¿Es Posible el Conocimiento de Dios? – aproximaciones y diferencias entre Santo Tomás y San Buenaventura

2 Abr

¿Es Posible el Conocimiento de Dios? – aproximaciones y diferencias entre Santo Tomás y San Buenaventura

Gerald Cresta
Raimundus Lullus Institut, Freiburg i. Br.

1. El punto de partida

Siempre que se habla de conocimiento entran en juego la dupla “sujeto cognoscente-objeto conocido.” En el movimiento escolástico de mediados del Siglo XIII, hablar de conocimiento implicaba asimismo adentrarse en el complejo problema de las relaciones entre razón y fe, entre filosofía y teología. Tres fueron las posibles soluciones: o bien se tomaba a la fe como un valor absoluto y se pretendía, como los seguidores del movimiento fideísta del siglo XII, abjurar de la razón y de sus logros científicos; o bien, en el lado opuesto, se jerarquizaba el valor del conocimiento científico y se buscaba una independencia total en relación al conocimiento teológico dominante (dialécticos); o bien, en último término, se intentaba alcanzar una conciliación entre razón y fe desde la perspectiva que las considera no tanto como opuestas, sino como saberes que en realidad tienden a un mismo objeto de conocimiento -Dios y la obra creatural-, y que difieren sólo en cuanto a la perspectiva en que analizan al mismo.

Esta última postura se encuentra en la base del pensamiento tanto de Santo Tomás de Aquino como de San Buenaventura, los dos grandes maestros latinos del pensamiento escolástico medieval. En efecto, ambos consideran, en tanto teólogos, a la fe como punto de partida de sus especulaciones sobre la realidad del mundo, realidad a partir de la cual el intelecto tiene acceso al conocimiento analógico de las verdades trascendentes. El conocimiento de las realidades mundanas en su propia verdad esencial es siempre considerado en última instancia como un libro compuesto de signos que nos remiten a la verdad trascendente originaria, verdad fontal que posibilita y constituye en su ser al conjunto de verdades inmanentes. Se trata pues, de la presencia de un a priori teológico que condiciona el conjunto de las reflexiones científico-filosóficas en ambos autores, tal vez de forma más notoria en el franciscano que en el dominico.

El conocimiento de las Personas divinas, en cambio, es algo que trasciende por completo la capacidad natural de la inteligencia humana. Por eso encontramos en la Summa de Santo Tomás un orden lógico que comienza por el estudio del Dios-uno, donde concurren a manera de preámbulo la revelación y razón, para remontarse luego a la consideración del Dios-trino, ante el cual la razón enmudece. Aquí vemos que el camino de conocimiento comienza metodológicamente, como diría Aristóteles, con lo primero “para nosotros” y concluye con lo primero “en sí”. El punto de partida sería, por tanto, doble: por un lado, la fe constituiría el fundamento apriorístico; por otra,el conocimiento sensible de las realidades mundanas y su posterior ordenamiento jerárquico nos permitirían recorrer metodológicamente el camino de la analogía entre el ser de la creatura y el ser del Creador.


Anuncios

Una respuesta to “¿Es Posible el Conocimiento de Dios? – aproximaciones y diferencias entre Santo Tomás y San Buenaventura”

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Qué es la teología sistemática? « Paulo Arieu Theologies Web - 13 abril 2009

    […] ¿Es Posible el Conocimiento de Dios? – aproximaciones y diferencias entre Santo Tomás y San Buenav… […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: