan sólo, para enfocar la gnoseología agustiniana desde una perspectiva aristotélica. Examinaremos las novedades que San Agustín introdujo en una teoría que ya existía, para convertirla en una herramienta posibilitadora del conocimiento y de clara inspiración cristiana. La iluminación alcanza todas las etapas del conocer humano, inclusive la sensación. Este recurso agustiniano es, como veremos, otra prueba de su realismo cristiano.

Notas

· 1 Gilson, Étienne, El Espíritu de la Filosofía Medieval , Madrid, Rialp, 1981, págs. 232 y 233.

· 2 De div. Quaest. 83 , qu. 9, Obras de San Agustín, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos,

1979.

· 3 Gilson, 1981, pág. 233.

 

 

4 Soliloquios I, 2, 7.

· 5 No conocemos a Dios, a la verdad, por medio de la fe exclusivamente.

· 6 No tenemos un conocimiento directo e inmediato de Dios: descubrimos la verdad acerca de Dios, de sus leyes y de su creación, en nosotros.

· 7 Es decir, la centralidad de la idea de Dios en la filosofía agustiniana, no sólo como punto de llegada del espíritu sino también como punto de partida.

· 8 La norma judicatoria del filósofo cristiano es colocada en su memoria por Dios, en forma de contenidos lógicos que son una imagen de las ideas perfectas de la razón divina.

· 9 Paván, Carlos, Existencia, razón y moral en Étienne Gilson, Caracas, Comisión de Estudios de Postgrado, Facultad de Humanidades y Educación, Universidad Central de Venezuela, 2000, pág. 38. 

· 10 Es en este estadio del conocimiento donde podría pensarse que Agustín es idealista, según el concepto actual de idealismo, como dice Gilson y ya citamos al principio: el examen de la cuestión de la función del objeto físico en la teoría del conocimiento “llevó al pensamiento medieval tan cerca como es posible de lo que hoy llamamos idealismo”. Gilson, 1981, págs. 232 y 233.

· 11 La Nueva Academia había caído en el escepticismo y contra el escepticismo Agustín escribe los tres libros Contra los Académicos. Hacía poco tiempo que se había convertido al cristianismo, y mientras que su primera labor como cristiano fue refutar “los errores y herejías de los maniqueos, así, casi al mismo tiempo, su primer cuidado de filósofo es refutar el escepticismo de la Nueva Academia”. Pues “El escepticismo es un bloque que se opone a cuantos quieren filosofar, esto es, a cuantos, con todas sus propias fuerzas, desean conocer la verdad”. Sciacca, Michele, San Agustín, Barcelona, Ed. Miracle, 1957,págs. 154 y 155.

· 12 “un conocimiento es verdadero cuando posee caracteres que lo hacen inconfundible con lo falso”. Contra Acad., III, c.9, núm. 18.

· 13 De vera religione, c. 39, núm.73.

· 14 Contra los Académicos, III, caps. 1314,núms. 2931.

· 15 De Trinitate, XIV, 5, 7.

· 16 De Trinitate, XIV, 5, 8.

· 17 Este es el pilar fundamental de su realismo. El conocimiento verdadero no es el producto subjetivo del pensamiento del hombre, sino que depende de una Verdad superior que lo trasciende. Y sin esa Verdad no puede pronunciar ni siquiera el cogito . La Verdad que haya el filósofo es el Dios que existe y que se encuentra por la fe. “A Ti invoco, Dios Verdad, en quien, de quien y por quien son verdaderas todas las cosas que son verdaderas” Solil., I, 1. “La vida feliz es gozo de la verdad, es decir, es gozar de Ti, Dios, que eres la Verdad” Conf., X, 23.

· 18 De Quantitate Animae XXIII, 43.

· 19 El otro pilar del realismo agustiniano es el mundo como algo externo al sujeto y que no depende de que este lo conozca o lo interprete. El mundo es porque participa del ser de Dios.

· 20 De Quantitate Animae XXIII, XXIV y XXV.

 

· 21 De Quantitate Animae, XXV, 48.

· 22 De Quantitate Animae, XXIII, 41.

 

· 23 Gilson, Étienne, El Espíritu de la Filosofía Medieval, Madrid, Rialp, 1981, p.19.

· 24 Gilson, É., 1981, pág. 41.

· 25 Paván, C., 2000, pág. 25.

· 26 Gilson, É., 1981, pág. 40.

· 27 Paván, C., 2000, pág. 27.

· 28 Paván, C., 2000, pág. 36.

 

29 Paván, C., 2000, pág. 36.
30 Como dice Gilson: “Lo que se pregunta simplemente el filósofo cristiano es si, entre las
proposiciones que él cree verdaderas, no hay cierto número que su razón pudiera saber verdaderas. Mientras el creyente estriba sus asertos sobre la convicción íntima que su fe le confiere, permanece puro creyente y aún no ha entrado en el dominio de la filosofia; pero en cuanto halla entre sus creencias verdades que pueden llegar a ser objetos de ciencia, se convierte en filósofo. Y si esas luces filosóficas nuevas se las debe a la fe cristiana, se convierte entonces en un filósofo cristiano.” Gilson, E., 1981, pág.40.
31 “El origen del pensamiento filosófico en nada afecta su valor. El filósofo puede especular a partir de un mito, o de una fe religiosa, o de un sueño, o de una experiencia personal afectiva, o de una experiencia social colectiva, poco importa; lo único que cuenta es lo que justifica su razón”. Gilson, E., El filosofo y la teologia, trad. Cast. De G. Torrente Ballester, Madrid, Ediciones Guadarrama, 1962, p. 223. En Paván, C., 2000, pág. 38.
32 Gilson, É., Introduction ¿ la phiiosophie chretienne, París, Vrin, 1960, pp. 91s. Citado en Paván, C., 2000, pág. 43.
Paván, C., 2000, págs. 43 y 44.
34Ibid.

35.Paván, C., 2000, pág. 65.
36 De Vera Religione, V, 8.
De utilitate credendi, XI, 25.
38 García-Junceda , J. A., 1986, págs. 107-1 12.
39. “Si uno se fija, el nombre mismo de filosofia expresa una gran cosa, que con todo el afecto se debe amar, pues significa amor y deseo ardoroso de la sabiduría”. DemoribusEcci Cath., I 21.

40 Sermon,150,4.
41 “Falta ahora que exponer las normas con que han de instruirse los que ya aprendieron a vivir.
Dos caminos hay que nos llevan al conocimiento: la autoridad y la razón”. De ordine, II, 9.

42 De ci iitate Dei VIII, 8.

“Porque las potencias del alma son como los ojos de la mente; y los axiomas y verdades de las ciencias aseméjanse a los objetos, ilustrados por el sol para que puedan ser vistos, como la tierra y todo lo terreno. Y Dios es el sol que los baña con su luz”. Soliloquios, 1, 6.
. De Trimtate, XV, 2.

Sermoni26,i.
46 Depraedestinatione sanctorwn II, 5.
DeTrimtate,IX, 1.
48 Sermon43,9.

Palacios, Leopoldo, Estudio preliminar” en: Gilson, É., Realismo Metodico, Madrid, Ediciones Rialp, S.A., 1950, págs. 13-19.
50 García Morente, Manuel, Lecciones preliminares de fil osofia, Bogotá, Ediciones Nacionales,1938, pág. 102.
51. Ibid.
52Ibid.
53. García Morente, M., 1938, pág. 123.
Stefanini, Luigi, “El problema de la persona en S. Agustín y en el Pensamiento contemporáneo”, en Augustinusl, 1956-2 Abril a Junio, págs. 140-151.

. Gilson, É., El Realismo Metodico, Ediciones Rialp, S.A., Madrid, 1950, pág. 126. 56 Paván, C., 2000, pág. 63.
Paván, C., 2000, pág. 64.
Paván, C., 2000, pág. 61.

Sciacca, Michele Federico, San .4gustrn, Barcelona, Ed. Miracle, 1957, pág. 273.

60Así expresa Alcorta, intérprete de Agustín, la relación entre conocimiento y verdad: “La verdad es la manifestación que expresa y constituye la naturaleza del conocimiento… Si hay conocimiento hay verdadero conocimiento en aquello que expresa el conocimiento, para ser verdadero conocimiento de aquello expresado en él”. Alcorta, José I.,’El ser y el conocimiento”, en Augustinus VI, 1961, 21, pág.71.

Continúa…

Anuncios

10 cosas que usted debería saber acerca de Dios

6 Abr

10 cosas que usted debería saber acerca de Dios

“Así dijo el Eterno: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy el Eterno, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice el Eterno” (Jeremías 9:23-24)

Por John R. Schroeder

Un famoso juez inglés, reconocido por su fuerte creencia en Dios, a veces se encontraba con personas que decían no creer en Dios. Él siempre les pedía que describieran al dios en el cual no creían. Después de escuchar sus respuestas les decía que él tampoco creía en ese dios que acababan de describir.

¡Cuán pocos entienden y conocen a Dios en la actualidad! La razón principal de esto es que la mayoría de las personas adquieren su concepto acerca de Dios de otras personas, en lugar de adquirirlo de la palabra inspirada de Dios, la Biblia. Es por esto que su perspectiva de Dios casi nunca está de acuerdo con la revelación bíblica acerca de lo que es él en realidad.

Otra razón es que muchos maestros religiosos nunca han tenido acceso a la clave crucial que permite adquirir el conocimiento de Dios. Esta clave es el Espíritu Santo de Dios, accesible a aquellos que el Creador llama y que están dispuestos a reconocer qué y cómo somos en relación con él (Isaías 66:1-2). Y ese don del Espíritu de Dios es dado sólo “a los que le obedecen” (Hechos 5:32), un requisito bíblico que muchos teólogos pasan por alto.

El apóstol Pablo explica la única forma en que la limitación del entendimiento humano puede ser superada: “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros [los verdaderos seguidores de Cristo] por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios” (1 Corintios 2:9-10).

Sin el Espíritu Santo de Dios, los seres humanos no pueden comprender las cosas de Dios: “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente” (v. 14).

¿Cómo podemos entonces avanzar en nuestro descubrimiento de las cosas de Dios? Estar más al tanto de las maravillas de la creación y nuestro asombroso universo es un elemento que nos puede ayudar. “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos”, afirmó el rey David (Salmos 19:1).

Sin embargo, la Biblia en sí es la clave fundamental para entender y conocer a Dios. Como ella lo declara: “Toda la Escritura es inspirada por Dios” (2 Timoteo 3:16).

Analicemos brevemente 10 de las principales características de Dios que aparecen en la Biblia (aunque por supuesto existen muchas más).

1. Dios es nuestro Creador

Dios es el supremo Creador de todo. Sin embargo, en el último siglo y medio la teoría de la evolución se ha convertido en una gran barrera para la creencia en Dios como Creador. Esta forma atea de pensamiento impera en la intelectualidad del mundo. De hecho, gran parte de la educación superior está basada en una creencia irracional en una serie de accidentes afortunados: evolución sin sentido. (Si desea profundizar más acerca de la falsedad de esta teoría mundialmente aceptada, no vacile en solicitar el folleto gratuito Creación o evolución: ¿Importa realmente lo que creamos? O si lo prefiere, puede descargarlo directamente de nuestro portal en Internet.)

Dios el Padre llevó a cabo la creación por medio de su Hijo Jesucristo. Veamos lo que nos dice el apóstol Pablo, refiriéndose a Cristo: “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él” (Colosenses 1:16).
¡Cristo es el Creador! El libro de Hebreos lo confirma: “Dios . . . en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo” (Hebreos 1:1-2).

El maravilloso relato de la creación en Génesis 1 está confirmado y complementado por los versículos iniciales del Evangelio de Juan: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:1-3). El versículo 14 nos dice que el “Verbo”, por medio del cual Dios creó todas las cosas, es Jesucristo. (Si desea estudiar más acerca de este tema, no vacile en solicitar o descargar el folleto gratuito ¿Existe Dios?)

2. Dios es el supremo Legislador

El apóstol Santiago, hermano del Señor, nos recuerda: “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación” (Santiago 1:17). Uno de los dones más importantes que Dios ha dado a la humanidad es su ley espiritual. Después el apóstol se refiere a ella como “la perfecta ley, la de la libertad” (v. 25) y también la llama “la ley real” (Santiago 2:8).

Un renombrado profesor británico, experto en derecho, escribió: “La ley lo impregna todo. Existe en cada célula de la vida. Afecta a todos virtualmente en todo momento. Gobierna todo aspecto de la vida y aun lo que nos sucede después de la vida . . . gobierna el aire que respiramos, la comida y la bebida que ingerimos, nuestros viajes, la sexualidad, las relaciones familiares y nuestra propiedad” (Gary Slapper, How the Law Works [“Como funciona la ley”], 2007, p. 1).

¿Por qué, entonces, tantos religiosos creen y enseñan que la ley de Dios es un yugo de esclavitud? ¡Cuánto han tergiversado la palabra de Dios! Todo el universo funciona según las leyes de la física. Podemos estar absolutamente seguros de que el cometa Halley aparecerá en el firmamento en un momento definido. Nuestro mundo civilizado sufre un daño enorme cuando las fuerzas de la anarquía se imponen. Sin ley, la civilización humana no puede durar mucho tiempo.
El profeta Isaías nos dice: “El Eterno es nuestro legislador” (Isaías 33:22). Santiago afirma que “uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder” (Santiago 4:12).

Jesucristo resumió los Diez Mandamientos en dos principios fundamentales: amor a Dios, “el primero y grande mandamiento”, y amor al prójimo (Mateo 22:36-39). Los Diez Mandamientos constituyen una ley de amor. “Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos” (1 Juan 5:3).

3. Dios es amor

La palabra amor es probablemente la palabra más mal utilizada, tergiversada y mal aplicada en todos los idiomas. El deseo lujurioso de poseer a otra persona no es en realidad amor verdadero. En la televisión y el cine el amor se confunde frecuentemente con el deseo. Muchos son guiados al pecado por un incontable número de películas fantásticas que promueven el erotismo ilícito. (Son escasas las películas en las que se muestra cómo las relaciones sanas se transforman y llegan a convertirse en verdadero amor romántico.)

Originalmente, el Nuevo Testamento fue escrito en griego, una de cuyas características es que tiene varias palabras para referirse a las diferentes clases de amor. Ágape es el término que mejor describe a Dios. Generalmente expresa una preocupación activa, genuina y altruista por el bienestar de otros.
El apóstol Juan explica: “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor” (1 Juan 4:7-8). Nuestro Creador enseña continuamente a los seres humanos a amarlo a él y al prójimo.

El amor es la expresión primordial y más importante del Espíritu Santo de Dios (Gálatas 5:22). Es el primer don de Dios que deben buscar todos los cristianos.
El apóstol Pablo nos dice cómo debería funcionar el amor en una persona espiritualmente transformada: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser” (1 Corintios 13:4-8).

¿Cuál es la máxima expresión, la más perfecta de todas, del amor de Dios el Padre por los seres humanos atrapados en sus pecados? La Biblia nos da la respuesta: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

4. Dios está lleno de justicia y de misericordia

El amor de Dios abarca tanto la justicia como la misericordia. Él es un Dios de justicia y a la vez de abundante misericordia. Es debido a la característica divina de la justicia que tuvo que ser pagada la pena de nuestros pecados, que son las transgresiones de la ley de Dios (ver 1 Juan 3:4). Pero es por la misericordia divina que Cristo murió por nuestros pecados. Ya que “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23), Cristo, quien nunca pecó, tuvo que sufrir una muerte cruel en nuestro lugar para que el Dios de justicia pudiera además mostrarnos su gran misericordia perdonando gratuitamente nuestros pecados, para que por eso él pudiera darnos vida eterna.

¡La Biblia toma en serio el pecado! El pecado constituye rebelión contra Dios, quien se opone a cualquier forma de maldad. El concepto de la gracia que el mundo religioso en general acepta tan ampliamente es una gracia “barata” que nunca ha sido parte del plan del Padre y es absolutamente contraria a su carácter divino. Todos hemos quebrantado su ley espiritual, y el verdadero arrepentimiento es el primer paso en nuestro camino de regreso a él.

Sin embargo, la reconciliación con Dios el Padre sólo podría ser posible al pagarse el precio más alto de todos: la sangre derramada de su Hijo Jesucristo. Como lo expresara el apóstol Pedro, “sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preci-osa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (1 Pedro 1:18-19).

Cuando Jesús regrese para reinar en la tierra, traerá orden a todo el mundo, “disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia” (Isaías 9:7). Además, “juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra” (Isaías 11:4).

No debemos pasar por alto la justicia de Dios y sus juicios, que están llenos de gran misericordia. Santiago escribió que “la misericordia triunfa sobre el juicio” (Santiago 2:13). Pablo escribió: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación” (2 Corintios 1:3).

5. Dios es eterno

Poco antes de agonizar y finalmente morir, Jesucristo oró así: “Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Juan 17:5). El apóstol Pablo le escribió en una carta a Tito acerca de “la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” (Tito 1:2). ¡Dios existió antes de cualquier otra cosa!

Recordemos que “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8). El Cristo glorificado afirmó: “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso” (Apocalipsis 1:8). “El Alfa y la Omega” es un modismo griego que denota “la existencia creadora eterna de Dios” (The New Bible Dictionary [“Nuevo diccionario bíblico”], 1974, p. 26).

Hebreos 7:3 nos habla acerca de uno “que ni tiene principio de días, ni fin de vida”. Este es el sumo sacerdote Melquisedec (v. 1), aquel que más tarde se convirtió en Jesucristo. (Si desea ver las pruebas bíblicas de esto, no vacile en solicitar o descargar el folleto gratuito ¿Quién es Dios?) De hecho, la existencia de Cristo es “desde los días de la eternidad” (Miqueas 5:2).

El profeta Isaías registró esta increíble verdad acerca de Dios: “Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo . . .” (Isaías 57:15). Dios el Padre y Jesucristo (el Verbo), siempre han existido. Son seres espirituales divinos (Juan 4:24). Nadie los creó. Ellos estaban presentes antes del principio de la creación, antes de que el tiempo comenzara. ¡Son eternos!

6. Dios es una familia

El apóstol Pablo exclamó: “Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra” (Efesios 3:14-15).

Dios no es una trinidad cerrada, sino una familia que está creciendo. En cuanto a la doctrina de la Trinidad, The Oxford Companion to the Bible [“El complemento Oxford de la Biblia”] nos dice bajo el artículo “Trinidad” algo muy interesante: “Como la Trinidad es una parte tan crucial de la doctrina cristiana posterior, es muy notable que el término no aparezca en el Nuevo Testamento. Asimismo, el concepto desarrollado de que hay tres personajes iguales en la divinidad, y que se encuentra en las fórmulas de los credos posteriores, no puede ser detectado claramente en el canon [del Nuevo Testamento]” (Bruce Metzger y Michael Coogan, directores, 1993, p. 782, énfasis añadido).

La palabra posterior es esencial para entender por qué la creencia cristiana tuvo que soportar el peso de la doctrina de la trinidad. No fue hasta mucho después de que la Biblia hubiera sido escrita que los teólogos propusieron originalmente la doctrina, y otros la ampliaron a lo largo de los siglos.
Desafortunadamente, la doctrina de la Trinidad ha sido una barrera muy grande para comprender claramente la verdad bíblica de que Dios es una familia divina. (Si desea aprender mucho más acerca de esto, le recomendamos que solicite o que descargue el folleto gratuito ¿Quién es Dios?)

La familia de Dios está encabezada por el Padre, y en la actualidad está formada por Dios el Padre y Dios el Hijo, Jesu-cristo. Su plan y deseo está enfocado claramente en “llevar muchos hijos [e hijas] a la gloria” (Hebreos 2:10). Este plan ha sido formulado desde el principio.

Jesucristo es “el primogénito de entre los muertos” (Colosenses 1:18), “el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29). Estos pasajes significan que vendrán muchos más que se unirán a la familia como seres espirituales semejantes al Padre y a Cristo. Esto sucederá en la primera resurrección, cuando los justos sean resucitados a la vida eterna (ver 1 Corintios 15:49-54; 1 Juan 3:1-2; Apocalipsis 20:6).

Aquellos que son verdaderamente convertidos y han recibido el Espíritu de Dios se consideran ya como parte de la familia (nuevamente, ver Efesios 3:14-15). Ellos esperan la etapa final en la segunda venida.

En ese momento Jesús “transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya” (Filipenses 3:21). Entonces se podrá decir en el sentido más amplio: “Y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (2 Corintios 6:18).

Aun este paso supremamente importante sólo implica a las primicias de la salvación de Dios, porque más tarde él agregará incontable número de seres humanos a su familia. (Si desea ahondar más en el increíble plan del Creador y su propósito para la humanidad, puede solicitar o descargar el folleto gratuito Nuestro asombroso potencial humano.)

7. Dios es el gran Sanador

A pesar de todos los increíbles adelantos y descubrimientos en la ciencia médica, la humanidad todavía se encuentra agobiada con la diabetes, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, el sida, y un gran número de adicciones y de padecimientos crónicos incurables. Ciertas medicinas pueden ayudar en el proceso de curación, aunque algunas veces tienen graves efectos secundarios. Los seres humanos todavía necesitan desesperadamente la sanidad divina.

Con el tiempo nuestro Creador ha hecho posible que los médicos e investigadores adquieran una gran comprensión del funcionamiento de nuestro organismo. Jesucristo nunca habló en contra de los médicos en su época. Todo lo contrario, en una ocasión dijo: “Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos” (Mateo 9:12). Lucas, quien viajara en muchas ocasiones con el apóstol Pablo y escribiera gran parte del Nuevo Testamento, era llamado “el médico amado” (Colo-senses 4:14).

A pesar de todo lo anterior, muchos cristianos ignoran que la Biblia describe a Dios como nuestro Sanador. “Yo soy el Eterno, tu sanador” (Éxodo 15:26). No obstante, su maravilloso poder, capaz de obrar milagros, no encuentra una gran acogida en nuestra sociedad irreligiosa. Aun en medio de la Tierra Santa, hace cerca de 2000 años, la Biblia afirma que Jesús “no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos. Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos” (Marcos 6:5-6).

Sin embargo, él sanó a muchos durante su ministerio terrenal. “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo” (Mateo 9:35). Aun así, muchos sospechan de la sanidad divina, y algunos religiosos suponen que el tiempo de los milagros hace mucho pasó a la historia.

Un conocido teólogo inglés contradijo correctamente esta afirmación tan común: “Pero negar la posibilidad de los milagros, ya sea por un prejuicio teológico, ya sea por un secularismo científico, bordea en lo absurdo. Ya que creemos que Dios es el soberano Creador del universo, por supuesto que es capaz de intervenir en su propio mundo. No tenemos la libertad de encerrarlo en cuadrículas pequeñas ni de dictarle lo que tiene permitido hacer y lo que no” (John Stott, Evangelical Truth [“Verdad evangélica”], 2003, p. 124).

Muchos cristianos ignoran las instrucciones que se encuentran en la Biblia cuando se enferman: “¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor” (Santiago 5:14). ¿Qué es lo que se espera que suceda entonces? “Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará” (v. 15). Pero debemos dejar la forma y el momento a la decisión de Dios, tal como lo indica el versículo 16.

Jesús dijo: “Conforme a vuestra fe os sea hecho” (Mateo 9:29). Para entender cómo aumentar su fe, puede solicitar o descargar el folleto gratuito Usted puede tener una fe viva.

8. Dios es el máximo planificador

Todos los seres humanos son importantes para Dios. El primer hombre y la primera mujer encumbraron su creación física. Después de todo, los hizo a su propia imagen (Génesis 1:26-27), y nosotros somos sus descendientes.
Jesucristo dijo: “Y yo, si fuere levantado de la tierra [refiriéndose a su crucifixión que ocurriría muy pronto], a todos atraeré a mí mismo” (Juan 12:32). El primer paso en el plan de Dios para la humanidad fue el sacrificio de su Hijo para que nuestros pecados pudieran ser perdonados. Pero su plan divino no se detiene allí.

Veamos lo que Pablo les dijo a los cristianos de Éfeso: “Dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra” (Efesios 1:9-10).

En la era actual hay demasiado caos y confusión. “Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora” (Romanos 8:22). Pero no siempre será así. Leamos el versículo siguiente: “Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción [los derechos totales por el hecho de ser hijos], la redención de nuestro cuerpo [en el momento de la resurrec-ción]” (v. 23).

Un poco antes, Pablo había escrito “porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios” (v. 19). Dios va a enderezar todo con la ayuda de sus santos resucitados. Esto es por lo que él está llamando a las primicias de su familia durante esta era del hombre. Muchos más serán llamados a la salvación a su debido tiempo.

Dios va a llevar a cabo su gran propósito paso a paso, de acuerdo con el orden que revela la Biblia. Nuestro Creador ha revelado siete pasos de su plan divino y majestuoso por medio de la celebración de los festivales anuales bíblicos. Para entender cada uno de éstos, no vacile en solicitar o descargar el folleto gratuito Las fiestas santas de Dios.

9. Dios revela el futuro

Ningún adivino o profeta podría jamás haber predicho acertadamente el notable surgimiento y caída de naciones, líderes y pueblos, tal como está anunciado en la Biblia. Dios nos aconseja a todos: “Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos [las cosas que él ya ha llevado a cabo]; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho” (Isaías 46:9-10).

Nuestro Creador “llama las cosas que no son, como si fuesen” (Romanos 4:17). Él tiene el poder, la previsión y la sabiduría para hacer que las cosas sucedan de acuerdo con su gran plan y propósito para la humanidad. “Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré” (Isaías 46:11).

Dios no sólo nos profetiza acerca de un mundo futuro de prosperidad, paz y abundancia, sino también acerca de una época de catástrofes horripilantes que el hombre atraerá sobre sí mismo. Aunque tenemos una tecnología que siempre está avanzando, que produce herramientas que nos facilitan ciertas labores de una forma que nuestros antepasados jamás hubieran podido soñar, también ha producido medios incalculables de autodestrucción que amenazan nuestra seguridad.

Mientras tanto, el crimen y la violencia, padecimientos y enfermedades, hambrunas e inanición, pobreza e infelicidad van en auge, tal como Dios lo profetizó hace mucho tiempo. Él es un Dios vivo de amor y misericordia, justicia y compasión, y él va a intervenir para salvar a la humanidad de sí misma (Mateo 24:21-22).

Si Dios no existiera, nuestro destino fatal estaría sellado y toda la vida humana desaparecería por completo. Pero él es nuestro Dios viviente, y va a intervenir. Está al tanto de lo que ocurre en el mundo actualmente y está muy preocupado por el mal que nos hemos acarreado. La humanidad está atrapada en una red de rebelión en contra de su Creador, y es comple-tamente incapaz de liberarse de ella.

Por esto es que Dios el Padre va a enviar a su Hijo Jesucristo de regreso a la tierra, para que nos salve de nosotros mismos (Apocalipsis 11:15). Cristo, con sus seguidores glorificados de esta época, va a gobernar personal y directamente a la humanidad por un período de mil años, en una época de bienestar y paz que no somos capaces de imaginar (Apocalipsis 20:4-6). Durante ese período milenario miles de millones de seres humanos se arrepentirán por medio de la palabra de Dios que saldrá de Jerusalén a todas las naciones.

Para entender la proyección histórica y el panorama de eventos futuros, no vacile en solicitar o descargar el folleto gratuito Usted puede entender la profecía bíblica.

10. A Dios le importa usted

El cuidar y sentir compasión por alguien más es una característica divina que algunas veces las personas pasan por alto al pensar en nuestro Creador. Pero el rey David no lo hizo. Él exclamó: “Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, lento para la ira, y grande en misericordia y verdad . . . tú, Eterno, me ayudaste y me consolaste” (Salmos 86:15-17).

En los evangelios leemos que “saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos” (Mateo 14:14). Más tarde Santiago escribió que “el Señor es muy misericordioso y compasivo” (Santiago 5:11).

El mundo pecador en el cual vivimos, inevitablemente causa mucha ansiedad y preocupación en muchas personas. Pero el apóstol Pedro nos dice que debemos tener verdadera humildad y confianza en Dios, “echando toda [n]uestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de [n]osotros” (1 Pedro 5:6-7). ¡Dios es el supremo protector y ayudador!

De una forma hermosa David expresó todo el cuidado y la preocupación de nuestro Creador por nosotros: “Bendice, alma mía, al Eterno, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias; el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias” (Salmos 103:2-4).

Resumen

Un pasaje en el libro de Efesios nos resume lo que Dios quiere que su pueblo sepa y entienda acerca de él. Pablo les dijo a los cristianos que oraba por ellos teniendo esto en mente: “Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza” (Ef-esios 1:17-19).

Nuestra oración es parecida, que usted procure entender a su Creador, que reciba lo que él revela y ¡que experimente el poder de él obrando en su vida! BN

El debate acerca de Dios

6 Abr

El debate acerca de Dios

¿Pueden los ateos “probar” realmente que Dios no existe?

Por Doug Horchak

No hace mucho, dos de los más acérrimos ateos del mundo publicaron un par de libros para defender su afirmación de que no hay pruebas de la existencia de Dios. Los libros de Richard Dawkins (The God Delusion [“El espejismo de Dios”]) y de Christopher Hitchens (God Is Not Great [“Dios no es grande”]) han sacado a relucir sus mejores argumentos para apoyar su teoría de que Dios no existe y de que la religión envenena al mundo. Irónicamente, sus mismos libros contienen muchas “pruebas” de lo contrario.

¿Cuáles son sus afirmaciones? Examinemos sus razonamientos y conclusiones. Entre los argumentos más comunes de los ateos en contra de Dios están:

• Comparar al Dios de Israel con todos los demás dioses de la historia. En la mente de los ateos, todos los dioses tienen el mismo mérito. Según ellos, no hay ninguna diferencia entre Zeus, Tor, Baal, Vulcano, Visnú y el Dios de la Biblia. Afirman que todos los dioses han sido inventados por el hombre para satisfacer sus necesidades sociales y sicológicas.

• Desacreditar el concepto de Dios debido a la violencia perpetrada en su nombre. Cuando los ateos analizan la historia, frecuentemente señalan el número de veces que se ha cometido violencia, genocidios, asesinatos, violaciones, muerte y guerras en el nombre de Dios. Ya sea la inquisición, las cruzadas o la depuración étnica en Kosovo y África, estos tipos de violencia son citados comúnmente como prueba de la hipocresía de la religión y el resultado de la creencia en Dios. Los ateos concluyen que es imposible que haya un Dios benévolo y amoroso detrás de todo eso.

• Imputar errores y engaño a las Escrituras. Muchos ateos niegan la existencia del Dios judeocristiano basándose en supuestas discrepancias de la Biblia. Algunos de los ejemplos de discordancia que esgrimen son ciertos temas relacionados con la historia, la ciencia, las enseñanzas de Jesús, la muerte, los asesinatos y las guerras. Según su razonamiento, si la Biblia se contradice a sí misma, es imposible que este libro represente la mente de un Dios omnisapiente.

• Mostrar que el paganismo es parte del cristianismo universal. Aunque el cristianismo tradicional afirma que sus orígenes provienen de los antepasados judíos y de los escritos de la Biblia, tanto Dawkins como Hitchens señalan el hecho de que gran parte de sus doctrinas, ceremonias, imágenes y cultos de adoración se originaron en prácticas paganas que en realidad la Biblia condena. Ellos señalan correctamente que los orígenes de la Navidad y de la Pascua de Resurrección provienen de Babilonia, Egipto y Grecia, no del verdadero Dios creador de la Biblia.

• Preguntar quién diseñó a Dios. Cuando tratan de desprestigiar el concepto del diseño inteligente (movimiento de científicos que sostienen que la complejidad de los sistemas sustentadores de toda la vida existente no puede ser explicada adecuadamente por la teoría de la evolución de Carlos Darwin), los ateos recurren a lo que creen que es la madre de todas las preguntas: ¿quién creó o diseñó a Dios? En respuesta a los cristianos que declaran que Dios es la causa original de todas las cosas, ellos quieren saber quién lo creó a él. Y como no hay una respuesta aceptable para esta pregunta (al menos para ellos), les parece evidente que no puede haber un Dios.

• ¡Concluir que el darvinismo tiene que ser cierto! Los ateos creen que hay una sola explicación en cuanto al origen y desarrollo de la vida: la evolución darviniana. La mayoría de los profesores, maestros y científicos en los campos de la zoología, antropología y biología creen y enseñan esta teoría como un hecho. Los ateos consideran que esta instrucción impartida por los educadores es una prueba aún más fehaciente de que no existe Dios.

Cuando los ateos parecen tener razón

Usted tal vez se asombraría al saber que algunas de las observaciones usadas por los ateos para sus argumentos ¡son muy lógicas! Cuando uno considera las observaciones y el conocimiento de la religión y la historia que tienen los ateos, ¡es fácil entender por qué se resisten tanto a creer en un Dios creador! Gran parte de la historia de la religión, sus interpretaciones bíblicas y hechos ejecutados en el nombre de Dios, no hace más que desacreditar los esfuerzos de las personas religiosas para justificar su creencia en Dios. He aquí algunos hechos que conviene tener en cuenta:

• Los numerosos dioses en las variadas culturas de la historia no representan al verdadero Dios. Esos dioses son en realidad ficticios, y no existen ni nunca han existido.

• Las variadas prácticas, doctrinas y hechos históricos de los cristianos a lo largo de los siglos (en el Cercano Oriente, Europa, América y en el resto del mundo) son desconcertantes e hipócritas.

• Las confusas y a menudo contradictorias interpretaciones de la Santa Biblia hechas por numerosas iglesias, sectas, grupos e individuos son espeluznantes. ¡Han desvirtuado el mensaje de la Biblia!

• Muchas de las prácticas que comenzaron en la iglesia de Roma en los siglos segundo y tercero, fueron tomadas de las cos-tumbres paganas del mundo precristiano. La celebración de la Navidad, la Pascua de Resurrección, año nuevo y hasta el culto dominical ¡son cosas que la Biblia no enseña!

Otra vez, falta una dimensión que se ha perdido

El hecho es que efectivamente vivimos en un mundo que está confundido prácticamente en todo, incluso en sus concep-tos acerca de Dios, la ciencia, la moral, la religión y la Biblia. Mientras mucha gente (como Hitchens y Dawkins) suponen que la historia de la humanidad y la religión representan el mejor enfoque de una visión universal centrada en Dios, ¡la verdad es todo lo contrario! La historia de la humanidad generalmente muestra el rechazo de Dios por parte del hombre. ¡La historia humana no representa lo mejor de Dios, sino lo peor del hombre!

Por casi 6000 años el hombre ha estado ideando su propia perspectiva de la moral y la vida, lo que incluye varias formas de religión (islamismo, cristianismo, hinduismo, budismo, etc., etc.). Lo que vemos en la práctica, las enseñanzas y la historia de estas religiones casi siempre ha sido concebido y producido enteramente por seres humanos, ¡de ninguna manera por Dios!

Hace cerca de 2000 años Jesucristo les dijo a sus discípulos que, a medida que pasara el tiempo, los pueblos serían engañados por muchos que asegurarían ser sus verdaderos representantes. Dijo: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán” (Mateo 24:4-5).

En otras palabras, lo que dijo era que una amplia mayoría de las religiones y sus líderes serían falsificaciones. El resultado es que millones de personas han sido engañadas por Satanás el diablo, el verdadero gobernante y dios de este mundo (2 Corintios 4:4; Apocalipsis 12:9).

Y aunque hay tantas versiones sobre el significado de la Biblia como sectas religiosas para promulgarlas, ¡incluso esta confusión fue profetizada por Dios! La historia escrita del Dios de Israel es muy distinta de cualquier narración o escrito histórico que habla de otras deidades. Los relatos de la Santa Biblia se refieren a Dios como un ser que trasciende el ámbito físico, y esto incluye a los numerosos dioses concebidos por la mente humana. Las imágenes de dioses y la imaginación del hombre ¡no son nada comparadas con el Dios invisible y todopoderoso de la Biblia!

Pruebas de que existe el Creador

La Biblia nos dice que la gente, teniendo la creación física frente a ella, verdaderamente no tiene excusa cuando se trata de reconocer que Dios existe (Romanos 1:20).

Curiosamente, mientras que el moderno movimiento del diseño inteligente reconoce que el universo indudablemente fue creado, la mayoría de los educadores desprecian y rechazan los conceptos de “complejidad irreducible” y de “inferencia del diseño” diciendo que no son científicos. Pero aún así, un considerable y creciente número de científicos y educadores actuales ¡se dan cuenta de que este complejísimo universo no podría existir si no lo respaldara algún tipo de inteligencia!

En la Biblia Dios afirma dos veces: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmos 14:1; 53:1). Sin embargo, algunos de estos mismos “necios” que lamentablemente han rechazado la idea de un Dios creador, amoroso y omnisciente, tienen un claro entendimiento de la hipócrita, confusa y a menudo violenta historia de la humanidad y de sus muchas religiones.

Su error fundamental es atribuir tal confusión y caos del hombre a lo mejor que nos puede ofrecer la idea de Dios, cuando en realidad, el sórdido pasado de la humanidad (y su futuro inmediato) son el resultado del rechazo del hombre al verdadero Dios creador. BN

Fuente:

MIL PALABRAS. ALFONSÍN, LOS MILITARES Y UNA FOTO INCÓMODA

6 Abr

MIL PALABRAS
ALFONSÍN, LOS MILITARES Y UNA FOTO INCÓMODA

Por Fernando Paolella

Esta foto fue publicada en el si

Esta foto fue publicada en el sitio independiente Agencia Nova, y disparó la ira de muchos iracundos cibernautas que los acusaron de todo menos de bonitos.
Aunque en realidad, la misma sólo ilustra algo que aunque para muchos suena ahora a herejía, que es nada menos que la cercana relación que tenía el reciente muerto ilustre con el ministro del Interior de Jorge Rafael Videla, general Albano Harguindeguy, alias Gordito Travieso (Perón dixit). Quienes ahora demuestran su enojo, probablemente ignoren que también dicha relación se inició cuando ambos eran compañeros de banco en el liceo militar General San Martín, durante el primer gobierno justicialista. Y luego, la misma siguió durante los oscuros años del Proceso, donde evidentemente el entonces también abogado integrante de la Asamblea por los Derechos Humanos, intercambiaron más que figuritas. Dicha relación política no debe entenderse como una casualidad permanente ni mucho menos.
Es sólo una muestra también de las cordiales relaciones que mantuvieron, a pesar del clima opresivo reinante, prominentes dirigentes radicales con oscuros mandamases del Proceso. En Córdoba, como muestra, el carnicero de La Perla general Luciano Benjamín Menéndez tenía bajo su manga a unos cuantos intendentes de boina blanca en muchas localidades de dicha provincia. Y cuando en La Plata una patota del Regimiento Mecanizado 7 hizo desaparecer a los jóvenes dirigentes radicales Mario Amaya y Sergio Karacachoff, Ricardo Balbín miró para otro lado cuando sus atribuladas familias le pidieron deshechas que les diera una ayuda, sabiendo muy bien las aceitadas relaciones que mantenía con altos oficiales de dicha unidad. Quizá por eso, el taimado Chino nunca quiso inmiscuirse en ninguna orga de derechos humanos, como su oponente titular de Renovación y Cambio, temeroso de lesionar esa amistad non santa.

Una opinión contrapuesta

“(Alfonsín) fue como todos los radicales de su generación, el soporte político de la dictadura más sangrienta que nuestro país haya vivido, ya que fueron ellos los que ocuparon los cargos de interventores en todos los ámbitos. No fueron cómplices de la Dictadura, fueron parte de la misma, y por lo tanto, actores del Proceso mismo. Debatía con los adversarios, es cierto. Sobre todo, con los dictadores. Asistía a los almuerzos que ellos convocaban, mientras otros debíamos escondernos para no ser atrapados por los asesinos gobernantes. No traicionó a sus amigos políticos, pero fue traidor al pueblo dominado. Defendió los mismos ideales e intereses que defendieron Viola y Videla. Por eso, los nacionalistas de Semana Santa estaban, supuestamente, enfrentados a él”. Según el Colorado Ramos, Abelardo Ramos, Alfonsín había ganado con fraude.
Es para pensarlo, después de tanto almuerzo en la Casa de Gobierno con los dictadores, y después de tanta mentira incorporada a la historia oficial, es legítimo pensarlo. Sobre todo, cuando se le atribuyó a Herminio Iglesias toda la barbarie manifestada en su persona por la historia que todos conocemos de quemar un cajón radical en el cierre de campaña peronista, en respuesta al cajón que los radicales habían quemado, uno o dos días antes, en el cierre de su campaña. Pero no importa, ese dato no lo registró nunca la historia oficial, fallaron los flashes. A principios de los ochenta, no había Photoshop, pero se las ingeniaban igual para ignorar, o borrar, lo que no convenía. Alfonsín, fue tan democrático que ganó con los militares de su parte y con el apoyo de la misma prensa que apoyó el golpe y que silenció los miles de asesinatos, secuestros, torturas y apropiación de niños de desaparecidos”, según la visión de Noemí Castro Muñoz, lectora de este sitio.
En rigor de verdad, por más que estas palabras vertidas puedan llegar a ofender a muchos, si se quiere ser realmente justo con el reciente muerto ilustre, se lo tiene que mirar con el prisma de la justicia y de la verdad completa. Pues de nada le sirve a su memoria rodearlo de una engañosa aureola de santidad, como siempre se ha hecho con nuestros padres fundadores. Sin duda, ellos nos necesitan eso. Y por consiguiente, Alfonsín tampoco.

Fernando Paolella


Buenos Aires – Argentina

info@PeriodicoTribuna.com.ar

Conferencia homófoba de una profesora de la Universidad Católica de Murcia

6 Abr

Conferencia homófoba de una profesora de la Universidad Católica de Murcia

“La homosexualidad es una enfermedad, todo lo que no sea heterosexualidad es una perversión”

EL PLURAL.COM

La homosexualidad es una enfermedad, y todo lo que no sea heterosexualidad es una perversión. Éstos son algunos de los argumentos que Gloria Tomás y Garrido, profesora de Bioética en la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), expuso durante una conferencia en la Universidad de Alicante dentro de los Cursos de Ciencia y Sociedad organizados por la Oficina Verde de la UA.

Tomás y Garrido expone: “A ver, hay gente que es homosexual desde el primer punto, que sería enfermedad. Porque tiene mal la proporción, como decía, de los sexos, y que eso es regulable porque no… nunca tienen en cuenta… Nunca… lo ven, pero… está comprobado que genéticamente no existe y si no es genético no está determinado y se puede arreglar. Entonces, pues como hay una causa de enfermedad, como digo, hay, puede haber una solución. Aunque sea complicado”.

La homosexualidad adquirida
Tomás y Garrido habla de una segunda categoría de homosexuales, “los niños de la llave”, que “en plena adolescencia pues llegan a su casa y su madre trabaja y su padre trabaja y están solos. Y entonces han tenido una experiencia , a lo mejor tonta, de un cargo en el colegio, de un pequeño fracaso, de que le han quitado la merienda, de que no les ha mirado el chico que les gustaba, tonterías, y llegan a casa y como compensación pues empiezan a hacer tonterías de masturbaciones, de no sé cuánto, de no sé qué, y al final descubren como el placer, con su propio sexo”.  Continúa la profesora de la Universidad Católica: “Se van y buscan también en la de al lado. Eso sería convertido simplemente con estar más acompañado con sus padres. Pues ese es un tipo de algunas perversiones que existen”.

Bisexualidad , perversión
También es una perversión “el problema de la bisexualidad”, según la profesora de la UCAM. “Lo que impera, lo más importante para estas personas es la libertad. Y no. Lo más importante en una persona es la dignidad, – afirma- tenemos que sujetar nuestra libertad a nuestra dignidad”.

A Dios, gracias
Ante los argumentos expuestos, la moderadora, Paloma Gómez Schiavo —responsable de la Oficina Verde— le responde: “No sé lo que opinarán ellos, pero yo en parte o en casi todo no comparto la opinión”, lo que provoca el aplauso de los estudiantes.

Tomás y Garrido expone: “A ver, hay gente que es homosexual desde el primer punto, que sería enfermedad. Porque tiene mal la proporción, como decía, de los sexos, y que eso es regulable porque no… nunca tienen en cuenta… Nunca… lo ven, pero… está comprobado que genéticamente no existe y si no es genético no está determinado y se puede arreglar. Entonces, pues como hay una causa de enfermedad, como digo, hay, puede haber una solución. Aunque sea complicado”.

Un nuevo deporte: !matar focas!

6 Abr

Un nuevo deporte: !matar focas!

Los fócidos o focas verdaderas (Phocidae) son una familia de mamíferos pinnípedos marinosadaptados a vivir en medios acuáticos la mayor parte del tiempo. Se conocen 19 especies. Carecen de pabellón auditivo y sus extremidades posteriores están dirigidas hacia atrás y no son funcionales en el desplazamiento terrestre, características que los diferencia de los otáridos (lobos y osos marinos)

Características

Las focas habitan las regiones costeras de buena parte del globo, con la excepción de las zonas tropicales. Tienen cuerpos alargados y fusiformes, adaptados a la natación; las extremidades anteriores son cortas y aplanadas, mejor preparadas para su uso como aletas que para el desplazamiento en tierra, que es torpe, aunque algunas especies pueden moverse a gran velocidad empleando movimientos de reptación. Las posteriores adoptan una posición fija hacia atrás, y no pueden retraerse. A diferencia de otros pinípedos, las focas carecen por completo de oído externo.

El pelaje de las focas es generalmente corto y denso en edad adulta; la mayor parte de la protección térmica no la ofrece éste, sino la gruesa capa de grasa subcutánea, que puede representar hasta un cuarto del peso del animal. Algunas especies carecen casi de pelo.

Focas verdaderas
Eumetopias jubatus
Eumetopias jubatus
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Subclase: Theria
Infraclase: Placentalia
Orden: Carnivora
Suborden: Caniformia
Superfamilia: Pinnipedia
Familia: Phocidae
Gray, 1821
Géneros

Monachus – focas monje
Mirounga – elefantes marinos
Lobodon
Leptonychotes
Hydrurga – focas leopardo
Ommatophoca
Erignathus – focas barbudas
Phoca
Pusa
Halichoerus – focas grises
Cystophora – focas encapuchadas

Te gustaria ser golpeado para después ser llamado parte de un deporte??

Norway y canada tienen un nuevo deporte; matar focas.

Quieres llamar esto un deporte??

Este es un imbecil que hace deporte?


Por qué?


Son su única esperanza!

Esto no debería ser así.


Ayúdanos, que esto no puede seguir asi.

No tienen derecho a decidir su muerte, y menos a golpearlos.

Puedes ignorar las imágenes anteriores, pero esto sigue siendo un cruel realidad.


POR FAVOR, COLABORA!!
NO NOS DES LA ESPALDA!!

Fuente: Wikipedia

Películas, atlas interactivo y más materiales

6 Abr

Películas, atlas interactivo y más materiales

Posted: 04 Apr 2009 02:09 PM PDT

Jesús Película completa, según el evangelio de Lucas (clic sobre “Spanish” y “Watch”, se necesita RealPlayer).

Martín Lutero Documental en español por History Channel.

Atlas bíblico Mapas interactivos de la geografía bíblica.

Hijos del divorcio (PDF), Atención pastoral a hijos de parejas divorciadas, artículo completo, Manuel Reaño, Rector FUSBC.

21 nombres de Dios y sus significados Con referencias bíblicas.